El nuevo escape de áncora de Ulysse Nardin

Ulysse Anchor Escapement

Napoleón, el hombre que medía los tiempos bélicos como nadie, pidió a Abraham Louis Breguet que le fabricara un reloj que “se dé cuerda a media noche, se ajuste a la hora exacta y mueva el regulador si fuera necesario”. La respuesta de Breguet fue descorazonadora: “dadme un aceite perfecto y os daré un reloj perfecto”.

Escape de áncora suizoLa relojería siempre ha buscado avanzar, aunque a nuestros ojos pareciese que lo único que cambian son los diseños de las esferas. En el intento por conseguir la isocronía perfecta el escape ha tenido múltiples variaciones y evoluciones; el escape de áncora suizo lleva mucho tiempo establecido como el mejor de los sistemas posibles en los relojes de pulsera. Parecería que el áncora, al igual que el ancla marina, había alcanzado una forma perfecta que no sería sustituida nunca. Afortunadamente los nuevos materiales (de manera más notable el silicio) están permitiendo grandes avances.

Ulysse Anchor Escapement con áncora sin eje

Ulysse Anchor Escapement con áncora sin eje

Girard-Perregaux presentó su reloj con Escape Constante en el que un delicado hilo de silicio que se tensaba y destensaba para transmitir la fuerza de manera continua.  Ahora Ulysse Nardin presenta su propio escape en el que el eje del áncora desaparece, ya que está fijada sobre un bastidor circular de silicio por dos láminas arqueadas y enfrentadas. Estas láminas se tensarán y destensarán (igual que un clip para el cabello) de manera alternativa, haciendo que el áncora gire de un lado al otro sin generar roce. Además, y precisamente por las propiedades de los muelles de láminas cuando se extiende (deflexión), el esfuerzo inherente resiste la fuerza de carga, pero con una constante casi constante (cero). Es decir, la transmisión de la energía es constante.

Ulysse Anchor Escapement - perfil

Ulysse Anchor Escapement – perfil

Al prescindir de la tija del áncora y estar esta sobre el mismo plano que el bastidor se reduce la altura del calibre, lo que permitirá relojes más planos y, cuando menos en principio, más eficaces. Será, según dice la marca, a finales de año cuando este Ulysse Nardin Escapement se las verá con un reloj real. No será sino con los años que veremos la eficacia del escape, pero es un signo más de lo muy viva que está la relojería.

Ulysse Anchor Escapement