En la muñeca: dos Portugieser Tourbillon recién llegados

 

IWC Portugues Tourbillon

Recién llegados pero no recientes, porque los tiempos en ventas son distintos de los del marketing. Muchas veces hablamos de relojes que se lanzan y luego pasan meses hasta que llegan a las tiendas. Este es el caso que nos ocupa en ahora: el IWC referencia IW546301 es un Portugués Tourbillon de cuerda manual que pertenece a la colección de 2014.

 

Ya vimos en su momento el Portuguese Tourbillon Metropolitan Boutique Edition (cuando la colección se llamaba Portuguese y no Portugieser), en el que expliqué todo -o buena parte, espero- de lo que hay que saber del calibre 98900 o calibre Jones por lo que no me voy a detener más en ello. Como la relojería es en su construcción altamente técnica pero lo que nos atrae a ella es puro sentimiento, vamos a ver que es lo que me gusta -mucho- de este reloj.

IWC Portugues Tourbillon Manual pizarra

La esfera. El color pizarra es elegante como pocos si está bien conseguido, como es el caso. No es demasiado oscuro de manera que la decoración rayos de sol saca todos los matices, muy sutiles, del gris. Los índices aplicados y las tradicionales manecillas del Portugués con su pulido a espejo crean un feliz contraste  con la esfera, a juego con la caja de oro blanco.

El pequeño segundero tiene una decoración circular, lo que le otorga un realce que por supuesto no desentona y añade profundidad a la esfera, con el 60 en rojo que vemos tan a menudo en la colección.

IWC Portugues Tourbillon Manual pizarra pequeño segundero

Y por supuesto está el tourbillon, decorado en oro para resaltar el funcionamiento de esta delicadeza relojera. Todo el conjunto, enmarcado por la minutería de ferrocarril en blanco,  tiene un prestancia atemporal. Cuando veamos este reloj dentro de digamos 5 años nos seguirá pareciendo precioso.

IWC Portugues Tourbillon Manual pizarra tourbillon

Un detalle más: la correa de Santoni, que me parece de lo mejor que se puede encontrar en el mercado por su consistencia, su tacto y su elegancia.

IWC Portugues Tourbillon Manual pizarra en la muñeca perfil

No descubro nada si digo que en la muñeca el reloj queda de cine. Tiene 43 mm de diámetro, no es extraplano ni nada -12 mm de altura-, pero quién no le gustaría llevarlo en la muñeca para si tuviera que -por ejemplo- saludar a un rey (y quedar como un ídem).

IWC Portugues Tourbillon Manual pizarra en la muñeca 2

 

 

 

El otro reloj que me he encontrado es este también Portuguese Tourbillon Manual Homenaje a F. A. Jones, anunciado por primera vez en 2010 si no estoy equivocado. Fue una edición limitada a 500 unidades, así que ver uno -y poder comprarlo- a estas alturas es bastante inusual.

IWC Portugues Tourbillon Manual Jones

Aquí la esfera negra crea un notable contraste con la caja de oro rojo. Ése es el metal que se usa también para las manecillas con forma de hoja, los numerales y los índices sobre cada una de las horas. Otra fuente de contraste viene de la subesfera del pequeño segundero en gris -de nuevo con el 60 en rojo-, sobrevolada por una manecilla también en oro.

IWC Portugues Tourbillon Manual Jones pequeño segundero

A las tres el propio Florentine Aoristo Jones, fundador de la manufactura, ha estampado su firma. Afortunadamente no era una firma muy historiada, así que queda bien y añade otro punto de atención a una parte de la esfera que está vacía, pero sin sobrecargar el conjunto.

No hace falta decir que lleva el mismo calibre Jones, claro, pero sí me gustaría mencionar la corona, con un tamaño generoso que viene muy bien para recargar un barrilete que después va a animar el reloj durante 54 horas. Y además está grabada con el lema Probus Scafusia. Y como es también habitual la carrura está cepillada para ayudar a sobrellevar el trajín diario sin dejar marcas demasiado visibles.

IWC Portugues Tourbillon Manual Jones corona

No es este un reloj que pase desapercibido, y no me refiero a su tamaño (43,1 mm). El color del oro con el negro brillante de la esfera le hace resaltar notablemente, y especialmente cuando queda al descubierto completamente y podemos ver el tourbillon. Es un reloj potente dentro de la delicadeza relojera que propone. Al fin y al cabo hasta hace bien poquito el lema de IWC era “engineered for men”.

IWC Portugues Tourbillon Manual Jones en la muñeca 1

Ambos relojes están disponibles en la boutique de la marca en El Corte Inglés de Castellana en Madrid, y sus precios son: 49.200 € para la edición limitada en oro rojo y esfera negra y 62.300 para la versión en oro blanco.

IWC Portugues Tourbillon Manual pizarra en la muñeca frontal

 

IWC Portugues Tourbillon Manual Jones en la muñeca perfil

IWC Portugues Tourbillon Manual pizarra en la muñeca