Los torbellinos de A. Lange & Söhne

Primicia mundial: en 2008 Lange presenta el primer tourbillon con parada de segundos. El 1815 Tourbillon, lanzado en 2014, combina ese mecanismo patentado con el de puesta a cero

A primeros de año, en el SIHH, A. Lange & Söhne presentó el 1815 Tourbillon. En esa ocasión todo se vio eclipsado (nunca mejor dicho) por el majestuoso y desbordante Terraluna, y con toda lógica. El Terraluna es un magnum opus extraordinario, una demostración de poderío al que ya estamos acostumbrados con Lange pero que no deja de sorprendernos.

Sin embargo el 1815 reune varios aspectos más que destacables. En el aspecto visual la esfera tiene un  atractivo innegable que recuerda a los relojes de bolsillo, además, por su puesto, de la gran apertura inferior para dejar ver el tourbillon.

A Lange & Sohne 1815 Tourbillon

Y es en el torbellino donde se aprecia otro gran avance: no sólo tiene parada sin que afecte al movimiento. Es que además integra puesta a cero. De esta forma no sólo tenemos el placer visual de la complicación con más galones, sino también un nivel de precisión en el conteo del tiempo excepcional, al poder alinear la hora al segundo. En el vídeo se aprecia mejor el funcionamiento.

Pero si la puesta a cero es una novedad en Lange, el tourbillon en sí no lo es. Y como sea que ya por fin se pone a la venta el reloj (unos 133.000 € la versión en oro rosa y alrededor de 163.500 en platino), nos sirve de excusa para traer a la palestra la pirámide de los tourbillon que han ilustrado el catálogo de la maison desde su reaparición en 1994.  Por cierto que todos los datos técnicos del 1815 están en su Ficha Técnica Completa.

Pirámide A Lange & Sohne Tourbillon

Arriba: Tourbillon “Pour le Mérite”. En medio: (desde la izquierda) Lange 1 Tourbillon, Tourbograph “Pour le Mérite”, Cabaret Tourbillon. Abajo (desde la izquierda): Lange 1 Tourbillon “165 Años – Homenaje a F. A. Lange”, Richard Lange Tourbillon “Pour le Mérite”, Lange 1 Tourbillon Calendario Perpetuo y 1815 Tourbillon

Su primera presentación fue el TOURBILLON “Pour le Mérite”, uno de los modelos de la colección inaugural lanzada en 1994. Con una inteligente aplicación del principio de palancas, la transmisión por cadena y caracol – implementada por vez primera en un reloj de pulso- compensaban la disminución gradual de la energía liberada desde el barrilete. Esto también mejoraba el rango de estabilidad y precisión del reloj. Fue una edición limitada a 200 ejemplares, que siempre alcanzan precios estratosféricos en las subastas, de 4 ó 5 su precio inicial. Posteriormente, la transmisión por cadena y caracol fue empleada en otros dos modelos de tourbillon. En el TOURBOGRAPH “Pour le Mérite”, se logró adaptar en un cronógrafo ratrapante. El RICHARD LANGE TOURBILLON “Pour le Mérite” presentado en 2011 muestra una fascinante carátula con regulador con un ingenioso segmento pivotante en la carátula.

En 2008 Lange celebró un debut doble con el Cabinet Tourbillon. No era sólo el primer y por ahora único reloj rectangular con tourbillon, sino también el primero con mecanismo de parada de segundero. Más de 200 años después del invento del tourbillon Lange proporcionaba la largamente esperada solución al problema de inmovilizar el volante dentro de la caja rotativa. Desde entonces todos los torbellinos de Lange lo integran.

A Lange & Sohne Tourbillon

El Lange 1 Tourbillon, conocido como el “Tourbillon Centenario”, se presentó en el 2000. Diez años más tarde el Lange 1 Tourbillon “165 Años – Homenaje a F. A. Lange”, ya con el mecanismo de parada del segundero, hizo su aparición vestido de oro de color miel, una aleación de oro mucho más resistente. Por su parte el Lange 1 Tourbillon Perpetual Calendar esconde su torbellino tras el zafiro del reverso.