Dos Chopard en Baselworld 2015

Chopard Quattro Regulator de 2004 y LUC 8 days Regulator de 2006

Chopard Quattro Regulator de 2004 y LUC 8 days Regulator de 2006

 

Como toda manufactura que se precie, Chopard ya tenía un regulador. En 2004 ya lanzó uno, el Chopard LUC 4R – Quattro Regulator que ya anticipaba mucho de lo que veremos en el modelo que se va a lanzar en Baselworld 2015: cuatro subesferas que marcan, en el sentido de las agujas del reloj, la reserva de marcha a las 12, las horas a las 3, el pequeño segundero a las 6 y el segundo huso horario a las 9 (en efecto, este reloj es también un GMT). El calibre 1.98 integraba cuatro barriletes ensamblados coaxialmente -el sistema patentado Quattro- para poder ofrecer una reserva de marcha de 9 días. Y entraba en parámetros COSC.

En 2006 lanzó el LUC 8 days Regulator, que era una reinterpretación de su hermano de 2004 con cambios fundamentalmente estéticos. Ahora recibimos una nueva conjugación del reloj, pero con un salto de calidad notable. Constructivamente desde luego, porque el reloj ostenta el Punzón de Ginebra, que como sabemos ahora controla todo el reloj: el funcionamiento tanto como los acabados.

Chopard L.U.C Regulator

Donde de verdad se ve el cambio es en la esfera: mucho más calmada y elegante que sus antecesores. En primer lugar y afortunadamente se han unificado los numerales, todos con la misma grafía. Eso ayuda a hacer una lectura rápida de los datos cosa que antes, con tanto sobresalto en la esfera, no era fácil.

Chopard L.U.C Regulator lateral

Además la caja ha crecido hasta los 43 mm, lo que permite una mejor distribución y un tamaño suficiente como para albergar todas las subesferas sin que se acogoten unas a otras. Sin embargo la altura es de tan sólo 9,78 mm, por lo que el reloj puede lucirse perfectamente con un traje. Y cómo, porque el resultado es realmente precioso. Me gusta mucho la elección que ha hecho Chopard de la tipografía, abandonando esos arábigos prominentes que tanto ha usado.

Chopard L.U.C Regulator - reverso

El calibre es el L.U.C 98.02-L, que es básicamente el 1.98 pero que, con los nuevos criterios del Punzón de Ginebra ha debido ser rehecho y, sobre todo, redecorado. Por supuesto es visible gracias al zafiro posterior.

Es sin duda un gran reloj. De heco, cuanto más lo miro más me parece el Chopard que más me gusta. A ver si lo podemos ver en Basilea, aunque sea brevemente.

Más detalles, en su Ficha Técnica.

Regulator y Mille Miglia