Las novedades Pre-Basel del Grupo Swatch

La nueva edición de BaselWorld está ya calentando motores, y todas las marcas dejan ver (a veces sólo entrever, como pasó con el nuevo reloj de Christophe Claret) los modelos que presentarán en el megalomaníaco evento. El grupo Swatch tiene lógicamente una gran presencia, y ya podemos adelantar alguna de las novedades. 

Breguet Classique Tourbillon

Breguet-Classique-Tourbillon

La decana de las marcas del grupo presenta una actualización del modelo presentado el año pasado, vistiéndolo de platino. Desde el punto de vista técnico destaca el tourbillon, que en esta versión alza tan solo 3 mm (la caja mide sólo 7 mm de altura). Breguet entra así de pleno en la batalla que se ha desatado este año por tener los guardatiempos más delgados. De por sí este tourbillon es de los más delgados del mundo: sólo 0.003 mm mayor que el UTTE de Arnold & Sons, pero Breguet incluye además indicador de reserva de marcha, lo que aumenta su mérito. Tanto el escape como la espiral son de silicio.

A pesar de su delgadez y tener que alimentar el tourbillon, este Classique ofrece una más que respetable reserva de marcha de 90 días, con un rotor bidireccional que se ha colocado en la periferia del calibre (también utilizado por Jaeger-LeCoultre en su repetidor de minutos).

La estética de la pieza es muy Breguet: Estampado en relieve para la zona horaria, rodeada por un motivo grano de cebada, chevrons rectos en la zona de la reserva de marcha y un guilloché enmarcando toda la esfera. La caja es de 42 mm.

Breguet-Classique-Tourbillon-detalle

Un último detalle: el puente del tourbillon no tiene un rubí, sino un zafiro azul, que se integra perfectamente con el platino.

Glashütte PanoMaticlnverse

Glashütte-Original-PanoMatic-Inverse-oro-rojo-ambiente

El nombre ya lo dice: Inverse. En 2008 Glashütte Original presentó el Pano Inverse, con el que quería dar (darse) un homenaje a la esencia de la marca: el calibre. Así, convirtió el reveso del reloj en la esfera.

Glashütte-Original-PanoMatic-Inverse-oro-rojo-detalle

Con su característica configuración de tres cuartos se puede admirar el doble cuello de cisne que distingue a la casa sajona.

Sobre la decoración Côtes de Genève aparecen, descentradas, las esferas de horas y minutos y el pequeño segundero. A la 1, la gran fecha tradicional de Gutkaes.

Glashütte-Original-PanoMatic-Inverse-acero-reverso-ambiente

A diferencia del modelo de 2008, este PanoMatic Inverse (cuya ficha completa es esta) integra un calibre automático; de ahí su nombre, claro. La decoración es la misma que la esfera para dar sensación de continuidad. Esto era así en 2008, pero ahora el ostentoso rotor, con una doble G (una de ellas invertida, por si no había quedado remarcado el concepto), se come el efecto.

Glashutte-Original-PanoMatic-Inverse-acero-frontal

La caja es de 42 mm, en dos versiones: oro rojo y acero. En la de oro los índices son dorados y las manecillas azules, mientras que en la de acero tanto índices como manecillas son azules. Todo un placer estético el que nos propone Glashütte Original.

Blancpain Villeret 2014

Blancpain-Villeret-ambiente

Yo siempre he pensado que a Blancpain no se le reconoce todo el mérito que tiene. La sombra de Breguet es alargada, y la idea de que la mayor elegancia y los mejores relojes los hacen ellos ensombrece de alguna forma todo lo que Blancpain tiene por ofrecer, que es mucho.

La casa originaria de Villeret (ahora comparte hogar con Audermars PIguet en Le Brassus) tiene una don especial para hacer relojes elegantes en la simplicidad, y también en la complicación. Se me viene a la cabeza el Calendario Chino Tradicional, un ejemplo de cómo hacer algo complicado con una perfecta ejecución.

Pues bien, en Basilea nos van a enseñar esta nueva muestra de elegancia. La caja de oro rojo alberga una esfera realizada con esmalte Gran Fuego levemente abombada (lo que hace más delicado el proceso, ya que después de cada horneado hay que retocarla a mano). El esmalte da una mejor acabado que el lacado -más barato-, resaltando en este caso las líneas puras de la esfera.

Blancpain Villeret detalle

Sobre ese fondo me gusta particularmente cómo se han aplicado los numerales romanos, una delicadeza que ya había aparecido en otros modelos de la colección Villeret y que aquí, gracias a la brillantez que nace del Grand Feu, luce en todo su esplendor. Las manecillas con forma de hoja terminan por completar el cuadro de la elegancia.

Además, en contra de lo que suele ser habitual en los relojes “de vestir”, el diámetro de la caja es de 42 mm, en vez de los tradicionales 38 ó 39. Por eso es una buena idea haber incluido la fecha, para evitar la monotonía que puede provocar una esfera grande y vacía.

Blancpain-Villeret-reverso

Por último, Blancpain estrena el calibre de manufactura 1335; supongo que es una evolución del 1315 que usa para el Fifty Fathoms, y que pasa de 5 a 8 días de reserva de marcha. Y le da la bienvenida decorándolo de manera notable; particularmente el rotor, que impone la trama de nido de abeja. Un gran reloj, que estoy deseando ver en la feria.

ACTUALIZACIÓN: El nombre definitivo, según comunica hoy la marca (26 de marzo) es Villeret 8 Jours. Y esta es la ficha técnica.

Pero hay más, después del salto.