En la muñeca: nuevo Bell & Ross BR 03 94 Rafale. Fotos en vivo y precio

Bell & Ross Rafale

El Rafale es un caza creado por la compañía Dassault en 1986 que forma parte de las fuerzas aéreas francesas desde finales del 2000. Aunque todo en el avión lo relaciona con la función de un caza -incluso el nombre porque Rafale significa “ráfaga“-, hace ya mucho que los cazas dejaron de ser un arma pensada exclusivamente para ganar la superioridad aérea y a todos se les exige una polivalencia que les permita salir airosos también de los combates aire-tierra, e incluso poder actuar como un bombardero. Eso lo cumple el Rafale con holgura, porque además de las bombas tradicionales puede incluso equipar un misil nuclear. Y como también realiza su trabajo en la marina francesa puede alojar hasta dos misiles antibuque. Y además es un avión muy bonito.

Bell & Ross Rafale en el hangar

Bell & Ross ya había colaborado con Dassault en 2013 creando una edición especial conmemorativa del Falcon 20, otra de las aeronaves icónicas del fabricante (en aquel entonces lo cubrí en vídeo para Tiempo de Relojes). Ahora el agraciado es el Rafale, con un reloj que sin duda parece construido a partir de un trozo del fuselaje del avión.

Bell & Ross BR03 94 Rafale frontal

En efecto, la caja tiene el mismo color que la piel del reactor. Hace ya un tiempo que B&R utiliza la cerámica para la construcción de las cajas. Esto, además de los beneficios en cuanto a ligereza, durabilidad y resistencia que ya sabemos (aunque sólo sea por la cantidad de veces que lo he dicho) tiene la ventaja de que los colores utilizados son más atractivos que el PVD o el DLC. De esto no tengo confirmación científica, pero por los relojes cerámicos que voy viendo a mí por lo menos así me parece.

Sea como fuere, el gris de este Rafale tiene un mate muy bonito que se prolonga a las asas e incluso a la correa de caucho, creando un conjunto muy armonioso.

Bell & Ross BR03 94 Rafale perfil

Una de las esencias de la acción de los cazas es el furtivismo: pasar desapercibido no sólo garantiza el éxito de la misión, sino la pura supervivencia. De ahí que desde los primeros estadios del desarrollo de la aeronave se tenga en cuenta cómo no ser descubierto. Esa idea de sigilo es la que también inspira la esfera, en un gris incofundiblemente militar y que sin embargo es todo menos aburrida, con un contraste muy atractivo con el gris del exterior del reloj.

La base gris claro alterna con el gris marengo de las manecillas y los numerales, que son los elementos tratados con SuperLuminova (salvo la manecilla del pequeño segundero). Este año Bell & Ross ha estilizado las manecillas y la verdad es que quedan muy bien, y la lectura nocturna es perfecta. No es novedad en la marca porque la asignatura de la legibilidad hace mucho que la aprobó cum laude, pero me gusta repetirlo. Los toques naranjas (el color de moda este año) tienen que ver con los códigos de la aviación: se utliza para “lo esencial”, y también en las pruebas de vuelo. Y como se ve, le queda estupendamente.

Bell & Ross BR03 94 Rafale - SuperLuminova

La caja tiene 42 mm de diámetro. Al ser cuadrada la sensación de tamaño es mayor, pero se ve compensada por la comedida altura de la caja. Los relojes  de Bell & Ross son reconocibles inmediatamente, pero nunca son ostentosos. Esa es la diferencia entre sus cronógrafos y otros muchos que vemos en el mercado. No es este un reloj para las ocasiones formales, pero no es en absoluto desproporcionado.

Bell & Ross BR 03 94 Rafale perfil

 

Este guardatiempos se lanza en una edición limitada a 500 unidades con un precio de 5.200 €. A nada que quieran uno simplemente los que los pilotan va a ser una colección vista y no vista. La que sí permanece es su Ficha Técnica.

Bell & Ross BR 03 94 Rafale en la muñeca

Bell & Ross BR 03 94 Rafale botonera