Las exportaciones de relojes suizos crecen por primera vez desde 2015

 

Las exportaciones de relojes suizos en marzo crecieron por primera vez en 21 meses, poniendo fin -al menos temporal- al declive de ventas de la industria.

 

Nada menos que un 7,5%. Eso es lo que subieron las exportaciones de relojes suizos en marzo, hasta los 1.600 millones de francos suizos. Eso son casi 1.500 millones de euros con el cambio de hoy. El resultado se benefició también de las dos jornadas laborales extra, sin las cuales el resultado hubiera caído un 2,6%.

El aumento de la demanda de relojes de Rolex, Omega y Cartier dieron un impulso a la economía helvética, para la que las exportaciones de relojes supone aproximadamente un 10% del total. La tendencia en Asia parece haber invertido su curva: Hong Kong tuvo un crecimiento sobre el año pasado de un 18,1%, poniendo fin -por ahora- a las vertiginosas caídas de los últimos 25 meses.

En Estados Unidos el crecimiento fue del 15,6%, aunque su tendencia a medio plazo es claramente negativa. Aunque las exportaciones de relojes suizos a Japón creció un 8,3%, el país sigue la misma tendencia negativa que E.E.U.U. También aumentó el turismo chino en Europa, mientras que el consumo interno creció nada menos que un 37,7%.

En Europa el Reino Unido sigue siendo el motor del lujo, con un crecimiento del 6,4%. A ello contribuye por un lado la debilidad de la libra, que hace más atractiva si cabe la capital británica. Pero también los atentados en Francia, que desvían a los turistas hacia Londres.

Aunque los metales preciosos siguieron su caída en marzo, otras categorías tuvieron un crecimiento notable: el acero subió un 12,5% y los bimetales un 15,1%, mientras que los otros materiales pegaron un salto del 49% positivo.

Las exportaciones de relojes suizos entre 200 y 500 francos (precio de exportación) crecieron por encima del 20%. Los productos por debajo de los 200 francos disminuyeron levemente su valor (-2%), pero con mayores volúmenes (+6,2%). Los relojes por encima de los 500 francos aumentaron acordes con el crecimiento general.

Las acciones del Grupo Swatch y de Richemont se han disparado esta semana, a la espera de nuevos datos de exportación. En concreto las acciones del Grupo Swatch casi llegan a los 400 francos suizos. Es la primera vez desde mediados del 2015. Esperemos que la tendencia se mantenga y podamos hablar de una mejora generalizada y, por encima de todo, continuada.

Foto de Katarzyna Kos