Nueva edición del Seiko de Steve Jobs, en dos versiones

Hubo un tiempo en que el fundador de Apple llevaba relojes, y el más famoso de todos es el que se ha dado en llamar Seiko de Steve Jobs, sobre todo por una famosa y cándida sesión de fotos en su casa. Ahora Seiko reedita el reloj en dos versiones que afortunadamente tienen un precio acorde con el reloj que es.

 

El que vemos en esta foto es el reloj original de Steve Jobs que, por el estado en que está la correa, es evidente que fue usado diariamente. Es un Seiko Chariot, y no puede ser más simple y a la vez más perfectamente funcional, porque la lectura de la hora es instantánea gracias a la claridad con la que se exponen todos los elementos. Hay algo muy Apple en el Seiko de Steve Jobs, en cuanto a la pureza de líneas y la simplicidad que siempre buscó el mago de la manzana. Por cierto que el año pasado el reloj fue subastado y vendido por 42.500 euros.

No era el primer reloj que tuvo, sin embargo: En esta foto -si consigues no quedarte mirando fijamente a ese bigote que le hace parecer el dueño italiano de una tienda de ultramarinos de Brookling- se puede apreciar que lleva un Seiko Chrono digital aparecido en 1977, el mismo año en que el Apple II sobre el que se apoya vio la luz.

Pero para cuando Apple lanzó el primer Macintosh, en 1984, era el Seiko Chariot el que lucía sobre la muñeca de Steve Jobs. Y la verdad, pegaba mucho con el diseño sencillo (ahora decimos minimalista) de la computadora. Ahora Seiko ha decido lanzar una nueva edición del Seiko de Steve Jobs, aunque aumentando la oferta: si el original de Jobs medía 33 milímetros de diámetro, ahora habrá también una medida de 37,5 mm. Además se lanzará con esfera blanca -como la original- o negra. La caja sigue siendo de acero, lo mismo que el fondo, y es hermética hasta 50 metros. Es una creación de Seiko en colaboración con la empresa de diseño -radicada en Tokio- Nano Universe.

El reloj está controlado por un sencillo movimiento de cuarzo con una exactitud de +/- 15 segundos al mes, aunque la exactitud no suele ser tema de conversación con los cuarzos: son considerados exactos porque medio segundo al día es inapreciable. El reloj es por tanto muy delgado (6,6 mm) y ligero: 35 gramos en la versión más grande. En la pequeña la altura baja a los 6,4 mm y el peso a los 28 gramos.

La versión de esfera blanca se lanzará en una edición limitada de 1982 unidades, mientras que la versión de esfera negra del Seiko de Steve Jobs será una edición limitada a 300 unidades. El precio es el mismo: 20.000 yenes, 169 euros al cambio de hoy. El único problema, si quieres satisfacer tu mitomanía, es que el reloj se pone a la venta el 10 de marzo, pero sólo en Japón. Aún así seguro que hay formas de hacerse con uno. Más información en la web dedicada de Seiko.com.