Los relojes de Mr Jones Watches, con vídeo y precios

 

Yo no suelo hablar de los llamados “relojes de moda”, pero los de Mr. Jones me han encantado. El segmento de relojes de moda tiene una oferta infinita en la que destacar cuesta mucho, y eso es precisamente lo que ha conseguido Mr. Jones con sus relojes.  Mr. Jones es una empresa  londinense que surgió con la idea de que, ya que tenemos móviles donde mirar la hora exacta, los relojes pueden ofrecer algo distinto. Y lo hacen: esferas con diseños diferentes a los que estamos acostumbrados, buenos acabados, detalles cuidados y precios muy asequibles.

Todos los relojes de Mr Jones Watches tienen la misma caja de acero quirúrgico y asas integradas. La empresa es muy abierta sobre el origen de sus relojes: “diseñado en Londres y fabricado en China”. Hay siempre un terror mítico sobre la calidad de las cosas fabricadas en China. Y no hay por qué: depende del control de calidad al que estén sometidos. El iPhone está fabricado en China pero -salvo baches anecdóticos- su calidad es intachable. En el caso de los relojes de Mr Jones la calidad es bastante mejor de lo que cabría esperar. La fabricación en China se alterna con la producción en Londres, ya que la empresa tiene un pequeño equipo que lleva a cabo los relojes de edición especial y unos cuantos de la colección estándar. Son estos de aquí.

Los relojes miden 37 mm de diámetro por 46 de largo, por lo que son piezas que están en el límite de ser pequeñas. Si en el futuro hubiera también de 39 ó 40 milímetros serían ideales, pero entiendo que cuando estás haciendo relojes tan baratos, que no superan los 200 euros, tienes que amortizar bien la maquinaria antes de cambiarla.

Pero los diseños son tan buenos que no importa mucho. El más discreto de ellos -y sin embargo llamativo- es el The Accurate, con el famoso tema del Memento Mori (recuerda que vas a morir). La manecilla de las horas forma la palabra remember y la de los minutos you will die. Además cuando miras la hora te ves a ti mismo, porque la esfera es un espejo. En realidad la idea es que, sabiendo que de esta no salimos vivos, lo que deberíamos hacer es disfrutar de cada día. O, como habitualmente se dice también en latín, Carpe Diem.

Otro ejemplo de cómo Mr. Jones se aparta de los diseños tradicionales es el reloj Sun and Moon. Al igual que podemos encontrar en relojes antiguos, los cuerpos celestiales indican el paso del día y de la noche. La ventana está dividida en 12 unidades que van de las 6 de la mañana a las 6 de la noche, que son señalados por el Sol y la Luna.

Por su parte, la manecilla central indica los minutos.  En el Sun and Moon se han añadido además elementos de paisaje. Durante el día se ven pájaros o caballos y por la noche animales relacionados con la oscuridad como el gato o la lechuza. El reloj es francamente bonito, el diseño es delicado sin ser cursi y es mi favorito sin duda.

Pero además Mr. Jones también ofrece relojes mecánicos a los mismos precios asequibles. Uno de ellos es The Green Man, El Hombre Verde, el motivo escultórico tan común desde finales del Imperio Romano  y que presenta una cara rodeada o de la que nacen hojas. En este caso Mr Jones ha usado las imágenes creadas por el artista victoriano William Morris.

El reloj utiliza un movimiento Seagull ST 1721  mecánico que integra una hora saltante. De verdad que a veces te preguntas por los precios de la industria relojera. los Seagull no son precisamente los calibres mejores del mundo, ni los mejor acabados. Pero que puedan ofrecer una complicación como la hora saltante en este nivel de precios es llamativo. Es lo que tiene fabricar millones de piezas al año. La hora aparece en los dientes superiores, mientras que en los inferiores  se muestran los minutos agrupados de cinco en cinco. Todo ello en una caja terminada en PVD negro para ofrecer mejor contraste con la esfera. Se mueve a 3 hercios y tiene una reserva de marcha de 42 horas. En efecto la hora es difícil de leer, pero ya hemos dicho que ese no es el principio que rige Mr Jones.

Por último el reloj The King, otro de los éxitos de la casa y que tiene una versión femenina, The Queen. Utiliza el mismo movimiento de hora saltante, que en este caso aparece en el corazón del rey. Pero para mostrar la hora emplea cartas.

El as es la hora en punto, el 10 de tréboles negro indica los diez minutos, un as y un dos los veinte minutos. Tres dieces indican la media hora, mostrando ladeldiez de corazones rojo para no confundirlo con la carta que indica los diez minutos. Un as y un cuatro indica menos veinte -o sea, 40 minutos transcurridos- y un as y un cinco, menos diez.

Los relojes de Mr Jones quedan muy bien en la muñeca, aunque como ya he dicho caen del lado pequeño. Eso tiene la ventaja de que los hace atractivos también a mujeres, y eso que la marca tiene incluso un tamaño más pequeño aún. Y debido al tamaño de la caja la correa es también estrecha, de tan solo 18 milímetros. Pero para mí son defectos menores si lo comparamos con lo mucho que ofrecen.

Aunque la forma de las cajas es siempre la misma, hay que agradecer el que la casa se preocupe de que haya variedad. Así podemos encontrar cajas cepilladas, pulidas a espejo o recubiertas de PVD.

Por último los relojes vienen muy bien presentados, con una caja de cartón mucho más elegante que las habituales de plástico. Una cinta identifica el reloj para darle un toque menos industrial, y las instrucciones son del mismo tamaño de la caja. Nada que ver con lo que se suele encontrar en el mercado. El envoltorio las hace perfectas para regalar.

Los relojes de Mr. Jones se venden a través de la web de la propia marca. Los precios están empiezan en las 145 libras y, salvo algunas ediciones especiales, no superan las 200 libras. Eso quiere decir que puedes tener un reloj con un diseño muy especial por un precio inferior a 200 euros, e incluso uno mecánico por menos de 250 euros. No se puede pedir más. Más información en MrJonesWatches.com.