Archivo de la etiqueta: Baselworld 2017



Los relojes más destacados de Baselworld 2017 – 2

Seguimos recorriendo los relojes que más destacan de todo lo mucho que se puede ver en Baselworld 2017. Ahora un resumen; ya lo ampliaremos en el futuro.

 

FREDERIQUE CONSTANT CLASSIC MANUFACTURE WORLDTIMER

Hace mucho que Frederique Constant está haciendo lo que se propone, y muy bien: crear relojes que ofrezcan todo lo que significa alta relojería pero a precios accesibles. El Manufacture Worldtime lleva en la colección de FQ tiempo, pero este año hemos visto esta versión en marrón que, en mi opinión, es la más elegante y atractiva. Caja de 42 mm chapada en oro y esfera marrón que junto con el blanco permite una lectura perfecta de tanto de la hora como de los 24 husos horarios. Por supuesto calibre de manufactura y lo mejor, su precio: no llega a los 3.800 francos suizos (3550 euros).

FREDERIQUE CONSTANT FLYBACK CHRONOGRAPH MANUFACTURE

Otro auténtico pelotazo de la casa. Un reloj que a todo el mundo le va a sonar porque repite códigos estéticos ya vistos (Patek o Vacheron). Pero tiene una presencia intachable, especialmente la versión que sustituye los numerales romanos por índices y los guillochés por rayos de sol. Una vez más caja de 42 mm, que puede ser chapada en oro o sólo acero y con esfera blanca o antracita. Es un cronógrafo flyback de manufactura con 38 horas de reserva de marcha y frecuencia de 4 hercios. Su precio está por debajo de los 4.000 euros.

BREITLING NAVITIMER RATTRAPANTE

Es curioso que siendo tan importante en la historia del cronógrafo, Breitling no tenía la función de split-seconds. Eso se ha solucionado ahora con el nuevo calibre propio B 03, que oscila a 4 hercios y tiene una reserva de marcha de 70 horas. La caja que lo acoge (aquí en oro aunque la hay en acero) es de 45 por 15,73 mm, un tamaño perfecto para exponer la incuestionable belleza del modelo. El precio está por confirmar, pero la versión en acero se moverá en el entorno de los 10.000 euros, mientras que la de oro seguramente superará los 30.000 euros, y estará limitada a 250 piezas.

BREITLING SUPEROCEAN HERITAGE II CHRONOGRAPH

Este año el SuperOcean cumple 60 años y lo celebra en Baselworld 2017 con un rediseño de los tres agujas y los cronógrafos en los que se han incluido varios colores. Como ejemplo, esta versión en marrón (que es una de las tendencias este año, por si acaso alguien no se había dado cuenta aún). El reloj tiene 46 mm de diámetro e integra el calibre B13, derivado del 7750.

ALPINA STARTIMER PILOT AUTOMATIC

Alpina está en la lucha más encarnizada, la de los relojes automáticos de bajo precio. En este caso tiene un ofrecimiento muy interesante, porque el Startimer Pilot Automatic es un reloj muy bien hecho, con todos los códigos del reloj de piloto. Tiene 44 mm de diámetro y una esfera de excelente lectura, incluyendo el revestimiento de SuperLuminova. Dentro, un calibre automático Sellita. Y un gran precio: empieza en poco más de 800 euros.

ALPINA HOROLOGICAL SEASTRONG HOROLOGICAL SMARTWATCH

Alpina ya tenía un smartwatch con el mismo sistema que Frederique Constant. Pero ahora lo ha mejorado con la introducción de una caja que es hermética hasta los 100 metros. El reloj tiene un aspecto mucho más deportivo, sin duda con mucha más apariencia de reloj de inmersión.  Las demás funciones siguen estando ahí sin que el reloj deje de parecer uno analógico. Su precio de partida son 555 euros, lo que lo convierte en una alternativa muy interesante.

TUDOR HERITAGE BLACK BAY CHRONO

Uno de los bombazos de Baselworld 2017, sin duda. Tudor ha sometido a su modelo más famoso a un tratamiento aún más deportivo y ha desarrollado un cronógrafo de manufactura que tiene todo lo que se le puede pedir: rueda de pilares, embrague vertical, espiral de silicio y certificación COSC. Y un precio muy competitivo: 4.500 euros. 

TUDOR HERITAGE BLACK BAY STEEL

A mí sin embargo el modelo que más me ha gustado de los que ha presentado Tudor en Baselworld 2017 ha sido el Black Bay Steel, que ha añadido un bisel satinado y, sobre todo, la primera ventana de fecha, perfectamente integrada en la esfera. Por dentro, por supuesto el calibre de manufactura MT 5612 con certificación COSC. Y un precio que rondará los 3.500 euros.

TUDOR HERITAGE BLACK BAY S&G

Ese mismo calibre aparece en la versión L&G del Black Bay. L&G son las iniciales de Steel & Gold (acero y oro), la primera versión bicolor de la casa. No es que el reloj esté simplemente chapado en oro amarillo, sino que lleva una capa más gruesa. El resultado es francamente llamativo, lo mismo que su precio:4.750 francos suizos, que son menos de 4.435 euros a fecha de hoy. Éxito de ventas seguro. Seguimos.

 



Los relojes más destacados de Baselworld 2017 -1

La feria de Baselworld es tan gigantesca que es imposible abarcarlo todo, explicando cada detalle de la infinidad de relojes que se ven. Para hacerse una mejor idea, hoy todavía no está abierta oficialemente la feria y aún así he hecho 418 fotos, todas de relojes. Eso da una idea de las dimensiones. Así que lo que he pensado es que voy a poner cada día lo que más me ha llamado la atención de lo que he visto. Un comentario rápido, porque ya habrá más tiempo para analizar cada reloj tranquilamente.

Seguramente no va a ser lo más comercial o lo que todo el mundo esté esperando, porque el orden de mis citas no coincide con con lo más llamativo. Simplemente voy a ir en orden cronológico de visitas.

H. MOSER & CIE. PIONEER CENTRE SECONDS

El primer reloj que he visto en la feria de Basilea, y el primero de los relojes más destacados de Baselworld 2017 en entrar en la lista de los deseados. Es el primer modelo de la casa hecho en acero, lo que lo hace más asequible, pero sin renunciar al gusto exquisito y la calidad de construcción y acabados. Incluye el nuevo calibre automático de la casa, Y en este caso si que se puede hablar de movimiento de manufactura propio, porque recordemos que Moser fabrica incluso sus propios espirales. Caja de 42 mm hermética hasta 120 metros, lo que de verdad le convierte en un reloj para todo momento, sea oficina u ocio. Además, si no queremos sacarlo al mar, trae una reserva de marcha de 3 días para que dure hasta el lunes.

H. MOSER & CIE. ENDEAVOUR CENTRE SECONDS AUTOMATIC

Otro ejemplo de la devoción de Moser por la elegancia y los acabados exquisitos. El Endeavour Centre Seconds Automatic comparte calibre con el Pioneer, pero sin embargo las cajas son de oro blanco y oro rojo. Las esferas buscan la máxima pureza. No llegan al extremo de las esferas Concept (que se pueden ver aquí), pero salvo los índices no hay ningún otro elemento. Ni siquiera el famoso lema “Swiss Made”.

CHANEL MONSIEUR PLATINO

Chanel hace tiempo que paso de hacer relojes de moda a auténticas piezas maestras de relojería. Desarrolló su primer calibre precisamente para este modelo, el Monsieur. Después de haber tenido el modelo en oro blanco y oro beis ahora lo presenta en platino con esfera Grand-Feu. Sobre ella se impone la esfera descentrada de minutos retrógrados, con un salto al cero instantáneo. El círculo está interrumpido por el pequeño segundero, mientras que a las seis se abre la gran ventana de las horas saltantes. Un reloj  de vestir distinto y muy atractivo, cuyo precio en platino es de 60.000 euros.

CHANEL MADEMOISELLE J2

Los J12 son uno de los grandes éxitos de Chanel, gracias a su cerámica y a su estética sencilla pero impactante. Ahora homenajea a su creadora, Coco Chanel, con dos relojes: uno negro y uno blanco. Con esos colores aparece la diseñadora, que gobierna con sus brazos las horas que marca su calibre automático. Los relojes con figuras corren el riesgo de resultar infantiles, pero la figura central está hecha con tanto gusto que el peligro se soslaya perfectamente. Un reloj precioso.

TAG HEUER CARRERA HEUER 01 43 MM.

Otro de los relojes más destacados de Baselworld 2017 son de hecho tres: los TAG Heuer Carrera Heuer 01 43mm, de los que hablé en este artículo. Ahora, tras verlos en vivo, se puede afirmar que el olor a superventas que desprenden los tres relojes se nota hasta aquí.

Los relojes se lanzan en Negro Intenso, que es el que abre esta nota, marrón cognac (este de aquí arriba), y en Azul Marino Profundo, que aparece aquí abajo. Las tres versiones son especialmente atractivas porque su diámetro (no así la altura) es de 43 mm y siempre cae bien en la muñeca.

Lógicamente la mayor superficie coloreada es el bisel, pero también la esfera aporta su pincelada de color. Eso tiene mucho mérito porque está esqueletada, así que no es fácil destacar contornos. Pero este TAG Heuer lo consigue ampliamente.

TAG HEUER AQUARACER 300 CALIBRE 5 KHAKI Y CAMOUFLAGE

El Aquaracer 300 es uno de los grandes iconos de venta de TAG Heuer, y ahora la casa lo presenta con un traje listo para la batalla. O, mejor dicho, para esconderse de ella. En primer lugar lo viste totalmente de color khaki, además de llevar una correa Nato a juego.

Pero sin duda la pieza de TAG Heuer que más va a dar que hablar es el modelo Camouflage, con sus tonos azules y grises. La verdad es que para el camuflage sea útil debería usarse en el Artico o algo así, porque está pintado en tonos azules y grises. Pero importa poco, porque el reloj es realmente chulo. Incluso la NATO tiene mucha personalidad. Ya verás como la pieza se “hace viral”. Sin duda y por derecho uno de los relojes más destacados de Baselworld.



Las novedades de Glashütte Original en Baselworld 2017

 

Por fin llegó. La gran gigantesca feria de la relojería ha abierto sus puertas y lo primero que nos encontramos son las novedades Glashütte Original en Baselworld 2017. No es mal comienzo.

 

SENATOR EXCELLENCE PERPETUAL CALENDAR

Esto es empezar con fuerza las novedades de Glashütte Original en Baselworld 2017. Hace poquito más de un año presentamos en este artículo los nuevos Senator Excellence que incluían un nuevo calibre, el 36, destinado a dirigir los pasos futuros de la manufactura en cuanto a movimientos se refiere. El movimiento late a 4 hercios y mantiene una excelente marcha durante nada menos que 100 horas con un solo barrilete. Más aún, el propietario del reloj obtiene un certificado personalizado del desempeño de su reloj. Ahora el Senator Excellence Perpetual Calendar ostenta un derivado de ese calibre, llamado 36-02.

Afortunadamente para los que nos gusta la relojería, la máxima exigencia que pone Glashütte Original en el desarrollo y construcción de sus relojes y que pudimos comprar en mi visita a la manufactura (aquí la primera parte, la segunda aquí), no se traslada sin embargo al precio, y en estos tiempos difícles la casa ha tenido la buena idea de lanzar el reloj con caja de acero, lo que sin duda hará mucho fácil acceder a una de las altas complicaciones y una de las más útiles también.

El tamaño es de 42 mm, lo que da amplio espacio en la esfera para colocar todos los elementos de forma armónica y con tamaño suficiente para una óptima lectura. Ya existía un Senator Perpetual Calendar, pero esta versión Excellence lo hace más sexi porque prescinde de los numerales romanos -salvo a las 12 y a las 6- y los sustituye por índices grabados y coronados por los minutos, lo que le da un aire más dinámico, menos serio. Especialmente en la versión de oro rosa, en la que se han pintado en rojo.

También se ha sustituido el indicador de año bisiesto, que anteriormente era una pequeña apertura circular con el 4 año marcado en rojo. Ahora aparece una subesfera en la que se ven los cuatro años, con una aguja de acero azulado (como las demás) que se mueve en sentido contrario a las agujas del reloj. De esta forma la indicación es mucho más clara.

La esfera queda así muy bien proporcionada, con un aspecto sereno pero no aburrido. Y con dos otros elementos muy significativos: la ventana de fecha tradicional de Glashütte Original, con los dos discos de los numerales a la misma altura, y una preciosa fase lunar que añade el toque romántico a un reloj que presume de racional perfección (no necesita corrección hasta el año 2100). Supongo que irán apareciendo distintas versiones de esferas, y me encantaría verla en azul.

SENATOR CHRONOGRAPH PANORAMA DATE

Y si estamos hablando de sexi dentro de las novedades de Glashütte Original en Baselworld 2017, mira esto:

La nueva versión del cronógrafo Senator, que ahora tiene un hermano mucho más atrevido al que le gusta mucho la noche. Como en el caso del calendario perpetuo que acabamos de ver, este nuevo cronógrafo se desembaraza de los numerales romanos, de la minutería de ferrocarril y del taquímetro para ofrecer una versión más deportiva.

Sólo queda como recuerdo el 12 y el 6, pero ni siquiera parecen tan romanos gracias al recubrimiento de SuperLuminova azul que ahora lo impregna todo, de manera que la legibilidad es excelente en la oscuridad. De hecho seguro que dan ganas de estar siempre a oscuras para disfrutar del tono elegante del material luminiscente.

El reloj parece grande, pero tiene un diámetro de sólo 42 mm. Y sobre todo: está hecho en acero, lo que presumiblemente acercará su precio a los mortales. Pero recordemos que, como siempre en Glashütte Original, el movimiento es de manufactura y siempre con el mismo nivel de acabados. El calibre 37, presentado en 2014, se mueve a 4 hercios y alcanza las 70 horas de reserva de marcha con un único barrilete. Y además ahora el reloj tiene una hermeticidad de 100 metros, gracias a su nueva corona roscada, así que combinado con la correa de caucho o el brazalete puede ser un gran compañero junto al mar. Va a ser un exitazo este reloj. Seguro.

 

PAVONINA

La última de las novedades de Glashütte Original en Baselworld 2017 es el Pavonina, el reloj que hizo su aparición en 2013 con una inspiración claramente GUB (la empresa relojera creada en la República Democrática Alemana) y que desde entonces se ha enriquecido con muchos modelos. En contraste con los modelos anteriores, las nuevas versiones presentan números romanos en sus esferas de nácar natural. La fuente de color antracita, suavemente curvada, fue desarrollada por la manufactura expresamente para el Pavonina. Creados en la manufactura de esferas de la casa relojera en Pforzheim, se imprimen con sumo cuidado en unas esferas de nácar tan finas como el papel y destacan claramente sobre el fondo claro. En el centro de la esfera, una decoración guilloqueada añade reflejos que varían con el movimiento de la muñeca.

La caja en forma de cojín de 31 x 31 mm, está disponible en acero noble, oro rojo o una combinación de ambos materiales, además de decoraciones con diamantes. Las esferas del Pavonina se encuentran disponibles en una gran variedad de materiales y motivos decorativos: de nácar, con guilloché, superficies galvanizadas, apliques arábigos o diamantes engastados. Todos los modelos cuentan con un cabujón sobre la corona. La decoración se complementa con una amplia gama de brazaletes y correas de diversos colores y materiales: acero noble u oro, piel de aligátor de Luisiana, piel de becerro o piel acharolada, además de satén Roma. Más información en GlashütteOriginal.com.



Síguenos durante Baselworld 2017

 

La cúpula central abierta de Baselworld

Mañana comienza Baseworld 2017, la gran feria mundial de la relojería y la joyería. Cientos de expositores globales y decenas de miles de visitantes de todo el mundo se concentran en la ciudad de Basilea desde el 23 al 30 de marzo. Allí se pueden ver todas las marcas de relojería, grandes o pequeñas. Incluso algunas que ya estuvieron en enero en el SIHH repiten feria (¡qué voluntad!).

Yo estaré hoy mismo allí para empezar a preparar el extenuante plan de visitas, que se extiende desde las 9 de la mañana hasta como mínimo las 6 de la tarde. Por supuesto la comida es una quimera, porque ni hay ni te da tiempo. Incluso ir al baño es una actividad que debe ser programada porque los pocos baños que hay están lejísimos, habitualmente en las esquinas de los pabellones y tras bajar numerosas escaleras. No es algo que digas “me acerco en un instante, que me da tiempo”. No lo da. Además también están los precios fuera de la feria, que ampliamente superan el triple de lo que cuesta todo cuando no hay feria.

A pesar de todo Baselworld es una feria en la que hay que estar porque allí ocurre todo, o casi todo. Y, como en toda actividad humana, una vez que te metes en ello lo disfrutas. Incluso estás deseando que llegue (como yo ahora mismo). Es verdad que el horario es tal locura que no te da tiempo a actualizar la página como te gustaría, pero lo que sí es seguro es que iré publicando cosas en nuestras redes sociales.

Por tanto, lo mejor es apuntarse a alguna de ellas. La primera, por inmediatez, es Instagram: esta es la cuenta de Horas y Minutos. También tenemos Facebook, y Twitter. Así no dudéis en apuntaros a alguna de ellas. A la vuelta seguimos.



Bell & Ross BR03-92 Horograph y BR03-92 Horolum. Fotos en vivo y precios

 

Los Bell & Ross BR03-92 Horograph y BR03-92 Horolum son dos de las propuestas de la casa parisina para 2017 que he tenido la suerte de probar antes de su lanzamiento oficial en Baselword, así que ahora, en exclusiva para Horas y Minutos y gracias a la amabilidad de Bell & Ross, podemos verlos en vivo.

 

BR03-92 Horolum

BR03-92 Horograph

Antes de meternos a fondo con los BR03-92 Horograph y BR03-92 Horolum quiero aclarar algo que me parece que no he dicho aún aquí y que a menudo me preguntan: ya sabemos que la caja cuadrada es la forma icónica de Bell & Ross, pero a veces no es fácil distinguir los tamaños en las fotos. Pues es muy sencillo. La caja más grande (por ejemplo esta), de 46 mm de lado, se denomina siempre BR01. BR03 corresponde a las cajas de 42 mm (como el Rafale que vimos aquí). Por qué se utiliza 03 y no 02, cuando la medida es 42 y no 43, es algo que siempre me olvido de preguntar a la casa. Por último el tamaño más pequeño, el de 39 mm, se denomina siempre BR S, como vimos en la presentación de la colección (aquí) o, en su versión más lujosa, aquí.

Por tanto los BR03-92 Horograph y BR03-92 Horolum pertenecen a la familia de los 42 mm de lado, una medida mucho más caritativa con los diámetros más habituales de muñecas. Aún así el hecho de ser cuadrado hace que la percepción de tamaño sea mayor, pero como siempre Bell & Ross hace que el reloj te siente bien, con independencia de su tamaño.

Los BR03-92 Horograph y BR03-92 Horolum presentan una caja de acero microesferado. El microesferado es básicamente un granallado mucho más fino, en el que se bombardea la superficie con partículas abrasivas diminutas. De esta manera se consigue un color uniforme porque se eliminan las impurezas y una superficie mate resistente y sobre todo con un tacto y presencia agradable que aguanta muy bien el trote diario. Como ocurre en estos dos relojes, el microesferado pone la caja en segundo plano para acentuar la prestancia de la esfera. En ambos casos la hermeticidad es de 100 metros, la  profundidad perfecta para cualquier reloj que no sea de buceo y que ya debería ser el estándar en la industria. Como la estanqueidad la consiguien los tornillos traseros, los cuatro frontales están alineados simétricamente, lo que perfecciona la estética (y no nos enfada a los que somos tiquismiquis con estos detalles).

Lo que sí es muy importante señalar es que la altura de la caja, incluido el bisel circular, está por debajo de los 10 mm, lo que les hace ser mucho más delgados de lo que uno podría pensar. Y de paso permite que los relojes se lleven estupendamente con los puños de la camisa. Hay que agradecérselo al calibre BR-CAL.302, que es en realidad el Sellita SW300-1, un automático con un diámetro de 25,6 mm y una altura de 3,6 mm además de una frecuencia de 4 hercios y reserva de marcha de 42 horas. Como suele ser habitual en las colecciones cuadradas de Bell & Ross, el movimiento no está visible.

Y vamos con las esferas. Según nos dice Bell & Ross, los BR03-92 Horograph y BR03-92 Horolum se inspiran en los aeropuertos, pero cada uno en aspecto distinto: el Horograph toma como base los relojes de aeropuerto, que tradicionalmente tienen un diseño muy limpio para ofrecer la información de la manera más clara posible. Cada vez más los relojes en lugares públicos son también medios publicitarios para las marcas, pero es cierto que en general mantienen la claridad de los diales. La interpretación de ese concepto es intachable en el Horograph.

Las manecillas rectas y anchas resaltan inmediatamente sobre la esfera y apuntan a unos índices horarios y de minutos también sencillos y perfectamente legibles. Además bajo las horas aparecen los minutos múltiplos de cinco para que inconscientemente la lectura de la hora sea igual a como se expresa en los aeropuertos. Es decir, no “las tres menos 8 minutos” sino “las dos y cincuenta y dos”. La punta de la manecilla de los segundos es roja, lo que aviva la esfera con el punto dinámico que necesita.

Por su parte el Horolum se inspira en las luces de las pistas de aterrizaje. En concreto, y dado el color que vemos en la esfera, en las llamadas “luces de umbral” que son las que delimitan el ancho de la pista y que por norma son verdes. Siempre he dicho que la legibilidad de los relojes de Bell & Ross es excelente (singularmente en las cajas cuadradas), pero en este caso lo es aún más, porque los numerales arábigos y los índices horarios parecen estar siempre iluminados, día o noche. Para el Horolum (de “lumen”, luz en latín) Bell & Ross ha utilizado la misma técnica que usa Panerai en sus relojes: una base impregnada de SuperLuminova sobre la que se adhiere otra con los cortes horarios hechos, de manera que la sustancia lumínica rellena perfectamente todos los huecos. Por supuesto el Horograph también está tratado con SuperLuminova, en este caso en precioso azul (salvo, claro, el segundero).

Como también siempre en Bell & Ross, los BR03-92 Horograph y BR03-92 Horolum incluyen una ventana de fecha circular y a las 4:30 horas. Y como siempre también -y es muy de agradecer- el fondo de la ventana tiene el color de la esfera por lo que resulta tan útil como discreta. Ambos diales tienen textura graneada, aunque es más visible en el Horograph (por los menos en los modelos que yo he tenido). Es curioso que el Horograph incluye su nombre en la leyenda de la esfera mientras que el Horolum sólo dice “BR 03-92”, que es una denominación genérica. ¿Quizá en Baselworld sea distinto? Ya veremos.

Los dos relojes quedan muy bien en la muñeca por -como ya he dicho- su tamaño y delgadez, pero también por unas asas muy cortas e inclinadas hacia abajo que permiten que la correa se cierre enseguida sobre sobre la muñeca, evitando que sobresalga por los laterales. Quedan muy bien puestos, con un porte entre elegante y deportivo muy atrayente. Incluso el Horolum, más parecido a los demás BR03, tiene una personalidad que lo distingue claramente de sus hermanos de colección. Por cierto que Horolum se presenta con una correa de piel gris mientras que el Horograph se ata con una correa de caucho, pero en los dos casos la sujeción se hace mediante una hebilla ardillón de acero pulido.

Todavía no hay fecha de disponibilidad para los BR03-92 Horograph y BR03-92 Horolum, pero lo que sí sabemos ya son los precios: el Horograph cuesta 2.800 euros mientras que el Horolum tiene un precio de 2.990 euros. La diferencia seguramente está en la más elaborada y costosa esfera del Horolum. Más información en Bell&Ross.es.



Baselworld 2017: TAG Heuer Carrera Heuer 01 43 mm

 

Uno de los hitos de la nueva etapa de TAG Heuer, la que capitanea Jean-Claude Biver, ha sido sin duda el TAG Heuer Carrera Heuer 01. De cara a Baselword 2017 la marca presenta los nuevos Carrera Heuer 01 43 mm en tres colores y precio atractivo, que seguro van a afianzar aún más el éxito del icónico reloj.

 

Estoy seguro que este Carrera Heuer 01 43 mm ha nacido por la demanda de los clientes de la marca. Cuando apareció el TAG Heuer Carrera Heuer 01 en 2015 fue muy controvertido porque todo el mundo vio una hublotización del reloj (yo también). No es que esa impresión haya desaparecido, pero la realidad ha dado la razón a Jean-Claude Biver: el reloj ha sido todo un éxito, lo que quiere decir que la gente quería un Carrera con una presencia más moderna. Tanto es así que la escasez del producto fue grande porque la demanda era enorme. En España por ejemplo no se ha normalizado el suministro hasta la segunda mitad del 2016. Podéis ver el artículo con fotos en vivo aquí.

Si el original ha tenido un éxito arrollador, estoy convencido de que el Carrea Heuer 01 43 mm lo va a tener aún mayor. 45 mm es una medida grande que no se adapta a todas las muñecas -sobre todo con las asas Carrera, tan rectas-, mientras que 43 mm sí que puede abarcar a una audiencia mayor. Hasta ahora las medidas “pequeñas” existían sólo con esfera tradicional, pero por qué alguien con muñecas más estrechas no iba a querer un esqueletado. De hecho incluso a aquellos que les gustan los relojes grandes estos no le parecerán pequeños.

La caja sigue siendo modular, compuesta de 12 piezas, en la que la carrura es de acero satinado y el bisel es cerámico. Los pulsadores también son de acero, y la corona está recubierta por una franja de caucho que seguro hará más sencillo su manejo. El cristal que cubre la esfera es de zafiro con tratamiento antirreflejos en ambas caras. La esfera del Carrera Heuer 01 43 mm está tan poblada como la de su hermano mayor, pero yo diría que al reducir su tamaño y -sobre todo- tener partes coloreadas, la legibilidad será mejor (y eso que no era mala en el modelo original). Los colores son los que se ven, pero si se quieren nombrar como lo hace la manufactura hay que llamarlos Negro Intenso, Azul Marino Profundo y Marrón Cognac. 

El calibre es lógicamente el Heuer 01, heredero del 1887 y con todo lo que se le puede pedir a un calibre moderno: embrague mediante piñón oscilante, rueda de pilares (roja, muy llamativa), el puente del cronógrafo y la masa circular con PVD negro esqueletizados… todo ello protegido hasta 100 metros de profundidad y visible gracias al zafiro posterior.

Digamos por último que los tres relojes TAG Heuer Carrera Heuer 01 43 mm se lanzan con dos opciones para atarlos a la muñeca: o bien un brazalete de acero o una correa de piel para las versiones azul y marrón o de caucho para la negra. TAG Heuer mantiene su promesa de entregar un reloj con calibre cronógrafo de manufactura por menos de 5.000 francos suizos: la versión con acero o cuero cuesta 4.800 euros, mientras que la versión con correa de caucho cuesta 4.650 euros. Ya sólo queda esperar a Baseworld para verlos. Más información en TAGHeuer.es.

 



Nuevo Bell & Ross BR 03-94 R.S.17 en colaboración con el Equipo Renault F1

 

Bell & Ross sigue su reciente aventura en los circuitos de Fórmula 1 de la mano con el equipo de Renault. En 2016 lanzó el primer reloj fruto de esta unión y ahora podemos ver el segundo, llamado BR 03-94 R.S. 17, como el coche de carreras. No lo hemos visto en vivo, pero al menos sí sabemos el precio.

 

¿Por qué este BR 03-94 R.S. 17? Recordemos que Bell & Ross es de origen francés, aunque todo el mundo piense que es otra empresa relojera suiza (aunque sin duda sus relojes se construyen en el país transalpino), así que es natural la alianza con Renault. Además Bell & Ross ha estado en el cielo (su lugar de nacimiento), en el mar (o en los dos sitios a la vez, como con los Aéronavale que vimos en vídeo aquí) y luchando en las trincheras (por ejemplo). En 2014 (¡tanto tiempo ha pasado ya!) se acercó a los bólidos terrestres con el B-Rocket y por fin el año pasado llegó a la cumbre de la velocidad con Renault. Aunque la Fórmula 1 no pasa por su mejor momento, la exposición que da la competición es máxima. De ahí que aunque sea enormemente exigente económicamente las marcas consideren muy rentable las esponsorizaciones.

El BR 03-94 R.S. 17 está al parecer inspirado en el volante del R.S. 17 de Renault; no he conseguido encontrar ninguna foto de dicho volante, así que hay creer lo que nos dice Bell & Ross. En cualquier caso el resultado es muy atractivo, extraordinariamente deportivo. La caja tiene 42 mm de diámetro (o de lado, sería más exacto decir ya que es cuadrada) y está fabricada en cerámica a la que se le ha dado un acabado mate. La cerámica es una buena opción porque es muy resistente y más ligera que el acero. De hecho yo creo que se va a acabar convirtiendo prácticamente en material estándar en la relojería. Es hermético hasta los 100 metros y, como los tornillos que garantizan el sellado son los del reverso del reloj, los del bisel están todos apretados en la misma posición, algo que gustará mucho a los aficionados más detallistas (y a mí también).

Hay un juego de colores repartido por la caja y esfera francamente logrado. El amarillo -color del vehículo R.S 17 de Renault- concierne a todos los elementos relacionados con el cronógrafo: el botón de puesta en marcha y paro, la trotadora del cronógrafo, el contador de 30 minutos y el taquímetro. Los colores del semáforo de inicio de carrera también están en la esfera: el pequeño segundero a las 2 está realizado en verde y la ventana de fecha está remarcada por un bisel rojo (que se repite en la corona). Los numerales están perfilados con un metal que mantiene a raya la SuperLuminova con la que se han rellenado. Las manecillas, facetadas para que se vean bien, también tienen el mismo tratamiento luminiscente. Todo ello sobre una esfera de fibra de carbono para terminar de dar el aspecto racing.

El BR 03-94 R.S. 17 se mueve gracias al que Bell & Ross llama calibre BR-CAL.301, que seguramente corresponde al ETA 2894-2. Es un calibre que se mueve a 4 hercios y tiene una reserva de marcha de 42 horas, aunque no podemos verlo porque fondo del reloj es ciego. Se ata con una correa mezcla de caucho y tejido sintético ultrarresistente, terminado por una hebilla de acero recubierta de PVD negro.

El BR 03-94 R.S. 17 es una edición limitada a 500 unidades y forma parte de una trilogía que se dará a conocer en Baselworld 2017 (para el que cada vez va quedando menos). Imagino que los otros dos serán un tres agujas y un tourbillon, pero soy famoso por lo mucho que me equivoco en mis predicciones. Lo que sí sabemos es su precio, aunque lógicamente el reloj aún no está disponible: 5.600 euros. Cuando vuelva de la feria espero poder enseñar más fotos en vivo que las dos de aquí arriba. Más información en su web específica, Bell&RossBRS17.com.



Nuevos Glashütte Original Sixties Iconic Square en Edición Limitada

 

Glashütte Original vuelve a la escena con los Sixties Iconic Square, que apelan a su herencia temporal más cercana -la de la República Democrática Alemana- y que siempre entusiasma tanto a sus seguidores más fieles como al simple aficionado a la relojería. Vamos a ver los cinco modelos y precios.

 

Los Sixties Iconic Square son los herederos directos de los Sixties Iconic, la colección lanzada en 2015 por la manufactura sajona que nos volvió locos a todos y seguramente pilló desprevenida a la propia casa, tal fue su éxito. De hecho se vendieron tan rápidamente que para poder verlos en España los tuvo que traer el propio subdirector de GO durante un día. Las fotos en vivo se pueden ver en este artículo.

Tanto aquellos como estos Sixties Iconic Square entroncan directamente con la época tan fructífera que siguió a la unificación de la relojería sajona bajo un solo nombre, la GUB (Glashütter Uhrenbetrieb), encargada de suministrar relojes baratos para los países del lado derecho del Telón de Acero. La GUB realizó numerosos diseños que iban con la época y que ahora nos resultan arrebatadores. Afortunadamente todos los archivos de cajas y esferas se conservan en Glashütte Original, que tiene así un inacabable acervo en el que inspirarse para producir relojes a cual más atractivo.

Algunos de los muchos modelos de la GUB que atesora Glashütte Original

Los Sixties Iconic Square son en realidad los ya existentes Sixties Square Chronograph pero con nuevas esferas. Así que las medidas de la caja son de 41,35 X 41,35 mm que, a falto de verlos en vivo, deben tener una presencia muy poderosa en la muñeca, acentuada por los pulsadores de pistón del cronógrafo. La altura es de 12,6 mm, lo que significa que sin ser pequeño no tiene tampoco una medida descocada.

Pero, como ocurría con sus antecesores, las esferas eclipsan cualquier otra consideración porque hipnotizan a quien las mira. Y también como aquellos los nuevos relojes tienen nombres: Sixties Iconic Forest, Sixties Iconic Ocean, Sixties Iconic Graphite, Sixties Iconic Tangerine y Sixties Iconic Fire.  La esfera presenta dos  registros: a las 3 el pequeño segundero y a las 9 los 30 minutos del cronógrafo. Es la disposición más bonita para un cronógrafo, para mi gusto.

La esfera, de 35,5 mm, está realizada en la fábrica de diales de Pforzheim que la empresa adquirió hace ahora 11 años, aunque llevaba trabajando con ella muchos más años. El esmerado proceso de fabricación quedó descrito en mi artículo sobre la manufactura de Glashütte Original que puedes leer aquí (y la segunda parte, aquí). Al estar la esfera curvada en los extremos, obliga a que la trotadora del cronógrafo y la manecilla de los minutos estén curvadas en la punta, lo que le da un toque deliciosamente vintage.

Dentro se mueve el calibre automático de manufactura 39-34, cuyo volante oscila a 4 hercios y tiene 40 horas de reserva de marcha. Como siempre en Glashütte Original el movimiento tiene una platina de tres cuartos, además de regulación por cuello de cisne, y es visible a través del zafiro posterior.

Los Glashütte Original se han presentado en Nueva York en primicia, lo que habla de la importancia de ese mercado para la casa. El precio que se ha comunicado está, por tanto, en dólares. Es una edición limitada a 25 unidades por color con un precio unitario de 9.700 dólares, que son, a cambio de hoy, un poquito más de 9.000 euros. Esperemos que en el cada vez más cercano Bselworld pueda probármelos y traer las fotos correspondientes. Más información en GlashütteOriginal.com.



Pre-Baselworld 2017: Longines Flagship Heritage 60th Anniversary

Ya sabemos que Longines tiene más fondo de armario que el de Narnia y por tanto  siempre tiene algún aniversario que celebrar. Tampoco sorprende que cada reedición que lanza la marca alada sea un éxito. También lo va a ser este Longines Flagship Heritage 60th Anniversary, que será presentado oficialmente en Baselworld 2017, con un buen precio como siempre.

 

Leyendo el nombre Longines Flagship Heritage 60th Anniversary en la portada y por poco perspicaz que se sea es fácil averiguar que la fecha de lanzamiento del Flagship fue en 1957. Ahora nos parece un reloj absolutamente de la época (de ahí su atractivo), y es verdad. Por eso, porque nació en una época en que la gran mayoría de los relojes era así, Longines tuvo que distinguirlo de alguna forma, especialmente si iba a llamar al nuevo modelo “Buque Insignia”. Y realmente se distinguía de los demás relojes: era un cronómetro antimagnético, con espiral irrompible y protección antigolpes. Todo ello en una caja de 35 mm, como era habitual entonces.  Su avanzada tecnología quedaba remarcada por el grabado de la nave almirante en la trasera del reloj.

Modelo de 1958. Fotos de Wristchronology.com

Desde entonces el reloj ha permanecido entre las colecciones de la marca, si bien es verdad que no es la más profusa. El nuevo Longines Flagship Heritage 60th Anniversary viene a compensar esa deficiencia con tres modelos que son vivo espíritu vintage. No es nada nuevo, por otro lado: ya lo hizo en 2014 con los Longines Conquest Heritage que vimos en vídeo aquí.

El Longines Flagship Heritage 60th Anniversary ha actualizado su medida, pasando a un diámetro de 38,5 mm. El tamaño es perfecto porque se adapta mejor a las muñecas de ahora pero sin ser tan grande como para desvirtuar su inspiración retro. Se presenta en acero, oro rosa y oro amarillo. Ya sabemos que desde 2015 las marcas están tratando de volver a introducir el oro blanco y quitarle su estigma de “reloj-hortera-para-presumir”, pero no es menos cierto que, connotaciones aparte, es un metal que siempre ha tenido predicamento entre los usuarios. Y además es históricamente ajustado.

Versión de oro amarillo

La esfera, que al parecer fue elegida por la embajadora de la marca Kate Winslet de un modelo que había en Longines, luce perfectamente clásica. Incluso el uso del calibre L609 (el nombre Longines del ETA 2895/2) queda bien porque, aunque el segundero queda muy al centro del reloj, en realidad lo mismo ocurría en el modelo original. Eso sí, ahora es automático, no manual, y funciona a 4 hercios con una reserva de marcha de 42 horas. La esfera tiene un círculo central finamente graneado y rodeado de una franja satinada, muy elegante. Los índices son facetados con forma de diamante, mientras que en las manecillas Dauphine Longines ha introducido una pequeña tira de SuperLuminova, justo en el vértice de las dos caras de las agujas. Un gran detalle.

Versión de oro rosa

Aunque la marca no nos ha enviado fotos de la trasera, sí nos ha confirmado que las tres versiones del Longines Flagship Heritage 60th Anniversary volverán a tener el grabado de la carabela del almirante, como no podía ser de otro modo. Los relojes se lanzan en edición limitada: tanto la de oro rosa como la de oro amarillo serán sólo 60 unidades, mientras que  la versión con caja de acero tendrá una tirada de 1.957 piezas. Esto ayudará a disminuir la angustia de las tiendas, que a menudo tienen que negar unidades porque no hay suficientes. El precio de la versión de acero es de 1.760 euros;  para las otras dos versiones hay que esperar a Baselworld. Más información en Longines.es.

Versión en acero

 



Pre-Baselworld 2017: Omega Speedmaster Moonwatch Master Chronometer

Este año se celebra el 60 aniversario de la Santísima Trinidad de Omega: el Railroad, el Seamaster y el Speedmaster y, como se dice vulgarmente, nos vamos a hinchar. No es que yo me queje, desde luego, porque mucho de algo bueno nunca es malo. Como aperitivo tenemos este Omega Speedmaster Moonwatch Master Chronometer. No está nada mal para empezar, ¿verdad?

 

La verdad es que en este Omega Speedmaster Moonwatch Master Chronometer se reúne un compendio de todo lo que significa Speedmaster a lo largo de su historia. Los acentos naranjas es lo primero que atrae la mirada, y le da un toque de reloj de carreras. Esto no es nada ajeno al modelo porque recordemos que el Speedmaster nació como un reloj para pilotos; pero de coches, no de cohetes. Fue después que la NASA compró uno para sus pruebas espaciales. El naranja se ve en las manecillas, los puntos sobre los índices y en la palabra Tachymètre (que en Omega a veces va con acento y otras no), además de en la correa. El bisel es de cerámica y la leyenda de “Liquidmetal”, la mezcla de cerámica y metal creada por Omega que garantiza durabilidad sin pérdida de brillo o color.

Otro de los elementos que llaman la atención del Omega Speedmaster Moonwatch Master Chronometer son las subdivisiones de los minutos y segundos entre los índices múltiplos de 5, con una configuración muy particular que sirve tanto para saber el minuto como los segundos del cronógrafo. Toma su forma del Speedmaster Mark II de 1969, la primera versión del Speedmaster tras haberse sumado a la tripulación espacial. Fue reeditado en 2014 (lo vimos en vídeo aquí), y en 2016 salió otra versión tanto o más atractiva para las Olimpiadas de Río -que también vimos en vídeo en esta entrada-.

La caja tiene 44,25 mm de diámetro y está realizada en acero. Al contrario que el Moonwatch original, este Omega Speedmaster Moonwatch Master Chronometer incorpora un cristal de zafiro y no de Hesalite. Para mejorar la lectura los dos registros han aumentado de tamaño, mientras que las manecillas y los índices de oro blanco están impregnados de SuperLuminova. El Speedmaster tiene una lectura fantástica en la oscuridad, y seguro que en este modelo también.

Por dentro se mueve el calibre coaxial 9900, presentado el año pasado en Baselworld y que fue el primer cronógrafo de Omega con la certificación METAS -de la que hemos hablado extensamente, por ejemplo aquí-. El 9900 funciona a 28800 alternacias a la hora y goza de 60 horas de reserva de marcha. Además con la certificación METAS se asegura una variación de 0/+5 segundos al día, además de resistir campos magnéticos de hasta 15.000 gauss. El módulo de cronógrafo integra rueda de pilares y embrague vertical. Un señor calibre, vaya. Lo que no sabemos es si el reloj se podrá ver a través de un zafiro posterior, aunque imagino que sí porque -salvo que esté equivocado- todos los relojes que hemos visto con la nueva certificación traían un cristal de zafiro en el reverso.

Todavía no se sabe el precio de este Omega Speedmaster Moonwatch Master Chronometer, pero estoy seguro que va a ser uno de los más deseados de la nueva colección. Más información en Omega.es.

 



Pre-Baselworld 2017: Breguet Tradition Dame 7038

No ha empezado el primer salón del año, el SIHH, y ya tenemos la primera novedad del siguiente, Baselworld 2017, que tendrá lugar en marzo. Ha abierto el baile este Breguet Tradition Dame 7038, lo que es insual -y a la vez se agradece- porque por una vez es un reloj de mujer. Pero no uno cualquiera, sino una verdadera pieza de alta relojería.

 

En realidad el Breguet Tradition Dame 7038 se presentó en Baselworld 2016 con el modelo de aquí arriba. Si el año pasado el reloj estaba realizado en oro blanco este año lo veremos en oro rosa, y con la misma configuración: diámetro de 37 mm, bisel con 68 diamantes engastados, carrura acanalada y corona con rubí engastado. Bajo el cristal de zafiro nos encontramos, a las 12 horas, la esfera horaria realizada en nácar blanco natural decorada con uno de esos preciosos guillochés en los Breguet es único. Sobre ella se deslizan las manecillas horarias Breguet con forma de pomme évidée (es decir, manzana hueca). A las 10 horas aparece la aguja retrógrada del pequeño segundero.

En la segunda mitad de la circunferencia del Breguet Tradition Dame 7038 nos encontramos con una disposición arquitectónicamente muy atractiva: un rosetón central grabado a mano que se superpone al barrilete y, a ambos lados, casi simétricos, dos puentes Carlos X que sostienen uno de los engranajes y el órgano regulador. Por cierto que tanto el espiral (Breguet, por supuesto) como el escape de áncora están realizados en silicio, lo que significa que el calibre es antimagnético y no necesita lubricación, por lo que los tiempos entre los que hay que visitar el servicio técnico se alargan. Más aún: el volante está ajustado en 6 posiciones, como los cronómetros. Por último, la reserva de marcha es de 50 horas, lo que significa que el reloj se puede dejar el fin de semana y encontrárselo el lunes en estado de revista.

Todo se aloja sobre una platina de oro rosa “escarchada” preciosa, y todos los acabados son impecables, como siempre en Breguet. En definitiva este Breguet Tradition Dame 7038 es una auténtica pieza de la mejor relojería pero con un toque femenino evidente y muy elegante. El precio todavía no se ha confirmado, pero si la versión anterior costaba 38.200 euros es de esperar que el precio de esta versión sea el mismo o incluso algo menos, ya que el oro rosa es más barato que el oro blanco (porque éste tiene platino en su composición). Más información en Breguet.es.