Nuevo Eberhard Contograf Camuflaje: fotos en vivo, fechas y precios

Eberhard Contograf Camouflage

En Horas y Minutos vamos a empezar a seguir también a Eberhard, una firma nacida en 1887 y que tiene modelos interesantes, de los cuales seguramente el más conocido es el Chrono 4 con sus 4 contadores en línea. Ahora nos vamos a centrar en una variación de otro de sus modelos más conocidos: el Contograf, original de los años 60 y relanzado en 2014.

 

Eberhard Contograf Camouflage frontal

El Contograf es un cronógrafo (equipado con el confiable ETA 7750) que mantiene las manecillas Dauphine originales, algo que no se ve mucho en los cronos pero que este año tiene mucho sentido porque son plena moda. Pero lo que más llama la atención es la subesfera de 30 minutos a las 3 horas, en la que resaltan los índices de los minutos 3, 6 y 9. Esto no es sino un reflejo de la época en la que nació el reloj: en los años 60 (y más adelante) las llamadas se tarifaban de 3 en 3 minutos, de manera que si te pasabas de los 3 minutos la llamada era mucho más cara.  Así, la gente prefería colgar y volver a marcar. Nada mejor que un Contograf ¡Eso sí que es usar el reloj no sólo para ver la hora!

Las características del reloj son las mismas que los demás Contograf salvo, lógicamente, la decoración de la esfera. Por qué Eberhard ha decidido crear una decoración de camuflaje es algo que se me escapa, pero he de decir a su favor que, como se puede ver en las fotos, está muy bien ejecutada. Muy bien aplicado el camuflaje, vaya. Y queda especialmente bien si va conjuntado con la correa NATO que es la que aparece en la foto del principio y la opción más lógica. Aunque debo decir que hubiera preferido los textos (el logo y el nombre del reloj) en negro. Tradicionalmente en el Contograf la fecha va en rojo. En esta ejecución sin embargo, yo la habría puesto también en negro. Al fin y al cabo si vas camuflado, vas camuflado del todo.

Eberhard Contograf Camouflage perfil

La caja está bien realizada, es sólida y con buen tacto, incluidos los pulsadores de pistón –tan de los años 60 por cierto-. El bisel, también en un verde caqui, es giratorio; pero desde luego no para sumergirse con él, porque su hermeticidad es de hasta unos modestos 50 metros, así nada de llevárselo a Operaciones Especiales.

Eberhard Contograf Camouflage sistema de cierre

La unidad que tuve en las manos en Baselworld sólo disponía del brazalete de acero, el “Chassis”, perfecta recreación del original. Y por supuesto también el peculiar cierre Déclic, patentado por Eberhard y que asegura que no se abra. Si alguien se pregunta si esa tija molesta al llevar puesto el reloj, la respuesta es no; en absoluto.

Eberhard Contograf Camouflage en la muñeca

El reloj mide 42 mm de diámetro, una medida perfecta para un cronógrafo porque permite la adecuada lectura de los registros, y una altura de casi 15 (más detalles en su Ficha Técnica). Los precios son de 4.760 euros con la correa y 5.460 con brazalete. Desde luego son precios arriesgados en un mercado tan competitivo como el de los cronos. Veremos cómo evolucionan las ventas cuando aterricen en el mercado, allá por verano.