OMEGA y los Juegos Olímpicos – 1

Omega-y-Juegos-Olimpicos-4-Horasyminutos

De un solo relojero con 30 cronómetros de bolsillo en 1932 a 450 toneladas de equipos de medición, 200 km de cable y 480 personas. La relación de Omega y los Juegos Olímpicos es larga y fructífera y merece la pena hacer una repaso profundo tanto desde el punto de vista técnico como relojero de lo que ha supuesto para el deporte la aportación de la manufactura.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-3-Horasyminutos

No se sabe el origen del deporte como tal, pero es fácil intuir una extensión de la etapa del juego infantil, que sirve para desarrollar el físico y las estructuras mentales necesarias para desenvolverse en un entorno natural potencialmente hostil. El juego pasa a ser competitivo de manera intuitiva: simplemente consiste en correr más que tu hermano o compañero para que no te atrape. Si no lo consigue, has ganado esa singular “batalla” que en infinitas variantes se reproduce a lo largo del desarrollo porque el ser humano, los mamíferos en general, aprenden jugando.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-6-Horasyminutos

De la misma forma necesidades básicas como la caza o la pesca llevan a competiciones de lanzamiento de lanzas (o jabalinas, para cazar jabalíes) o de natación, y la amenaza constante de la guerra lleva a prepararse para la lucha cuerpo a cuerpo, el lanzamiento de peso. Y en culturas mesoamericanas se jugaba a acertar en un aro con la cabeza de los enemigos caídos.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-36-Horasyminutos

Por tanto el deporte es consustancial al ser humano, y se sabe que ya estaba regulado por los chinos 4.000 años antes de Cristo. Para los griegos el deporte era parte esencial de su cultura, hasta el punto que celebraban cada cuatro años los Juegos Olímpicos, así llamados porque se celebraban en la villa de Olimpia. Se celebraron desde el 776 a. C. hasta el año 394 d. C. Eran tan importantes que se creó una unidad de tiempo, llamada Olimpiada, que eran los cuatro años que pasaban entre unos Juegos y otros. Esa es la razón por la que en realidad se debe decir Juegos Olímpicos y no Olimpíadas (con o sin acento), si bien en español está admitido usar el segundo término para identificar el primero.

Omega y Juegos Olimpicos 1 Horasyminutos

EL ORIGEN: 1932

Omega-y-Juegos-Olimpicos-7-Horasyminutos

Omega por supuesto ya tenía fama como óptimo reloj antes de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, y también como cronometrador de acontecimientos deportivos. Pero en los Juegos Olímpicos de la costa oeste Omega fue encargada por primera vez de medir todas las competiciones, para lo que desplazó a un solo relojero y 30 cronómetros rattrapantes certificados por el COSC. Ese fue el origen de una historia de amor y pasión que llega a nuestros días. Y de paso midió 17 nuevas marcas mundiales. Así comenzó la relación de Omega y los Juegos Olímpicos.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-8-Horasyminutos

La actuación callada pero estelar de Omega en 1932 le supuso nuevos contratos olímpicos. Para los juegos de Berlín de 1936 se desplazaron 185 cronógrafos desde Biel hasta la capital alemana, una vez más controlados por un solo relojero (Paul-Lois Guignard). Los juegos de Berlín son recordados por Jesse Owens, el atleta negro estadounidense que ganó cuatro medallas de oro bajo el contrariado bigote de Hitler, que estaba deseoso de mostrar la supremacía aria de sus atletas. En aquel entonces, por cierto, los atletas cavaban sus propios agujeros de inicio en la pista con pequeñas palas.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-10-Horasyminutos

1948: Las máquinas vencen a los humanos

Omega-y-Juegos-Olimpicos-11-Horasyminutos

Evidentemente el aleccionador sopapo de Owens a Hitler no consiguió hacer a éste desistir de sus ideas genocidas, y el mundo tuvo que pasar por cinco largos y sangrientos años de guerra mundial. Las guerras son uno de los motores tecnológicos más poderosos, y lo que empezó con -todavía- cargas de caballería (como la de los soldados polacos contra los tanques alemanes) acabó con los aviones a reacción. Lo mismo podríamos decir de la tecnología de medición de tiempos en las competiciones deportivas.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-12-Horasyminutos

Tanto en los Juegos Olímpicos de invierno en San Moritz -celebrados en enero- como en los de los Londres ese verano (conocidos como “los juegos de la austeridad” porque el mundo aún se recuperaba de la guerra y no se construyeron instalaciones deportivas y se alojó a los atletas en casas ya existentes), Omega presentó la pistola que conectaba el disparo con la puesta en marcha del sistema de medición, así como un “ojo” fotoeléctrico.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-13-Horasyminutos

Por su parte la British Race Finish Recording Co. Ltd desarrolló su primera cámara de foto-finish o foto de llegada, con una imagen continua y grabación del tiempo que además se podía regular de acuerdo con el deporte que fuera a practicarse. Funcionaba en tándem con el equipo de Omega. Esto no sólo consolidó el dúo Omega y los Juegos Olímpicos; también marcó el inicio del cronometraje moderno.

1952 Juegos Olímpicos de Helsinki

Omega-y-Juegos-Olimpicos-14-Horasyminutos

Omega y Race Finish Recording trabajaron en conjunto para mejorar la cámara de foto-finish, llamada Racend Omega Timer. Por primera vez podía mostrar fracciones de segundo al pie de las imágenes de los atletas en la línea de meta. Fue el comienzo de la era del cuarzo y la electrónica. El Omega Time Recorder, transportable e independiente de la red eléctrica, permitía imprimir los resultados en un rollo de papel, lo que le granjeó a Omega la Cruz del Mérito Olímpico en 1952. En Helsinki ya se cronometró a la centésima de segundo.

Racend Omega Timer

Racend Omega Timer

Un nuevo elemento haría que la pareja de hecho Omega y los Juegos Olímpicos fuera aún más notoria: la televisión. Según esta fue mejorando y acercando el acontecimiento a más y más gente de todo el mundo, Omega introdujo el Omegascope en 1961. Permitió la introducción del concepto de transmisión “en tiempo real” -que ahora nos parece tan normal- mediante la superposición de números luminosos en la parte baja de la pantalla; revolucionó el cronometraje y no dejaba margen de error porque se mostraba públicamente a millones de telespectadores.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-16-Horasyminutos

En 1968 se presentó el “cronometraje integrado, que proporcionaba análisis estadístico y resultados enviados directamente a jueces, entrenadores y medios informativos. Fue también el primer año que se aceptaron como oficiales los tiempos medidos electrónicamente. Esto se debió en parte a que las televisiones querían imágenes de los atletas, no de los jueces debatiendo.

Al mismo tiempo se instalaron altavoces detrás de cada calle en las pruebas de atletismo, de manera que todos los atletas, en la medida de lo posible, oyeran el pistoletazo a la vez y que no hubiera ventajas. Particularmente en una prueba como la de los 100 metros lisos donde una centésima es vital.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-17-Horasyminutos

En los Juegos Olímpicos de los Ángeles 1984 Omega presentó las imágenes de foto-finish en color, que serían firmadas por los atletas convirtiéndolas instantáneamente en objetos de coleccionista. También se introdujeron los detectores de salidas falsasbasado en las diferencias de presión: cuando el atleta se impulsa hacia adelante lo hace presionando sobre los bloques de salida. Si la presión -de 29 kg para hombres y 27 para mujeres- se ejercía por debajo de la décima de segundo, que era el considerado tiempo mínimo de reacción, el sistema Omega lo detectaba y señalaba como salida falsa.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-21-Horasyminutos

1992: ALBERTVILLE, JUEGOS DE INVIERNO EN FRANCIA

La foto-finish alcanza su mayoría de edad. Para los eventos de patinaje de velocidad, Omega crea el Scan-O-Vision, un sistema de cámara que mide el tiempo de manera digital hasta la milésima de segundo en el momento en que los atletas cruzan la línea de meta. Hoy esta tecnología es un simple programa de software.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-18-Horasyminutos
Además del cronometraje y la distribución de resultados, la gestión de los datos fue otra parte muy importante de la contribución de Omega y los Juegos Olímpicos. Se comenzó a medir la aceleración y la velocidad de manera que, por ejemplo, se pudo saber que en los juegos de Atlanta de 1996 el campeón de los 100 metros lisos, el canadiense Donovan Bailey, fue el último en salir pero ganó la carrera al tener la mejor aceleración y la más alta velocidad de manera consistente en todo el evento hasta llegar a la línea de meta.

En el año 2000 Omega hizo posible que los televidentes vieran la línea de récord virtual,  que indica cómo de cerca están los competidores de la marca ya establecida.

Omega-y-Juegos-Olimpicos-19-Horasyminutos

2010 JUEGOS DE INVIERNO DE VANCOUVER

Omega-y-Juegos-Olimpicos-20-Horasyminutos

Aunque parezca un simple artilugio que queda bonito, la introducción de la nueva pistola es un avance significativo. Al contrario que las pistolas hasta entonces, esta no dispara nada físicamente. Ello es por que, aunque se hubieran incorporado ya altavoces en las calles de la pista, el atleta que estaba al lado de la pistola la oía centésimas de segundo antes que los demás competidores, por lo que tenía una ventaja que podía ser definitoria en la línea de meta. Con esta pistola el pulso genera un sonido (y un destello de luz) que se oye a la vez en todos los altavoces, para que no haya ventaja alguna.

Omega trabaja con las principales federaciones de deporte mundiales y ha seguido añadiendo nuevas mejoras al mundo del cronometraje, incluyendo cámaras de vídeo de alta velocidad, foto-finish aún mejores y sistemas de puntuación y de salidas falsas. La relación de Omega y los Juegos Olímpicos se ha mantenido firme y a la cabeza de la tecnología punta. Tras el salto vamos a ver qué nuevas tecnologías veremos de Omega y los Juegos Olímpicos de Río 2016, con vídeo incluido.