Nuevo Audermars Piguet Royal Oak Acoustic Research

 

Un nuevo pre-lanzamiento para que nuestras glándulas salivares relojeras se desperecen de cara al año que viene. En esta ocasión Audemars Piguet propone un repetidor de minutos, pero con la particularidad de que, según nos dice, ha estado 8 años investigando el sonido y su transmisión para poder alcanzar un volumen al parecer mucho mayor del que es habitual en estos relojes.

Audemars Piguet Royal Oak Concept Acoustic Research

El desarrollo se ha hecho trabajando conjuntamente el laboratorio de acústica de Audemars Piguet y la Escuela Politécnica Federal de Lausana. Una vez hecho el desarrollo teórico se tardó tres años en plasmarlo de manera efectiva en un reloj de muñeca. Se han aplicado los principios de fabricación de un instrumento de cuerda, por lo que imagino que se ha usado algún tipo de cámara de resonancia para aumentar el volumen.

También se desarrollado un nuevo regulador del dispositivo sonoro (el que se mueve cuando entra en funcionamiento la sonería) que, según afirma AP, es prácticamente silencioso. Eso contribuiría a que el sonido se escuchara sin el rrrrrrrrrr del regulador que se oye por debajo. El resultado es que el sonido va a ser audible no sólo para el dueño sino también para los que están alrededor (lo quieran o no).

Audemars-Piguet-Royal-Oak-Concept-Acoustic-Research---esfera

Pero lo más llamativo es que lo ha metido en una caja Royal Oak (como ya hizo con el Concept Tourbillon), lo que resulta francamente llamativo. Uno se espera algo tan tradicional, tan pasado de moda si me apuras, como la repetición de minutos en una caja más clásica. Pero también es verdad que no hay nada tan icónico para la marca como el Royal Oak, así que tiene sentido que sus grandes avances se presenten en uno de ellos. Eso sí, la hermeticidad se ha reducido a 20 metros, que a efectos prácticos significa que sólo aguanta alguna salpicadura cuando te lavas las manos. Seguramente es así para poder mejorar la transmisión del sonido, que se vería muy disminuida en una caja estanca hasta 100 metros. Y por lo mismo, para favorecer la transmisión del sonido, se ha elegido el titanio como material constructivo. Yo sólo he oído un repetidor de minutos en titanio y la verdad no me pareció el más bonito de los sonidos, pero esperemos a ver éste.

Lo que más llama la atención sin embargo es la esfera abierta con dos secciones a cada lado, la de las 9 esqueletada (seguramente para dejar pasar el sonido) y la derecha con un contador para el cronógrafo que aún no entiendo cómo funciona. Todo en tonos grises sólo quebrados por acentos en naranja. No puedo evitar que me recuerde algo a los modelos de Linde Werdelin (lo que no es una buena cosa).

Habrá que esperar a enero para ver a este jovenzuelo en acción, a ver si da todo lo que promete.

Mientras tanto, esta es su Ficha Técnica completa.