A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst, y 4 modelos en azul

 

El nuevo A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst es otra muestra de cómo la reina sajona sabe aplicar los oficios artesanos de la que es heredera y representante máxima. Además presenta cuatro relojes de esferas azules. Veamos los cinco modelos y sus precios.

 

Si no sabes alemán y consigues pronunciar A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst bien y sin trastabillarte, te invito a cenar. Handwerkskunst debe ser una de las palabras más difíciles de pronunciar del alemán, junto con 555 (Fünfhundertfünfundfünfzig) y caja de cerillas (Streichholzschächtelchen). Y sin embargo, su casi inalcanzable pronunciación sirve para identificar los oficios artesanos, que en Lange son, como todo lo que hacen, pura belleza.

Desde 2011 Lange ha presentado casi cada año un modelo Handwerkskunst: comenzó con el Richard Lage Tourbillon “Pour le Mérite”, continuó con el Zeitwerk, en 2013 y 2014 fueron dos Lange y en 2015 un 1815. El año pasado no hubo ningún modelo (salvo que yo esté equivocado), así que para compensar este año aparece esta bestia parda de la relojería -alemana y mundial- pero con tratamiento de belleza (de aún más belleza, quiero decir): A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst, que de paso lucha por el número uno en la lista de relojes con nombres más largos.

Es éste un reloj sustancial: 41,9 mm de diámetro y 15,8 mm de altura no pasan de tapadillo por una muñeca, pero como siempre pasa en Lange el reloj se debe manejar bien en la muñeca (me encantaría comprobarlo en persona, la verdad). La caja es de oro blanco, pulida a espejo pero con la el ecuador de la carrura satinado. Como bien indica su nombre, es un calendario perpetuo que además sirve de cronógrafo rattrapante (o split seconds). Eso lo hace gracias a un calibre -L 101.1- específicamente desarrollado al efecto. Es decir, no es un calendario al que se le ha añadido un módulo cronógrafo. Es que en Lange, ya que hacen algo, lo hacen como debe ser. Y les salió un movimiento de 631 piezas.

El A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst parece un reloj distinto al que rattrapante perpetuo aparecido en 2013 (que por cierto se llevó dos premios en el Gran Premio de Relojería de Ginebra). Esto es gracias a la delicada y a la vez llamativa decoración de la esfera. La fase lunar extiende su influjo por toda la esfera de oro blanco, que ahora se llena de un firmamento grabado a mano. Sobre él se aplica un esmalte azul iridiscente que hace esa miríada de estrellas brillar aún más.

Es la primera vez que Lange utiliza juntas las técnicas de grabado y esmaltado, y el resultado es fantástico. El guilloché circular de las subesferas es en este reloj aún más notorio y los numerales romanos parecen nadar en el infinito. Y, en términos de legibilidad, esta es aún mejor por el contraste. Y eso que, aunque el reloj es muy complejo y lleno de información, la lectura era ya de por sí excelente.

Si giramos el reloj nos damos cuenta de que el A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst es un reloj “de oficial”, con tapa trasera, que le sirve a Lange para dar otra clase de oficios artesanos. En el centro aparece la diosa Luna, materializada gracias al bajorrelieve y a la técnica del tremblage, que ya explicamos en la presentación del 1815 Tourbillon Handwerkskunst. La rodea un anillo de esmalte azul con nubes en bajorrelieve.

Si levantamos la tapa (que personalmente no me hace mucho tilín), vemos que el calibre también ha pasado por las manos del artesano decorador. Aunque la decoración es la habitual de los calibres de Lange, las partes relacionadas con el cronógrafo están decoradas con tremblage y bajorrelieve. Si el calibre ya era fascinante de por sí, verlo ahora es un verdadero festín.

Digamos por último que el A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst es una edición limitada a 20 unidades con un precio de 290.000 euros. Eso son 90.000 euros más que la versión estándar.

ESFERAS AZULES

Lange presentó el Handwerkskunst en Florencia, y aprovechó el rebufo del acontecimiento para introducir cuatro relojes ya existentes pero con esferas completamente azules. No es que Lange sea de las que sigue modas -todo lo contrario- pero no es menos cierto que las esferas azules gustan mucho y seguro que serán muy bien recibidas por los amantes de la marca.

Lange 1 Blue Dial 191.028

Caja de oro blanco de 38,5 mm de diámetro. El buque insignia de Lange y ya un icono de la relojería mundial. Salvo noticia al contrario, su precio sería como el de lista, 31.700 euros.

Lange 1 Daymatic Blue dial 320.028

El Daymatic es la versión automática del Lange 1, que se distingue por la ubicación a espejo de los elementos de la esfera, salvo en un detalle: en vez de reserva de marcha lo que indica es el día de la semana. Ah, y por tener tratamiento Super-LumiNova. El precio, 38.700 euros.

Saxonia Blue Dial 219.028

 

El modelo pequeño del Saxonia, con 35 mm de diámetro.  Se podría considerar su modelo de entrada en la marca, aunque su diámetro lo reduce prácticamente a reloj de mujer. Si no cambia nada, su precio será de 15.000 euros.

Saxonia Automatic 380.028

Con un diámetro de 38,5 mm y movimiento automático, este Saxonia es más polivalente que su hermano pequeño. La caja es de oro blanco, y por tanto su precio no debería ser distinto de los 23.200 euros.

Hay que tener en cuenta que, si bien ninguno de los cuatro relojes es una edición limitada en número, sí lo es en tiempo, porque sólo se van a fabricar un año. Así que mejor darse prisa. Más información en Lange.com.