Archivo de la etiqueta: Diver



En la muñeca: Bell & Ross BR 03-92 Diver

 

El Bell & Ross BR 03-92 Diver es el primer reloj de buceo de la casa con forma cuadrada,  y es todo un éxito: bien hecho, atractivo y además tiene un buen precio.

 

Estamos acostumbrados a identificar el nombre de Bell & Ross con los relojes cuadrados, inspirados en los instrumentos de vuelo o con los redondos de inspiración vintage. Tanto es así que si hablamos de relojes de buceo de la marca a aquellos que no la conozcan de cerca les puede sorprender.

Y sin embargo los relojes de buceo están entre los primeros logros de la casa. Bell & Ross se fundó en 1993 y en 1997 presentó el Hydromax, un reloj que podía descender hasta 11.100 metros de profundidad. Esto se consiguió gracias a que Bell & Ross inventó un diseño con el que la caja estaba rellena de un aceite que impedía la deformación del movimiento, que era de cuarzo.

Hidromax, Diver 300 y BR 02

En 2002 lanzó el Diver 300, que ya incluía un movimiento mecánico y en 2007 el BR 02, fácilmente identificable por su forma de tonel. Ahora lanza este BR 03-92 Diver que integra la caja cuadrada, el icono de la casa, y que es todo un acierto. Bell & Ross no se ha limitado a hacer simplemente un reloj de buceo, sino que lo homologa con la norma ISO 6425 que es la que regula los requerimientos que deben cumplir los relojes para ser considerados auténticos relojes de inmersión.

La ISO 6425 especifica que la hermeticidad debe ser como mínimo de 100 metros, pero el BR 03-92 es hermético hasta 300 metros. Para conseguirlo, y entre otras cosas, el fondo de la caja es de 2,8 mm de grosor, un milímetro más que el del anterior BR 03. El cristal de zafiro, que por supuesto tiene tratamiento antirreflejos, tiene 2,85 mm de grosor. La medida habitual suele ser de 1,5 mm.

La ISO 6425 también exige que el reloj sea antimagnético. En el caso de este diver el movimiento está alojado en una caja de hierro dulce, una solución habitual cuando no se usa el silicio y que aísla el mecanismo. El movimiento es el calibre automático Sellita SW 300, que se mueve a una frecuencia de 4 hercios y tiene una reserva de marcha de de 42 horas.

Para evitar que la corona se rompa accidentalmente, además de ser roscada lleva unos protectores atornillados a la caja. En este caso se le ha añadido unas instrucciones de cómo roscar la corona que, francamente, son innecesarias, aunque también es verdad que rompe la monotonía del acero.

Todo esto se consigue en una caja de 42 mm de lado y 12,3 de altura. Es decir, se lleva bien en la muñeca, pero tiene un peso notable porque llega hasta los 180 gramos. La caja alterna pulidos y satinados para darle más elegancia. A ello contribuyen también los tornillos frontales, que son en realidad las tuercas de sujeción de los tornillos del fondo y que están todos correctamente alineados hacia el bisel. Por supuesto el bisel es unidireccional.

La ISO 6425 también exige que el reloj sea visible en la oscuridad a 25 cm. La visibilidad en este BR 03-92 Diver es perfecta, como siempre en Bell & Ross. Para que la lectura de la hora sea instantánea los índices aplicados de los cuatro puntos cardinales son oblongos, mientras que el resto son redondos.

Así mismo la manecilla de las horas es naranja para distinguirla de la de los minutos, que es la que señala el tiempo de inmersión transcurrido. Es sólo esta última la que tiene material fosforescente, lo cual se hace extraño. Yo habría pensado que la manecilla de las horas iba a brillar en tono naranja, pero no. Es cierto que sólo nos hace falta la manecilla de minutos, pero se hace raro que la de horas no luzca en la oscuridad.

Otra de las exigencias de la norma ISO es que se pueda saber en todo momento que el reloj funciona. De ello se encarga la manecilla del segundero, que por supuesto también está impregnada de SuperLuminova en el círculo.

La verdad es que el Bell & Ross BR 03-92 Diver es fantástico. Un reloj de buceo perfectamente construido, con la máxima exigencia técnica y con una presencia distinta a lo habitual. Y gracias a sus medidas se puede llevar sin problemas cuando estemos fuera del agua. Su precio es de 3.300 euros y ya está disponible en la tienda electrónica de la marca y en los distribuidores. Más información en Bell&Ross.es.

 



Fotos en vivo y precios del Hamilton Khaki Navy Scuba Auto

 

El gusto por las piezas inspiradas en relojes de otro tiempo parece no tener fin, y más aún si son relojes de buceo. El nuevo Hamilton Khaki Navy Scuba Auto viene a reclamar su parte de pastel, presentándose como un diver atractivo tanto en su apariencia como en su precio.

 

Hamilton presentó el año pasado  los Khaki Navy Frogman -que también repasamos con fotos en vivo en este artículo-. Esos relojes estaban inspirados en los que Hamilton fabricaba para el ejército norteamericano, tanto el de tierra como el de marina. En concreto los Frogman se llaman así porque iban destinados a los del Servicio de Demolición Submarina. Los relojes integraban una especie de cierre de cantimplora para evitar el desenroscado accidental de la corona.

El Hamilton Khaki Navy Scuba Auto es un heredero de los Frogman, pero con ademanes más suaves para llegar a más muñecas. Los Frogman tenían 42 mm de diámetro, pero con el protector daba sensación de más tamaño. Además las manecillas y numerales eran muy grandes, aumentando esa impresión. No es así en este otro buceador.

El Hamilton Khaki Navy Scuba Auto tiene una caja de acero de 40 mm, con las asas contorneadas de tal manera que es difícil que el reloj quede mal incluso en las muñecas más pequeñas. Además la altura es muy contenida, así que siempre va a tener buenas relaciones con las camisas de su dueño. Las asas se prolongan hasta formar los protectores de corona, que aún así está roscada para facilitar la hermeticidad. Es de hasta 100 metros, suficiente para lo que se va a usar (salvo alguna excepción).

El bisel giratorio unidireccional también es de acero y está coronado por una superficie de aluminio anodizado. Los primeros 15 minutos están marcados en naranja, que es el color elegido para contrastar con el negro general (y es un acierto). El bisel carece de material fosforescente, sin embargo.

La esfera del Hamilton Khaki Navy Scuba Auto está lacada en negro y conserva la hora militar. Éste es un detalle que siempre añade Hamilton en la colección Khaki Field para recordar sus vínculos con el ejército. Sin embargo es la primera vez que se ve fuera de esa colección, y ciertamente queda muy bien. Los índices son grandes para que se lean bien, y tanto ellos como las manecillas están profusamente impregnados de una SuperLuminova que en la oscuridad brilla -y mucho- en azul.

El segundero es también naranja, al igual que la minutería. Recordemos que el naranja es el color del logotipo de Hamilton, así que es normal que lo use a menudo. Sus colecciones siempre están salpicadas con ese color. Por dentro se mueve el calibre H-10 que, como ya he dicho en otras ocasiones, es un ETA 2824-2 con la frecuencia rebajada de 28.000 a 21.600 alternancias a la hora para tener 80 horas de reserva de marcha. Es el conocido calibre Tissot Powermatic 80 (del que se puede ver más aquí, en su versión de silicio). En cualquier caso el  movimiento no está a la vista porque el reloj lleva un fondo ciego. Muy bien resuelto, por cierto.

Como ya he dicho antes el reloj, gracias a sus medidas, es muy fácil de llevar incluso por las mujeres. Está disponible con una correa NATO, que es la que vemos aquí con pespuntes naranjas, con un precio de 645 euros. También se puede comprar con un brazalete de acero, en cuyo caso el precio es de 695 euros.

La verdad es que son unos precios muy buenos, y se agradece especialmente el que la diferencia de precio entre la NATO y el brazalete sea de 50 euros nada más. Eso permite tener un reloj más versátil porque el brazalete siempre viste más que una correa de tela. Los relojes ya están disponibles en las tiendas. Más información en Hamilton.es.

 

 

 

 



Nuevos Certina DS Action Chronograph: fotos en vivo y precios

 

Los Certina DS Action Chronograph reeditan uno de sus grandes éxitos: los relojes automáticos de buceo con certificación ISO 6425. Vamos a ver qué ofrecen, tanto técnicamente como en precios.

 

Los nuevos Certina DS Action Chronograph tienen una historia heredada. En 2013 (si no recuerdo mal) Certina lanzó los DS Action Diver Automatic y Chronograph, que se convirtieron en un éxito inmediato y duradero hasta hoy día. Ambos cumplían con la normativa ISO 6425. Esta certificación es notoriamente exigente, y con razón: está pensada para salvar vidas, ya que los relojes de inmersión son instrumentos pensados para garantizar la seguridad de los buceadores.

Creo que lo mejor es ver en detalle las pruebas a las que se ha de someter un reloj para obtener la certificación, que además se debe realizar en cada reloj de manera individual, no en grupo.

 PRUEBA DE MAGNETISMO:
3 exposiciones a un campo magnético de 4.800 A/m. El reloj debe mantenerse en +-30 seg/día sobre la precisión inicial. 

– PRUEBA DE GOLPES:
Dos golpes con un martillo de plástico duro  de 3 kg montado en un péndulo con una velocidad de impacto de 4,43 m/seg (equivale a una caída de 1 m — mgh=mv2/2). La primera de canto a las 9, y la segunda plano sobre el cristal. El reloj debe mantenerse en +-60 seg/día sobre la precisión inicial. 

– PRUEBA QUÍMICA 1:
El reloj se sumerge en una solución de cloruro sódico (agua salada) de 30 gr/l durante 24 horas. El reloj debe mantener sus cualidades de resistencia a la corrosión.

– PRUEBA QUÍMICA 2:
El reloj se sumerge en agua a 30 cm de profundidad (0,3 bares) entre 18 – 25º C durante 50 horas. El reloj debe mantener su mecanismo en correcto funcionamiento.

– PRUEBA DE GOLPE TÉRMICO:
El reloj se sumerge en agua a 30 cm de profundidad (0,3 bares) a 40ºC durante 10 minutos. A continuación pasa a agua a 5º C durante 10 minutos, y de nuevo a 40º C otros 10 minutos. (Las transiciones serán menores de 1 minuto). El reloj no debe tener filtraciones de agua.

– PRUEBA DE LA CORONA:
El reloj es sometido a una presión un 25% mayor que la máxima indicada (nominal). Se aplica sobre la corona una fuerza de 5 Newton en sentido perpendicular al giro. (Se entiende aplicado a todas las coronas y pulsadores). El reloj no debe tener filtraciones de agua.

– PRUEBA DE PRESIÓN:
El reloj se somete a una presión de P=(L+1/4L)/10 bares, siendo L la máxima indicada (nominal) (es decir, un 25% superior pero en agua estática). Dicha presión se consigue en menos de 1 minuto y se mantiene durante 2 horas. Luego se reduce a 0,3 bares en menos de 1 minuto y se mantiene durante 1 hora más. El reloj no debe tener filtraciones de agua.

– PRUEBA DE FILTRACIONES:
Se realiza antes y después de cada prueba de filtración. El reloj se calienta sobre una placa metálica a 40-45º C durante 10 minutos y se coloca una gota de agua entre 18-25º C durante 1 minuto sobre el cristal. El reloj no debe mostrar trazas de condensación.

– PRUEBA DE PRECISIÓN:
Después de las pruebas anteriores, el reloj debe de mantenerse en +-30 seg/día sobre la precisión inicial. 

– PRUEBA DE LA CORREA:
El reloj se somete a una fuerza aplicada en direcciones opuestas sobre los pasadores de la correa de 200 Newton. (Unos 20 Kg)
El reloj no debe sufrir ningún daño aparente en los puntos de fijación.

– PRESELECCIÓN DE TIEMPO:
Presencia de dispositivo de preselección de tiempo protegido contra la manipulación accidental o incorrecta. En caso de ser un bisel giratorio debe tener una escala ascendente  de 60 minutos alineada con las marcas del dial y los índices de 5 minutos deben estar claramente destacados.

– VISIBILIDAD:
A una distancia de 25 cm en la oscuridad, deben de ser plenamente apreciables:
– Las agujas de horas y minutos claramente diferenciadas.
– El tiempo transcurrido del dispositivo de preselección.
– Indicador de funcionamiento (normalmente el segundero).

– MARCAS:
Deben de distinguirse de los relojes que no han pasado las pruebas, teniendo marcadas las palabras DIVER´S WATCH L M, o DIVER´S L M, siendo L la profundidad máxima garantizada por el fabricante. La marca puede estar en la esfera, parte trasera, o en cualquier otra parte visible.

Estas pruebas significan desplazar cada reloj terminado al laboratorio correspondiente para después volver a traerlo a la fábrica. Parece una nadería, pero la repercusión es notable. Normalmente las pruebas de estanqueidad se hacen en la propia fábrica, metiendo los relojes en tanques de como mínimo 5 relojes. Hacerlo de uno en uno multiplica el tiempo empleado, que además hay que pagar a un organismo externo. Esto, que en un reloj de buceo de lujo -cuyo precio se cuenta en miles de euros- no es tan trascendente, tiene un impacto mucho mayor en un reloj que pretende mantener sus precios muy por debajo de los 1.500 euros. De ahí el mérito de los Certina DS Action Chronograph.

Al contrario que sus antecesores, estos relojes presenta un aspecto mucho más musculado, con una caja de 45,7 mm diámetro. El bisel de aluminio anodizado participa del aspecto sólido de la caja y resulta fácil de girar gracias a sus dientes anchos, pero es firme en cada clic para transmitir una sensación de seguridad muy satisfactoria. Los pulsadores están roscados y tienen protectores revestidos de PVD negro.

La esfera recurre nuevamente al azul y al negro. El azul tiene más vocación de hacerse notar que de pasar desapercibido, gracias a ese tono eléctrico que resulta aún más vivo cuando le da la luz directa. El negro por su parte es mucho más discreto, a pesar de sus acentos verdes.

Los índices son grandes, lo mismo que las manecillas, y están plenamente recubiertos de SuperLuminova. La visibilidad bajo el mar está garantizada. Y por tanto también lo está cuando la casa está a oscuras, que es la situación en que con más frecuencia se va a necesitar sus propiedades fosforescentes. Como reloj de inmersión el Certina no necesita de ventana de fecha, pero la casa lo ha añadido por cuestiones comerciales, ya que es la complicación más demandada.

En la sala de máquinas tenemos el confiable calibre ETA C01.211 automático, un movimiento más que probado y que ya explicamos con detenimiento en los DS Eagle Chronograph. Se mueve a 4 hercios (es decir, 28.800 alternancias a la hora) y guarda energía como para mantenerse durante 45 horas sin necesitar el cariño de su dueño. El calibre está tapado por un fondo ciego en el que se ha tallado la tortuga que identifica a Certina.

Por último, los  Certina DS Action Chronograph pueden adquirirse con una correa de caucho -por ahora sólo para la versión con esfera negra- o con un brazalete de acero que consigue reforzar el aspecto de dureza y resistencia que ya tiene la caja. Además añade un extensor del cierre plegable -también muy notorio- para poder adaptarlo mejor cuando se pone por encima del traje de buzo. O simplemente sobre la muñeca desnuda de cada día.

A decir verdad Certina está derivando cada vez más hacia los relojes de cuarzo, pero el aprecio de los aficionados le ha venido -históricamente y estos últimos años- de sus relojes mecánicos. Tanto los diver que ya hemos dicho como los DS y DS 1 siempre han gozado del aplauso general por ser relojes bien hechos y a muy buen precio. Afortunadamente esto último se mantiene: los Certina DS Action Chronograph tienen un precio de 1.170 euros. Si se adquiere la versión con caucho el precio es de 1.140 euros. No creo que se pueda tener tanto por ese dinero. Se agradece por tanto volver a contar con una oferta atractiva, a la que esperemos le sigan otras con calibres mecánicos. Más información en Certina.es.

 



En la muñeca: Blancpain Tribute To Fifty Fathoms Mil-Spec

 

 

Hay tal proliferación de relojes de inspiración vintage que decantarse por un modelo resulta cada vez más difícil. Salvo, claro, que te cruces con este Blancpain Tribute to Fifty Fathoms Mil-Spec, que te deja pocas dudas de por qué modelo apostar.

 

Como ya expliqué cuando hablé del Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe Ocean Commitment II (en este artículo), el origen del Fifty Fathmos es militar, ya que fue una respuesta a la necesidad de los buceadores militares franceses de un instrumento fiable bajo el agua. Esa necesidad se encontró con Jean-Jacques Fiechter, a la sazón director general de Blancpain, que a su vez era un buceador (civil, claro) y comprendió perfectamente el requerimiento. Su respuesta vio la luz en 1953 bajo el nombre de Fifty Fathoms, el primer reloj de buceo del mundo.

En 1958 la Armada norteamericana estaba a la búsqueda de un reloj fiable de buceo que cumpliera con sus especificaciones militares (Military Specifications en inglés, de ahí el nombre del reloj). Una vez más la respuesta fue un Fifty Fathoms que en esta ocasión añadía un elemento adicional de seguridad que había hecho su aparición el año anterior: una ventana circular mostraba una esfera bicolor. Si la parte superior blanca empezaba a tornarse del color naranja inferior significaba que había entrado agua en la pieza y por tanto no era de fiar. Había que volver a la superficie.

Así fue cómo los SEAL (SEa, Air and Land) y los UDT (Underwater Demolition Teams) comenzaron a usar un Fifty Fathoms Mil-Specs 1. Luego, a principios de la década de 1960, con los MIL-SPEC 2, se lanzó una nueva edición Fifty Fathoms, conocida como Tornek-Rayville TR-900. La marina americana exigió la presencia de la pastilla de hermeticidad en todos estos modelos.

Es difícil que alguna vez la pastilla de un susto a un buceador, porque los poco más de 90 metros de estanqueidad del modelo original (50 brazas son 91,44 metros) se han transformado en este Blancpain Tribute To Fifty Fathoms Mil-Spec en 300 metros, aunque apostaría que pocas veces uno de estos relojes a bajar a más de un tercio de esa profundidad. Este modelo aniversario ha rebajado su medida de los 42 mm originales a 40,30 mm y una altura de 13,23, coronada por un cristal de zafiro curvado como el original.

El bisel unidireccional está recubierto por un cristal de zafiro antirrayas,  una innovación introducida por Blancpain en 2003 con el Fifty Fahoms «50th Anniversary» que protege del desgaste las indicaciones luminiscentes del bisel.  La verdad es que, mirando el anuncio del modelo original, se ve cómo Blancpain ha querido con este modelo ser absolutamente fiel con su ancestro, pero por supuesto actualizándolo con la mejor de sus tecnologías. La única concesión comercial ha sido la inclusión de la fecha a las 4:30, pero es tan discreta que sólo se ve cuando se la necesita.

El calibre que mueve el reloj es el 1151, un movimiento automático de 210 componentes con 4 días de reserva de marcha gracias a su doble barrilete. Está provisto de una espiral de silicio, que lo hace más ligero y, por ende, más resistente a los golpes. Además no reacciona a los campos magnéticos. Lo cubre una masa oscilante de oro macizo con un recubrimiento de NAC. NAC significa en inglés NanoAmorphous Carbon y es un tratamiento que supera al DLC en su dureza y resistencia al desgaste. Y resiste temperaturas el doble de altas que el DLC (que oxida a los 350 grados).

El Blancpain Tribute To Fifty Fathoms Mil-Spec es una edición limitada a 500 unidades y está disponible con correa NATO (como la que vimos aquí), correa de tela (como esta) o con el brazalete de estas fotos. Los precios de los modelos son de 13.290 euros con cualquiera de las correas o de 15.300 euros con el brazalete, y ya se pueden reservar en las dos boutiques de la casa en Madrid. Más información en Blancpain.es.



Dos nuevos modelos Seiko Prospex PADI

 

 

Seiko presenta los nuevos diseños Prospex PADI en colaboración con la red de buceo más importante del mundo, la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI).

 

Cuando publicamos el primer artículo sobre los modelos Seiko Prospex PADI (aquí, con fotos en vivo), explicamos que la PADI se creó en 1966 por dos entusiastas que creyeron necesario establecer los estándares de formación en el mundo del buceo. Durante los últimos cincuenta años, PADI se ha convertido en la organización de entrenamiento de buceo más grande del mundo, con más de 6.300 centros de buceo y más de 136.000 instructores profesionales cualificados en todo el mundo.

Por su parte Seiko lanzó el primer reloj de buceo en 1965. Desde entonces hasta la fecha, la marca nipona ha desarrollado nuevas tecnologías y diseños innovadores que han hecho del buceo un  deporte más seguro y más fácil, tanto para profesionales como para aficionados. Veamos las dos nuevas incorporaciones.

SEIKO PROSPEX PADI SRPA83K1

 

El nuevo modelo dispone de un diseño de esfera que otorga una legibilidad perfecta incluso en situaciones de baja luminosidad. Incorpora una caja de acero inoxidable con caja exterior de cerámica y unos descomunales 51,7 mm de diámetro. El cristal es de Hardlex. Es hermético hasta los 200 metros y se ata a la muñeca con una correa de silicona, aunque aquí abajo lo vemos personalizado con una NATO.

Foto tomada del Instagram de Seiko USA

Los marcadores de hora son grandes, de manera que permiten una máxima superficie y profundidad para el revestimiento Lumibrite de Seiko. Las ranuras profundas en el bisel están diseñadas para una operación fácil, incluso cuando se usan guantes. La corona tiene una protección de rosca que evita ser extraída en cualquier tipo de operación accidental. El fondo de la caja es roscado. El calibre 4R36 es de carga automática (aunque tiene también remonte manual) y una reserva de marcha de 41 horas. Se mueve a 21.600 alternancias por hora.

SEIKO PROSPEX PADI SNE435P1

El diseño de la esfera tiene un sólo objetivo; máxima legibilidad, Incluso en el fondo del océano donde la luz solar no llega. Los marcadores de hora son grandes, de manera que permiten una máxima superficie y profundidad para el revestimiento Lumibrite de Seiko. La corona de este modelo también tiene una protección de rosca que evita ser extraída ante cualquier tipo de operación accidental.

Foto publicada en la cuenta de Instagram de Seiko USA

El tamaño es más moderado y ponible: 43,5 mm, con la misma hermeticidad de 200 metros y también cristal sintético. Tanto la caja como la pulsera son de acero inoxidable. El funcionamiento del reloj se consigue gracias a la energía de la luz solar.

Como siempre en Seiko los precios son uno de sus puntos fuertes, porque da mucha calidad sin ser agresivo con la cartera de sus aficionados. Así el Prospex PADI SRPA83K1 tiene un precio de 690 euros. Por su parte el Seiko Prospex PADI SRPA83K1 tiene un precio de tan solo 395 euros. Más información en Seiko.es.



Los nuevos Nomos Glashütte Aqua. Presentación oficial en España

 

Cuando vieron la luz los nuevos Nomos Glashütte Aqua en Baselworld 2017 se convirtieron en uno de los temas de conversación de la feria, por atractivos y atrevidos . Ahora han sido presentados en España, y hemos podido verlos y sentirlos más de cerca.

 

En una tarde de esas típicas de primavera (ahora sol, ahora nubes, ahora sol, ahora viento, ahora un trueno…) Nomos nos citó en una casa que, todos coincidimos, no podía ser más “Nomos”. Y la ocasión lo merecía, porque eran los Nomos Glashütte Aqua los que querían tomar la escena. Hay que señalar Nomos lleva casi desde sus comienzos en España de la mano de la relojería y joyería Wempe. Para quien no lo sepa, Wempe es también una casa relojera ubicada en Glashütte, muy cerquita de Nomos. Además tienen el laboratorio en el que se llevan a cabo las pruebas de cronometría a los relojes alemanes (casi iguales que las del COSC).

Sin embargo ha sido la primera vez que Nomos, la empresa, hacía una presentación oficial en España. A mí me hacía especial ilusión, y no sólo porque me gusta mucho Nomos; es que la gente de Nomos es de lo mejorcito que hay en la industria. Siempre sonriendo, siempre atentos, siempre haciendo la vida del periodista más fácil.

Club Automat Datum Atlantik

En mi opinión Nomos es una empresa modélica dentro de la  industria relojera cuyos méritos no están suficientemente reconocidos, aunque seguramente parte de la culpa es suya por no saber comunicarse mejor. Y es que en eso son muy alemanes: el mayor esfuerzo se pone en hacer sus relojes muy bien, en tener un camino bien marcado y coherente y una política comercial cristalina. Pero en este sector tan hiperestimulado necesitan publicitarse más.

Esta presentación, muy orientada al mundo web y las redes sociales, va por el buen camino. Y sí, es un maravilloso defecto: al contrario de lo que ocurre muchas veces aquí lo primero, lo innegociable, es el producto. Por eso los que aman la relojería irremediablemente aman a Nomos Glashütte.

Club Automat Datum Signalblau y Ahoi neomatik signalrot

Nomos fue pionera en la venta de sus relojes por internet, exponiendo claramente sus precios. A su vez crearon -y siguen expandiendo- una red comercial a la que apoyan de la mejor manera posible: ellos defienden el precio de manera que el cliente final nunca se da sorpresas, siempre encuentra lo mismo al mismo precio allí donde vaya.

Esto hace que los puntos de venta estén contentos con ellos y por tanto defiendan el producto con más ímpetu. Además, al tener los escalados de precios correctamente -y estrictamente- establecidos se evita el mercado gris, que ha lastrado (y sigue aplomando) a la industria relojera suiza.

Ahoi Datum Atlantik

Decía que la empresa tiene su camino bien marcado y es verdad: comenzó construyendo relojes muy bien acabados y a muy buen precio para los que además hacían sus propios calibres, salvo el conjunto de escape (o “assortiment”, como lo llaman los suizos). En 2014 presentaron su propio “Swing System”, que por fin sustituía el assortiment de otros (Nivarox, creo) por el suyo propio. Fue un logro impensable en una manufactura tan pequeña.

Club neomatik y Ahoi neomatik con el calibre de manufactura DUW 3001

Por último, en 2015 Nomos presentó el DUW 3001, su calibre totalmente de manufactura y con unas prestaciones más que sorprendentes: una altura de tan solo 3,2 mm, que le convierte en uno de los calibres automáticos más delgados del mercado. De hecho es el más delgado de entre los que se producen en masa.

Ahoi neomatik

Para celebrarlo Nomos introdujo la línea neomatik (así, con minúscula), que vimos en vídeo aquí. En realidad eran las colecciones que ya tenía (aunque no todas) a las que les añadió el calibre y le dio algunos cambios estéticos para distinguirlas de las ediciones estándar.  No se me ocurre ninguna marca independiente que en tan pocos años haya hecho tanto.

Los cuatro Club neomatik

Este año la casa germana ha sufrido un frenesí creativo y ha presentado nada menos que 16 relojes. Pero no ha creado una colección absolutamente nueva, sino que ha tomado dos familias que no recibieron el nuevo calibre en su momento y ahora lo pueden estrenar. Y con caras renovadas. La primera es la familia Club. Es el modelo más fácil de aceptar porque muestra la hora de manera sencilla y clara, con unos grandes numerales arábigos.

Club neomatik signalblau

Los nuevos Nomos Club neomatik tienen una caja de 37 mm y se ofrecen con los colores plateado, signalblau (azul sirena), signalrot (rojo sirena) y Atlantik (azul marino). Sin duda las esferas con más éxito son la signalblau y la signalrot, porque los colores parecen salirse de la esfera por lo vibrante de sus tonos. Se ha aumentado la hermeticidad hasta 200 metros, lo que les permite sumergirse sin problemas. Pero claro, no son un diver como tal; ni tampoco lo quieren ser. Son relojes de calle y de oficina con colores atrevidos y porte suavemente deportivo. Basta ver sus pulidos a espejo para darse cuenta de los relojes vienen de un origen más formal. Son buceadores competente, pero ocasional. Y sin embargo la mezcla funciona muy bien.

Todos vienen con una correa NATO gris que, unida al tamaño del reloj, lo hace más para mujer que para hombre. Los amantes de los relojes pequeños están de enhorabuena, sin embargo, porque si te gustan los tamaños pequeños, estos relojes se llevan perfectamente.

También existe un Nomos Glashütte Aqua en versión Club pero de mayor diámetro: 41,5 mm y sólo 9,78 mm de altura. Se llaman Club Automat Datum, que como su nombre indica incluye fecha. Es una ventana a las 6 que está pintada del mismo color que la esfera, por lo que se integra perfectamente. En este caso el calibre no es el DUW 3001, sino el también automático DUW 5101. Tampoco hay esfera roja (con buen criterio, creo yo).

 

Y la otra familia que se ha apuntado a los chapuzones es la Ahoi.  Más formal que los Club en la escritura sobre la esfera, pero igualmente llamativo en los colores porque se ha usado la misma paleta. Hay que hacer notar cómo siempre la manecilla del pequeño segundero es naranja, que le queda muy bien porque aviva la esfera (salvo con el rojo, donde está muy desaparecida).

En el caso de la versión no neomatik (llamada Ahoi Datum) el diámetro es de sólo 40,3 mm, mientras que la altura crece levemente hasta los 10,64 mm. Nada que no pueda negociar el puño de la camisa. Aquí también desaparece el rojo para dejar paso a colores más formales (salvo el Azul Sirena, claro).

Decía antes que las versiones pequeñas tienen un tamaño más para mujer, acentuado por el suave gris de la correa NATO. Esta es la prueba, en la que se ve qué bien quedan en una muñeca femenina:

Los precios de los Nomos Glashütte Aqua son como siempre imbatibles, sobre todo si estamos hablando de calibres de manufactura. Los Club neomatik tienen un precio de 2.420 euros (menos la versión plateada, que cuesta 80 euros menos). Los Club Automat Datum cuestan 2.740 euros. Por su parte los Ahoi neomatik tienen un precio de 3.160 euros (80 menos para la esfera plateada) y los Ahoi Datum cuestan 3.620 euros. Durante mayo van a estar disponibles exclusivamente en Wempe, y después ya en los puntos de venta habituales. Y por supuesto en la web de la casa. Más información en NomosGlashütte.com.

¡Qué bien quedan!



Nuevos Edox Delfin Fleet 1650 Limited Edition con fotos en vivo y precios

 

 

Hacía tiempo que no sabía nada de Edox y verlos de nuevo en Baselworld 2017 ha sido una sorpresa muy agradable. Me he encontrado con unos relojes bien hechos y muy al tanto de los precios que pide el mercado. Sin duda lo más destacado han sido los Edox Delfin Fleet 1650 Limited Edition, unos diver con un atractivo instantáneo.

 

La verdad es que casas relojeras como Edox (o como Alpina, que vimos ayer) son las que tienen una situación de mercado más peliaguda, porque compiten en un segmento de precio en el que hay infinidad de propuestas. Si su precio aumenta enseguida entran en colisión con marcas de más prestigio. Pero si se ven tentados a recurrir a la venta de relojes de cuarzo entran en otra zona de guerra aún más cruenta y en la que cuesta aún más destacar.

¿Qué hacer entonces? Pues la respuesta está en estos dos Delfin Fleet 1650: Edox ha recurrido a su propio fondo de armario, que es importante, y ha actualizado uno de sus diseños para ofrecer imagen, calidad de construcción y precio ajustado. Es un esfuerzo fabuloso porque cuando no se es grande todo cuesta más, pero es que no queda otra. Y el resultado es muy bueno.

Aunque Edox es muy conocido por su patrocinio del equipo de carreras Sauber F1, tiene sin embargo mucha relación con el mundo acuático y por eso sus relojes siempre han tenido buena hermeticidad. Estos nuevos delfines son estancos hasta los 200 metros, mucho más de lo necesario para aquellos a quienes va destinado el reloj.

Los Delfin Fleet 1650 se presentan con dos cajas: la primera es de bronce y la segunda de acero. Ambas tienen un bisel unidireccional de acero y asas integradas. Si le añadimos el cristal -que es de zafiro- con una forma muy abovedada, nos encontramos con unos divers vintage perfectos. Hay que recordar que Edox tiene patentada una corona de doble sello, lo que le ahorra el estar roscada. Por eso también tiene unos pequeños protectores, que además estilizan la figura.

Por cierto que el nombre tiene una explicación: Edox apoya a la Oficina de Indonesia para la Protección del Patrimonio Cultural en una investigación subacuática para recuperar 5 barcos de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, que se hundieron allí en 1650. La expedición se desarrolla entre abril y mayo.

Las esferas son francamente atractivas porque el naranja contrasta muy bien con el negro de la versión de acero, y aún más con el azul de la de bronce. Los índices son dobles con una franja pintada en medio, al igual que las manecillas. La SuperLuminova está presente en las franjas blancas de las agujas y en las líneas pintadas sobre los índices. Es cierto que la punta del segundero no es luminiscente (así que no cumple con las normativas de los relojes de buceo), pero es que tampoco era esa la idea del reloj.

Al ampliar la foto se ven pequeños fallos en la aplicación de la pintura, probablemente porque son prototipos

En la ventana de fecha se ha optado por dejar a la vista los discos del día y la fecha. Normalmente el hueco intermedio se tapa, pero en este Delfin Fleet 1650, al ser tan retro, no queda mal. O por lo menos a mí no me disgusta.

El reloj se mueve gracias al que Edox llama Calibre 88, que no es otro que el Sellita SW220-1. Eso significa movimiento automático con rotor bidireccional, 4 hercios, discretas 38 horas de reserva de marcha, cambio instantáneo de fecha y día, remonte manual y parada de segundero. El movimiento no se ve: está tapado con un fondo en el que se ha grabado una Rosa de los Vientos con datos de antiguos mapas que sirvieron para encontrar las naves hundidas. Además aparece el número de la colección y la frase “There is no certainty, there is only adventure”. (No hay certezas, sólo aventura). Muy bonito el fondo, ciertamente.

El diámetro de la caja es de 43 mm, pero por sus formas y las esferas oscuras el reloj parece más bien de 40 mm. En cualquier caso se lleva bien sobre la muñeca y resulta francamente seductor. El reloj se asegura sobre el pulso gracias a una correa de piel (aviejada en el caso de la versión de bronce) terminada con una hebilla personalizada. Pero el conjunto se vende con un estuche de cuero para llevar el reloj que además incluye una atractiva correa NATO. Todo un detalle.

Los Edox Delfin Fleet 1650 Limited Edition son, como su nombre indica, dos relojes en edición limitada: el modelo de bronce a 200 unidades y el de acero a 300 unidades. Eso va a hacer que se conviertan en objetos muy deseados, sobre todo la versión de bronce que es sin duda la más llamativa y mejor resuelta estéticamente. De hecho a España van a llegar -si acaso- sólo unas pocas unidades, por lo que hay que darse prisa en reservarlas.

El precio de la versión de acero es de 1.850 euros, mientras que el precio para la versión de bronce es de 2.190 euros. Yo creo que estos Delfin Fleet 1650 van a ser -o deberían ser- una nueva gama dentro de Edox, porque tienen todos los argumentos para triunfar -sobre todo si costaran algo menos para competir mejor-. Por ejemplo: ¿qué tal la versión de acero con la esfera azul? ¿Y en verde? ¿O en marrón? Yo creo que tienen un gran futuro. Más información en Edox.es.

 



Nuevo Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe 38mm. Fotos en vivo y precios

 

Blancpain ha presentado en Baselworld 2017 su nuevo Fifty Fathoms Bathyscaphe 38mm, un diver automático con la última tecnología que apela tanto a hombres como a mujeres.

 

El Fifty Fathoms es un icono de Blancpain. Muchas veces los iconos son eso, imágenes que gustan pero que están de exposición y, en el caso de la relojería, sólo son buscados por los aficionados más devotos. No es el caso del Fifty Fathoms, que es también un éxito de ventas con una popularidad a la que no se le pone nunca el sol. Prueba de ello son los nada menos que 61 modelos que componen su colección.

En Horas y Minutos ya hemos visto algún que otro ejemplo del Fifty Fathoms Bathyscaphe (por ejemplo este cronógrafo), pero esta nueva versión es interesante porque sigue una tendencia que se ha destapado este año: los relojes unisex. O así se ha dado en llamar, pero en realidad son básicamente relojes de caballero con unos canónicos 38 mm de diámetro. Yo creo que con estos modelos históricos y ese diámetro a quien de verdad se contenta básicamente es a todos aquellos puristas recalcitrantes a los que cualquier reloj por encima de 38 le parece demasiado grande e incluso de mal gusto. Y eso aunque, como en este caso, el reloj original tuviera un tamaño mayor. En el caso del Fifty Fathoms original el diámetro era de 42 mm. Por otro lado, cuando las mujeres se ponen relojes de hombre en realidad van más a por medidas de 40 y hasta 42 mm porque lo que quieren es eso, un reloj de hombre.

En fin, ya veremos cuál es la evolución comercial delFifty Fathoms Bathyscaphe 38mm, pero de lo que no hay duda es de que el reloj es muy atractivo, tanto en estética como en todo lo que ofrece. La caja está hecha en acero satinado, mientras el bisel está recubierto de una capa de cerámica azul con los números e índices hechos de Liquidmetal. Este material,  tras ser sometido a una presión de 5 toneladas para que rellene los huecos y posteriormente enfriado, adquiere una dureza 3 veces superior a la del acero. La caja tiene una altura de sólo 10,77 mm (sus hermanos de colección superan los 13 mm) y es hermética hasta los 300 metros.

Aparte de las medidas de la caja, hay pocos cambios más. La esfera mantiene un precioso azul con decoración de rayos de sol. Las manecillas rectangulares y los índices son los que ya conocíamos, como también estamos familiarizados con el segundero acabado en punta roja, la fecha a las 4:30 y la excelente luminosidad nocturna.

El Fifty Fathoms Bathyscaphe 38mm camina gracias al calibre 1150, un movimiento de la casa que se mueve a 21.600 alternancias/hora. Está equipado con un doble barrilete que proporciona una cómoda reserva de marcha de 100 horas. No sólo eso: el espiral es de silicio, que gracias a su baja densidad reduce el peso total. Además tiene una mayor resistencia a las vibraciones y es inmune a los campos magnéticos.

El conjunto queda atado gracias a una correa textil que queda muy bien y que permite llevar el reloj en circunstancias formales. Se cierra con una sencilla pero contundente hebilla de acero con el nombre de la marca grabado. Aunque a mí se me hace un poco pequeño, he de reconocer que el reloj es muy bonito, y en la muñeca femenina aún más. Su precio es de 8.960 euros, y estará disponible a partir de julio. Más información en Blancpain.es.

 



Nuevo Sea-Dweller: el lanzamiento más polémico de Rolex, con fotos en vivo y precios

 

En la feria de Baselworld 2017 Rolex ha lanzado una reedición del Sea-Dweller, y desde el momento en que se presentó en público se generó una polémica entre los seguidores de la marca que probablemente no se acabe nunca. Vamos a ver el qué, el por qué y el cuánto.

 

UN POCO DE HISTORIA

El lanzamiento de esta nueva versión del Sea-Dweller marca el 50 aniversario del lanzamiento del reloj. En efecto el Sea-Dweller se lanzó al mercado en 1967, como respuesta de la marca al por entonces cada vez más amplio mercado del buceo de saturación. Con la ayuda de la Marina Norteamericana y los buceadores del Comex francés Rolex diseñó un instrumento capaz de soportar la presión de las profundidades.

Rolex Sea-Dweller Original de 1967

Pero en ese entonces “profundidades” significaba 610 metros. Su ancestro directo, el Submariner, sólo podía bajar hasta los 200 metros, así que el salto cualitativo fue enorme. Debido a la entrada de helio en el reloj y a que la decompresión de la cámara usada a este efecto era más rápida que la del reloj, se hizo imprescindible algún medio que permitiera la salida de las burbujas y evitar así la explosión del cristal. Así nació la primera válvula de helio, que desde entonces ha formado parte del lateral del Sea-Dweller. Por cierto que esa misma presión es la que impidió a Rolex añadir su famosa lente de aumento Cyclops, que originalmente estaba en el reloj. Los primeros modelos tenían el nombre escrito en rojo, y una caja de 40 mm de diámetro.

En 1977 desaparece el rojo de la esfera, al igual que la leyenda “Submariner 2000”. En 1978 el Sea-Dweller comienza a equipar un cristal de zafiro y pasa a resistir hasta los 1.220 metros de profundidad, además de integrar el calibre 3035 que pasaba de 19.800 a 28.800 alternancias a la hora.

En 2008 Rolex anuncia que suspende su fabricación y pasa a ser sustituido por el Rolex Deepsea, que aguanta hasta 3.900 metros (aquí puedes ver una famosa versión). Sin embargo en 2014 el Sea-Dweller volvió a la vida y ahora, sólo dos años después, aparece una nueva versión con suficientes cambios como para que dé mucho de qué hablar.

OYSTER PERPETUAL SEA-DWELLER 126600 DE 2017

En primer lugar la caja ha crecido hasta los 43 mm. No suele ser así de radical Rolex, pero en cualquier caso la caja está tan bien diseñada que en absoluto parece un reloj grande. Mira la foto de aquí arriba: si no acabara de decir que son 43 mm seguramente pensarías que seguimos teniendo la caja tradicional de 40 mm. Rolex no ha dado el dato de la altura de la caja, pero, sin ser desde luego delgada tampoco se puede decir que sea voluminosa. Y es más proporcionada que la de 40 mm en mi opinión.

Sobre la carrura se asienta el bisel unidireccional, con ese clic tan conseguido al paso. El disco superior del bisel es de Cerachrom, la cerámica resistente a rayaduras de Rolex. Los números y las graduaciones están recubiertas de platino. El resultado es sobrio, pero perfectamente visible. Por supuesto a las 12 aparece un triángulo luminiscente.

En la esfera se ha recuperado el texto en rojo como homenaje al modelo original. Es sólo un detalle, pero cuando lo ves al lado de la versión de 2014 te das cuenta de lo muy bien que le sienta, porque le da una profundidad a la esfera que las versiones con texto en blanco no tienen.

Y llegamos a la parte más polémica: la inclusión de la lente Cyclops sobre la ventana de fecha. El que el Sea-Dweller no tuviera la lupa era uno de los rasgos distintivos más apreciados por los seguidores del modelo, porque lo diferenciaba del Submariner. Por eso los puristas consideran que esto es un movimiento ilegítimo por parte de Rolex.

La idea de Rolex siempre fue la de que el reloj tuviera Cyclops porque, si el objetivo que debe perseguir siempre un reloj de inmersión es la máxima legibilidad, no se puede cuestionar que la lente ayuda a leer la fecha. Se puede decir que la fecha carece de importancia en este instrumento, pero si Rolex no hubiera querido que se leyera simplemente no la habría incluido. Y si estaba en el diseño orginal, entonces es plenamente legítimo.

Aunque no lo hubiera estado también sería legítimo incluirla, porque es uno de los rasgos más distintivos de Rolex. Así que por ahí también tiene fundamento. Pero es que además con la Cyclops Rolex está dando más a sus clientes: ha mejorado su técnica constructiva como para que el cristal aguante la presión, y por tanto lo ofrece. No es un capricho, es seguir dando lo máximo en cada reloj. Y por último: la lupa mejora la estética de una ventana de fecha que por sí sola tiene, reconozcámoslo, un diseño de lo más perezoso, digno de un reloj de 300 euros. Se nota que a mí SÍ me gusta esta innovación, ¿verdad?

Una cosa más sobre la esfera: como siempre tanto las manecillas como los índices están tratados con Chromalight, el material luminiscente creado por Rolex y que garantiza una luz azul constante durante ocho horas, y por tanto un placer visual que no acaba al ponerse el sol sino que se extiende durante las 24 horas.

El nuevo Sea-Dweller se mueve gracias la calibre 3235, no el 3135. Es una versión más reciente que cumple con los requisitos de exactitud de Rolex, que como sabemos son de -2/+2 segundos al día (mucho más exigente que lo que pide el laboratorio COSC). Integra el escape Chronergy, antimagnético, amortiguadores Paraflex, espiral Parachrom y un volante que opera a 4 hercios, además de un barrilete que proporciona 70 horas de reserva de marcha. Es hermano del 3255 del que hablamos aquí. Por supuesto el movimiento no se ve porque va tapado por el espartano (y diría yo que decepcionante) cierre roscado trasero.

El brazalete Oyster ha crecido en anchura para guardar la proporción debida con la caja. Se cierra mediante la Oysterlock, con láminas de extensión Fliplock (para alargar el brazalete hasta 26 mm) y el sistema Rolex Glidelock, que permite un ajuste preciso mediante incrementos de 2 mm hasta un total de unos 20 mm.

CON TODA ESTA POLÉMICA, ¿SE VA A VENDER O NO?

Como churros. El nuevo Sea-Dweller es un relojazo por donde quiera que se le mire. Si Rolex es el mayor vendedor de relojes no es porque se lo compran los seguidores de la marca (que también, claro), sino mucha gente que simplemente quiere un buen reloj y todo lo que aporta llevar un Rolex en la muñeca. Esa gente no sabe de tradición, de ADN ni todas esas cosas que quitan el sueño a los aficionados más empedernidos.

Más aún, podríamos decir que el Sea-Dweller de 2014 fue un fracaso (relativo, claro), seguramente porque no tenía suficientes argumentos para que la decisión de compra se decantara a su favor y no al del Submariner. Recordemos en este sentido que muy, muy poca gente va a necesitar una válvula de helio. Por tanto este año Rolex ha decidido hacer caso a lo que presumiblemente quieren los clientes potenciales y ha creado un reloj que sí tiene una personalidad muy definida. Y vaya si lo va a vender bien.

El Sea-Dweller tiene un precio de 10.450 euros. Por comparar, el Submariner de 40 mm con fecha cuesta 7.850 euros, y 6.900 sin fecha. Si el dinero no es problema, la verdad es que cuesta decidirse; pero creo que yo me quedaría con el Sea-Dweller. Más información en Rolex.es.

 



En la muñeca: Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe Ocean Commitment II

 

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-5-horasyminutos

Blancpain ha presentado la segunda edición de la colección de Fifty Fathoms dedicados al proyecto Ocean Commitent. Además de su excelente calibre por primera vez integra una caja completamente realizada en cerámica azul. A falta de palabras Blancpain lo ha llamado Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II. Vamos a ver sus características, precio y cómo queda en la muñeca (aunque es fácil imaginar el veredicto).

 

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-2-horasyminutos

Este Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II (la propia marca reduce el nombre a BOCII) es el, por ahora, último heredero del Fifty Phathoms, el primer reloj específicamente de buceo del mercado. El capitán Robert “Bob” Maloubier, al mando de los buceadores de combate franceses (el grupo en aquel entonces más secreto y con el entrenamiento más exigente) quería equipar a sus efectivos con un reloj que les sirviera en las profundidades para saber, entre otras cosas, la cantidad de oxígeno que les quedaba en las botellas. Tras varios intentos fue Blancpain quien atendió su petición, probablemente porque el propio director de Blancpain entonces, Jean-Jacques Fiechter, era también buceador. El Fifty Fathoms se presentó en 1953 y, a pesar de sus 63 años, goza de una excelente salud.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-4-horasyminutos

Para esta edición el Fifty Fathoms Bathyscaphe se viste, por primera vez, con una caja completamente elaborada en cerámica de color azul. La utilización de la cerámica (procedente del dióxido de circonio -ZrO2 en su formulación química-, también conocido como circonia) es cada vez más frecuente en cada vez más sectores: desde un implante dental a rodamientos de vehículos o recubrimiento de reactores nucleares. Esto es así porque el uno de los materiales químicos más resistentes a la corrosión (lo que garantiza en este caso la durabilidad del color sin degradarse), es extraordinariamente biocompatible y muy resistente al uso. Aunque es verdad que la cerámica puede quebrarse con un golpe fuerte, el dióxido de circonio (la RAE también admite zirconio) presenta una resistencia muy alta a la propagación de roturas.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-1-horasyminutos

La caja, de 43,60 mm de diámetro y 15,25 mm de altura, toma su forma prensando la circonia -que es de color blanco- a la que se le ha añadido aglomerante -para cohesionar el óxido- y pigmentos de color. El ZrO2 pasa por dos fases: una de modelaje a baja temperatura en el que se conforma la caja- y después pasa a la sinterización, que es como se llama al proceso en el que a alta temperatura (aproximadamente 1.400 grados) el producto adquiere su dureza y la forma y grosor final .

Así se crea la carrura, el fondo y el bisel. La cerámica resultante es tan dura que se necesitan herramientas de diamante para terminar de perfilar la caja, y para hacer las inserciones del bisel se necesita un láser de 8.000 watios. Después se toma una lámina de Liquidmetal caliente (una mezcla de circonio y otras cerámicas que fusiona a bajas temperaturas) y se le somete a una presión de 5 toneladas sobre el bisel para que rellene los huecos. Una vez enfriado, el Liquidmetal es 3 veces más resistente que el acero, garantizando así que no va envejecer. La construcción en cerámica y el uso de Liquidmetal es una ténica usada por Omega desde hace tiempo (lo vimos por última vez en estos Seamaster). por lo que sería lógico pensar que la fabricación de las cajas se hace en las mismas máquinas. Tanto la corona como los pulsadores del cronógrafo son también de cerámica, aunque en este caso se hacen por inyección.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-6-horasyminutos

En contraste con el precioso azul profundo de la caja, la esfera presenta un gris meteoro (así lo llama Blancpain) con decoración rayos de sol, de manera que según incida la luz se despliega una paleta de matices que hace aún más atractivo mirarla. Pero es a la vez un gris sereno, que en combinación con el azul que lo rodea hace de un reloj de buceo una pieza elegante. Los 43  mm de diámetro dejan amplio espacio para tres subesferas: el pequeño segundero a las 6 está flanqueado por un contador de 30 minutos a las 3 y uno de 12 horas a las 9, y a las 4:30 por la ventana de fecha. Los índices horarios son redondos excepto a las 3, 6 y 9. Las 12 ostenta un índice en forma de diamante, de manera que la lectura de la hora nunca ofrece dudas: imagina que coges el reloj de la mesilla en la oscuridad; si no sabes si está boca arriba o boca abajo el diamante a las 12 te ayuda a orientarte. La manecilla de las horas es más gruesa que la de los minutos, lo que es muy útil para distinguirla en la oscuridad porque el tinte de SuperLuminova es el mismo para todos los elementos luminiscentes (índices, manecillas, pequeño segundero y botón sobre las 12 en el bisel).

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-3-horasyminutos

Lo que se esconde dentro de la caja no sólo está a la altura del exterior, es que lucha por ser lo mejor de todo: el calibre automático F385 integra un volante de inercia variable con tornillos de oro para un mejor ajuste y espiral de silicio. La frecuencia es de 5 hercios (36.000 alternancias a la hora) para mejorar la cronometría y el cronógrafo cuenta con embrague vertical y rueda de pilares -además de la función flyback que ya queda señalada en su nombre-. Y además tiene 50 horas de reserva de marcha. Blancpain acierta al equipar a este Fifty Fathoms Bathyscaphe con un calibre sin la profusa decoración que tanto admiramos de su colección Villeret, porque lo acerca a la idea de reloj-instrumento que está en el origen de la pieza sin dejar de ser atractivo. A ello contribuye, y no poco, la masa oscilante de oro recubierto de platino con el logotipo del Ocean Commitment. Y además es visible gracias a un cristal de zafiro a pesar de presumir de una hermeticidad garantizada hasta 300 metros.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-8-horasyminutos

Todo ello en una caja que, como apuntaba al principio, sólo levanta 15,25 mm. No es una altura discreta, desde luego, pero en la muñeca no se siente en absoluto así gracias al buen diseño del conjunto y a que el azul disminuye la sensación de tamaño.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-9-horasyminutos

El reloj se puede llevar con una correa de nylon (una NATO, vaya) o con una correa textil que no puedo dejar de recomendar encarecidamente, porque el reloj se merece lucir elegantemente en la muñeca y una NATO difícilmente lo consigue. Por cierto que el ancho de las asas es de unos poco habituales 23 mm, así que mejor olvidarse de usar las correas que haya por casa. Se cierra con una hebilla  sencilla pero con mucha presencia.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-10-horasyminutos

Aunque no se sea buceador el  Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II es fácil de llevar gracias a su ligereza y a que su apariencia le acerca más a un reloj deportivo que no al competente reloj de inmersión que en realidad es. El reloj ya está disponible en las boutiques de la casa en edición limitada a 250 unidades y con un precio de 18.920 euros. Blancpain afirma que por cada reloj vendido, la Manufactura se compromete a entregar la suma de 1.000 euros para apoyar las expediciones científicas encaminadas a preservar los océanos. Más información en Blancpain.es.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-7-horasyminutos



Nuevo Tudor Pelagos LHD para zurdos. Características y precio

tudor-pelagos-lhd-9-horasyminutos

Casi hundido por el incuestionable éxito de su hermano menor Black Bay, el Pelagos sale a flote con fuerza renovada y le gana por la mano. La mano izquierda, concretamente.

Presentamos el Tudor Pelagos LHD, el primer reloj para zurdos de la casa.

 

tudor-pelagos-lhd-3horasyminutos

Es verdad que, tal como anunció Tudor en la feria de Baselworld 2016, sus esfuerzos iban a ir sobre todo dirigidos al Black Bay, que es su producto estrella. Aquí hemos visto ya los Black Bay Back y sobre todo el Tudor Heritage Black Bay Bronze, un exitazo en toda regla que además acaba de ganar el Premio de Relojería de Ginebra. El Pelagos mientras tanto ha estado todo el año en segundo plano. Hasta hoy que se ha presentado el Tudor Pelagos LHD.

tudor-pelagos-lhd-4-horasyminutos

El Tudor Pelagos es el verdadero reloj de buceo de Tudor, ya que puede alcanzar los 500 metros de profundidad sin ver comprometida su hermeticidad. Añade incluso una válvula de helio a las diez que en el modelo para zurdos pasa a ocupar una nueva posición a las tres, aprovechando el hueco que deja la corona tras emigrar hasta las 9 horas.

tudor-pelagos-lhd-11-horasyminutos

Estructuralmente el reloj es exactamente el mismo que ya repasamos en profundidad en esta entrada.  La caja y el brazalete son de titanio y el diámetro es de 41 mm. El bisel unidireccional también es de titanio, pero la parte visible es  un disco de cerámica negra y graduaciones con material blanco luminiscente. El cristal esde zafiro abombado antirreflectante y resistente a las rayaduras y la corona está roscada y provista de un sistema de triple hermeticidad. El modelo está inspirado en un reloj también para zurdos encargado por la Marina francesa.

tudor-pelagos-lhd-2-horasyminutos

La esfera presenta color beis en los índices y agujas, mientras que la fecha alterna el color rojo en los números pares y negro en los números impares, como en los antiguos relojes de buceo de la marca. A ese tipo de fecha se la conocía coloquialmente como “la ruleta”. El rojo se ha usado también en el nombre del reloj, que encabeza un párrafo de cinco líneas encima de las seis horas.

tudor-pelagos-lhd-8-horasyminutos

tudor-pelagos-lhd-6-horasyminutos

El calibre dentro del Tudor Pelagos LHD es el MT 5612 LHD. Al igual que ocurre con la corona y la válvula de helio el nombre del movimiento es una inversión del ya existente (que se llama MT 5621), y Tudor lo ha certificado COSC con la premisa de que se maneja al contrario del normal. Por supuesto el calibre no se ve porque el fondo es ciego. En dicho fondo aparece, por primera vez, el número de fabricación de cada reloj. Por último hay que señalar que el reloj se entrega, además de con brazalete de titanio, con una correa de caucho y la herramienta necesaria para cambiarla. El brazalete tiene el sistema extensor que ya conocíamos y que hace feliz a quien lo lleva aunque nunca se ponga un traje de neopreno, porque contribuye a que el ajuste exacto a cada muñeca sea mucho más fácil de conseguir.

tudor-pelagos-lhd-7-horasyminutos

tudor-pelagos-lhd-5-horasyminutos

El precio del Tudor Pelagos LHD es de 4.180 euros, que es un precio de lo más tentador. ¡Ah! Una cosa más: LHD significa Left Hand Drive, la expresión que se utiliza en inglés para designar los vehículos que tienen el volante a la izquierda. Más información en Tudor.es.



Los Omega Edición Limitada Río 2016: Modelos y Precios

 Omega-Rio-2016-portada-Horasyminutos

Quedan 70 días para que comiencen oficialmente los Juegos Olímpicos Río 2016 y Omega, que ha estado presente en las Olimpiadas desde que aterrizó en las de Los Ángeles en 1932, ha lanzado tres Omega Edición Limitada Río 2016. Cada uno tiene su personalidad y merece la pena verlos todos.

Omega-Rio-2016-fondo-Horasyminutos

 

OMEGA SEAMASTER BULLHEAD EDICIÓN LIMITADA RIO 2016

OMEGA - Bull head desde 1969

El primer modelo lanzado fue el Omega Seamaster Bullhead Edición Limitada Río 2016. El Bullhead es un modelo aparecido en 1969 bajo el nombre “Rallie”, pero enseguida fue bautizado por los aficionados como Cabeza de Toro por sus formas. A pesar de lo llamativo de su apariencia, de su singularidad, la comercialización del reloj fue, digamos, dificultosa. Tanto es así que el Bullhead no reapareció hasta 2013, mucho más grande y con una esfera muy distinta.

OMEGA Seamaster Bullhead Rio 2016 lateral

El año pasado sufrió una segunda transformación para alinearse con los colores olímpicos, momento que aprovechó para asear la esfera y deshacerse de unos índices horarios que le daban un cierto aire de ruleta de juego. El resultado es mucho más atractivo que el de sus ancestros, porque además los colores olímpicos conjugan muy bien con la esfera blanca. Siendo además un Seamaster el reloj se va a encontrar muy a gusto en ambientes marinos, donde la correa azul y los pespuntes de distintos colores lo convierten en una presencia alegre y vivaz.

OMEGA-Seamaster-Bullhead-Rio-2016-Limited-Edition-Horasyminutos

Por supuesto el Omega Seamaster Bullhead Edición Limitada Río 2016 lleva tiempo en las boutiques de la marca, en las que se puede adquirir una de las 316 unidades existentes. El 3 se ha puesto porque es la tercera vez que el golf se convierte en deporte olímpico. El precio del reloj es 8.100 euros.

OMEGA SPEEDMASTER MARK II EDICIÓN LIMITADA RÍO 2016

Omega-Speedmaster-Mark-II-Rio-2016-ambiente-Horasyminutos

Para mí el más bonito de los tres, sin duda alguna. El Speedmaster Mark II, nacido en 1969, significó el primer rediseño de la caja del Speedmaster Moonwatch clásico (éste es el mío) y por tanto el inicio de la segunda generación del modelo icónico (de ahí su nombre, Mark II). La forma de la caja, también conocida como “Línea de Piloto” tiene su origen en un proyecto secreto en el que Omega estaba trabajando en aquel entonces: una versión aumentada y reforzada del Speedmaster para un uso más prolongado sobre la superficie lunar.

Omega-Speedmaster-Mark-II-Rio-2016-perfil-Horasyminutos

Una de las versiones del proyecto (que duró más de 10 años), la llamada “Alaska”, presentaba una caja redonda y reforzada con asas sólidas y con protectores de corona y pulsadores. Cuando las directrices del proyecto cambiaron alguna de las ideas originales formaron la base de las cajas “Pilot’s Line” y se introdujeron comercialmente en la forma de Speedmaster Mark II y el Flightmaster.

Omega-Speedmaster-Mark-II-Rio-2016-frontal-Horasyminutos

El Omega Speedmaster Mark II Edición Limitada Río 2016 presenta una caja de 42,40 mm satinada, lo mismo que los dos eslabones exteriores del brazalete. La parte central y los pulsadores del cronógrafo están pulidos. La esfera, que mantiene el taquímetro interior luminiscente, remarca las tres subesferas con biseles en oro rojo, plata y bronce para representar las medallas olímpicas. Un detalle ingenioso que dota de personalidad propia al reloj sin convertirlo en una versión acotada al evento que representa, porque no hay ninguna otra referencia a Río en la esfera.

Omega-Speedmaster-Mark-II-Rio-2016-reverso-Horasyminutos

Donde sí la hay es en el reverso del reloj, que lleva grabado el logotipo de los Juegos de Río; es una característica común a los tres modelos. Es, en resumen, un modelo precioso que equilibra perfectamente su unicidad como edición limitada con la personalidad innata del Speedmaster Mark II. El Omega Speedmaster Mark II Edición Limitada Río 2016 tiene su producción acotada a 2.106 unidades, cada una con un precio de 5.400 euros. Una gran compra sin duda.

Omega-Speedmaster-Mark-II-Rio-2016-Horasyminutos

OMEGA SEAMSTER DIVER 300 M EDICIÓN LIMITADA RÍO 2016

OMEGA-Seamaster-Diver-300M-Rio-2016-Horasyminutos

Por último, Omega acaba de anunciar un Seamaster Diver 300 M. El reloj mantiene todas las características de estos Seamaster de buceo: caja de acero (Omega no lo dice, pero yo creo que el diámetro es de 41 mm porque no es cronógrafo) al igual que el brazalete, muy elaborado. Válvula de helio a las 10 horas, ventana de fecha a las 10 y excelente luminosidad gracias al tratamiento con SuperLuminova.

Omega-Seamaster-Diver-300M-Limited-Edition-Rio-2016--2-Horasyminutos

Lo que varía son los numerales arábigos sobre el bisel, que están pintados en colores olímpicos, y sobre todo la decoración de la esfera. Está implementada siguiendo el patrón de decoración utilizado en el paseo marítimo de la playa de Copacabana, que fue realizado en forma de mosaico con cerámica portuguesa.

OMEGA-Seamaster-Diver-300M-Rio-2016-playa-Copacabana-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Diver-300M-Limited-Edition-Rio-2016--1-Horasyminutos

Es sin duda el punto más controvertido entre los aficionados a la marca, pero la propia gente de Omega me confiesa que tienes la sensación de que se va a vender muy bien. Omega suele equivocarse poco es sus apuestas comerciales, así que mejor callar y esperar a ver. Aún no ha llegado al mercado y de hecho no se sabe cuándo llegará, pero lo que sí se sabe es el precio: El Omega Seamaster Diver 300M Edición Limitada Río 2016 cuesta -o costará, cuando llegue- 4.100 euros. Tampoco se sabe cuántas unidades de las 3.016 que se van a fabricar van a llegar a cada mercado. Más información en Omega.com.

OMEGA-Seamaster-Diver-300M-Rio-2016 1 Horasyminutos

 



Oris Carl Brashear Limited Edition

Oris-Carl-Brashear-Limited-Edition-amb

Oris retoma su Divers Sixty-Five para presentar un atractivo homenaje a Carl Brashear, uno de esos personajes cuya historia, desconocida para la mayoría, merece ser recordada. Carl Brashear, un buceador de la Marina Norteamericana, es un ejemplo de superación que trágicamente debe su fama a su trabajo en España. Su espíritu está detrás del Oris Carl Brashear Limited Edition.

SUPERANDO LA SEGREGACIÓN RACIAL

Carl Brashear fue el sexto hijo de ocho y nació en 1931 en Elizabethtown, Kentuky. Por supuesto en aquel entonces el segregacionismo estaba plenamente vigente y Carl lo padeció en toda su extensión: casa sin electricidad ni agua corriente, clases separadas para negros, últimos asientos en el transporte público… todo lo que ya conocemos por las películas y que no deja de ponernos los pelos de punta. A los 17 años decidió ingresar en la Marina donde en 1948 obtuvo el grado de camarero, el grado que podían aspirar los graduados negros.

Oris-Carl-Brashear-Limited-Edition-Carl-Brashear-con-traje-de-buzo

A bordo de una nave de escolta Carl solicitó en numerosas ocasiones entrenarse como buceador, petición que le fue concedida en 1954. A pesar de las amenazas de sus propios compañeros por ser negro, Carl Brashear finalmente se graduó y comenzó a ponerse el traje de bujo Mark V, reconocible por el casco de bronce que pesaba casi 23 kilos. Siguió estudiando para convertirse en buceador de primera, lo que implicaba estudios de matemáticas, física, química y medicina; mucho más de lo que su limitada educación de niño negro le había proporcionado. Finalmente en 1963 obtuvo su título.

Oris-Carl-Brashear-Limited-Edition-Carl-Brashear-Felicitado

Carl Brashear felicitado en su graduación. A su lado, la característica escafandra de bronce

LA BOMBA DE PALOMARES

En enero de 1966 dos aviones de la Fuerza Aérea Americana sobrevolaban la costa española. El B-52 Stratofortress -que llevaba 4 bombas nucleares B28- necesitaba combustible para volver a su base de Carolina del Norte. Un KC-135 Stratotanker con más de 150.000 litros de combustible a bordo se aprestó a realizar la operación.

Boeing Stratotanker de combustible recargando un Boeing B-52G-75-Stratofortress

Boeing Stratotanker de combustible recargando un Boeing B-52G-75-Stratofortress como los que se vieron envueltos en el Incidente de Palomares

Sin embargo, cuando estaban a unos 8 kilómetros de la costa de Palomares los aviones chocaron e hicieron explosión en el aire. Tres de las bombas cayeron al suelo de Palomares, produciendo una contaminación sobre el terreno que todavía hoy no se ha limpiado del todo; la otra cayó al mar. El pescador Francisco Simó (desde entonces conocido como “Paco el de la bomba”) observó el accidente y fue una pieza clave para que la Marina estadounidense pudiera localizar el sitio exacto y comenzara las maniobras para su recuperación.

Foto de la bomba atómica sumergida con su paracaídas

Foto de la bomba atómica sumergida con su paracaídas

Carl Brashear era el encargado de la operación de rescate, que se llevó a cabo impecablemente. Un aparato de tres patas enganchó la bomba y la subió lentamente hasta la superficie, alrededor de las 5 de la tarde. De repente el mar roló e hizo girar el barco, desequilibrando la carga. El cable que sostenía la bomba se partió. Una de las sogas se rompió por el peso de la bomba y en su movimiento de látigo arrancó el tubo de la cubierta al que estaba atado, golpeando a Carl por debajo de la rodilla y volteándolo por el aire. Cuando cayó sobre la cubierta trató de ponerse de pie y correr y entonces se dio cuenta de lo dañada que tenía la pierna.

Hospital de la base de Torrejón de Ardoz en Madrid en los años 60

Hospital de la base de Torrejón de Ardoz en Madrid en los años 60

Tras ver su estado estaba claro que había que trasladarlo a un hospital. Se dejó caer la bomba de nuevo y se le subió a un helicóptero para llevarlo al hospital de la base aérea americana de Torrejón, en Madrid. Trágicamente con la confusión el helicóptero no había sido repostado y tuvo que aterrizar lejos del hospital. Para cuando por fin ingresó, a las 9 de la noche, Carl había estado sangrando durante horas, y el médico pensó que estaba muerto. Sin embargo antes de enviarlo a la morgue el médico volvió a auscultarle y notó un leve pulso. Traerle a la vida necesitó de 9 litros de sangre (el cuerpo humano tiene de media 6 litros), pero su pierna no tuvo tanta suerte. Tras dos meses luchando contra la gangrena, cuatro operaciones dejaron su pierna cortada hasta debajo de la rodilla.

Aunque la Marina le quería dar la baja el insistió en que quería volver a su trabajo. El mismo consiguió engañar a las autoridades hospitalarias firmando una orden para que fuera trasladado a la Escuela de Inmersión Profunda, en la que se puso a entrenar con su pierna ortopédica. No sólo corría y levantaba pesos: lo hacía incluso con el traje de buceo puesto, que pesaba unos 90 kilos. Su preparación física y técnica y la superación de todas las pruebas de inmersión le hicieron convertirse en el primer Master Diver de la Armada negro, ¡y amputado! Un Master Diver es un buceador cualificado para sumergirse a cualquier profundidad, un título al que muy pocos lograban acceder. Finalmente Carl Brashear se retiró del servicio activo en 1979.

Carl Brashear entrenando con su prótesis de pierna

Carl Brashear entrenando con su prótesis de pierna

Carl-Brashear

Foto oficial de Carl Brashear

Éste es el hombre. Ahora vamos a ver el reloj que le rinde homenaje.



Only Watch: Tudor Heritage Black Bay One

onlywatch

Ayer comentaba cómo las marcas presentes en Only Watch aportaban pequeñas variaciones sobre modelos ya existentes. Con el Heritage Black Blay One de Tudor la teoría tiene una pequeña pero notable variación: es una adaptación de un modelo ya existente ¡pero de los años 50! Concretamente la referencia 7923 vio la luz a mediados de la década de los fabulosos 50.

 

Tudor Black Bay referencia 7923

El reloj tenía otras características que lo hacían único: es hasta ahora el único reloj de buceo con un movimiento manual y las manecillas eran de bastón, no las habituales con forma de “copo de nieve” clásicas de la casa (su ejemplo más reciente es el Pelagos con calibre de manufactura).  Eso convirtió al reloj en el modelo más buscado por los coleccionistas de la marca, y es obvio que Tudor no es ajena a ello y ha tenido el buen criterio de usarlo como base para la subasta Only Watch.

Tudor Heritage Black Bay Only Watch y modelo original

Por supuesto hay diferencias; en primer lugar el Heritage Black Blay One integra un calibre automático (un ETA 2824, no el propio de Tudor). Después el tamaño, que en el nuevo reloj pasa de los 37 mm de diámetro originales a unos contemporáneos 41 milímetros. La esfera -curvada, como en el original- sigue siendo negra brillante, pero donde antes había material luminiscente pintado directamente sobre el dial ahora son las nuevas inserciones doradas las que reciben la pintura, lo que mejora la visibilidad (tanto de día como de noche). Por supuesto se conservan las manecillas de bastón y se sustituye el cristal acrílico por uno de zafiro, pero se mantiene la curvatura del mismo. También se mantiene el bisel unidireccional negro. La corona, que no tiene protectores, está montada sobre un tubo de aluminio anodizado del mismo color que el bisel y con la rosa de la manufactura grabada.

Tudor Heritage Black Bay Only Watch perfil

El reloj se ata a la muñeca mediante un brazalete de acero en el que se observa cómo el eslabón final no toca la caja (como el original, una vez más), pero además viene con una correa de cuero aviejada y con una NATO gris.

Tudor Only Watch

No me extrañaría nada que Tudor volviera a producir este Heritage Black Blay One en serie dado lo bonito que es. Haría muy feliz a sus seguidores.

 



Divers Sixty-Five

Oris Divers Sixty-FiveCaja:

  • Acero, multipiezas
  • Diámetro 40 mm
  • Cristal de zafiro abombado por ambas caras con revestimiento antirreflejos en el interior
  • Bisel giratorio unidireccional de Buceo revestido en aluminio negro, con escala de 60 minutos y marcador zero con tratamiento Super-LumiNova®
  • Corona atornillada de acero
  • Fondo atornillado ciego
  • Hermético hasta 100 metros

Esfera:

  • Esfera curvada negra
  • Índices índices y números impresos con tratamiento Super-LumiNova
  • Agujas de horas y minutos y segundero niqueladas con tratamiento Super-LumiNova
  • Fecha a las 6

Funciones:

  • Horas y minutos. Segundero central. Fecha y día

Movimiento:

  • Calibre Oris 733 automático; base Sellita SW220

Pulsera:

  • Correa de caucho negra con cierre de hebilla de acero. Disponible también con correa textil NATO con cierre desplegable en acero

Precio de venta: 1.600 €

Oris Divers Sixty-Five reverso



Nuevo Longines Heritage Diver 1967. Fotos en vivo

Longines Heritage Diver 1967

Baselworld 2015 ha comenzado por fin y eso significa una cosa: pasarse desde las nueve de la mañana a las 6 de la tarde viendo marcas en espacios de media hora, tres cuartos de hora como mucho. La cantidad de información que se recoge es abrumadora, así vamos a tomarlo con calma y e ir poco a poco, para disfrutar más. Así que para empezar, el nuevo Longines Heritage Diver 1967.

Longines es una marca particularmente activa y, como siempre digo, tiene tanto fondo de armario que la posibilidad de revivir antiguos modelos les permite lanzar nuevos relojes sin tener excesivos quebraderos de cabeza. Pero es que además los que lanza son, en su mayor parte, arrebatadores.

Longines Heritage Diver 1967 correa de caucho

Si en octubre pasado se lanzaban los Heritage Diver (fotos en vivo aquí), ahora nos presenta el Heritage Diver 1967. Si aquellos eran setenteros éste todavía participa más del estilo de los 60, con la esfera redonda que podríamos encontrar en un Speedmaster de OMEGA, por ejemplo.

La esfera imanta los ojos desde el primer momento. Parece mentira que elementos tan dispares puestos juntos den un resultado tan armonioso: la esfera negra contrasta con las dos subesferas a las 3 y a las 9, que son de distinto tamaño. Y curiosamente la más grande no es la del pequeño segundero sino la del contador de 30 minutos. Podría ser para controlar el tiempo de inmersión, pero la manecilla no tiene material luminiscente, así que no se ve en la oscuridad (la del pequeño segundero tampoco).

Longines Heritage Diver 1967 contadores

Pero seguimos: el contador de 12 horas no es plateado sino negro. La grafía del pequeño segundero es la misma que la del contador de 12 horas, pero distinta de la del contador de treinta minutos. El bisel unidireccional es rojo, con un punto luminiscente a las 12 y el escalado en blanco.

Dispar como es y sin embargo el conjunto resulta maravillosamente seductor. Hay un detalle más de la esfera: está atravesada de arriba abajo e izquierda a derecha por una línea roja que une todos los elementos y se conjunta con el bisel. Hay también una escala taquimétrica para que el buzo calcule la velocidad a la que ha recorrido un kilómetro. ¡Un kilómetro, nada menos! Los buzos bajan hacia abajo, a veces muchos metros, pero no en horizontal. En fin tampoco importa mucho porque la escala está bien realizada, no molesta y se lee bien.

Longines Heritage Diver 1967 - trasera

Por dentro el  Heritage Diver 1967 lleva el calibre L688.2, que es como lo llama Longines. En el catálogo ETA tiene el nombre A08.231 y es un movimiento que encargó -y pagó- Longines para sí misma. Es un cronógrafo con rueda de pilares aparecido en 2009/2010 con un funcionamiento particularmente suave. En esta versión no se ve porque el fondo es ciego para poder alcanzar una hermeticidad de 300 metros (para lo cual la corona también es roscada). A cambio tiene un bonito grabado de un buzo que también parece sacado de los sesenta.

Longines Heritage Diver 1967 perfil

Se me había olvidado decir que la caja es de acero con un diámetro de 42 mm, por lo que estamos hablando de un diver que se puede llevar como reloj deportivo sin que parezca desproporcionado. Sí se ve grande, a lo que también contribuye el cristal, que es de zafiro pero está modelado al estilo de los de Hesalite. La visibilidad es fantástica, también en la oscuridad.

Longines Heritage Diver 1967 SuperLuminova

Digamos por último que el reloj se presenta con brazalete de acero, correa de caimán o de caucho, que es la versión que hemos visto y que por cierto tiene una hebilla muy bien realizada. Todos los detalles técnicos están aquí.

Va a ser un éxito, seguro.

Longines Heritage Diver 1967 -Hebilla



Heritage Diver 1967

Longines-Heritage-Diver-1967Caja:

  • Acero inoxidable
  • Diámetro: 42 mm
  • Bisel de aluminio burdeos graduado de 0 a 60 y de 1 a 12
  • Cristal de zafiro con revestimiento antirreflejos en la cara inferior y resistente a arañazos
  • Bisel, fondo y corona atornillados
  • Hermeticidad hasta 300 metros

Esfera:

  • Negra opalina y plateada, 9 índices aplicados con Super-LumiNova®
  • PRealce interior giratorio bidireccional graduado de 60 a 0 con zonas de la minutería de la esfera en rojo
  • Ventanilla de fecha a las 6:30 horas
  • Manecillas rodiadas con Super-LumiNova® en las manecillas de horas y minutos
  • Contador de 30 minutos a las 3 y de 60 segundos a las 9

Funciones:

  • Horas y minutos. Fecha. Pequeño segundero. Cronógrafo

Movimiento:

  • Calibre L688.2 (ETA A08.231) automático
  • Diámetro 30 mm, altura: 7,90 mm
  • 28.800 alt/h (4 Hz)
  • 27 rubíes
  • Reserva de marcha de 54 horas

Pulsera:

  • Brazalete de acero con cierre desplegable doble seguridad y alargador de submarinismo integrado
  • Pulsera de caimán negra con hebilla de submarinista
  • Brazalete de caucho negro con cierre desplegable doble seguridad y alargador de submarinismo integrado


Top 10 relojes de caballero para regalar por menos de 5.000 Euros

10 relojes por menos de 5000 euros

Ya no queda . La Navidad se nos ha echado encima y, como suele ocurrir, hay muchos regalos que comprar y las caras que más se ven por la calle son las de “¿y qué le compro?” Pero hay un lado bueno: es posible que nos pregunten “¿qué te gustaría que te regalase?” ¡Ahí no puedes fallar! Si ya publicamos los Top 5 relojes por menos de 800 euros con los que seguro que se acierta, ahora traemos los 10 relojes de caballero para regalar por menos de 5.000 euros.

El objetivo, por supuesto, es conseguir que nos regalen los 10. En muchos casos sin embargo, el milagro es que nos regalen uno. Vamos a verlos de menos más.

1 – EDOX HYDRO SUB – 1.490 €

Un reloj de buceo -ya sé que diver suena mejor, pero es lo mismo- inspirado en un modelo de Edox de los años 60 que ha renacido este año para convertirse en uno de los más atractivos submarinistas.

Edox Hydro Sub en la muñeca

Y si lo quieres ver analizado a fondo, aquí está el vídeo que le dedicamos.

 

2 – LONGINES HERITAGE 1935 – 1.560 €

Para Longines hablar de fondo de armario es hablar de un armario sin fondo, por la cantidad de modelos que ha creado a lo largo de su historia. Éste es una reedición de un reloj militar y tiene una estética vintage muy bien contrapesada a un precio excelente.

Longines Heritage 1965

Y también le hicimos un vídeo.

 

4 – BELL & ROSS BR 123 GMT 24H – 2.700 €

Primer GMT de la lista, perfectamente ejecutado por Bell & Ross para dar una imagen elegante y deportiva a la vez. Todos los rasgos característicos de la marca en un viajero impecable.

Bell & Ross BR 123 GMT 24H

En efecto, también tiene un vídeo para él solo.

 

3 – JEANRICHARD TERRASCOPE NEGRO DLC – 3.300 €

JEANRICHARD lo está haciendo cada vez mejor, ofreciendo un producto de mucha calidad  que destaca sobre la media del mercado por sus formas y la presencia rotunda. Este Terrascope Negro con recubrimiento en DLC es un ejemplo perfecto de lo que digo.

JeanRichard Terrascope DLC negro, un compañero elegante

Por supuesto también hay un vídeo.

 

4 – MONTBLANC MEISTERSTRÜCK HERITAGE FASES DE LUNA – 3.560 €

Montblanc fue la gran sorpresa del SIHH de enero, con unos productos excelentes a unos precios aún mejores. Este reloj con fases de luna es un resumen de lo mejor de los criterios tradicionales de la relojería. Que esté hecho en acero y con un precio imbatible es realmente de agradecer.

Montblanc Meisterstück Heritage Moonphase 110699_mood_black

También tiene un vídeo, aunque no es nuestro (desafortunadamente).

 

5 – OMEGA SPEEDMASTER PROFESSIONAL – 3.950 €

Antes que nada, un aviso: precios del Speedmaster de OMEGA hay muchos, así como hay muchos versiones de este auténtico mito. El que yo cito concretamente es de la joyería Rabat, pero como con cualquier otro reloj lo mejor es buscar y buscar, porque te puedes llevar sorpresas con las diferencias de precio.

Dicho esto, poder tener una leyenda en la muñeca por menos de 4.000 euros no tiene precio. Bueno, sí lo tiene, entiéndeme, pero que merece la pena porque no hay leyendas por esa cantidad.

OMEGA Speedmaster Professional

En este vídeo puedes ver 4 versiones del mismo reloj, a cual más seductora.

 

6 – ZENITH TYPE 20 EXTRA SPECIAL – 4.100 €

Si te gustan los relojes de aviador y te pirra el look retro, éste  de Zenith es  tu reloj. Tamaño casi de panel de mandos de cabina (45 mm) y una SuperLuminova para iluminar una habitación entera. Desde luego no va a pasar desapercibido.

Zenith Type 20 Extra Special

Y por supuesto.

 

7 – CHOPARD MILLE MIGLIA 2014 ACERO – 4.200 €

Edición limitada, carrera mítica, la tradicional calidad constructiva de Chopard, cronógrafo, fecha… Si te gusta todo esto y además el look retro, no busques más; éste es tu reloj.

Chopard Mille Miglia 2014

Y, una vez más, un análisis a fondo en vídeo.

 

8 – NOMOS ZURICH WORLD TIMER TRUE BLUE – 4.200 €

El otro GMT de la lista, pero con unos presupuestos estéticos muy distintos. Este viajero de NOMOS seduce como pocos. Un uso muy sencillo para un desempeño excelente.

Nomos Glashütte Worldtimer azul

No, no hay vídeo. Pero lo habrá pronto.

 

9 – BAUME & MERCIER CLIFTON RETROGRADE – 4.700 €

Los Clifton de Baume & Mercier siguen siendo unos estupendos relojes que no han perdido un ápice de su atractivo desde que se presentaran allá por el 2012. Cumplen perfectamente como reloj de vestir pero su tamaño y construcción los hace estar muy cómodos con unos vaqueros.

Baume & Mercier Clifton Retrograde

Y aquí está su vídeo.

 

10 – IWC AQUATIMER AUTOMATIC – 4.900 €

Por último, otro diver. Esta vez es el Aquatimer Automatic de IWC, un reloj marino que puede mezclarse perfectamente con el día a día tierra adentro porque su aire deportivo no le limita sólo al agua, a pesar de su válvula de helio.

IWC Aquatimer Automatic

Y otro vídeo, esta vez promocional.

 

¿Qué otros relojes sugerís?

 



En la muñeca: Calibre Diver de Cartier

No cabe duda de que este reloj ha sido una de las sorpresas del 2014 que ha levantado comentarios encontrados entre los aficionados. Estamos ante un diver con todas las de la ley: sumergible a 300 metros (poca gente llega tan abajo), luminiscencia a prueba de oscuridades marinas, bisel unidireccional. Sin embargo conserva los rasgos Cartier, y choca un tanto.

Sin embargo ha pasado de tener una hermeticidad de 30 metros (o sea, lavarse las manos) a 300 añadiendo tan sólo 1 milímetro, lo que es muy notable. Es en resumen un reloj elegante con un tono deportivo para saltar del yate al agua y de ahí al club marítimo. Que, francamente, no es mal plan en absoluto.

Esta es su Ficha Técnica Completa.

 

Calibre de Cartier Diver en la muñeca

Calibre de Cartier Diver detalle

Calibre de Cartier Diver perfil

 



Ya están disponibles los Longines Heritage Diver (fotos en vivo y precios)

 

Los dos Longines Heritage Diver

Una vuelta más a las formas setenteras. Algo debían tener, porque no sólo nos gusta a los que -más o menos- vivimos esa época: son un absoluto éxito entre generaciones más jóvenes. Estos Longines Heritage Diver no son copias exactas de un modelo específico, pero sí que recogen los elementos que estuvieron en boga en los relojes de buceo entre 1965 y finales de los 70 aproximadamente.

Longines Diver Ultrachron y Diver Timer

Longines Diver Ultrachron y Diver Timer

Como se puede ver en la foto que encabeza este párrafo, El Heritage Diver bebe de la fuente del Ultra-Chron, un super-compressor que presentaba esas líneas tan comunes entonces, pero con un bisel dodecagonal que no se ha visto casi nunca que yo recuerde. Como es obvio el bisel metálico no se mueve; sin embargo el guardatiempo, como buen reloj de inmersión, sí tiene un bisel para contar el tiempo de buceo, pero es interior. Es decir, es el círculo exterior de la esfera. El movimiento se lleva a cabo mediante la corona a las 2, mientras que la corona a las 4 corrige la hora y la fecha. Por lo demás la caja de 43 mm tiene su superficie con cepillado radial, una buena elección para un instrumento de trabajo yaque esconde mejor el uso. El calibre es el eterno ETA 2824-2, por lo que la fiabilidad está asegurada. 

 

Longines Heritage Diver Chronograph - 1

Esta es su Ficha Técnica completa, y su precio en la tienda es de 1.720 €

 

Heritage Diver Chronograph

Más interesante aún es la versión Heritage Diver Chronograph, que recuerda muy mucho al Diver Timer de 1968, aunque en este caso se ha prescindido de la tercera subesfera. Curiosamente dejándolo en bi-compax parece más auténtico que el orginal; qué ironía. Sin embargo yo hubiera preferido mantener el pequeño segundero en vez de una -un tanto anodina- fecha que no pinta mucho en esta máquina. Lo que sí permanece es el mismo tipo de letra (de número, podríamos decir) y los mismos indicadores de las subesferas. Muy buen detalle por parte de Longines.

Longines Heritage Diver Chronograph

En este caso la corona para mover el bisel se encuentra a las 10, lo que implica llevarlo en la derecha si se quiere manipular con el reloj en la muñeca. Nótese cómo está graduado de 60 a 0, de forma que se puede sincronizar con una cuenta atrás. A diferencia del original, que equipaba un movimento cronógrafo manual Valjoux 72, este Diver equipa otra inagotable mula de carga: el ETA 2894-2. Es obvio que el revival se busca en la apariencia, no en la mecánica.: es siempre más barato revivir esferas que movimientos. Esta pieza cuesta 2.420 €, y también tiene una Ficha Técnica

Las unidades que yo he visto equipaban una correa de tela, pero al parecer también están disponible con correa de caucho. Yo prefiero tela, desde luego.

Longines Heritage Diver y Diver Chronograph

 

Longines Heritage Diver y Diver Chronograph ambiente



Royal Offshore Diver

Royal Oak Offshore DiverCaja:

  • Cerámica blanca
  • Diámetro 42 mm
  • Cristal de zafiro, con tratamiento antirreflejos
  • Fondo de cristal de zafiro con tratamiento antirreflejos
  • Bisel y corona atornillada de cerámica blanca
  • Pernos de titanio
  • Hermético hasta 300 metros

Esfera:

  • Esfera color plateado claro con motivo “Mega Tapicería”
  • Índices de oro blanco aplicados y agujas Royal Oak con revestimiento luminiscente (aguja de minutos azul)
  • Realce plateado claro con escala y zona de buceo de 60 a 15 minutos azul

Funciones:

  • Horas y minutos. Segundero central. Fecha. Medición del tiempo de buceo

Movimiento:

  • Calibre de Manufactura 3120 de cuerda automática
  • Diámetro total: 26,60 mm (11 ¾ líneas)
  • Grosor total: 4,26 mm
  • Número de rubíes: 40
  • Número de componentes: 280
  • Reserva de marcha mínima garantizada: > 60 h
  • Frecuencia del volante: 3 Hz (21.600 alternancias/hora)

Pulsera:

  • Correa de caucho blanco con hebilla de hebijón de titanio

Referencia 15707CB.OO.A010CA.01



Calibre de Cartier Diver

Calibre_de_Cartier_Diver_aceroCaja:

  • Acero
  • Diámetro 44 mm, altura 11 mm
  • Corona poliédrica de acero adornada con una espinela sintética azul facetada
  • Bisel unidireccional de acero revestido de ADLC
  • Cristal de zafiro
  • Hermético hasta 300 m

Esfera:

  • Negra parcialmente azulada con XII en SuperLuminova
  • Manecillas con forma de espada revestidas de SuperLuminova

Funciones:

  • Horas, minutos, pequeño segundero, fecha

Movimiento:

  • Calibre de manufactura 1904 MC automático
  • Diámentro 25,6 mm
  • 27 rubíes
  • 28.000 alternancias a la hora
  • Reserva de marcha de 48 horas

Correa:

  • Correa de caucho. Hebilla con hebijón, de acero

Versiones:

Calibre_de_Cartier_Diver_oro-rosa

Caja de oro rosa de 18 quilates. Corona de oro rosa adornada con un zafiro facetado. Bisel unidireccional de oro rosa revestido de ADLC. Hebilla con hebijón, de oro rosa