Dos ediciones limitadas de Mr. Jones Watches: The Last Bloom y Vanishing Point

 

Mr. Jones Watches ha lanzado dos nuevos relojes. En realidad son una reinterpretación de su reloj calavera de la mano del  peculiar artista británico Edward Mohaghan, que ha aportado su peculiar cosmogonía a la esfera.

 

Edward Carvalho-Monaghan se graduó en 2014 en Arte y Diseño en la Central St. Martins School. Desde entonces ha trabajado para una panoplia de clientes diferentes, desde Hermès a The Guardian o el New York times. Crea narrativas complejas con líneas simples que cobran sentido cuanto más las miras. Conviene ver su página web para comprender mejor lo que digo. No es de extrañar, por tanto, que Mr. Jones Watches haya querido trabajar con él.

THE VANISHING POINT

Bloques y formas con su punto de fuga en el centro de la esfera que, vista de lejos, forma una esfera. Según te acercas desaparece la figura y se convierte en un conjunto de líneas rectas y curvas. El efecto abstracto aumenta por la mezcla de materiales metálicos y en espejo, que sólo se ven cuando les da la luz.

Edward lo define como “una descarga de bloques corriendo hacia un destino sin final. Cuando se ve desde diferentes perspectivas la calavera se hace visible, recordándonos que cualquier reflexión sobre el infinito al final chocará con nuestra propia mortalidad”.  A mí me recuerda mucho a la Galatea de las Esferas y otras obras del mismo estilo de Salvador Dalí

Cuando presentamos en vídeo los modelos de Mr. Jones Watches (aquí), ya expliqué cómo se lee la hora en estos relojes, pero básicamente se resume en: las horas se leen en la fila de dientes  superiores y los minutos en los inferiores.

THE LAST BLOOM

Si esta versión te trae a la cabeza los relojes relacionados con El Día de los Muertos mejicano, estás en los cierto. Esa es la inspiración, y de ahí el nombre del reloj (El Último Florecer). En palabras del autor “The Last Bloom nos recuerda que la vida y la muerte son inextricables compañeros de cama y no necesitamos trabajar en la oscuridad, sino saborear la belleza de la transitoriedad de la naturaleza”. Qué profundidad detrás de un diseño aparentemente ligero, ¿verdad?

Ambos relojes tienen las mismas características de prácticamente todos los de Mr. Jones Watches: un diámetro de 37 mm con un largo (de asa a asa) de 48 mm. Las dos cajas son de acero 316L, pero la del Vanishing Point está recubierta de PVD negro. Ambos incluyen un movimiento mecánico Seagull ST 1721, con hora saltante.

Pero sobre todo los dos relojes llevan un brazalete milanesa muy bien hecho. Da gusto llevarlo puesto. Los dos relojes son una edición limitada a 100 unidades, tal como consta en la trasera de los mismos. De hecho el texto es del tipo “X de 100”, algo que no se ve nunca en relojes de este nivel. A pesar del movimiento Seagull, cada reloj está construido y pintado en Londres, a mano. Los dos tienen un precio de  195 libras. Al cambio, el precio se queda en 223 euros (a día de hoy). No está nada mal para un reloj mecánico tan singular (y en edición limitada). Más información en Mr.JonesWatches.com

Edward Monaghan con sus relojes