MusicMachine 2, la nueva nave musical de MB&F

MB and F MusicMachine2 blanca

Yo creo que hay dos personas en el mundo de la relojería que se lo pasan en su trabajo infinitamente mejor que todos los demás, por importante que sea la empresa. Uno es Manuel Emch, el director general y alma de Romain Jerome. El otro es sin duda Maximilian Büsser, creador de MB & F. Ambos se sientan ante la mesa de diseño para hacer realidad sus fantasías, sus recuerdos o sus hobbies, y esas realidades gustan a la gente ya que son relojes muy distintos a los que vemos habitualmente. ¿Por qué entonces hablo de MB & F y no de Romain Jerome? Pues porque relojeramente hablando Romain Jerome no ofrece demasiado interés (salvo los modelos Moon Orbiter y Space Craft -que por cierto recuerda mucho a la Horological Machine Nº 5 de MB & F), mientras que MB&F nunca descuidan el aspecto mecánico y siempre crean nuevos movimientos para sus guardatiempos.

MusicMachine 1

MusicMachine 1

Sirva todo esto como exordio para decir que, una vez más, MB & F ha alumbrado una de sus locuras: una caja de música que no tiene nada de caja (salvo la de resonancia) pero sí de elemento único y exquisito. La primera MusicMachine se presentó, ante el asombro generalizado, en el Baselworld de 2013, y fue un éxito fulminante. Ya tenía ese diseño de nave espacial, o si se quiere de hovercraft futurista, en el que el morro hacía de caja de resonancia. Integraba dos cilindros con hasta 1.400 remaches que golpeaban sobre los peines para producir la melodía.

 

Esto es lo que se ha conservado para la nueva MusicMachine, que esta vez tiene la forma de la nave de Star Trek, pero invertida (lo que le da un cierto aire de robot aspirador muy sofisticado). Había sin embargo un problema: la caja amplificadora está separada de los rodillos y eso hacía insignificante el volumen de la música. Para solucionarlo se recurrió a Jeanmichel Capt, de JMC Lutherie. Capt, de profesión luthier, ha desarrollado una forma extremadamente científica de abordar el arte de fabricar instrumentos de cuerda y produce artículos de madera de pícea suiza de 350 años, sacando el máximo partido de sus propiedades acústicas. Solo una de cada 10. 000 píceas cuentan con las excepcionales propiedades acústicas requeridas (me gustaría saber cómo la encuentran, la verdad). Los árboles seleccionados se cortan en noviembre, cuando la savia está en su nivel más bajo, y la madera se deja secar entre cinco y diez años.

MB and F MusicMachine2 negra vista cenitalCapt creó especialmente para la MusicMachine 2 una tabla armónica con Nomex® —un tipo de Kevlar con estructura de panal— alojada entre dos membranas de pícea resonante. Esta estructura circular “flota” sobre bloques silenciadores de caucho dentro del platillo, la caja de resonancia. A través de la estructura en panal de Nomex® pasa una barra de fibra rígida de carbono, que conecta con el puro de cola de la nave, fijado a la platina. Las vibraciones de las melodías generadas por los dos movimientos bajan por el puro de cola a lo largo de la barra de carbono, a través del panal de Nomex® y cruzando la superficie de las membranas de pícea . Capt diseñó incluso las platinas de los movimientos para aislar los peines y minimizar las pérdidas de energía sonora, maximizando el volumen.

Todo esto tiene un precio, claro. Se han hecho 33 unidades en blanco y 66 unidades en negro, con un precio cada una de 21.000 francos suizos. Un verdadero capricho.

La melodías que reproduce la caja de música son:

Cilindro derecho – Fragmentos de: ‹Stairway to Heaven› (1971) de Led Zeppelin; ‹Should I Stay Or Should I Go?› (1981) de The Clash y ‹Angie› (1973) de The Rolling Stones.

Cilindro izquierdo – Fragmentos de: ‹Star Wars› (1977), tema principal de La Guerra de las Galaxias escrito por John Williams; ‹Imperial March› (1980), de la misma saga y también de
John Williams; y ‹Star Trek› (1979), tema principal de la película homónima escrito por Jerry Goldsmith

Música de La Guerra de Las Galaxias en una nave de Star Trek. Eso yo lo llamo blasfemia…

Digamos por último que las medidas de la nave musical son: 300 mm ancho x 511 mm largo x 168 mm alto, con un peso de 8 kilos. Desde luego no pasa desapercibida.

Yo espero que la próxima MusicMachine tenga la forma del Vehículo Comercial Nostromo…

MB and F MusicMachine2 negra

MusicMachine 2 from MB&F on Vimeo.