Archivo de la etiqueta: Cartier



Drive de Cartier amplía su club de caballeros con dos nuevos modelos

El reloj más masculino de la casa parisina incorpora dos nuevos modelos. El Drive de Cartier Moon Phases y el Drive de Cartier Extra Flat consolidan una colección que va camino de convertirse en otro gran clásico de la casa. Veamos las cuatro variaciones y sus precios, con algunas apresuradas fotos en vivo que saqué en el SIHH 2017, donde fueron presentados los relojes.

 

Cuando apareció el Drive de Cartier hubo unanimidad total a la hora de alabarlo como una gran incorporación al mundo del reloj masculino. Más aún, todos pensamos que por fin Cartier lanzaba un reloj que era exclusivamente para hombre, ya que sus otras colecciones siempre han tenido cierta ambivalencia o directamente han querido atraer tanto a hombres como a mujeres, El ejemplo más claro es el Clé de Cartier que presenté en este artículo.

El Drive de Cartier se presentó como un modelo inspirado en el automóvil, pero era una imagen que no necesitaba porque su masculinidad no precisaba de ningún subrayado. De hecho la colección presentada carecía de un cronógrafo, una complicación consustancial con el mundo automovilístico. En realidad fueron modelos mucho más de vestir: un tres agujas (que vimos aquí) y un segundo huso horario, que también tuve la fortuna de poder disfrutar y que presenté en este artículo. Ahora ese lado más formal se ratifica con las nuevas incorporaciones: un fases lunares y un extra plano.

DRIVE DE CARTIER MOON PHASES

Este Drive de Cartier Moon Phases es un tanto sorprendente: si el primer automático presentado era un tres agujas con pequeño segundero a las 6, ahora se ha suprimido el segundero para dejar todo el espacio a la complicación lunar. Esto hace que el reloj sea más estático de lo quizá gustaría, y te hace pensar si no hubiera sido mejor dejar el pequeño segundero o tener un segundero central. Además por primera vez se ha escrito la palabra Automatic, que no se había usado en los demás modelos. Está ubicada precisamente en el registro de la las fases lunares, por lo que imagino que ha sido una decisión estética, para que la esfera no tuviera una aspecto desmayado.

La caja sigue midiendo 40 x 41 mm, lo que le permite tener una esfera con elementos grandes que sin embargo quedan muy bien proporcionados. Se presenta tanto en acero como en oro rosa, y la corona -en cualquiera de los dos metales- está culminada por un zafiro. La fase lunar necesita un ajuste cada 125 años, lo que acredita lo muy en serio que se toma la relojería Cartier: seguramente podría haber desarrollado un módulo menos preciso y sin embargo sus objetivos han sido todo lo exigentes que demanda la alta relojería.

La esfera mantiene la decoración guilloché -tan querida por Cartier- que se ve truncada por la minutería de ferrocarril y que muere contra una franja satinada sobre la que se han pintado los numerales romanos. La hora la señalan dos espadas de acero azulado.

El reloj se mueve gracias al calibre 1904 LU MC, es decir, el calibre base de Cartier -tan probado como fiable- con el módulo correspondiente. Se mueve a 4 hercios y tiene una reserva de marcha de 48 horas.

 

DRIVE DE CARTIER EXTRA FLAT

Hay veces que la ocasión a la que acudimos es de rigurosa etiqueta y hay que llevar un smoking o un chaqué (o incluso un frac). En estos casos los puños de la camisa van completamente ceñidos a la muñeca y al único tipo de reloj al que le pueden dar cháchara durante la velada es un extraplano, porque cualquier otro se va a sentir señalado y fuera de lugar. Aquí es donde se va a sentir a gusto el Drive de Cartier Extra Flat, porque sólo levanta 6,6 mm, un 40% menos que su hermano el tres agujas.

Como todos los relojes de etiqueta es sólo un dos agujas, movidas por el calibre manual 430 MC. Este es un calibre basado en el 430P de Piaget, lo que tiene mucho sentido dado el prestigio de Piaget en la creación de calibres extraplanos y porque ambas casas pertenecen al grupo Richemont. Por tanto el trasvase de tecnología entre marcas de una misma familia solo puede verse como un proceso natural. El calibre se mueve a 21.600 alternancias a la hora y tiene una reserva de marcha de 36 horas, demasiado poco en estos tiempos.

El reloj se presenta en versión de oro rosa y oro blanco. Sorprendentemente no hay versión en acero, pero nada indica que no la vaya a haber. Más aún, la versión en oro blanco es una serie limitada a 200 unidades, que seguro va a ser la más solicitada. Ambas cajas son más pequeñas que sus hermanos de colección, ya que miden 38 x 39 mm. Pero la forma de cojín hace que el reloj siga pareciendo más grande de lo que es.

La esfera prescinde del tradicional guilloché y pasa a ostentar una decoración rayos de sol que hace de un modelo supuestamente muy serio y un reloj muy atractivo y sexi. No es de extrañar que para su dueño se convierta en reloj de todos los días e incluso de fin de semana, porque seguro que también le quedan bien unos vaqueros. Habrá que ver si, aparte de una versión en acero, Cartier seguriá expandiendo esta -digamos- subfamilia de Drive de Cartier extra planos con alguna complicación. Desde luego la ayuda de Piaget en este sentido puede ser inestimable.

Yo creo que el Drive de Cartier tiene mucho futuro porque es un reloj muy bien hecho y muy seductor que, por lo que hemos visto hasta ahora, mantiene su fuerte personalidad incluso con la inclusión de complicaciones (que a menudo diluyen el ADN de algunas piezas). La versión Moon Phases tiene un precio de 7.650 euros para la versión de acero, mientras que la de oro rosa se presenta con un precio de 20.600 euros. Por su parte la versión Extra flat tiene un precio de 15.200 euros, mientras que la edición limitada de oro blanco cuesta 16.300 euros. Más información en Cartier.es.



Importantes cambios directivos en el Grupo Richemont

Oficinas centrales de Richemont en Bellevue

Los cambios en las cúpulas directivas de algunas marcas del grupo Richemont han tenido ya su confirmación esta semana, y las marcas afectadas han sido Jaeger-LeCoultre, Vacheron Constantin, Piaget y Dunhill, además de los que ya habían tenido efecto anteriormente.

 

Edificio del Grupo Richemont – entrada

El pasado noviembre publicamos una noticia que ha sido ampliamente comentada en el sector relojero: Johann Rupert, fundador y propietario del Grupo Richemont, tomaba la decisión de suprimir los puestos de Director General de sus empresas relojeras; lo que habitualmente llamamos CEO. Es por cierto un término que crea confusión: CEO significa Chief Executive Officer y se usa sobre todo en Estados Unidos. No desde hace mucho tampoco, porque apareció por primera vez en 1972. Es otro ejemplo de la tendencia contemporánea de alargar palabras y términos de manera innecesaria y ampulosa, de manera que Director General (Managing Director o MD en inglés), que era el término utilizado habitualmente, en algún momento pareció demasiado humilde para nombrar a la persona que dirige todo. MD todavía se usa ampliamente en el inglés británico, aunque la influencia estadounidense hace que el término CEO goce de una excelente salud y cada vez más extendida presencia. Así es desde luego en España, donde debido a nuestro proverbial complejo de inferioridad frente al inglés nos parece que llegar a Director General es mucho menos que ser nombrado CEO. Pero volvamos a la noticia.

Marcas del Grupo Richemont

Junto con la supresión de  directivos del Grupo Richemont -incluyendo el director financiero- se decidió crear el puesto de Director de Relojería , que recayó sobre Georges Kern (hasta ese momento Director General de IWC). También el de Director de Operaciones y responsable de los servicios centrales y regionales, además de las firmas que no sean de joyería y relojería. El puesto lo cubrió Jérôme Lambert, hasta ese momento Director General de Montblanc. Ahora el Grupo continúa dando pasos para su reestructuración.

PIAGET

Chabi Nouri

La nueva Director General de Piaget es Chabi Nouri, hasta ahora Directora de Marketing. Sustituye a Philippe Leopold-Metzger, seguramente uno de los directores generales más queridos dentro del grupo. Según la nota de prensa:

Philippe Leopold-Metzger  se retirará del cargo de CEO de Piaget el día 31 de Marzo de 2017, después de una carrera de 26 años en el Grupo Richemont, y pasará a ocupar el cargo de Presidente no ejecutivo de Piaget, garantizando de este modo una suave transición a su sucesora, Chabi Nouri, y  con el privilegio de continuar asociado a la Maison, para la cual tuvo la oportunidad de escribir un nuevo capítulo de su historia de prestigio. Bajo su liderazgo, Piaget desarrolló colecciones de relojes y joyas de éxito, construyó una fuerte red de 100 boutiques alrededor del mundo e invirtió de manera significativa en sus dos manufacturas completamente integradas.

Philippe Leopold-Metzger

Mrs. Nouri es actualmente directora de marketing y ventas de Piaget, cargo que ocupa desde 2014. Ella se convertirá en CEO de Piaget el 1 de Abril de 2017. Antes de unirse a Piaget, Ms Nouri dedicó 6 años en “British American Tobacco” como directora mundial para la marca Vogue y, más recientemente, como directora de Marketing & Ventas para Suiza y Australia. Trabajó previamente durante 10 años en Cartier, de los cuales 8 de ellos en la central como directora de grupo de joyería y alta joyería, directora de retail internacional y directora de merchandising. Chabi ya ha tenido un fuerte impacto, particularmente   desarrollando exitosamente nuestro negocio de joyería y reposicionamiento de la marca. 

VACHERON CONSTANTIN

Juan Carlos Torres y Louis Ferla

El otro gran cambio tiene lugar en Vacheron Constantindonde Juan Carlos Torres deja su puesto a Louis Ferla, que era hasta ahora el Director General de Ventas y Marketing. Louis Ferla lleva en el Grupo Richemont desde 2001, en el que comenzó dentro de Dunhill para después pasar a Cartier hasta 2015, año en el que se incorporó a Vacheron Constantin. De Juan Carlos Torres ha dicho Johann Rupert: “Juan Carlos Torres ha sido la auténtica fuerza motriz de Vacheron Constantin desde que el Grupo adquirió la Maison. Ha sido el responsable del enorme desarrollo que ha experimentado la empresa. Le doy las gracias por sus esfuerzos durante su exitosa carrera en la Maison”. A mí particularmente me parece espectacular lo que ha hecho bajo su mando.

JAEGER-LECOULTRE

Daniel Riedo durante la inauguración de la boutique de Jaeger-LeCoultre en Madrid. A la izquierda Mercedes Canos, Directora de la marca en España

Daniel Riedo, Director General de Jaeger-LeCoultre desde 2013, entró sin embargo en la empresa como director industrial en 2011. Ahora sin embargo deja su puesto, pero extrañamente sin un sucesor, por lo que en este caso a lo mejor ha sido decisión propia y no esperada. Mientras se encuentra un sucesor Georges Kern se hará cargo de la casa.

Por último Andrew Maag se hará cargo de Dunhill, que ya no tiene relojes. Y no olvidemos que el año pasado Cyrille Vigneron se hizo cargo de Cartier a la que ha dado la vuelta: despidió a personal, recompró relojes no vendidos y suprimió la sección de alta relojería para centrarse en los relojes de mujer, bajo la idea de “primero joya, después reloj”.

Todos estos cambios van enfocados a agarrar firmemente el timón en una época muy difícil para la relojería. Esperemos, por el bien de este arte y de todos los que lo amamos, que sean decisiones fructíferas.

 

 



Fotos en vivo y precios del Drive de Cartier Segundo Huso Horario

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-14-horasyminutos

El Drive de Cartier Segundo Huso Horario en oro o acero es la versión GMT del Drive de Cartier, la colección que se lanzó el año pasado. Mantiene la misma presencia masculina y elegante del la versión tres agujas pero añadiendo una de las complicaciones más útiles en estos tiempos.

 

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-13-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-19-horasyminutos

Cuando presenté la versión “sencilla” del Drive, la de tres agujas y fecha (en este reportaje con muchas fotos), decía que me parecía el reloj más indiscutiblemente masculino de Cartier, y ahora que he tenido en la muñeca el Drive de Cartier Segundo Huso Horario me reafirmo en lo que dije: me parece un grandísimo acierto de la casa francesa. La forma de la caja es perfecta para no repetir la circunferencia y por tanto diferenciarse de los muchos relojes de hombre que hay, y que la forma de cojín le dota de un espíritu más dinámico que le permite aventurarse en ambientes distendidos sin mayor problema.

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-10-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-6-horasyminutos

La caja del Drive de Cartier Segundo Huso Horario ha crecido un milímetro hasta los 41mm, mientras que la altura lo ha hecho un poquito más: de los 11,25 mm de la versión tres aguja a los 12,63 de este modelo viajero. El milímetro extra de anchura le sienta como un guante porque ahora el reloj, además del pequeño segundero, integra dos grandes aperturas para la función de GMT y una gran fecha a las 12, además de los tradicionales -y grandes- numerales romanos de Cartier. Y sin embargo la esfera resulta espaciosa, cada cosa tiene su sitio para poder verlas bien y  de paso la hora también tiene una lectura sin tacha. Desafortunadamente la caja sólo es hermética hasta 30 metros; es decir, sólo aguanta salpicaduras.

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-5-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-9-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-8-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-23-horasyminutos

La decoración de la esfera se basa en un guilloché rayos de sol con origen en el tornillo central pero que va siendo sucesivamente entrecortado por un bisel que remarca cada una de las complicaciones: el pequeño segundero, la gran fecha y los dos abanicos del contador retrógrado de doce horas y el de la indicación de día y noche. Para mejorar la lectura y dar más viveza a la esfera, en la ventana de 12 horas y la subesfera del pequeño segundero el guilloché se hace circular  y queda remarcado por otro de nervaduras más finas y juntas entre sí, sobre el que se han pintado los raíles de horas y segundos respectivamente. El conjunto tiene un decidido aire Art Deco, subrayado por la decoración de la esfera de día y noche con un un degradado en secciones del blanco al negro muy bien conseguido.

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-16-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-18-horasyminutos

Hay dos detalles que me gustan mucho: mientras que los numerales a los que interrumpen las complicaciones quedan así, truncados (de hecho ni el diez ni el seis aparecen salvo en forma de un pequeño índice), el número III está adaptado a la curva de la ventana. Y tanto en la versión de oro como la de acero la parte delgada de la V del siete está conformada con el nombre de la marca (en la versión de tres agujas sólo ocurría en la caja de oro). Las agujas de espada, en acero azulado, terminan por completar una estampa equilibrada, serena a pesar de los muchos datos y elegante.

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-15-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-20-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-2-horasyminutos

El Drive de Cartier Segundo Huso Horario se mueve gracias al calibre automático 1904-FU MC que, como indica su nombre, es el poderoso caballo de batalla de Cartier, el 1904 MC aparecido en 2010, al que se le ha añadido los módulos de segundo huso horario y la gran fecha. Por tanto el reloj se mueve a 28.000 alternancias a la hora y tiene una discreta reserva de marcha de 48 horas. Y sobre todo un funcionamiento sobradamente probado. La decoración se limita a un graneado circular en la platina base y a Côtes de Genéve en los puentes y en el rotor bidireccional. Sin embargo el movimiento es agradable de ver, y desde luego da mayor sensación de calidad y refinamiento que muchos calibres base.

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-4-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-11-horasyminutos

Ambas versiones equipan una correa de piel de aligátor semimate, negra acompañando el acero y marrón para la versión de oro. La hebilla doble desplegable ajustable de 18 mm es la que ya conocíamos.

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-21-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-22-horasyminutos

Como ya he dicho y como se ve en las fotos, el Drive de Cartier Segundo Huso Horario es un reloj que se lleva muy bien. El diseño de las asas, impecable, hace que el reloj se adapte perfectamente a la muñeca y, a pesar de la sensación de mayor tamaño que le da la forma de cojín, el reloj queda bien en casi cualquier muñeca. Además los precios son muy interesantes, especialmente la versión en acero: cuesta 8.500 euros, mientras que la de oro rosa cuesta 22.100 euros. Más información en Cartier.es.

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-7-horasyminutos

drive-de-cartier-segundo-huso-horario-3-horasyminutos



En la muñeca: Drive de Cartier, el nuevo icono masculino. Modelos y precios

Drive-de-Cartier-12-Horasyminutos

El Drive de Cartier se presentó el pasado enero en el SIHH 2016 y fue toda una sorpresa, y además largamente esperada: un reloj decididamente masculino, con distintas complicaciones, calibres de manufactura y en dos metales para alcanzar a todo el mundo. En dos palabras: un exitazo.

Drive-de-Cartier-17-Horasyminutos

Por supuesto que Cartier tiene una larga, larguísima, lista de relojes masculinos, pero cuando el año pasado apareció el Clé de Cartier (que presentamos en este artículo) los sentimientos fueron encontrados: la manufactura lo presentó como un reloj de hombre, pero en realidad era -es- más unisex, hasta el punto que también se presentaron modelos femeninos a la vez que los masculinos. A mí el diseño del Clé de Cartier me parece un prodigio de estilo, pero es verdad que sus matices se deslizan más hacia lo femenino (aunque el éxito entre el público masculino es, a decir de la marca, incontestable). Esta ambivalencia no ocurre con el Drive de Cartier.

Drive-de-Cartier-6-Horasyminutos

La versión más sencilla de tres manecillas y fecha se presenta en oro rosa y acero, con esfera blanca o gris (en la caja de oro) y blanca o negra (en la versión de acero). La forma de la caja, un coussin (cojín) muy estilizado, está acentuada por la de la esfera que, en vez de ser circular como ocurre habitualmente, sigue la forma de la caja, creando ángulos vivos que refuerzan la personalidad de la carrura. El ancho es de 41 mm, mientras que el largo es de 40. Cuando juntamos ambas medidas en una forma de cojín el resultado visual es mayor que en una caja circular, así que el reloj impone.

Drive-de-Cartier-2-Horasyminutos

Sin embargo la caja del Drive de Cartier tiene tan solo 11,25 mm de altura. No es un reloj extraplano, pero es una altura contenida perfectamente compatible con un los puños de camisa de un traje. Además la integración de las asas con la caja y la caída que tienen (otros relojes quizá la tendrán igual de lograda, pero mejor desde luego que no) estilizan aún más su perfil. Éste combina además el satinado -que recorre de una punta del asa al extremo de su opuesta- con la base de la caja en espejo, con efecto maravillosamente elegante. La corona octogonal recuerda la forma de la caja y tiene, como es tradición en Cartier, una espinela (sintética) engastada.

Drive-de-Cartier-13-Horasyminutos

La caja es también el bisel, que sujeta un cristal con forma de domo para crear una ligereza de líneas de una armonía incontestable …y de paso complicarme mucho la vida para fotografiar el reloj por los reflejos que crea su forma curvada, especialmente la esfera negra. La superficie pulida a espejo del frontal de la caja y la fluidez de sus líneas hacen del reloj una pieza sumamente elegante.

Drive-de-Cartier-19-Horasyminutos

Como decía antes la esfera es una extensión de las formas de la caja y, al seguir sus líneas, el  reloj adquiere un dinamismo que le sienta de maravilla porque rompe con la idea de reloj de vestir, plantándose -en la versión de acero particularmente- con una traza muy viril que llama a combinarlo con ropa de calle y  no sólo en la oficina. De ahí por cierto la única pega que le pongo al reloj: sólo es hermético hasta 30 metros, lo que de manera efectiva significa que como mucho le puede caer alguna salpicadura. Yo creo que los 100 metros deberían ser ya un estándar de la industria. ¿Es motivo como para no comprar el reloj? Eso sería una ridiculez, pero sí es verdad que el reloj es tan bonito que quieres llevarlo todo el rato.

Drive-de-Cartier-Horasyminutos

Otra cosa: yo creo que los números romanos los inventó Cartier. Tiene tal maestría para manejarlos que deja de ser ese elemento serio e inmediatamente asociado a lo más clásico para convertirlo en un componente maleable que obedece las órdenes del diseñador y siempre queda bien. Cómo si no se puede hacer un reloj de buceo con numerales romanos y que quede estupendamente en la muñeca (el Calibre Diver de Cartier que repasamos en vídeo). O que forme parte del calibre, como en el Rotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton que se puede ver aquí.

Drive-de-Cartier-16-Horasyminutos

En el Drive de Cartier los numerales forman el anillo más ancho de la esfera, con la presencia monopolizadora que siempre tiene en la casa. Pero el dial ofrece mucho más: el grabado es en flinqué, una decoración en forma de olas concéntricas que recorre el fondo de la esfera hasta llegar a la caja.

Drive-de-Cartier-7-Horasyminutos

La ola flinqué pasa por debajo de dos secciones satinadas: una la de los numerales y otra la de la minutería. Ambas repiten la forma de la caja y, en la versión en oro, cambia además a un color grisáceo para remarcar más los numerales pintados. La decoración se ve interrumpida también por la inevitable ventana de fecha -que quizá hubiera quedado mejor a las 12- y la subesfera del pequeño segundero, remarcado por un bisel físico, una sección de índices elegante y una decoración circular. El borde es, en su simplicidad, muy atractivo.

Drive-de-Cartier-18-Horasyminutos

El hecho de que las olas mueran contra la caja en una pequeña sección entre los numerales y el borde de la esfera es un detalle muy bonito que además añade profundidad al conjunto. La legibilidad es impecable, gracias a unas manecillas de espada (las de horas y minutos) bien proporcionadas. En la versión de oro son de acero azulado, al igual que la de los segundos -que tiene forma de hoja-. En la versión en negro las agujas son de acero pulido, al igual que los numerales. En la versión de oro y esfera blanca el brazo delgado de la V del siete se convierte en el nombre de la casa. Son estos detalles los que hacen ver la exquisitez de los relojes de la marca.

Drive-de-Cartier-4-Horasyminutos

El Drive de Cartier se mueve gracias al calibre automático 1904-PS MC, un movimiento de manufactura que vio la luz hace ya unos años y que ha mostrado su fiabilidad en los Tank y los Calibre. Es un motor que late a 4 hercios y tiene 48 horas de reserva de marcha, robusto y fiable. Y sobre todo muy bien decorado y visible a través del zafiro posterior.

Drive-de-Cartier-14-Horasyminutos

Drive-de-Cartier-5-Horasyminutos

Pero todo lo bueno que tiene constructivamente un reloj se viene abajo si no se siente bien en la muñeca. Conseguir que un reloj se haga parte de la muñeca es un arte sutil, y cuántas veces nos hemos puesto un reloj ansiosamente porque nos gusta mucho y en el momento de atarlo nos damos cuenta de que algo no funciona. Que hay una pequeña reacción alérgica en algún lugar entre la piel, los ojos y los sentimientos.

Drive-de-Cartier-24-Horasyminutos

Drive-de-Cartier-11-Horasyminutos

No es, desde luego, el caso del Drive de Cartier, que cae sobre la muñeca como un guante, ocupando ese cotizado espacio del brazo de tal manera que lo sientes como parte consustancial de ti inmediatamente. En cuanto cierras la hebilla desplegable te das cuenta de que has tomado la decisión correcta. Además la altura de la caja es perfecta para que el reloj se disfrute sin molestar.

Drive-de-Cartier-10-Horasyminutos

Drive-de-Cartier-25-Horasyminutos

Cartier dijo en su lanzamiento que el reloj está inspirado en los automóviles clásicos. A mí se me ha olvidado mencionarlo y seguro que nadie lo ha echado de menos, porque el reloj es precioso de por sí sin necesidad de atarlo a otras referencias (aunque también entiendo que por algún lado hay que comunicarlo). De lo que sí estoy convencido es de que el Drive de Cartier se sale de la línea habitual de la casa y va a atraer a un público más joven que nota en los demás modelos de la casa demasiado peso del diseño tradicional. Aquí se encuentra algo mucho más contemporáneo, con un perfecto equilibrio entre elegancia y masculinidad.

Drive-de-Cartier-21-Horasyminutos

Drive-de-Cartier-9-Horasyminutos

El Drive de Cartier ya está disponible en las boutiques de la marca, y con unos precios muy interesantes: el modelo de acero, tanto con la esfera blanca como negra, tiene un precio de 6.050 euros. La versión en oro rosa, que tiene o bien la esfera blanca que hemos visto aquí o bien una esfera en antracita, alcanza los 18.800 euros. ¡Qué ganas de tener las dos versiones! Más información en Cartier.es.

Drive-de-Cartier-20-Horasyminutos

Drive-de-Cartier-8-Horasyminutos

 



SIHH 2016: Las novedades de Cartier

Cartier es como una central eléctrica de la relojería. Su producción es desbordante, continua, poderosa y deslumbrante. El SIHH es el primer escaparate de sus novedades, pero es que no paran en todo el año. Y por más que su joyería está en lo más alto, la relojería no le va a la zaga; siempre ofrece algo innovador y llamativo.

SIHH-2016-Cartier-Novedades

DRIVE

El nuevo reloj de hombre de Cartier. El año pasado conocimos Clé de Cartier (lo pudimos ver en esta entrada), un reloj pensado en un principio para el hombre pero que sin dejar de serlo (luego veremos una propuesta más radical) ha tenido más repercusión en el mercado femenino, según me admitió alguien en la propia Cartier. No es extraño tampoco; desde su nacimiento la marca propuso numerosas opciones para la mujer, con notable presencia de los diamantes.  Drive, sin embargo, tiene una marcada presencia masculina.

Todos los modelos Drive de Cartier

Todos los modelos Drive de Cartier

Además nace con vocación de llegar a un público más amplio porque desde el principio se lanzan modelos en acero y en oro rosa (el Clé todavía sigue sólo disponible en oro blanco y oro rosa). La caja tiene también un diámetro de 40 mm, pero su forma de riguroso cojín despeja cualquier duda sobre a quién va dirigido el reloj. Es muy masculino, elegante y con un aire suavemente deportivo que engancha la vista desde el primer momento.

SIHH-2016-Novedades-Cartier-Drive-la-inspiracion

Toma su inspiración en las líneas de los automóviles clásicos, de manera que el guilloché de la esfera recuerda la calandra del automóvil, el pequeño segundero al velocímetro, la corona toma la forma de un antiguo tornillo de sujeción del motor… complementado por los poderosos numerales romanos de la marca y las manecillas de espada, viajando el conjunto en una caja pulida cuyas líneas le hacen parecer más grande de lo que en realidad es. Y sin embargo su escasa altura permite su perfecta compatibilidad con camisas de vestir, con un resultado francamente atractivo.

SIHH-2016-Novedades-Cartier-Drive-automatico-acero-esfera-blanca-y-esfera-gris-Horas-y-Minutos

El reloj nace con unas cuantas versiones. La primera y más sencilla es un automático con pequeño segundero y fecha, muy elegante. Como decía antes se ofrece en acero y oro rosa. La versión de acero tiene dos esferas: plateada con manecillas en acero azulado o en gris, que aumenta su aire vintage.

SIHH-2016-Novedades-Cartier-Drive-automatico-oro-rosa-esfera-gris-y-esfera-blanca-Horas-y-Minutos

Igual propuesta vemos en la versión en oro rosa, salvo que en este caso la esfera gris va acompañada de numerales y manecillas también en oro rosa. Además el reloj está animado por un calibre de manufactura, el 1904 PS-MC automático  (PS significa Petit Secondes) que, gracias a sus 4 mm de altura permite que el conjunto sea tan delgado y quede tan bien en la muñeca. Estoy convencido de que este modelo va a ser un enorme éxito para Cartier. Otro más.

SIHH-2016-Novedades-Cartier-Drive-automatico-acero-en-la-muneca

La segunda opción para este Drive es una de las más útiles en estos tiempos globalizados: el segundo huso horario. En este caso viene acompañado de una gran fecha, un verdadero acierto porque las grandes ventanas tienen autoridad propia en la esfera, alejando el ya cansado debate de si fecha sí, fecha no. Siempre he pensado que si tiene que haber fecha, que sea grande para que tome sus propias riendas y no parezca que se ha colado de rondón.

SIHH-2016-CARTIER-Drive-de-Cartier-Second-Time-Zone-pink-gold

Este Drive presenta la complicación de GMT de una manera ingeniosa y elegante, si bien no tan intuitiva de leer: a las 10 se abre una ventana en forma de abanico en el que la hora en destino se muestra en un marcador de 12 horas retrógrado; es decir, al llegar a las 12 salta al inicio para para seguir la segunda mitad del día. Está conectado con la otra apertura entre las tres y las cuatro, que muestra una indicación día y noche muy bonita, muy distinta a lo habitual. Los seguidores de la marca habrán reconocido inmediatamente que es la esfera presentada con el Rotonde de Cartier Second Time-Zone Day/Night en el Watches and Wonders del 2014, pero para mi gusto queda mucho mejor en el Drive.

La información la aporta el calibre automático 1904-FU MC, desarrollado en la Maison por ese genio de la relojería que es Carole Forestier-Kasapi, la directora de desarrollo de movimientos de la marca.

SIHH-2016-Novedades-Cartier-Drive-segundo-huso-horario-acero-Horas-y-Minutos

Por último, Cartier no ha querido que el estreno del Drive haya sido el de cualquier reloj y ha añadido un tope de gama con la complicación más querida: el tourbillon; y además volante. Es el que presenta el calibre de cuerda manual 9452 MC que sólo ofrece horas y minutos y el tourbillon que, al realizar un giro completo cada minuto, sirve también de pequeño segundero, marcado por la clásica C de Cartier. El torbellino se aloja a las 6 y está enmarcado por un bisel que replica la forma de la caja. La esfera en su conjunto es más compleja que las otras versiones de Drive, ya que los numerales se muestran en relieve sobre una superficie satinada rayos de sol que contrasta con el guilloché blanco. El reloj sólo se ofrece con caja de oro rosa y ostenta el sello del Punzón de Ginebra.

SIHH-2016-CARTIER-Drive-de-Cartier-Flying-Tourbillon

La colección llegará en abril, momento en el que intentaré hacer un reportaje en vivo de los distintos modelos.

CLÉ DE CARTIER AUTOMATIC SKELETON

 

SIHH-2106-CARTIER-Cle-de-Cartier-Automatic-Skeleton

Había dicho que que el Clé nació con cierta ambivalencia masculina-femenina que al final ha inclinado la balanza del lado de la mujer. El Clé de Cartier Automatic Skeleton tiene sin embargo una presencia incisiva, poderosa, afilada. Pasa incluso por encima de las formas de la caja para imponer su ley de ángulos contundentes. Por supuesto es un diseño que ya conocíamos del Rotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton o del Crash Skeleton (que también vimos en este artículo ya citado anteriormente) y que como vemos queda bien a cualquier reloj, porque la idea de utilizar los romanos como puentes que estructuran la esfera y el calibre es muy acertada estéticamente y de perfecta factura técnica.

SIHH-2016-Novedades-CARTIER-Cle-de-Cartier-Automatic-Skeleton-calibre-9621-MC

Calibre 9621 MC

El resultado es espectacular y resalta especialmente en la nueva caja de paladio, un metal de la familia del platino pero mucho más escaso. El diámetro es de 41 mm y, a pesar de su presencia viril Cartier lanza también una versión con diamantes en el bisel.

Y en septiembre llegará (¡por fin!) la versión en acero, que se ve así:

SIHH-2016-Cartier-Cle-de-Cartier-acero

Más golosinas relojeras de Cartier tras el salto.



Exposición en Barcelona: Los Diamantes en Cartier, Estilo e Historia

Diamantes de Cartier

No es habitual que yo escriba exclusivamente de joyas en Horas y Minutos porque excede el ámbito de esta web y hay muchas otras donde se habla de ellas (la mejor, sin duda, The Jewellery Editor). Pero tampoco es habitual ver juntas un montón de piezas históricas en una sola exposición, así que merece la pena mencionar un evento único. Porque eso es la exposición ya inaugurada en Barcelona Los Diamantes en Cartier: Estilo e Historia: una ocasión única y muy especial.

 

Boutique Cartier

Cartier se fundó en París en 1847 por Louis-François Cartier, aunque fueron sus nietos Louis, Pierre y Jacques los que se encargaron de globalizar la marca. En 1889 abrieron su boutique en la famosa Rue de la Paix con el objetivo no de ser una de las marcas de joyería de la ciudad, sino LA marca de joyería del mundo. Ello sería refrendado por sus excelentes relaciones con las casas reales europeas e indias y con las élites financieras e industriales norteamaricanas, y posteriormente con las estrellas de Holywood.

Sus creaciones nunca pasan desapercibidas por lo especial, lo extravagante, lo opulento o lo novedoso, pero siempre desde la cumbre de la técnica más exquisita. Y siempre a partir de una piedra fundacional: el diamante. Eso es lo que se muestra en la exposición Los Diamantes en Cartier: Estilo e Historia que se puede ver en la boutique de la marca en Barcelona, situada en el Paseo de Gracia 82, desde el 18 al 28 de noviembre.

Pero si, como yo, no puedes acercarte, aquí hay una muestra de lo expuesto.

Tiara Cartier Paris, pedido especial, 1907 Marie Bonaparte

 

Tiara
Cartier Paris, pedido especial, 1907
Platino
Diamantes de talla redonda antigua
Perlas naturales
Engaste millegrain
Según los archivos, esta tiara era originalmente una peineta de diamantes y perlas con motive de hojas de olivo, diseñada para ser llevada en la parte posterior de la cabeza, aunque también podía usarse como bandeau. Creada para la boda de María Bonaparte con el príncipe Jorge de Grecia y Dinamarca en 1907, más tarde se transformó en tiara.
Procedencia: Princesa María Bonaparte
Biznieta de Luciano Bonaparte (uno de los hermanos de Napoleón), María Bonaparte (1882 – 1962) se casó con el segundo hijo del rey Jorge I de Grecia antes de convertirse en paciente, discípula amiga y protectora de Sigmund Freud. Fue miembro fundador de la Sociétè Psycoanalytique de Paris (1926) y de la Revue Française de la Psycanalise (1927). Fue la primera traductora de Freud al francés y también publicó escritos sobre Edgar Allan Poe, la teoría de los instintos y la sexualidad femenina. Las joyas de Cartier creadas con motivo de su boda fueron expuestas en el escaparate de la Boutique de rue de la Paix.

Princesa Marie Bonaparte

Princesa Marie Bonaparte (1882-1962)

Según la tradición, la colección de joyas solicitada por la Princesa María Bonaparte para su boda en 1907 fueron expuestos en las vitrinas de la rue de la Paix:

Joyas Cartier de Marie Bonaparte para su enlace

Joyas Cartier de Marie Bonaparte para su enlace

 

Tiara Rinceaux Cartier Paris, 1910 Elizabeth, Reina de los Belgas

Tiara Rinceaux
Cartier Paris, 1910
Platino
Un diamante de talla cojín y diamantes de talla redonda antigua
Engaste millegrain
Vendida a Elisabeth, Reina de los belgas (1876-1965). Sobrina de la emperatriz de Austria conocida como Sissi. Se casó con el príncipe Alberto de Bélgica en 1900.

Elizabeth, Reina de los belgas con su Tiara Rinceaux de Cartier

Elizabeth, Reina de los belgas

 

Broche rosa Cartier Londres 1938

Broche rosa
Cartier London, 1938
Platino
Diamantes talla redonda antigua, baguette y brillantes
Procedencia: SAR la princesa Margarita, Condesa de Snowdon. La Princesa Margarita (1930-2002) fue la hija menor del rey Jorge VI y la reina Isabel (conocida como la Reina Madre) y hermana de la Reina Isabel II.
SAR la Princesa Margarita lució este broche en la coronación de su hermana, SM la Reina Isabel II el 2 de Junio de 1973 en la Abadía de Westminster. (Christie’s, London, 13th June 2006).

Pendientes Cartier París 1923 - Reina Victoria Eugenia

Pendientes
Cartier Paris, 1923
Platino
Diamantes de talla rednda antigua
Vendidos a la Reina Victoria Eugenia de España

 

Tiara Kokoshnik Cartier Paris, 1908

Tiara Kokoshnik
Cartier Paris, 1908
Platino
Quince diamantes de talla pera con un peso total de 19 quilates aprox.
Diamantes de talla redonda antigua.
Perlas naturales
Engaste muguet para los diamantes de talla pera de tamaño progresivo.
Los diamantes suspendidos representan uno de los primeros ejemplos de la técnica conocida como engaste muguet. Una delicada montura de platino en forma de lirio de los valles o (muguete) sostiene un gran brillante rodeado de varios diamantes engastados unos junto a otros de manera que dan la impresión de formar una sola pieza. Este tipo de engaste se perfeccionó en torno a 1910.

Gargantilla Cartier Paris, pedido especial, 1906 - Mary Scott Townsed

Gargantilla
Cartier Paris, pedido especial, 1906
Platino
Diamantes de talla redonda antigua
Engaste millegrain
Procedencia: Mary Scott Townsend y Mrs. Donald McElroy.
Mary Scott Townsend era un miembro destacado de la alta sociedad de Washington en los albores del siglo XX. Su sobrina nieta, Thora Ronalds McElroy (1907–1990), heredó la fortuna Scott-Strong derivada de la explotación del carbón y del ferrocarril.

 

Broche Lazo encaje Cartier Paris, 1906 - Sir Ernest Cassel

Broche Lazo de encaje
Cartier Paris, 1906
Platino, oro
Diamantes de talla cojín, marquesa redonda antigua y rosa
Engastes millegrain y a la rusa
La parte más grande se puede desmontar.
Vendido a Sir Ernest Cassel.
Sir Ernest Cassel (1852–1921) fue amigo y asesor financiero particular del rey Eduardo VII de Inglaterra. En 1922 su nieta, la honorable Edwina Ashley, se casó con el hombre que habría de convertirse en el último virrey de la India, Lord Mountbatten de Birmania.

Sautoir Cartier Paris, 1928 (colgante) and 1929 (cadena)

Sautoir
Cartier Paris, 1928 (colgante) and 1929 (cadena)
Platino
Diamantes de tallas redonda antigua y sencilla
Este sautoir podía desmontarse para formar dos pulseras y un collar más corto. Así se utilizó en los años treinta, cuando este tipo de collares largos ya se habían pasado de moda.

 

Broche Cartier New York, pedido especial, 1928 - Colección Elton John

Broche
Cartier New York, pedido especial, 1928
Platino
Diamantes de talla redonda antigua
Procedencia: Colección de Sir Elton John (Sotheby’s London, sale catalogue of December 14, 1993)

 

Broche pirámide Cartier Paris, pedido especial, 1935

Broche Pirámide
Cartier Paris, pedido especial, 1935
Platino
Diamantes de tallas redonda antigua (uno de ellos con un peso aprox. De 4,2 quilates), baguette y sencilla.
Originalmente se realizaron dos broches idénticos que podían llevarse de forma separada o formando una sola pieza. Más tarde, el cliente pidió que uno de esos broches se engastaran en un brazalete de oro blanco y laca negra.

 

Brazalete Gloria Swasnson Cartier Paris, 1930

Brazalete
Cartier Paris, 1930
Platino
Diamantes de tallas baguette, redonda antigua y sencilla
Treinta semidiscos y 60 cuentas de cristal de roca
Vendido a Gloria Swanson

 

Brazalete Cartier Paris, 1930

Brazalete
Cartier Paris, 1930
Platino
Diamantes de tallas redonda y sencilla
Cuarenta y siete semidiscos de cristal de roca
Vendido a Gloria Swanson.
La actriz americana (1899-1983) estaba por ese entonces en el culmen de su fama tras su éxito en las primeras películas habladas con filmes como  What a Widow!Indiscreet, y acababa de casarse con Michael Farmer, el tercero de sus seis maridos. Los flexibles -y deslumbrantes- brazaletes que compró a Cartier no son sólo parte de la historia de la joyería sino parte de la historia del cine porque los llevó al menos en dos películas: Understanding (1932) y Sunset Boulevard (1950).

Gloria Swanson con sus dos brazaletes Cartier

 

 

Collar Serpiente Cartier Paris, pedido especial, 1968 María Félix

Collar Serpiente alzado, Cartier Paris, pedido especial, 1968 de María Félix

Collar Serpiente
Cartier Paris, pedido especial, 1968
Platino, oro blanco y oro amarillo
2 473 diamantes de tallas brillante y baguette (con un peso total de 178,21 quilates)
Dos esmeraldas de talla pera para los ojos
Esmalte verde, rojo y negro
Creado por encargo especial para la actriz María Félix.
Diva mexicana y arquetipo latino de mujer fatal, María Félix (1914–2002) continuó su carrera hasta finales de los años sesenta. La actriz, célebre en México y en Francia por películas como Enamorada de Emilio Fernández (1946), French Cancan (1955) y Los ambiciosos de Luis Buñuel (1959), sentía auténtica fascinación por los reptiles.

 

¿A que es una colección increíble?



SIHH 2016 acoge a 9 marcas relojeras independientes

SIHH entrada

Comienza el curso lectivo y empezamos a prepararnos para el SIHH 2016, que tendrá lugar del 18 al 22 de enero. Pero esta vez el anuncio es toda una sorpresa: habrá 9 marcas relojeras independientes dentro del salón, mientras que una de las habituales, Ralph Lauren, causa baja.

 

SIHH

Ralph Lauren, presente en el Salón desde 2009, recoge velas y se concentra en las operaciones en su país de origen, Estados Unidos. Eso libera unos 1.500 metros cuadrados de espacio -el Salón en conjunto ocupa unos 33.000 m²- en los que se van a alojar 9 casas relojeras independientes. Eso si no tenemos en cuenta a Audemars Piguet, Richard Mille y Greubel Forsey que son casas independientes.

Los nuevos inquilinos del Salón son: Christophe ClaretDe Bethune, H. Moser & Cie, Hautlence, HYT, Kari Voutilainen, Laurent Ferrier, MB&F, UrwerkComo decía todos compartirán un mismo espacio al que se ha llamado Carré des Horlogers o “Plaza de los relojeros”.

Y además de las tres nombradas arriba estarán A.Lange & Söhne, Baume & Mercier, Cartier, IWC, Jaeger-LeCoultre, Montblanc, Panerai, Parmigiani, Piaget, Roger Dubuis, Van Cleef & Arpels y Vacheron ConstantinEs decir, SIHH 2016 va a ser un festín relojero en toda regla.

SIHH marcas

El único problema es que aunque hay 9 marcas muy muy técnicas y que por tanto lleva mucho tiempo visitarlas todas como se debe, el Salón sigue abriendo los mismos días y las mismas horas, lo que significa que va a ser todo más difícil y apresurado. Antes estas marcas estaban en un hotel desde el sábado anterior, por lo que se podía aprovechar el tiempo mejor. En fin, ya veremos.

Además hay otra noticia que, aún siendo menor, no deja de ser llamativa: va a cambiar la decoración del salón, que había permanecido igual desde hace 10 años. Se anuncia que va a ser más elegante y que va a dar más libertad a las marcas para diseñar sus espacios.

SIHH Ambiente

Vamos a ver qué sale de eso porque la verdad es que la decoración exterior quizá pecaba de demasiado seria o neutral, pero a mí me gustaba porque daba una sensación de serenidad que viene muy bien cuando te tienes que estar moviendo de un sitio a otro cargado con la cámara, el cuaderno, los kit de prensa, o simplemente cuando te puedes parar un momento a tomar un café o atarte los cordones…

En cualquier caso, vamos calentado y motores y ya se empieza a sentir el cosquilleo de querer ver y tocar las nuevas piezas. SIHH 2016: cuatro meses y medio y contando…

 



En la muñeca: Cartier Rêves de Panthères

George Barbier La Femme a la Panthere Cartier 1914

Desde que en 1914 Cartier encargara esta invitación para una exhibición de joyería a George Barbier la presencia de la pantera se convirtió en el icono de la marca, que la produjo en infinitas versiones de joyería y por supuesto de relojes, como este Cartier Rêves de Panthères que vamos a repasar.

 

Cartier Rêves de Panthères

La verdad es que el reloj es una imponente muestra del músculo creativo de Cartier. La caja de 42 milímetros de diámetro es de oro blanco y presenta nada menos que 315 diamantes de talla baguete alojados en sus casi 12 mm de altura. Es decir, que no es un reloj precisamente pequeño.

La esfera también es de oro blanco con la mitad inferior poblada por otros 279 diamantes. Imaginaos el trabajo que lleva el reloj para poner un total de 594 diamantes. Muchas veces el precio del reloj no es el material, sino la mano de obra. Sobre los diamantes descansan tres leopardos de oro blanco con manchas de laca negra que parecen observar y comentar la complicación del reloj.

Cartier Rêves de carrura

Consiste en que la hora la marca el sol o la luna que va pasando delante de los felinos sobre una esfera esmaltada en una gradación de azules muy bien ejecutada. Por su parte la gran manecilla actúa de minutero. Lo más llamativo es que para el reloj Cartier ha desarrollado un calibre automático, algo no muy habitual en relojes joya. El movimiento, a pesar de tener que mover una semiesfera tan grande, se las apaña para tener 48 horas de reserva de marcha. No es que sea milagroso, pero desde luego es más de lo que uno esperaría.

Cartier Rêves de Panthères - Calibre 9916 MC

Como se puede uno imaginar el reloj puesto impresiona por el brillo de sus diamantes, pero sobre todo por el contraste entre la exuberancia de las piedras con la sobriedad de la complicación día y noche porque está hecha con mucha delicadeza. No sé exactamente el precio, pero tiene que estar en el entorno de los 200.000 euros. La verdad es que nos encantaría poder regalarlo, ¿a que sí?

Cartier Rêves de Panthères en la muñeca

 

Todos los detalles sobre el reloj están en su Ficha Técnica.

Cartier Rêves de Panthères frontal

Cartier-reves-de-pantheres

 



Smart watch y relojes mecánicos. Evolución del mercado

Reloj mecanico vs smart watch

Digital Luxury Group ha publicado su World Watch Report en el que se manifiesta la evolución desde 2014 de los llamados “smart watch” en relación con la industria tradicional de los relojes mecánicos, un buen reflejo de lo que ha sido hasta ahora la cambiante actitud de la industria ante el Apple Watch y el segmento que representa.

 

En septiembre de 2014 publiqué un artículo en el que reflexionaba sobre el impacto de los llamados relojes inteligentes en la industria relojera y, francamente, no iba muy desencaminado. Recomiendo leerlo antes de seguir adelante (en este enlace).

Moto 360, Asus ZenWatch, Apple watch

Es evidente que 2014 fue el verdadero inicio del mercado de los smart watch que, aunque ya existía, se vio acelerado por el nombre mágico de la tecnología estos últimos años (desde la aparición del iPhone en 2007, diría yo): Apple. Es obvio que es un segmento que está en sus albores y que todavía no se sabe con seguridad cuál será su futuro y cómo evolucionará, pero lo que sí se puede afirmar con casi total seguridad es que ha venido para quedarse.

Tengamos en cuenta que Apple ha tenido durante décadas aproximadamente un 3% del mercado mundial de computadoras y aún así nunca lo abandonó (ahora está en el entorno del 8%). Así que, aunque el mercado del reloj inteligente no fuera lo que se espera de él -y no hay realmente motivos para pensar que no lo sea- no hay razón para pensar que lo fuera a abandonar. Y, dado que Apple sirve de caballo percherón que tira del carro del mercado, es probable que las demás marcas también sigan adelante -particularmente Samsung, como en el mercado de los móviles-.

Además se empiezan a oír leves rumores sobre Microsoft quien, a punto de lanzar Windows 10, promete un sistema operativo único para todas las plataformas (pc, tableta y teléfono) sin que necesite de reescritura específica para cada aparato. Más aún, su primera incursión en los wearables, la Microsoft Bandha tenido muy buenas críticas por lo completa que es en cuanto a su conectividad y la información que ofrece, tanto de actividad física y salud como de productividad.

Y además es compatible con iOS  y Android. Y ahora que ya se ha hecho oficial que habrá una segunda versión a finales de año tampoco extrañaría si, una vez asentado Windows 10 en el mercado (con un potencial de 1.000 millones de usuarios en 2 ó 3 años), Microsoft también diera el salto al mundo de la relojería virtual. Pero por ahora eso es un rumor. O ni siquiera, es un pre-rumor.

Así que como decía lo único que se puede esperar del segmento del smart watch es que crezca. Pascal Koening, el director general del Smartwatch Group -un grupo de estudio sobre los relojes inteligentes con sede en Ginebra (qué irónico)- dice que “en 2018 la industria goblal del smart watch superará el tamaño de la industria relojera tradicional”

Para poner esta afirmación en perspectiva digamos que el mercado actual de relojes (sin contar estos nuevos inteligentes) es de aproximadamente 42.000 millones de dólares. Para que el mercado de los inteligentes (que actualmente es de 1.300 millones de dólares) supere al de los relojes tradicionales necesitaría un crecimiento del 139% anual durante los próximos 4 años (suponiendo que el mercado tradicional se quede como está ahora).

APPLE GANA A TODOS

Apple tiene el mejor marketing del mundo. Siguiendo el lema de que hablen de mí aunque sea mal la empresa es experta en lanzar con mucha anticipación globos sonda sobre productos que va a lanzar en el futuro. Esos globos crean rumores que tienen una resonancia enorme porque el mercado norteamericano es muy fiel a la marca y el peso de los internautas norteamericanos es el mayor de internet.

Apple watch con caja de acero y milanesa

Apple watch con caja de acero y milanesa

Así que para cuando Apple realmente sale al estrado a comunicar algo la campaña de marketing ya lleva tiempo funcionando, lo que le permite alcanzar resultados positivos más rápidamente que cualquier otra marca. No extraña por tanto el siguiente gráfico en el que se puede ver cómo prácticamente desde el momento de la presentación pública del Apple Watch ha liderado las búsquedas sobre los smart watch.

Interés por Apple Watch

LA REACCIÓN DE LA INDUSTRIA TRADICIONAL

Las casas relojeras han cambiado muy rápidamente de opinión. O por lo menos algunas de ellas. No hicieron caso alguno hasta que Apple confirmó que iba a lanzar un artefacto que apuntaba a la muñeca, el espacio corporal tradicionalmente ocupado por los relojes. Al principio la opinión generalizada fue fría, casi despectiva. “Qué sabrán estos”, fue más o menos el fondo de las reacciones.

Jean Claude Biver, expresivo y colorido como sólo él es, fue el más sonoro en su reacción, expresada desde su posición de director general de TAG Heuer; básicamente puso al reloj de Apple a caer de un burro. Pero, al igual que el animal, él también se paró en seco y se puso a caminar en dirección contraria, un camino que tendría su siguiente parada en Baselworld, donde anunció su alianza con Google e Intel para crear su smart watch.

Monblanc E-Strap reproductor de música

Pero antes de Baselworld (que es en marzo) Montblanc había anunciado en el SIHH de enero su E-Strap (que nosotros ya repasamos en vídeo). Sin embargo, según el gráfico de World Watch Report, el interés por el posible smart watch de las marcas relojeras tradicionales era incluso anterior al anuncio de Apple. Significativamente desde primeros de 2014 hay interés en uno de estos relojes fabricado por Rolex.

Interés por las marcas de lujo

Más aún: es llamativo cómo durante el año 2014 hubo muchas búsquedas de información sobre smart watches pero relacionados con las marcas tradicionales.

Interés por marca

En el gráfico las marcas “Prestige” son aquellas que tienen inspiración deportiva. Las otras pertenecen a la categoría de “Alto Nivel”.

Esto para mí tiene un significado: la gente espera que sus relojes se los haga una casa relojera, aquellas marcas en quienes los usuarios tradicionalmente confían. ¿Eso quiere decir que lo van a hacer? Pues no parece que vaya a ser así. De las marcas de relojes de lujo sólo IWC y Montblanc van a tener algo parecido, pero no viene a sustituir al reloj de pulsera sino a adaptarse a la correa del que ya se lleva.

En realidad Alta Relojería y Smart Watch no parecen casar bien; y donde no casan bien es particularmente en la cabeza de sus clientes, incapaces de asociar un -por ejemplo- Jaeger-LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon con un reloj recargable. Aparte de que las ventas de los relojes de lujo van bien, así que por qué preocuparse. Zapatero a tus zapatos, piensan (pienso yo también y piensan sus clientes). Viene a cuento las declaraciones del Director General de Cartier, Stanislas de Quercize, sobre el Apple Watch y el reloj tradicional: “Es enteramente complementario; es otra forma de tener información, pero no tiene el mismo valor: cuando miras la hora en un smartphone o en un smart watch no te informan de la belleza del paso del tiempo”. Es un argumento recurrente entre quienes han probado un reloj inteligente: te puede gustar o no los diferentes tipos de información que te da (correos, mensajes, ejercicios físicos); pero como reloj carece de alma.

SIAR 2015 - IWC Portugieser Calendario Perpetuo fase lunar

Supongo que en el futuro saldrán numerosas carátulas para personalizar los smart watches; pero por mucho que te gusten al cabo de unos segundos se apaga la pantalla. Como decía el chiste que circulaba por internet, es como tener una novia cuyo apellido es “.jpg”: el amor no va a ser plenamente satisfactorio. Eso nunca ocurre con un reloj mecánico.

Además ahora mismo el Apple Watch tiene otro problema añadido: vale mucho más que el iPhone más barato y sin embargo depende enteramente de él para ser funcional. Las mismas aplicaciones están en uno y en otro por lo que es difícil justificar el gasto. Los smart watch con Android son más baratos y funcionan con teléfonos que también son más baratos; pero aún así adolecen del mismo problema de dependencia (y, no olvidemos, de obsolescencia). Y en el caso del Apple Watch de oro el precio comienza en 11.200 euros, mucho dinero por algo que nace con la idea de ser finito. Yo dije en su momento que si el Apple de oro salía con precios atractivos podría hacer daño incluso a marcas establecidas, pero tal como lo han ubicado no tienen posibilidad alguna de dañar a las marcas de lujo, que tienen un nombre hecho como objeto transcendente y reconocido.

Comparativa de precios smart watch y alternativas tradicionales

¿Quiere esto decir que Apple y los demás fabricantes van a fracasar? En absoluto. Hay estimaciones de que Apple va a vender 36 millones de relojes solo en Estados Unidos. Es verdad que es allí donde tiene su base más fiel de seguidores/compradores, pero da una idea del potencial de su reloj. Y, como decía antes, Apple tira del carro para los demás, por lo que lo más seguro es que también aumenten sus ventas en el futuro. Recordemos además que Android tiene el 78% del mercado e iOS sólo el 18,3, y ningún smart watch es compatible con los otros sistemas operativos.

ASUS ZenWatch

Pero hay además un nuevo factor en el mercado: Swatch parece que por fin va a lanzar su reloj inteligente a finales de agosto, después de anunciarlo en febrero. Se sabe que va a tener mucha batería y tecnología NFC para pagos, pero poco más. Seguramente tendrá una serie de aplicaciones fijas, pero limitadas. Como dijo el presidente de Swatch Nick Hayek“¿actualizar el reloj cada año? Ese no es nuestro negocio“.

El Swatch Touch Zero One aparecido hace unos meses, enfocado al volley ball

El Swatch Touch Zero One aparecido hace unos meses, enfocado al volley ball

Sin embargo yo creo que lo más importante es el precio; si Swatch lanza un producto que compita con sus propios relojes de cuarzo “normales” puede llegar a cumplir de forma masiva el deseo de Apple: lanzar un producto “de moda” que se compre por impulso y que no importe renovar cada uno o dos años como máximo. Eso es lo que consiguió el padre de Hayek cuando lanzó los Swatch en 1983. Apple busca el negocio a través del margen, Swatch lo hace a través del volumen (aunque dudo que tenga malos márgenes, francamente).

El próximo año por estas fechas sabremos muchas más cosas sin duda. Estaremos atentos.

 



La Fondation Cartier presenta la exposición Beauté Congo 1926-2015

Fondation Cartier pour l’Art Contemporain

Fondation Cartier pour l’Art Contemporain

Yo creo que para que te guste la relojería tienes que tener cierta querencia por el arte; lo que admiramos en una esfera es también una expresión artística; la forma en que se construye un calibre, el detalle con que se decora no es sino un destilado de cómo el relojero expresa su propia interpretación del una tradición centenaria que no sólo informa sino que a la vez da placer.

Viene esto a cuento porque las casas relojeras afortunadamente son creadores o patrocinadores de numerosos eventos culturales (como vimos ayer mismo) y, dado que es fin de semana está bien cambiar un poco y ver algo de lo que se está haciendo en ese lado de la relojería, y particularmente Cartier. Una de esas facetas es la que desarrolla la Fondation Cartier, centrada en el arte contemporáneo y que ahora fija sus esfuerzos en el arte del Congo para presentar la Beauté Congo 1926-2015 Congo Kitoko, que tendrá lugar desde el 11 de julio hasta el 15 de noviembre de 2015.

El punto de partida es el nacimiento de la pintura moderna en el Congo en los años 20. Va a ser la pintura el principal motivo de la exposición, pero también abarca música, escultura, fotografía y comics.A mediados de la década de 1920, cuando el Congo todavía era una colonia belga, artistas tales como Albert y Antoinette Lubaki y Djilatendo realizaron las primeras obras congolesas sobre papel que se conocen, convirtiéndose así en precursores del arte moderno y contemporáneo.

Cartier - Antoinette Lubaki, sin título, 1929

Antoinette Lubaki, sin título – 1929

De estilo figurativo o geométrico, sus obras, imbuidas de una gran carga poética e imaginativa, representan la vida rural, el mundo natural y sueños y leyendas dotadas de una gran imaginación.

Tras la II Guerra Mundial, el pintor francés Pierre Romain-Desfossés se trasladó al Congo, donde fundó un taller de arte llamado Atelier du Hangar. En el mismo, que funcionó hasta la muerte del artista en 1954, pintores como Bela Sara, Mwenze Kibwanga y Pili Pili Mulongoy aprendieron a dar rienda suelta a su imaginación, creando alegres obras llenas de color, con estilos distintivos y sumamente inventivos.

Cartier - Mwenze Kibwanga, sin título, 1954

Mwenze Kibwanga, sin título – 1954

Veinte años después, la exposición Art Partout, presentada en Kinshasa en 1978, reveló al público los pintores Chéri Samba, Chéri Chérin y Moke, así como a otros artistas, muchos de los cuales siguen estando activos. Fascinados por su entorno urbano y la memoria colectiva,  se llamarían a sí mismos «pintores populares». Inspirándose en acontecimientos cotidianos, políticos o sociales que sus conciudadanos podían reconocer con facilidad, abordaron la pintura figurativa desde una nueva perspectiva.

Cartier - Mode Muntu, Le Calendrier lunaire, 1979

Mode Muntu – “Le Calendrier Lunaire” – 1979

Papa Mfumu’eto, conocido por su prolífica producción independiente y distribución de libros de comics durante la década de 1990 por toda Kinshasa, también exploró a través de su obra la vida cotidiana y las luchas comunes. Hoy en día, artistas más jóvenes, como J.-P. Mika y Monsengo Shula, sensibles a la actualidad mundial, dan continuidad al enfoque adoptado por sus antecesores.

Cartier - Steve Bandoma, Je suis jeune, de la serie Cassius Clay, 2014

Steve Bandoma: “Je Suis Jeune” de la serie Cassius Clay – 2014

 

El trabajo de fotógrafos como Jean Depara y Studio 3Z también estará presente en la exhibición como muestra de la energía creativa de Kinshasa tras la independencia del Congo. Jean Depara retrató la animada y extravagante vida nocturna de los Kins (los habitantes de la capital) en los años 50 y 60.

A mí me gusta mucho el arte africano, así que no me importaría nada poder ver esta exposición.

Cartier- Jean Depara, sin título, de las serie Les Nuits et les jours de Kinshasa, 1955-65

Jean Depara, sin título, de las serie “Les Nuits et les jours de Kinshasa”, 1955-65

Cartier - Lukanga sin título ni fecha

Lukanga, sin título ni fecha

Cartier - Kayembe, sin título ni fecha

Kayembe, sin título ni fecha

Cartier - Moke, sin título ni fecha

Moke, sin título ni fecha

Cartier - Jean Depara. Uma Moziki 1960

Jean Depara. “Uma Moziki” – 1960

Cartier - Mode Muntu, Kusaidia (socorro), 1980

Mode Muntu, “Kusaidia” (socorro) – 1980

Cartier - JP Mika, Kiese na kiese (Le Bonheur et la Joie), 2014

JP Mika, “Kiese na kiese” (La Felicidad y La Alegría) – 2014

Cartier - Kiripi Katembo, Subir de la serie Un Regard, 2011

Kiripi Katembo, “Subir” de la serie Un Regard, 2011

Cartier - J-P Mika, La Nostalgie, 2014

J-P Mika, “La Nostalgie” – 2014

Cartier - Chéri Samba, Oui, il faut réfléchir, 2014

Chéri Samba: “Oui, il faut réfléchir” – 2014



Cartier participa en la Exposición “El Gusto Moderno. Art Decó en París, 1910 – 1935”

La exposición El gusto moderno. Art déco en París, 1910-1935,  que se celebra en la Fundación Juan March de Madrid del 26 de marzo al 28 de junio, quiere ofrecer la oportunidad de conocer, juzgar y disfrutar del que ha sido llamado “el último estilo total” de la historia: el difícilmente definible art déco. La exposición ofrece más de 350 piezas entre pintura, escultura, mobiliario, moda, etc, y Cartier participa con 11 piezas de la Colección Cartier.

Cartier y el Art-Decó

Con el inicio del siglo XX, el estilo Art Nouveau que imperaba en esa época está prácticamente ausente de las colecciones Cartier. Los diseñadores de la Maison, incitados por Louis Cartier, se aventuran en las formas abstractas y geométricas. El siglo arranca con ímpetu y los códigos establecidos quedan trastocados: estalla el color con el fauvismo, el movimiento expresionista alemán o los ballets rusos de Diaghilev que París descubre con sorpresa y fascinación en 1909. Cartier crea piezas con nuevas formas en lo que entonces se llamó el “estilo moderno”, inaugurando así el futuro estilo Art Decó adelantándose a sus rivales en la creación artística.

cartier art deco

La Colección Cartier

Provenientes de coleccionistas privados, de joyeros o de subastas, las más de 1.450 piezas que forman la Colección Cartier han sido seleccionadas, una a una, de acuerdo con unos criterios de estilo e inspiración, origen, materiales y maestría en su realización. Un tesoro de piezas tan rico y variado que es testigo de cada fase de la evolución del diseño y las técnicas que Cartier ha utilizado a lo largo de su historia y, hoy en día, representa un patrimonio artístico y cultural excepcional.

Hebilla de Cinturón
Cartier París, 1922

Cartier Hebilla de Cinturón
Realizada en platino y oro con una turquesa “matrix”. Diamantes talla rosa, cabujones y dos anillas de ónix y esmalte negro.

Cartier Hebilla de Cinturón -1
Brazalete
Cartier París, 1924

Realizado en oro y platino con diamantes talla redonda antigua, talla sencilla y talla rosa. Coral esculpido. Nácar y esmalte negro.
Este brazalete fue expuesto por Cartier en la famosa Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industrias Modernas de París de 1925.

Cartier, Brazalete 1934

 

Vanity Case
Cartier París, 1925

Cartier - Vanity Case 1925
Realizado en oro y platino con esmalte rojo y negro. Cabujones de zafiro y esmeralda, tres cabujones de zafiro sobre el cierre, nácar y diamantes talla rosa.
El interior está compuesto por un espejo y dos compartimentos para maquillaje. Originalmente, el Vanity Case estaba suspendido de una barra de labios con dos cadenas que fueron desmontadas tras su venta.
El ave fénix es un pájaro legendario con una vida excepcionalmente larga ya que tiene la capacidad de renacer de sus cenizas. Simboliza el ciclo de la vida y la resurrección.

Cartier - Vanity Case 1925 lateral

 

Vanity Case
Cartier París, 1927

Cartier - Vanity Case 1927
Realizado en oro rosa, oro amarillo y platino, esmalte azul real, placas de jade (extremos), diamantes talla sencilla, y 4 zafiros talla calibre en el cierre.
El interior está compuesto por un espejo, un contenedor de barra de labios, un espacio para un peine y un compartimento para maquillaje con brocha.
Vendido a la Barón Edmond de Rothschild.

Cartier - Vanity Case 1927 latera

 

Boquilla Trompette
Cartier París, 1928

Realizada en platino y oro, azabache (boquilla y final), coral (tubo), diamantes talla rosa y tres esmeraldas talla calibre.

Cartier - Boquilla Trompette 1928

 

Reloj Brazalete Tutti-Frutti
Cartier París, 1928

Cartier Reloj brazalete Tutti-Frutti 1928
Realizado en platino, oro amarillo y oro rosa. Con diamantes talla baguette, talla triangular, talla cuadrada, talla marquesa y talla sencilla. Esmeraldas grabadas en forma de hoja, zafiros, rubíes y cabujones de rubí. Esmalte negro y cordón negro para el final del brazalete.

 

Encendedor “Piel de Pantera”
Cartier París, 1928

Cartier - Encendedor Pierl de Pantera 1928
Realizado en oro y esmalte negro.
Vendido a la princesa Bishmu de Nepal.

Cartier - Encendedor Pierl de Pantera 1928 vista cenital

Esta es la vista cenital del encendedor. Quién sabe si tenía alguna intención oculta.

 

 

Set de Picnic
Cartier París, 1928

Cartier Set de Picnic 1928
Este set está compuesto por 6 tenedores, 6 cuchillos y 6 vasos. Para transportarlo, los cuchillos y los tenedores se unen unos con otros mientras que los vasos son telescópicos.
A finales de 1920, Jeanne Toussaint, Directora artística de la Alta Joyería Cartier, crea el departamento “S”, S por silver (plata) o soir (noche). El departamento “S” estuvo encargado de diseñar objetos prácticos que no tenían adornos de joyería. El departamento “S” tuvo un gran éxito durante la depresión económica de los años 30.

 

Brazalete
Cartier París, encargo especial, 1930

Realizado en platino con diamantes talla antigua.

Cartier - Brazalete 1930

 

Coctelera Tells-U-How
Cartier Londres, 1932, proveedor de Cartier New York

Cartier - Coctelera Tells-U-How 1932
Metal acabado plata.
La parte superior de la coctelera está grabada con los nombres de quince cócteles diferentes: Alexander, Bacardi, Between the Sheets, Bronx, Clover Club, Dry Martini, Dubonnet, Gin Rickey, Manhattan, Old Fashioned, Orange Blossom, Palm Beach, Side Car, Tom Collins y Whisky Sour.
La coctelera tiene una doble capa: el cuerpo interior está grabado con los ingredientes y las cantidades, mientras que el exterior se puede rotar para que la flecha indique el cóctel deseado y las ventanas mostrarán la lista de ingredientes.

 

Brazalete
Cartier París, 1935

Realizada en oro, esmalte azul, rojo, blanco y negro.

Cartier Brazalete 1935

Todos los detalles de la exposición El Gusto Moderno. Art Déco están en la web de la Fundación. Va a ser un auténtico festín de cosas bellas, así que ¡no hay que perdérsela!



Cartier sueña con panteras

Cartier

La pantera ha sido siempre un símbolo para Cartier, un animal que se ha convertido en un icono de la casa. En realidad para ser más precisos deberíamos decir “leopardo”, porque Panthera simplemente es el nombre genérico de los grandes félidos y en español tendemos a identificar pantera con la fiera negra, mientras que Cartier siempre muestra gatos con manchas, como en este Rêves de Panthères.

Aparte de estas disquisiciones semánticas, el hecho es que la pantera casi se ha convertido en el símbolo de la casa, de la misma forma que el león lo es de Metro Goldwyn Mayer. La pantera está por todas partes, y desde luego también en los relojes. El que ahora nos propone la manufactura es un reloj joya pero con una complicación particular, que merece la pena explicar.

Cartier Rêves de Panthères perfil

Este Rêves de Panthères (Sueños de Panteras) es un regulador con indicación día y noche en el que las horas las marca el Sol o la Luna, mientras que los minutos los marca una manecilla (la única que hay). La mitad superior de la esfera está ocupada por un dial que va de VI a VI, de forma que cuando son las 6 de la mañana sale el sol por la izquierda del reloj y recorre el hemisferio hasta las otras 6 horas, momento en que la luna hace su aparición. Su paso por debajo de los numerales romanos o los intersticios correspondientes son los que marcan las horas.

Cartier Rêves de Panthères dos caras

Por supuesto el reloj no es un dechado de legibilidad, o por lo menos no para los minutos, cuya manecilla se pasa media hora vagando por un mar de diamantes. Pero desde luego resulta muy original, y también muy atractivo. El espectáculo lo ven pasar tres leopardos de oro blanco con manchas de laca negra; el de en medio le está comentando al de la derecha algo sobre el abultado número de diamantes que tiene el reloj (digo yo). De hecho todos los datos están en su Ficha Técnica Completa.

Digamos por último que dentro lleva un movimiento automático, el calibre 9916 MC, lo que es un detalle por parte de Cartier, que podría haber usado perfectamente un cuarzo y nadie habría dicho ni mu.

 

Hay también una versión con brazalete de oro blanco rodiado de 18 quilates, engastado con 564 diamantes talla brillante con un total de 15,59 quilates. No se saben los precios de ninguna de las dos versiones, probablemente porque hay que oírlos con cierta prevención, no de golpe.

Cartier Rêves de Panthères brazalete pavonado



Rêves de Panthères

Rêves de PanthèresCaja:

  • Oro blanco rodiado de 18 quilates, engastada con 315 diamantes talla brillante
  • Diámetro 42 mm; altura: 11,75 mm
  • Corona perlada decorada con un diamante talla brillante
  • Cristal: de zafiro
  • Fondo: de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Oro blanco rodiado de 18 quilates, engastada con diamantes talla brillante
  • 279 diamantes talla brillante con un total de 0,99 quilates
  • Panteras de oro blanco rodiado de 18 quilates, manchas de laca negra
  • Manecilla de acero azulado en forma de espada

Funciones:

  • Horas y minutos. Día y noche

Movimiento:

  • Calibre  9916 MC automático
  • Diámetro  25,60 mm. Altura: 8,29 mm
  • 240 piezas
  • 36 rubíes
  • 28.800 alternancias/hora
  • Reserva de marcha de 48 horas

Pulsera:

  • Correa de piel de aligátor color azul oscuro
  • Hebilla desplegable de oro blanco rodiado de 18 quilates,
    engastada con diamantes talla brillante

Cartier Rêves de Panthères dos caras

Cartier Rêves de Panthères perfil

Cartier Rêves de Panthères calibre 9916 MC frontal

Cartier Rêves de Panthères Calibre 9916 MC  reversp



SIHH 2015: Cartier. Fotos en vivo y precios

La gran triunfadora del Salón de la Alta Relojería de Ginebra. Cartier volvió a demostrar su músculo relojero y presentó nuevos modelos de Rotonde y, especialmente, una nueva línea de relojes: Clé de Cartier.  Fue una verdadera sorpresa verlo aparecer en escena, y merece la pena conocerlo bien porque va a ser una presencia permanente en el futuro.

Clé de Cartier

Clé de Cartier en oro rosa con correa de cocodrilo

Clé de Cartier en oro rosa con correa de cocodrilo

Cartier, por supuesto, ya tiene relojes de la categoría “de vestir”; muchos. Casi la mayoría diría yo, ya que los numerales romanos, las manecillas de espada en acero azulado, el zafiro en cabujón… todo hace de los Cartier relojes de traje. ¿Qué aporta entonces el nuevo Clé?

Cle de Cartier en oro blanco y correa de cocodrilo

Clé de Cartier en oro blanco y correa de cocodrilo

En mi opinión la manufactura ha conseguido hacer un reloj menos “de la casa” para llegar a más gente pero a la vez sin perder su identidad Cartier. Y conseguir la casi cuadratura del círculo sólo se consigue dominando el oficio. Mucha gente piensa que Cartier es sólo joyas, cuando lleva presentando innovaciones relojeras y diseños rompedores casi desde su nacimiento.

Cle de Cartier en oro rosa y correa

 

Para empezar, la forma de la caja: no es novedad ver un pseudo-cojín en un reloj. Esa combinación de asas prolongadas en todo el eje vertical con el círculo de la esfera es un clásico de los relojes de muñeca. La diferencia en este Clé es cómo las líneas conforman la caja para adaptarse a la muñeca, hasta el punto que los 40 mm de diámetro parecen incluso más pequeños. Las formas sinuosas, levemente femeninas, hacen que se asiente perfectamente sobre el pulso.

Cle de Cartier en oro rosa - detalle de la corona

Por supuesto el gran signo diferenciador está en la corona: tiene, en efecto, forma de llave (que es lo que significa clé). De llave de reloj antiguo, un recuerdo que se reafirma al girarla para ajustar la hora o cambiar la fecha. También tiene un zafiro incrustado, pero es mucho más discreto que el normal de Cartier -una opción emblemática de la casa que se ama o se odia, sin terreno intermedio. Así, como decía, se mantienen idiosincrasia de la marca pero de manera más sutil, menos imperativa.

Cle de Cartier en oro rosa - corona

 

Cle de Cartier en oro rosa - corona girada

La esfera sí es plenamente Cartier, con los grandes numerales romanos,  la subesfera en guilloché y las manecillas de espada. Añade un segundero central y una pequeña fecha a las 6, completando así los requerimientos del tipo de reloj más solicitado en el mercado.

Cle de Cartier en oro blanco en la muñeca

Para celebrar su aparición se ha confeccionado un calibre nuevo, el 1847 MC, como homenaje al año en que se fundó la maison. En esta primera presentación el guardatiempos apareció con sus mejores galas -incluida una versión pavé, como se puede ver más abajo-: caja de oro rosa u oro blanco e incluso brazaletes del mismo material. Pero seguro que en el futuro Cartier lanzará versiones en acero. Si la versión en oro blanco se moverá al parecer en el barrio de los 18.500 euros la construcción en acero podría ofrecer un modelo por debajo de los 5.000 euros, si tenemos en cuenta que el Tank Anglaise comienza en 5.400, y el Ballon Bleu de 42 mm vale 5.100. Además seguro que con el tiempo irá integrando complicaciones, por lo que va a ser interesante ver la evolución de un modelo cuyas características principales son estas.

Cle de Cartier en oro blanco - detalle

Cle de Cartier en oro blanco - perfil

Cle de Cartier en oro blanco - detalle (2)

Cle de Cartier en oro rosa

Clé de Cartier con caja y brazalete de oro rosa

 

Cle de Cartier en oro blanco y correa de cocodrilo

 

Cle de Cartier pavonado de diamantes

 

 

Rotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton

Rotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton frontal

Aquí es donde se ve la maestría en el diseño de Carole Forestier, la responsable de diseño de Cartier. El ya conocido Astrotourbillon, en el que la creación emblemática de Breguet gira alrededor de la esfera como si fuera el segundero, se esqueletiza para mostrar el movimiento en toda su pureza.

Rotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton - detalle del tourbillon

Rotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton – detalle del tourbillon

El calibre se ancla a la caja gracias al 6 y el 12 romanos, además de una viga a las tres que nombra la marca. El reloj, en oro blanco, no es pequeño: 47 milímetros de diámetro dan amplio espacio para poder admirar el calibre manual en todo su glorioso movimiento. Es, de todos los modelos Astrotourbillon, mi favorito sin duda. Su precio, a la altura de su exclusividad: 166.000 €. A la altura de todos, sin embargo, está su Ficha Técnica Completa.

Rotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton en la muñeca

Rotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton en la muñeca - 1

 

 

Rotonde de Cartier Grande Complication

Rotonde de Cartier Grande Complication frontal

El verdadero tour de force de la casa, sin duda. En una caja de  45mm de diámetro y tan solo 12,6 mm de altura entra un calibre que  contiene nada menos que un tourbillon volante, un calendario perpetuo y un repetidor de minutos, con un total de 578 piezas. Y encima automático. No está pero que nada mal como demostración de poderío.

Rotonde de Cartier Grande Complication frontal

Además Cartier ha tenido el buen gusto de, una vez más, esqueletar la esfera, de manera que se puede disfrutar de la proeza mecánica simplemente mirando la muñeca y sin tener que dar la vuelta al reloj. Destaca particularmente el conjunto de repetición de minutos, cuyos martillos escoltan a las 6 la subesfera de los meses y la indicación de año bisiesto. Enfrente, al norte, un majestuoso tourbillon volante.

Rotonde de Cartier Grande Complication -  detalle

 

Rotonde de Cartier Grande Complication - detalle

Todo es grande en éste guardatiempos, el más complicado realizado por la casa hasta ahora; 5 años de desarrollo y 18 meses para fabricarlo: 15 semanas fabricando componentes, 10 para la decoración y acabado y otras 5 para el ensamblado. Todo ello para ofrecer un magnífico espectáculo relojero, avalado por el Punzón de Ginebra.

Rotonde de Cartier Grande Complication - reverso

 

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové, Calendario Anual y Crash Skeleton

Estos tres relojes ya los analizamos en un artículo anterior, por lo que os recomiendo que lo leáis para no ser innecesariamente repetitivos aquí. Simplemente me limito a presentaros las fotos en vivo de los productos.

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové en la muñeca

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové en la muñeca

 

Rotonde de Cartier Calendario Anual en oro blanco

Rotonde de Cartier Calendario Anual en oro blanco

Rotonde de Cartier Calendario Anual en oro rosa

Rotonde de Cartier Calendario Anual en oro rosa

Rotonde de Cartier Calendario Anual en la muñeca

Rotonde de Cartier Calendario Anual en oro rosa

 

Cartier Baignoire Allongee, que dio origen al Crash al deformarse en un accidente

Cartier Baignoire Allongee, que dio origen al Crash al deformarse en un accidente

Crash de Cartier London - la primera edición

Crash de Cartier London – la primera edición

Cartier Crash Skeleton

Cartier Crash Skeleton

Cartier Crash Skeleton en la muñeca

Cartier Crash Skeleton en la muñeca

Cartier Crash Skeleton en la muñeca

Cartier Crash Skeleton en la muñeca

Cartier Crash Skeleton - reverso

Cartier Crash Skeleton – reverso

 

 

 

Rotonde de Cartier Chronograph

Rotonde de Cartier Chronograph

Le hacía falta a la gama Rotonde un verdadero cronógrafo, un crono clásico e inmediatamente identificable con la complicación deportiva. El Rotonde Cronógrafo Central no lo tenía fácil para pasar por reloj deportivo, pero este nuevo crono sí que puede hacerlo. Sigue teniendo, es verdad, la corona cónica con protuberancias; eso no se lo pone fácil.

Rotonde de Cartier Chronograph edición boutique

Pero el diámetro de 40 mm vale para todas las muñecas y la esfera es muy atractiva -si pasamos por alto los numerales romanos en este tipo de relojes- y está muy bien equilibrada con los dos contadores. Llama la atención lo sutiles que son los pulsadores del cronógrafo.

Es especialmente atractiva la versión boutique con la esfera en una muy elegante azul en contraste con los numerales blancos. Eso sí, la caja es en oro blanco, está limitada a 500 unidades y tendrá un precio de unos 22.000 euros (por confirmar). La versión en acero costará menos de 8.500 euros y no tendrá limitaciones. Una opción a tener en cuenta para la deportividad elegante.

Rotonde de Cartier Chronograph edición boutique - detalle de los contadores

Rotonde de Cartier Chronograph edición boutique – detalle de los contadores

Rotonde de Cartier Chronograph en la muñeca

Rotonde de Cartier Chronograph en la muñeca

 

 

También, como no, aparecieron los relojes joya, de los que dejo constancia:

Los Indomables, con la pantera durmiente. De los pocos con un movimiento de cuarzo.

Los indomables de Cartier

 

Rotonde con filigranas, en el que los hilos de oro y el platino se enhebran en forma de C para crear la piel de las panteras. Se tarda un mes en hacer cada una de las 20 piezas. Integra un calibre manual.

Cartier - Rotonde con filigranas

Balon Blue Engaste Vibrante, en el que los diamantes de la esfera “vibran” con el movimiento, creando un mar de reflejos bastante llamativo. El mecanismo tiene una patente, y no es de extrañar: los Happy Diamonds de Chopard van a tenerle mucha envidia.

Cartier - Balon Blue Engaste Vibrante

 

En resumen, un gran año -otro más- para Cartier.

 



Clé de Cartier

Cle de Cartier en pielCaja:

  • Oro rosa u oro blanco
  • Diámetro 40 mm
  • Corona: oro rosa o blanco de 18 quilates en forma poligonal con zafiro azul
  • Cristal: de zafiro
  • Fondo: de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Plateada con guilloché central
  • Numerales romanos transferidos en azul
  • Manecillas con forma de espada en acero azulado
  • Ventana de fecha a las 6

Funciones:

  • Horas y minutos. Segundero central. Fecha

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 1847 MC automático
  • Barrilete de transferencia rápida
  • 28.800 alternancias/hora
  • Reserva de marcha de 42 horas

Pulsera:

  • Correa de aligátor marrón o brazalete en oro blanco

Cle de Cartier en oro blanco



Rotonde de Cartier Astrotourbillon Skeleton

Rotonde De Cartier Astrotourbillon SkeletonCaja:

  • Oro blanco
  • Diámetro 47 mm. Altura 15,5 mm
  • Corona: perlada de oro blanco de 18 quilates adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal: de zafiro
  • Fondo: de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Esqueletada
  • Manecillas con forma de espada en acero azulado

Funciones:

  • Horas y minutos. Tourbillon con giro alrededor del calibre en un minuto

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 9461 MC manual
  • 21 rubíes
  • 21.600 alternancias/hora
  • Reserva de marcha de 48 horas

Correa:

  • Aligátor negro
  • Hebilla doble desplegable ajustable de oro blanco de 18 quilates

Edición limitada a 100 unidades. PVP: 166.000 €

Rotonde De Cartier Astrotourbillon Skeleton - reverso

Rotonde De Cartier Astrotourbillon Skeleton - perfil



Rotonde de Cartier Grande Complication

Rotonde de Cartier Grande ComplicationCaja:

  • Platino
  • Diámetro de 45 mm, altura 12,6 mm
  • Corona: perlada de platino adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Esqueletada
  • Manecillas con forma  bastón, manzana y martillo en acero azulado
  • Tourbillon volante a las 12
  • Fecha a las 9, día a las 3 y mes y año bisiesto (L) a las 6

Funciones:

  • Horas y minutos. Pequeño segundero sobre el tourbillon volante. Calendario perpetuo. Repetidor de minutos

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 9406 MC automático
  • Diámetro 39,3  mm, altura 5,49 mm
  • 578 piezas
  • 47 rubíes
  • 21.600 alternancias/hora
  • 50 horas de reserva de marcha

Correa:

  • Aligátor marrón
  • Hebilla: doble desplegable ajustable de oro blanco de 18 quilates

 

Rotonde de Cartier Grande Complication - reverso Rotonde de Cartier Grande Complication - perfil Rotonde de Cartier Grande Complication Calibre 9406 MC

Rotonde de Cartier Grande Complication Calibre 9406 MC - reverso



Tres novedades de Cartier

 

Cartier es la marca más prolija del grupo Richemont. Prueba de ello es que su presentación durante el SIHH es siempre la más larga (dentro de 6 días, por cierto). No es de extrañar por tanto que ahora nos adelante no un reloj, sino tres, y además tres pesos pesados que vamos a repasar someramente antes de verlos en persona.

ROTONDE DE CARTIER CALENDARIO ANUAL CALIBRE 9908 MC

Rotonde de Cartier Calendario Anual calibre 9908 MC oro blanco y oro rosa

Me parece que este 2015 va a ser el año de los calendarios anuales, y Cartier no ha dudado en presentar el suyo dentro de la colección Rotonde. Como la colección está constreñida formalmente por los parámetros invariables de la caja y las formas redondas de la esfera, conseguir innovar y ofrecer mucha información que sea perfectamente legible no es fácil. Cartier ya ofrecía un Rotonde Calendario Anual, pero de 45 mm de diámetro. La nueva versión se ha reducido a 40 milímetros y se ha tomado una decisión sabia en pos de la mejor legibilidad: mientras que el modelo anterior presentaba los meses en el círculo exterior de la esfera ahora han pasado al interior y de manera abreviada, dejando el sitio a los días de la semana. Así se reduce la cantidad de letras y se aumenta el espacio entre ellas. Y de paso se prescinde de la segunda indicación en rojo, que ya no es necesaria. El resultado es un elegante y completo reloj de vestir en oro blanco o rosa, con una visualización de la información en distintos estratos que le otorga una sensación de tridimensionalidad muy lograda.

Rotonde de Cartier Calendario Anual calibre 9908 MC

 

El calendario está animado por un calibre automático muy bien decorado que necesita ser ajustado una vez al año -el paso de febrero a marzo-. Afortunadamente es cada vez más común que se pueda hacer directamente desde la corona (ya lo vimos en el nuevo Portugieser de IWC), lo que facilita el trabajo y permite una carrura que no se ve interrumpida por por el pulsador de ajuste.

Todavía no hay información de precios, pero la versión de 45 mm tenía -y tiene- un precio de 33.900 € para la versión de oro rosa y 36.200 € para la de oro blanco, por lo que es de esperar precios que no superen la barrera de los treinta mil.

Mientras tanto, esta es la Ficha Técnica Completa.

ROTONDE DE CARTIER TOURBILLON LOVÉ

 

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové

Otra actualización de un modelo ya existente en la colección de Cartier, y un acierto de cabo a rabo. Si en el anterior modelo -presentado en el SIHH de 2012- los numerales romanos robaban protagonismo a las indicaciones descentradas y sobre todo al precioso torbellino volante, en la nueva edición han desaparecido y han sido sustituidos por un guilloché radiante cuya fuente de emisión es precisamente el tourbillon.  El guilloché se ha realizado con nervaduras profundas para crear un juego de luces en la esfera, conjugando el oro gris con el blanco de la caja, que al tener 46 mm de diámetro da un amplio espacio para el disfrute visual.

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové - detalle

Es verdad que al “desromanizarse” el reloj pierde facilidad de lectura, pero es que esta pieza no es exactamente un reloj para leer la hora, sino para embobarse con su belleza. Curiosamente quien sí ha ganado legibilidad es el pequeño segundero sobre el tourbillon, al que se le ha incluido una escala sobre acero cepillado. Muy buena idea porque, si los segunderos son por definición una medida de exactitud, en la anterior versión, sin indicación alguna, su misión quedaba mermada.

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové revers

Y como lo más importante del reloj está en el frontal, la decoración del calibre en su parte trasera es simple: una platina decorada con Côtes de Genève, buena prueba de que cuando este elemento decorativo está bien desarrollado puede el solito despertar admiración.

La versión anterior aparece en la web de Cartier con un precio de 128.000 euros, por lo que imagino que esta nueva tendrá su precio en esa área. Por supuesto ya hemos publicado su Ficha Técnica Completa.

CRASH ESQUELETO

 

Cartier Crash Skeleton perfil

Cartier Bagnoire Alongee

 

Primero una aclaración sobre el origen del Crash: a pesar de que se repite a menudo, el diseño de este reloj NO está basado en los relojes de Salvador Dalí, sino que tiene un origen mucho más truculento: a mediados de los años 60 un vicepresidente de Cartier Londres (en ese entonces Cartier París, Cartier Londres y Cartier Nueva York operaban por separado) sufrió un accidente mortal de automóvil. El vehículo se incendió, atrapando al conductor y a su reloj; era un Cartier Baignoire Allongee como el que aparece en la foto, con esa forma oval tan peculiar.

Con el calor el reloj -que era de oro- se fundió y retorció hasta quedar como, en efecto, un reloj de Dalí. Cartier pensó que, a pesar de lo lúgubre de su origen, el diseño era muy atractivo y decidieron lanzarlo al mercado, llamándolo Crash (accidente) como tributo a su compañero fallecido. Fue un éxito inmediato, multiplicado a partir de su reedición en 1991 y hasta hoy.

Cartier Crash Skeleton calibre 9618 MC

Pues bien este año Cartier nos ofrece una reinterpretación del modelo muy atrevida; ya no es sólo la caja la que se retuerce, sino que el calibre entero lo hace para poder adaptarse a las contorneado en platino que lo acoge. La esfera se “esqueleta” y sirve de sujeción para el calibre 9618 MC, y lo hace creando la silueta de los numerales romanos clásicos de Cartier.

Aparece así un guardatiempos que partiendo de su forma icónica avanza hasta convertirse en artesanía de precisión, pasando de ser un reloj diferente para damas a una propuesta avant-garde sin complejos.

Para más datos, su Ficha Técnica Completa.

Son afirmaciones como estas tres que hemos visto las que hacen de Cartier quien es: mucho más allá de la alta joyería de consumo, una manufactura innovadora y con mucho que aportar en el terreno de la relojería moderna.

Ya queda menos para verlo en vivo.

Cartier Crash Skeleton, Rotonde Annual Calendar y Reversed Tourbillon



Rotonde de Cartier Tourbillon Lové

Rotonde de Cartier Tourbillon LovéCaja:

  • Oro blanco
  • Diámetro de 46 mm, altura 12,73 mm
  • Corona: perlada de oro blanco de 18 quilates adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Oro blanco con guilloché radiante
  • Manecillas: en forma de espada de acero azulado
  • Tourbillon volante con pequeño segundero

Funciones:

  • Horas y minutos. Pequeño segundero sobre el tourbillon

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 9458 MC manual
  • Diámetro 39 mm, altura 5,58 mm
  • 167 piezas
  • 19 rubíes
  • 21.600 alternancias/hora
  • 50 horas de reserva de marcha

Correa:

  • Aligátor negro
  • Hebilla: doble desplegable ajustable de oro blanco de 18 quilates

Certificado del Punzón de Ginebra

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové revers

Rotonde de Cartier Tourbillon Lové perfil Rotonde de Cartier Tourbillon Lové Calibre 9458 MC frontal Rotonde de Cartier Tourbillon Lové calibre 9458 MC reverso



Rotonde de Cartier Calendario Anual

Rotonde de Cartier Calendario Anual oro blancoCaja:

  • Oro blanco o rosa
  • Diámetro de 40 mm
  • Corona perlada de oro blanco o rosa,  con zafiro azul en cabujón
  • Cristal frontal y del reverso de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Antracita o plateada
  • Guilloché central con apertura para los meses
  • Dial cepillado con los numerales romanos y gran fecha a las 12
  • Dial externo con los días de la semana
  • Bisel con los minutos
  • Agujas de acero azulado con forma de espada para las horas y minutos, y con forma de martillo de cabeza roja para el día

Funciones:

  • Horas y minutos. Calendario anual

Movimiento:

  • Calibre  de manufactura 9908 MC automático
  • Diámetro 30 mm, altura 5,9 mm
  • 32 rubíes
  • 382 piezas
  • 28.800 semioscilaciones a la hora
  • Decoración en perlado y Côtes de Genéve
  • Reserva de marcha de 48 horas

Correa:

  • Piel de aligátor negra o marrón. Hebilla de doble pliegue  ajustable, de oro blanco u oro rosa

Rotonde de Cartier Calendario Anual Oro blanco reverso

Rotonde de Cartier Calendario Anual perfil

Rotonde de Cartier Calendario Anual oro rosa

Rotonde de Cartier Calendario Anual oro rosa reverso

Rotonde de Cartier Calendario Anual Calibre 9908 MC

Rotonde de Cartier Calendario Anual Calibre 9908 MC reverso



Crash Skelton

Cartier Crash SkeletonCaja:

  • Platino 950
  • Dimensiones: 28,15 x 45,32 mm; altura 9,62 mm
  • Corona perlada en platino 950 adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal frontal  mineral y del reverso en zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Esqueletada de los puentes en forma de números romanos
  • Manecillas de acero azulado en forma de espada

Funciones:

  • Horas y minutos

Movimiento:

  • Calibre  de manufactura 9618 MC
  • Diámetro 38,5 x 21,2 mm. Altura de 3,97 mm
  • Número de rubíes: 20
  • Número de piezas: 138
  • 28.800 alternancias/hora
  • Reserva de marcha de 3 días

Correa:

  • Piel de aligátor gris. Hebilla de doble pliegue  ajustable de oro blanco

Cartier Crash Skeleton reverso

Cartier Crash Skeleton perfil

Cartier Crash Skeleton calibre 9618 MC reverso

Cartier Crash Skeleton calibre 9618 MC anverso



En la muñeca: Calibre Diver de Cartier

No cabe duda de que este reloj ha sido una de las sorpresas del 2014 que ha levantado comentarios encontrados entre los aficionados. Estamos ante un diver con todas las de la ley: sumergible a 300 metros (poca gente llega tan abajo), luminiscencia a prueba de oscuridades marinas, bisel unidireccional. Sin embargo conserva los rasgos Cartier, y choca un tanto.

Sin embargo ha pasado de tener una hermeticidad de 30 metros (o sea, lavarse las manos) a 300 añadiendo tan sólo 1 milímetro, lo que es muy notable. Es en resumen un reloj elegante con un tono deportivo para saltar del yate al agua y de ahí al club marítimo. Que, francamente, no es mal plan en absoluto.

Esta es su Ficha Técnica Completa.

 

Calibre de Cartier Diver en la muñeca

Calibre de Cartier Diver detalle

Calibre de Cartier Diver perfil

 



SIAR Madrid, el gran acontecimiento relojero de España

Foto de familia en la inauguración del SIAR Madrid

Foto de familia en la inauguración del SIAR Madrid

Por fin se ha inaugurado el primer Salón Internacional de la Alta Relojería en Madrid, espejo del que tiene lugar en México desde hace 7 años y que, para ser la primera edición, apunta muy buenas maneras: Audemars Piguet, Baume & Mercier, Bvlgari, Cartier, Chopard, IWC, Jaeger-LeCoultre, Mont Blanc, Panerai, Piaget y Vacheron Constantin están presentes.

Sigue leyendo



Rotonde Chronograph Tourbillon

Cartier Rotonde Chronograph TourbillonCaja:

  • Oro rosa
  • Diámetro de 45 mm, altura 16,4 mm
  • Corona: perlada de oro rosa de 18 quilates adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Galvánica con guilloché color blanco
  • Manecillas: en forma de espada de acero azulado
  • Contador de 30 minutos a las 3. Indicador de reserva de marcha a las 6

Funciones:

  • Horas y minutos. Pequeño segundero sobre el tourbillon. Cronógrafo. Reserva de marcha

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 9438 MC manual
  • Diámetro 34,6 mm, altura 8,15 mm
  • Cartier Rotonde Chronograph Tourbillon Reverso318 piezas
  • 31 rubíes
  • 21.600 alternancias/hora
  • 8 días de reserva de marcha

Correa:

  • Aligátor marrón
  • Hebilla: doble desplegable ajustable de oro rosa de 18 quilates

 

Edición limitada y numerada de 50 piezas

 

 



Ballon Bleu 39 mm Tourbillon volante

Cartier Ballon Bleu Tourbillon Caja:

  • Oro rosa
  • Diámetro 39 mm, altura 11,4 mm
  • Corona estriada de oro rosa de 18 quilates adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Galvánica con guilloché color pizarra
  • Manecillas: en forma de espada de acero azulado

Funciones:

  • Horas y minutos.  Tourbillon volante con indicación de los segundos gracias a la caja del tourbillon en forma de C

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 9452 MC manual
  • Certificado con el Punzón de Ginebra
  • Diámetro 24,9 mm x 4,5 mm (5,45 mm con tourbillon)
  • 142 piezas
  • 19 rubíes
  • 21.600 alternancias / hora
  • Reserva de marcha: de aproximadamente 50 horas

Correa:

  • Aligátor marrón
  • Hebilla doble desplegable ajustable de oro rosa de 18 quilates

 



Ballon Bleu 39 mm Tourbillon Volante Esmalte

CartierBallon BleuCaja:

  • Oro blanco
  • Diámetro 39 mm, altura 11,4 mm
  • Corona estriada de oro blanco de 18 quilates adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal de zafiro
  • Fondo de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Guilloché, recubierta de esmalte translúcido azul, cartucho satinado, minutería negra sobre base con efecto rayos de sol
  • Manecillas en forma de espada de acero

Funciones:

  • Horas y minutos. Tourbillon volante con indicación de los segundos gracias a la caja del tourbillon en forma de C


Movimiento:

  • Calibre de manufactura 9452 MC manual.
  • Sello del Punzón de Ginebra
  • Diámetro de 24,9 mm altura 4,5 mm (5,45 mm con tourbillon)
  • 19 rubíes
  • 142 piezas
  • 21.600 alternancias/hora
  • 50 horas de reserva de marcha

Correa:

  • Aligátor azul oscuro. Hebilla doble desplegable ajustable de oro blanco de 18 quilates

Edición limitada y numerada de 100 piezas

 



Tank MC Skeleton

Cartier Tank SkeletonCaja:

  • Oro rosa
  • Diámetro de 34,5 x 43,8 mm. Altura 9,3 mm
  • Corona: poliédrica de oro rosa adornada con un zafiro facetado azul
  • Cristal: de zafiro
  • Fondo: de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Adornada con números romanos formados por los puentes del movimiento
  • Manecillas en forma de espada de acero color dorado

Funciones:

  • Horas y minutos

Movimiento:

  • Diámetro total: 28,6 mm x 28,6 mm. Altura 3,97 m
  • 20 rubíes
  • 138 piezas
  • 28.800 alternancias/hora
  • 3 días de reserva de marcha

Correa:

  • Aligátor negro. Hebilla doble desplegable ajustable de oro rosa de 18 quilates

 



Tank Louis Cartier Skeleton

Cartier-TANK_LOUIS_CARTIER_Skeleton-frontalCaja:

  • Oro blanco
  • Diámetro 30 x 39,2 mm. Altura 7,45 mm
  • Corona: perlada de oro blanco de 18 quilates adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal: de zafiro
  • Fondo: de zafiro
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Esqueletada

Funciones:

  • Horas y minutos

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 9616 MC manual
  • Diámetro 26 x26,3 mm. Altura de 3,6 mm
  • 21 rubíes
  • 28.800 alternancias/hora
  • Reserva de marcha de 3 días

Correa:

  • Aligátor negro
  • Hebilla doble desplegable ajustable de oro blanco de 18 quilates


Rotonde Day & Night

Cartier ROTONDE Day & Night oro rosaCaja:

  • Oro rosa
  • Diámetro 43,5 mm, altura 12,77 mm
  • Corona perlada de oro rosa de 18 quilates adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal de color blanco con números romanos en calco negro
  • Fondo de cristal de zafiro
  • Bisel de platino
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Color blanco con números romanos en calco negro
  • Manecillas de acero azulado en forma de pomo

Funciones:

  • Horas, minutos, indicadores de día y noche con fases lunares retrógradas

Movimiento:

  • Calibre manufactura 9912 MC automático
  • Diámetro 30 mm, altura 6,44 mm
  • 44 rubíes
  • 290 piezas
  • 28.800 alternancias/hora
  • 48 horas de reserva de marcha

Correa:

  • Aligátor marrón. Hebilla doble desplegable ajustable de oro rosa

Versiones

 

Cartier-ROTONDE_Day-Night_paladio Cartier-ROTONDE_Day-Night_paladio-reverso

Caja de paladio. Corona de paladio. Esfera de color blanco con números romanos en calco negro. Bisel de paladio. Correa de aligátor negro.  Hebilla doble desplegable ajustable de oro blanco de 18 quilates



Rotonde Earth and Moon

Cartier-ROTONDE_Earth-and-MoonCaja:

  • Platino
  • Diámetro 47 mm, altura 16,65 mm
  • Corona perlada en platino adornada con un cabujón de zafiro azul
  • Cristal y fondo de zafiro
  • Bisel de platino

Esfera:

  • Lapislázuli, rejilla en oro blanco de 18 quilates con forma de números romanos
  • Manecillas de acero azulado en forma de espada

Funciones:

  • Horas, minutos, tourbillon, segundo huso horario y fase lunar a petición

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 9440 MC manual
  • 40 mm de diámetro y 5,65 mm
  • 40 rubíes
  • 362 piezas
  • 21.600 alternancias/hora
  • Reserva de marcha de 3 días

Correa:

  • Correa de aligátor negro. Hebilla doble desplegable ajustable de oro blanco de 18 quilates
  • Edición limitada y numerada de 50 piezas


Calibre de Cartier Diver

Calibre_de_Cartier_Diver_aceroCaja:

  • Acero
  • Diámetro 44 mm, altura 11 mm
  • Corona poliédrica de acero adornada con una espinela sintética azul facetada
  • Bisel unidireccional de acero revestido de ADLC
  • Cristal de zafiro
  • Hermético hasta 300 m

Esfera:

  • Negra parcialmente azulada con XII en SuperLuminova
  • Manecillas con forma de espada revestidas de SuperLuminova

Funciones:

  • Horas, minutos, pequeño segundero, fecha

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 1904 MC automático
  • Diámentro 25,6 mm
  • 27 rubíes
  • 28.000 alternancias a la hora
  • Reserva de marcha de 48 horas

Correa:

  • Correa de caucho. Hebilla con hebijón, de acero

Versiones:

Calibre_de_Cartier_Diver_oro-rosa

Caja de oro rosa de 18 quilates. Corona de oro rosa adornada con un zafiro facetado. Bisel unidireccional de oro rosa revestido de ADLC. Hebilla con hebijón, de oro rosa



Tortue

Cartier Tortue medium oro rosaCaja:

  • Oro rosa
  • Diámetro de 31 x 39 mm
  • Corona con rubí en cabujón

Esfera:

  • Numerales romanos
  • Agujas en acero azulado

Funciones:

  • Horas y minutos

Movimiento:

  • Calibre 430 MC

Correa:

  • Piel de aligátor. Hebilla ardillón de oro rosa

Versiones

Cartier-Tortue_watch_medio-oro-blanco-y-diamantes

Caja de oro blanco engastada de diamantes (1,5 quilates)

 

Modelo Mediano:

Cartier-Tortue_watch_pequeño-oro-rosa-y-diamantesCartier-Tortue_watch_pequeño-oro-blanco-y-diamantes

Oro rosa o blanco y diamantes (0,7 quilates)

Dimensiones: 24 x 30 mm

Movimiento manufactura 8970 MC manual

Brazalete de oro rosa o correa de piel de aligátor con hebilla desplegable ajustable de oro blanco



Rotonde Astrocalendaire

Cartier ROTONDE Astro CalendarCaja:

  • Platino
  • Diámetro de 45 mm, altura 15,1 mm
  • Corona de platino perlada,  con zafiro azul en cabujón
  • Cristal frontal y del reverso de zafiro
  • Bisel de platino
  • Hermético hasta 30 metros

Esfera:

  • Plateada. Apertura inferior para calendario. Horas descentradas con numerales romanos.
  • Agujas de acero azulado con forma de espada

Funciones:

  • Horas y minutos. Tourbillon, calendario perpetuo en esfera circular

Movimiento:

  • Calibre  de manufactura 9459 C automático con certificación del Punzón de Ginebra
  • Diámetro 32 mm, altura 8,1 mm
  • 21 rubíes
  • 382 piezas
  • 21.600 semioscilaciones a la hora
  • Reserva de marcha de 50 horas

Correa:

  • Piel de aligátor negra. Hebilla de doble pliegue  ajustable, de oro blanco
  • Edición limitada a 100 unidades