Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater, el más delgado del mundo

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-frontal-Horasyminutos

Bulgari lleva mucho tiempo siendo una manufactura relojera por derecho propio, muchísimo más allá de sus relojes joya. Ese estatus se reafirma aún más con uno de los relojes más atractivos en lo que va de año y que además consigue una nueva marca entre los relojes de sonería, ya que el Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater es el repetidor de minutos más delgado del mundo.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-1-Horasyminutos

La verdad es que Bulgari le ha cogido el gusto a esto de los récords. Estamos acostumbrados a ver este tipo de noticias viniendo de otras marcas -la más conocida es Piaget, pero Jaeger-LeCoultre también-, y no se suponía que Bulgari sería un contendiente en esta competición. Cuando la opinión general pensaba -erróneamente-  que sus Octo era sobre todo una apuesta estética el Octo Finissimo se presentó con un calibre de manufactura de de sólo 2,33 mm de altura en una caja de 5, una verdadera afirmación de poderío creativo. En 2014 el Octo Finissimo Tourbillon  conseguía saltar de un tres agujas a un modelo con tourbillon volante (con lo que ello significa en aumento de piezas y por tanto del espacio necesario para acogerlas) y una altura de movimiento de tan solo 2,23 mm y caja también de cinco milímetrós. Por si aún hacía falta, el modelo era una rotunda confirmación de que estamos ante una manufactura con un magistral dominio de su oficio. Ahora llega el Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater para volver a sorprender a todos con una nueva marca mundial.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-3-Horasyminutos

Y es que este repetidor de minutos tiene el habitual diámetro de 40 mm de los Octo pero una altura de sólo 6,85 mm. Recordemos que el récord lo ostentaba el Vacheron Constantin Patrimony Contemporaine Calibre 1731 Minute Repeater con una altura de 8,1 mm. Eso es una reducción de 1,25 mm, y conseguir rebajar un 15% cuando estamos hablando de milímetros es una hazaña más que notable. Pero es que además el Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater se aparta de la estética habitual en los relojes con esta complicación, que suelen tener un aspecto muy clásico. Curiosamente no hay nada más clásico que la forma del Octo porque está inspirada en el encofrado utilizado en la Basílica de Majencio, en pleno Foro Romano. Sin embargo, trasladada a la caja de un reloj le da un aspecto muy moderno, distintivo y con muchísima personalidad.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-basilica-de-Majencio-Alexander-Aristov-Horasyminutos

Basílica de Majencio – foto de Alexander Aristov

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-2-Horasyminutos

La caja está realizada en titanio pulido con chorro de arena que resulta en un gris elegante, menos llamativo que sus hermanos en negro pero sin perder un ápice de personalidad. La elección del titanio no es baladí: la baja densidad del metal hace que la transmisión del sonido sea mejor. En un reloj tan delgado, sin caja de resonancia, la buena transmisión es vital para que el sonido sea fuerte y -más importante aún- cristalino. La esfera también está realizada en titanio y con un detalle único: los índices horarios son en realidad cortes en la superficie, pensados para dejar salir las ondas sonora y por tanto optimizar el sonido. Una solución técnica que de paso añade singularidad a una faz ya de por sí seductora.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-esfera-Horasyminutos

Lo habitual entre los relojes con sonería es que el mecanismo se active mediante un gatillo que se desliza hasta liberar el mecanismo que acciona los martillos sobre los gongs (por ejemplo éste). Sin embargo para ubicar un gatillo hace falta espacio, que es precisamente lo que no tiene el Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater. Y si el gatillo no tiene una superficie de agarre suficiente puede ocurrir una de las peores situaciones para esta complicación: que no se llegue a accionar del todo y se quede el mecanismo a medio enganchar, lo que puede provocar una rotura de alguna de las piezas. Es decir, un desastre; y muy caro además. Por ello Bulgari ha optado por un pulsador, mucho más cómodo para accionar cuando el reloj está en la muñeca y que además integra un mecanismo que impide precisamente eso, que se accione a medias.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-perfil-Horasyminutos

Por supuesto la trasera lleva un cristal de zafiro para poder admirar el movimiento. Resulta llamativo cómo la trasera del Octo, al no tener ese juego de curvas y ángulos del frontal, parece mucho más “industrial”, y en este caso el contraste entre el aire racional del titanio satinado y el clasicismo del movimiento añade otro elemento más para amar a este reloj. El calibre se mueve a 21.600 alternancias a la hora (3 Hz) y tiene una reserva de marcha de 42 horas.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-calibre-Horasyminutos

Al ser tan delgados los Octos de Bulgari dan la sensación de que la caja es una continuación de la correa (que en este caso es de aligátor vulcanizada y con hebilla plegable), porque apenas se alza sobre el brazo. El efecto es muy elegante porque el gris le queda magníficamente a las formas romanas del reloj. Es una edición limitada a 50 unidades, y la exclusividad se paga: el precio del Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater es de 160.000 francos suizos (147.000 euros a cambio de hoy). Más información en Bulgari.com.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-4-Horasyminutos