Serena Williams gana su séptimo Wimbledon con Audemars Piguet en la muñeca

Audemars-Piguet-Serena-Williams-Wimbledon-2016-1-Horasyminutos

Se están acabando los adjetivos para definir lo que significa Serena Williams para el tenis. Este fin de semana ha conquistado su séptimo Torneo de Wimbledon, llegando así a su vigésimo segundo título e igualando a Steffi Graf. Y lo ha hecho acompañada de su fiel Audemars Piguet Royal Oak Offshore Chronograph en oro rosa.

Audemars-Piguet-Serena-Williams-Wimbledon-2016-3-Horasyminutos

Serena Williams se deja caer tras ganar el último punto de la final de Wimbledon 2016

En realidad la historia de Serena Williams como embajadora de la reina de Le Brassus llevó un recorrido inverso, ya que la tenista comenzó luciendo un Royal Oak que -al parecer- le había regalado su entrenador cuando comenzaron una relación personal como pareja. Serena pasó a ser “amiga” de la marca y poco después recibió sus credenciales como embajadora. Lo mismo que le ocurrió a Stanislas Wawrinka, conocido por competir siempre con una APRO “bumblebee” (llamado así por el color amarillo dominante en la esfera) antes de convertirse también en embajador de la manufactura.

Audemars-Piguet-Serena-Williams-Wimbledon-2016-8-Horasyminutos

La relación Audemars Piguet-Serena Williams es muy especial porque Serena es única no sólo en las pistas, sino como representante de las mujeres y particularmente de las mujeres negras. Más aún estos días en los que la violencia racial parece aún más desatada en los Estados Unidos. Poco antes del comienzo de Wimbledon Audemars Piguet llevó a cabo una sesión fotográfica con la deportista que es un reflejo de todos esos aspectos de la personalidad de Serena.

Audemars-Piguet-Serena-Williams-Wimbledon-2016-7-Horasyminutos

La serie fotográfica, toda en blanco y negro, se acompañó con un vídeo en el que Serena Williams recita el famoso poema de Rudyard Kipling “Si” (If en el original). El poema se eligió porque una de las frases del mismo está inscrita en la entrada de jugadores de la pista central de Wimbledon: “If you can meet with Triumph and Disaster and treat those two impostors just the same” (“Si puedes enfrentarte con el Triunfo y la Derrota y tratar por igual a ambos impostores”).

En el vídeo sólo recita los dos últimos párrafos de los cuatro que componen un poema que fue adoptado como el compendio de las virtudes inglesas de la época victoriana. Esta es la versión completa y la traducción al español que aparece en Wikipedia (en mis subtítulos he variado algunas frases):

If—
If you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you;
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or, being lied about, don’t deal in lies,
Or, being hated, don’t give way to hating,
And yet don’t look too good, nor talk too wise;If you can dream—and not make dreams your master;
If you can think—and not make thoughts your aim;
If you can meet with triumph and disaster
And treat those two imposters just the same;
If you can bear to hear the truth you’ve spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to broken,
And stoop and build ‘em up with wornout tools;If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: “Hold on”;If you can talk with crowds and keep your virtue,
Or walk with kings—nor lose the common touch;
If neither foes nor loving friends can hurt you;
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds’ worth of distance run
Yours is the Earth and everything that’s in it,
And—which is more—you’ll be a Man my son!
Si…
Si puedes mantener la cabeza en su sitio cuando todos a tu alrededor
la han perdido y te culpan a ti.
Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti,
pero también aceptas que tengan dudas.
Si puedes esperar y no cansarte de la espera;
o si, siendo engañado, no respondes con engaños,
o si, siendo odiado, no incurres en el odio.
Y aun así no te las das de bueno ni de sabio.Si puedes soñar sin que los sueños te dominen;
Si puedes pensar y no hacer de tus pensamientos tu único objetivo;
Si puedes encontrarte con el triunfo y la derrota,
y tratar a esos dos impostores de la misma manera.
Si puedes soportar oír la verdad que has dicho,
tergiversada por villanos para engañar a los necios.
O ver cómo se destruye todo aquello por lo que has dado la vida,
y remangarte para reconstruirlo con herramientas desgastadas.Si puedes apilar todas tus ganancias
y arriesgarlas a una sola jugada;
y perder, y empezar de nuevo desde el principio
y nunca decir ni una palabra sobre tu pérdida.
Si puedes forzar tu corazón, y tus nervios y tendones,
a cumplir con tus objetivos mucho después de que estén agotados,
y así resistir cuando ya no te queda nada
salvo la Voluntad, que les dice: “¡Resistid!”.Si puedes hablar a las masas y conservar tu virtud.
o caminar junto a reyes, sin menospreciar por ello a la gente común.
Si ni amigos ni enemigos pueden herirte.
Si todos pueden contar contigo, pero ninguno demasiado.
Si puedes llenar el implacable minuto,
con sesenta segundos de diligente labor
Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y —lo que es más—: ¡serás un Hombre, hijo mío!

Audemars-Piguet-Serena-Williams-Wimbledon-2016-4-Horasyminutos

Como se ve en el vídeo Serena Williams ha cambiado el final del poema para convertirlo en una reivindicación de la mujer. Seguro que el propio Rudyard Kipling lo habría aprobado. Y también podemos ver su querido Royal Oak Offshore Chronograph.  Tiene una caja de oro rosa de 37 de diámetro por 11,80 de altura, pero con una correa de caucho blanco que no rompía el código “todo-blanco” de las pistas de Wimbledon. El bisel está decorado con 32 diamantes engastados y la esfera presenta una nueva Lady Tapisserie más delicada que la de la anterior versión.

Audemars-Piguet-Serena-Williams-Wimbledon-2016-8-Horasyminutos

Además está rodeada de un graneado circular que juega con las luces y acoge los índices aplicados, mejorando la lectura horaria. La carrura tiene ese satinado tan único de Audemars Piguet que tanto me gusta. El calibre 2385 es un cronógrafo automático que funciona a 3 hercios y tiene 40 horas de reserva de marcha.

Audemars-Piguet-Serena-Williams-Wimbledon-2016-5-Horasyminutos

Me gusta ver que los embajadores son algo más que simples figuras con reloj, y como desafortunadamente la causa de la mujer en el mundo tiene por delante mucho trabajo que hacer es muy bueno que personalidades como Serena Williams sirvan de ejemplo, y más aún que las marcas lo apoyen. Sólo me queda felicitarla por ser la leyenda que es. Más información en AudemarsPiguet.es

Audemars-Piguet-Serena-Williams-Wimbledon-2016-Horasyminutos