Archivo de la etiqueta: relojes de cerámica



En la muñeca: Hublot Classic Fusion Italia Independent

 

Esto sí que es afortunado: si es difícil atrapar un Hublot porque son visto y no visto, mucho más complicado es echarle mano a una serie limitada. Esta vez ha habido suerte y he podido disfrutar de cuatro Hublot Classic Fusion Italia Independent. Vamos a verlos más de cerca.

 

Los Hublot Classic Fusion Italia Independent son el fruto de la colaboración entre la manufactura y Lapo Elkann. Lapo Edovard Elkann, de 40 años, es el nieto de Gianni Agnelli, el casi mítico propietario y director general de Fiat. Lapo trabajó en la empresa de su abuelo, pero su vida se ha visto reflejada en los periódicos más por sus escándalos que por su trabajo, y al final dejó Fiat para aventurarse por otros derroteros.

En 2008 fundó Italia Independent S.p.A., dedicada a la venta de gafas de sol. Lo más destacado de sus gafas es el uso de materiales innovadores, lo que sin duda despertó el interés de Hublot. Recordemos que el nombre de estos relojes es Classic Fusion Italia Independent, y es que Hublot siempre ha destacado su preferencia por la fusión de modas, de estilos y, sobre todo, de materiales. Así que era cuestión de tiempo que la marca del código Morse K (raya punto raya) se entendieran. La primera colaboración de Hublot y Lapo tuvo lugar en 2014.

El logotipo de Italia Independent, grabado sobre el zafiro del reloj

La especialidad de Lapo Elkann es el marketing. De hecho en Fiat coordinaba el marketing de los Fiat Punto y Fiat 500, así que ha tenido libertad absoluta para crear estos Classic Fusion Italia Independent. Lapo ha querido seguir el espíritu ecléctico y atrevido de Hublot y ha buscado la fusión de materiales, algo que como ya he dicho le viene de sí. De este modo, para las cajas de los distintos modelos de la colección ha utilizado titanio pulido y satinado, cerámica y King Gold, el oro de Hublot.

Classic Fusion Italia Independent Pieds-de-Poule King Gold

Classic Fusion Italia Independent Prince de Galles Ceramic

Classic Fusion Italia Independent Pieds-de-Poule Titanium

Classic Fusion Italia Independent Tartan Ceramic

Pero para decorar los relojes Lapo fue más allá: se puso en contacto con la Sartoria Rubinacci, el epítome de la elegancia italiana. La elección de la Sastería Rubinacci no fue fruto del azar: desde 1932 tres generaciones de Rubinacci se han relevado a la cabeza de esta institución del buen gusto y la elegancia masculina: Gennaro, el abuelo fundador; Mariano, el padre, que actualmente dirige la firma napolitana; y, por supuesto, Luca, uno de los hombres más fotografiados del planeta gracias a su estilo único, y que además es el director de la boutique de Milán. Entre los tres han vestido al Duque de Kent o al cantante Bryan Ferry, pasando, naturalmente, por la familia Agnelli.

En sus archivos la casa Rubinacci posee la colección más hermosa que existe de telas antiguas. Ahí, entre los 60.000 m2 de preciosas patas de gallo, tweeds y terciopelos de todo tipo, Hublot y Lapo Elkann encontraron una colección de tartanes –tejidos de lana con cuadros de colores– que datan de los años 70, y a los que han dado una segunda vida integrándolos en la versión cronógrafo del Classic Fusion Italia Independent.

En la parte que corresponde exclusivamente a Hublot, los relojes son los ya conocidos Classic Fusion Chronograph (como el que vimos aquí). Eso significa una ca de 45 mm de diámetro sobre la que se asienta un bisel satinado, debajo del cual sobresalen -a izquierda y derecha- las ya conocidas “bisagras”. La corona lleva el logotipo de la casa grabado y está flanqueada por los pulsadores del cronógrafo, con buen tamaño y de tacto agradable.

La caja es hermética sólo hasta 50 metros, pero en este caso es más que suficiente. No concibo a nadie con un reloj así que quiera meterse en el agua con él para arruinar la tela de la correa. En la parte trasera un cristal de zafiro permite ver el calibre HUB1143.

En realidad el HUB1143 es el calibre automático Sellita SW300 al que se le ha acoplado el módulo cronógrafo de Dubois Depraz, una combinación muy habitual (y más aún con el ETA 2892). El movimiento sólo tiene 25,60 mm de diámetro y por eso se ve tan pequeño en el reloj. Tiene 42 horas de reserva de marcha, cambio rápido de fecha y parada de segundero. En cuanto al cronógrafo sólo mide los segundos y 30 minutos, ya que la subesfera a las tres es para el pequeño segundero.

Aunque la caja tiene 13,05 mm de altura el reloj está muy bien equilibrado, y parece más pequeño de lo que en realidad es. Se ata a la muñeca con una correa de caucho hipoalergénica con un cierre plegable muy conseguido para transmitir la idea estética de Hublot.

A mí los relojes me han encantado, la verdad. Y me parece encomiable el deseo de Hublot de ir más allá, de ofrecer algo distinto. Si cada vez queremos que lo que ahora se llama “la experiencia de usuario” sea lo más personal posible, estos Classic Fusion Italia Independent cumplen el objetivo a la perfección.  No son relojes para todo el mundo, de acuerdo, pero quedan muy bien en la muñeca y son elegantes, mucho más de lo que las fotografías atestiguan.

Y son aún más personales porque son una edición limitada.  El reloj de titanio está limitado a 100 unidades, con un precio de 14.800 euros. La versión en cerámica y tartán está limitada a 50 unidades, y tiene un precio de 15.900 euros, mientras que la versión Príncipe de Gales está limitada a 100 unidades, con el mismo precio.

Por último, la versión en King Gold y Prínciple de Gales está limitada a 50 unidades, con un precio de 34.600 euros. La colección completa incluye dos relojes más, en oro y en titanio, que desafortunadamente no he podido fotografiar. Los he incluido en una foto de stock de la marca. Sus precios son los mismos que las versiones que hemos visto aquí. Más información en Hublot.es

 



Nuevo Bell & Ross BR 03-94 R.S.17 en colaboración con el Equipo Renault F1

 

Bell & Ross sigue su reciente aventura en los circuitos de Fórmula 1 de la mano con el equipo de Renault. En 2016 lanzó el primer reloj fruto de esta unión y ahora podemos ver el segundo, llamado BR 03-94 R.S. 17, como el coche de carreras. No lo hemos visto en vivo, pero al menos sí sabemos el precio.

 

¿Por qué este BR 03-94 R.S. 17? Recordemos que Bell & Ross es de origen francés, aunque todo el mundo piense que es otra empresa relojera suiza (aunque sin duda sus relojes se construyen en el país transalpino), así que es natural la alianza con Renault. Además Bell & Ross ha estado en el cielo (su lugar de nacimiento), en el mar (o en los dos sitios a la vez, como con los Aéronavale que vimos en vídeo aquí) y luchando en las trincheras (por ejemplo). En 2014 (¡tanto tiempo ha pasado ya!) se acercó a los bólidos terrestres con el B-Rocket y por fin el año pasado llegó a la cumbre de la velocidad con Renault. Aunque la Fórmula 1 no pasa por su mejor momento, la exposición que da la competición es máxima. De ahí que aunque sea enormemente exigente económicamente las marcas consideren muy rentable las esponsorizaciones.

El BR 03-94 R.S. 17 está al parecer inspirado en el volante del R.S. 17 de Renault; no he conseguido encontrar ninguna foto de dicho volante, así que hay creer lo que nos dice Bell & Ross. En cualquier caso el resultado es muy atractivo, extraordinariamente deportivo. La caja tiene 42 mm de diámetro (o de lado, sería más exacto decir ya que es cuadrada) y está fabricada en cerámica a la que se le ha dado un acabado mate. La cerámica es una buena opción porque es muy resistente y más ligera que el acero. De hecho yo creo que se va a acabar convirtiendo prácticamente en material estándar en la relojería. Es hermético hasta los 100 metros y, como los tornillos que garantizan el sellado son los del reverso del reloj, los del bisel están todos apretados en la misma posición, algo que gustará mucho a los aficionados más detallistas (y a mí también).

Hay un juego de colores repartido por la caja y esfera francamente logrado. El amarillo -color del vehículo R.S 17 de Renault- concierne a todos los elementos relacionados con el cronógrafo: el botón de puesta en marcha y paro, la trotadora del cronógrafo, el contador de 30 minutos y el taquímetro. Los colores del semáforo de inicio de carrera también están en la esfera: el pequeño segundero a las 2 está realizado en verde y la ventana de fecha está remarcada por un bisel rojo (que se repite en la corona). Los numerales están perfilados con un metal que mantiene a raya la SuperLuminova con la que se han rellenado. Las manecillas, facetadas para que se vean bien, también tienen el mismo tratamiento luminiscente. Todo ello sobre una esfera de fibra de carbono para terminar de dar el aspecto racing.

El BR 03-94 R.S. 17 se mueve gracias al que Bell & Ross llama calibre BR-CAL.301, que seguramente corresponde al ETA 2894-2. Es un calibre que se mueve a 4 hercios y tiene una reserva de marcha de 42 horas, aunque no podemos verlo porque fondo del reloj es ciego. Se ata con una correa mezcla de caucho y tejido sintético ultrarresistente, terminado por una hebilla de acero recubierta de PVD negro.

El BR 03-94 R.S. 17 es una edición limitada a 500 unidades y forma parte de una trilogía que se dará a conocer en Baselworld 2017 (para el que cada vez va quedando menos). Imagino que los otros dos serán un tres agujas y un tourbillon, pero soy famoso por lo mucho que me equivoco en mis predicciones. Lo que sí sabemos es su precio, aunque lógicamente el reloj aún no está disponible: 5.600 euros. Cuando vuelva de la feria espero poder enseñar más fotos en vivo que las dos de aquí arriba. Más información en su web específica, Bell&RossBRS17.com.



Dos Panerai Luminor 1950 Oracle Team USA para la 35ª America’s Cup

 

El origen de Panerai está en el mar. O cuando menos el origen de los relojes Panerai que conocemos y amamos proviene del mar. Ahora la manufactura se ha hecho Colaborador Oficial de la America’s Cup y ha desarrollado una serie de relojes para los representantes norteamericanos en la competición. Entre ellos los más destacados son los Panerai Luminor 1950 Oracle Team USA Chronograph, presentados en el pasado SIHH 2017 y que vamos a ver a continuación con características técnicas y precios.

 

UN POCO DE HISTORIA

Antes de hablar de los Panerai Luminor 1950 Oracle Team USA creo que sería bueno saber algo más de dónde se está metiendo la manufactura. En realidad el origen de la America’s Cup es… ¡británico! Para la Exposición Universal de Londres en 1851 se cursó una invitación formal para que los Estados Unidos presentaran un yate como un gran ejemplo de la maestría americana en la construcción de navíos. La invitación llegó a oídos del Comodoro Stevens, del New York Yacht Club, que encargó su construcción al constructor naval mundialmente reconocido George Steers, que era… de padres británicos.

La goleta resultante, bautizada América, llegó a Londres para la exhibición e inmediatamente el Comodoro Stevens retó a las goleta inglesesas a una carrera pero, sabedores del poderío del barco americano, nadie mordió el anzuelo. Una semana más tarde volvió a lanzar su reto, esta vez apostando no más de 10.000 guineas. Tengamos en cuenta que una guinea equivalía a 1 libra y 5 peniques, así que sin ni siquiera traducir a valor actual las 10.500 libras apostadas en aquel entonces podemos darnos cuenta de que era una suma notabilísima. Aún así de nuevo nadie recogió el guante.

Al final el Comodoro decidió apuntarse a la “Copa de las 100 Guineas”, patrocinada por por el Escuadrón Real de Yates en Cowes y abierta a todo tipo de embarcaciones. La prueba consistía en rodear la isla de Wight, una distancia de 53 millas. La prueba comenzó a las 10 de la mañana para los 18 navíos competidores y terminó a las 8:37 pm, momento en que el América se proclamó vencedor.

– ¿Quién va primero? –preguntó la reina Victoria.

– Ha ganado el América -le contestaron.

– ¿Y quién quedó segundo? –replicó Victoria.

– Ah, Majestad. No hay segundo. Uno puede imaginarse la frustración de la reina al ver que un advenedizo de la que hasta hacía menos de un siglo era una colonia del Imperio se había llevado su muy británico trofeo.

La Copa América en 1874

Los norteamericanos se llevaron al Nueva York Yacht Club la copa como un gran título, porque era el símbolo de su supremacía sobre la gran nación naval que era hasta ese entonces Gran Bretaña. Inmediatamente y para alentar “la competición amistosa entre países diversos” se creó un premio con la copa, que años más tarde se daría en llamar America’s Cup. No por el país, sino por el barco. De esta manera la Copa América es la competición multinacional más antigua del mundo contemporáneo; es incluso anterior a los Juegos Olímpicos modernos, cuya primera edición tuvo lugar en 1896. No es de extrañar por tanto que Panerai haya querido unir su nombre a la competición.

LUMINOR 1950 ORACLE TEAM USA 3 DAYS CHRONO FLYBACK AUTOMATIC CERÁMICA – 44mm (PAM 00725)

No voy a entrar en lo de la longitud de los nombres de los relojes suizos porque es una causa perdida. Eso sí, tiene una ventaja: si dices el nombre prácticamente no tienes que explicar nada, porque ya está todo ahí. Pero si se hace la vista gorda con la denominación, lo que nos encontramos es un reloj cronógrafo muy atractivo. La caja está realizada en cerámica, incluido el icónico protector de la corona que garantiza la hermeticidad de hasta 100 metros. El fondo sin embargo ha sido realizado en titanio, está atornillado y lleva el logotipo del Oracle Team USA, la inscripción 35th America’s Cup y un dibujo del trimarán del equipo defensor en relieve.

Por tanto no se ve el calibre automático de manufactura P. 9100, un movimiento introducido por Panerai en 2013. Se mueve a 4 hercios y tiene una reserva de marcha de 3 días, gracias a sus dos barriletes conectados en serie. Pero es, sobre todo, un cronógrafo flyback con rueda de pilares y embrague vertical. La aguja flyback es la azul, mientras que la roja marca los minutos transcurridos. La función de tiempos cortos se acciona y para con el pulsador a las diez, mientras que la función flyback se acciona mediante el pulsador a las 8. Además incluye un sistema para que al tirar de la corona detiene el volante de inercia variable y pone el segundero a cero; de esta manera el ajuste del reloj se hace con la máxima precisión.

Al ser un reloj pensado para el equipo de Estados Unidos todos los colores -en la esfera y en la correa- evocan los de la bandera de Estados Unidos. Pero si no miramos la leyenda del fondo del reloj éste sigue siendo perfectamente marítimo, porque el blanco, el rojo y el azul lo son de por sí. En la esfera tenemos a la derecha el contador de minutos -rojo como el del cronógrafo- y a la izquierda el pequeño segundero -azul como el del cronógrafo-. En el borde de la esfera se ha incluido una escala taquimétrica en nudos, que
permite determinar la velocidad de una embarcación a lo largo de una distancia determinada. El patrón de colores se repite también en la correa negra de piel natural sin tratar, que además lleva el logotipo de la competición.

Y como se ve el reloj queda muy bien sobre el pulso, aunque desde luego no es para muñecas pequeñas. El Luminor 1950 ORACLE TEAM USA 3 Days Chrono Flyback Automatic es una edición especial de sólo 200 unidades, con un precio de 14.900 euros.

 

LUMINOR 1950 REGATTA ORACLE TEAM USA 3 DAYS CHRONO FLYBACK AUTOMATIC TITANIO – 47mm (PAM00726)

Este es el otro crono pensado para honrar al defensor del título de la America’s Cup, y en mi opinión es el que más sentido tiene en una competición marina, simplemente porque tiene la función que se necesita: la cuenta atrás. Una carrera de barcos difiere de cualquier otra carrera en que los competidores no parten desde la posición de parado, sino que el mar les obliga a moverse. Por eso se estableció una cuenta atrás (habitualmente de 5 minutos) en el que las naves van maniobrando de manera que cuando suene la sirena de arranque estén lo más cerca posible de la línea de salida (sin sobrepasarla, claro).

El calibre P.9100-R permite exactamente eso: mediante el pulsador a las 4 la aguja roja se va retrasando a intervalos de un minuto hasta ubicarla allí donde se desea comenzar la cuenta atrás. El reloj trae marcados los períodos de 5, 10 y 15 minutos hacia atrás, pero teóricamente la manecilla se podría llevar a los 59 minutos previos. Porque se puede estar en una regata o por ejemplo cocinando algo en el horno; aquí no se juzga a nadie. Una vez en sus sitio, se pulsa el pistón a las 10 y comienza el conteo con la aguja azul, y según van pasando los minutos la manecilla roja va avanzando. Cuando comienza la competición el cronógrafo pasa a medir los tiempos de la carrera.

El resto de las funciones y disposiciones de la esfera es igual que las del Flyback anterior, porque es en esencia el mismo calibre pero con el módulo de cuenta atrás. Aquí también el movimiento queda oculto tras una tapa conmemorativa del equipo norteamericano.

Como el nombre indica la caja está hecha en titanio, algo necesario porque tiene un diámetro de 47 mm y en acero habría sido excesivamente pesado. Se puede argüir que es demasiado grande para ser llevable, pero hay que tener en cuenta que éste es un reloj instrumento que se ha de ver rápidamente. Y más aún con la velocidad a la que se mueven estos trimaranes, con una media de 38/40 nudos y 18 de viento. Traducido a medidas de tierra: 1 nudo equivale a 1 milla náutica/hora, y esta a su vez equivale a 1.852 metros/hora. Por tanto 40 nudos = 74,08 kilómetros/hora con viento soplando a 33,3 kilómetros/hora. ¡Como para estar tratando de averiguar la hora! Extraña por tanto que el reloj (los dos, de hecho) no tenga mejor tratamiento antirreflejos, per ese defecto es otra de las tradiciones a las que Panerai no renuncia.

En este caso también se ha creado una serie especial limitada a 200 unidades. Se entrega con una correa negra de piel sin tratar, personalizada con el logotipo de la America’s Cup en termorrelieve en ambos lados y acabada con doble costura con hilos azul y rojo contrastados. El precio es de 17.400 euros. Eso son 700 euros más que la versión sin limitación, que salió en 2013 y tiene acentos en naranja. Pero esta versión es mucho más bonita y además más exclusiva. Más información en Panerai.es.



Hublot Classic Fusion 45 Aerofusion Black Magic: fotos en vivo y precio

 

 

El Hublot Classic Fusion 45 Aerofusion Black Magic es un epítome de todo lo que representa la marca: nuevos materiales, formas llamativas y esferas caladas. Vamos a ver qué argumentos tiene este cronógrafo para triunfar, incluido su precio.

 

Este Classic Fusion 45 tiene dos definiciones en un mismo nombre: Classic Fusion y Aerofusion. Si podemos perdonar el hecho de que un reloj tenga un nombre compuesto por siete palabras (vamos, como la realeza), esos dos términos nos dan una idea de cómo ubicar el reloj dentro de la colección. Los dos Hublot que hemos visto hasta ahora (y por ahora) pertenecen también a la colección Classic Fusion (son éste y éste). Y es que la Classic Fusion es la gama “de vestir” de Hublot, que se puede identificar fácilmente por el uso de índices en vez de numerales.

Pero también es “Aerofusion”, lo que significa que toma uno de los elementos más significativos de los Big Bang: la esfera calada o esqueletizada. Y además es un cronógrafo, como la gran mayoría de los Big Bang. Así que no es precisamente el más heterodoxo de los relojes de vestir, pero poco les importa ni al reloj ni a su dueño: el Classic Fusión 45 tiene otros argumentos para convencer. Para empezar su caja de 45 mm de diámetro (de ahí su nombre) está realizada en cerámica, pero muy bien tratada: mezcla satinados y pulidos en la carrura y en el bisel superior para dotar de elegancia al conjunto y alejarla de cualquier parecido a un cronógrafo de los muchísimos que hay en el mercado.

El resultado de esa combinación es muy atractivo porque el satinado está muy bien realizado y da una gran sensación de calidad. Los obsesos de la simetría echarán en falta que los tornillos del bisel estén alineados, pero es seguramente un mal menor que queda oscurecido por la imponente presencia de la esfera, que desborda con su personalidad.

Seguramente es la esfera sobre la que gravita toda la decisión de si gusta o no el reloj, si se compra o no. El esqueletado es una decisión capital a la hora de crear un reloj porque prácticamente siempre se impone sobre cualquier otro aspecto de la pieza. Hublot AMA el esqueletado, hasta el punto de que lo ha convertido en su característica más singular y diferenciadora. Por otra parte desnudar la esfera lleva intrínseco un peligro: la falta de legibilidad por culpa de un fondo en el que pasan muchas cosas y que pueden distraer o dificultad la lectura de la hora.

Pues bien, el Classic Fusion 45 Aerofusión  Black Magic sale bastante bien parado en cuanto a la hora se refiere. Utiliza manecillas de espada largas y unos índices de baguette (doble a las 12) que se asientan sobre la esfera en plaqué rodiado.  El resultado es mucho mejor de lo que uno esperaría, porque la lectura de la horas y minutos es muy buena. No hay ningún momento en el que las manecillas se encuentren perdidas (salvo en la oscuridad, claro, porque no hay tratamiento luminincente). Las dos subesferas (pequeño segundero a las 3 y contador de 30 minutos a las 0) sufren algo más  porque las agujas no son tan anchas, pero aún así el conjunto no decepciona en ese departamento.

El reloj añade una fecha a las 6 que viene dada por un disco de fecha -también calado- que recorre el borde exterior de la esfera. Cuando pasa sobre las 6 lo hace sobre un fondo blanco, de manera que se pueda leer bien. No es un prodigio de legibilidad, pero también es verdad que se hace sin mayor impedimento que el del poco tiempo que cuesta acostumbrarse.

Toda la animación de la esfera hay que agradecerla al calibre Hublot 1155. Tras ese nombre se esconde en realidad un ETA 2904-2, un movimiento cronógrafo más que sobradamente probado. Oscila a 4 hercios y tiene una reserva de marcha de 42 horas. Como el calibre mide sólo 28 mm de diámetro resulta demasiado pequeño para el reloj, lo que queda compensando por la adición de una sección extra de cerámica con letras grandes, muy a tono con el espíritu del reloj. Pero por una vez se echa de menos algo de literatura en la trasera, porque su simpleza desmerece el conjunto. Podrían por ejemplo haber incluido la información sobre la hermeticidad, que es un dato importante y no aparece ni en el manual de instrucciones (aunque asumo que es no mayor de 50 metros). Eso sí,  Hublot personaliza el rotor, lo que saca al movimiento de su rutinaria presencia.

A pesar de los 45 mm de diámetro el reloj queda bien en la muñeca, sobre todo porque al ser tan oscuro, tan negro de hecho, la sensación de tamaño es menor. Además, el caucho de la correa -recordemos, otro signo definitorio de Hublot- es cómodo, cálido y se adapta muy bien al pulso.

La sensación de calidad del reloj es notable porque la cerámica le queda francamente bien. El precio, sin embargo, puede ser difícil para muchos: cuesta 16.050 euros. Pero por ese precio te llevas toda la personalidad de Hublot que, al fin y al cabo, es muy distinta y distintiva. Además de la incuestionable calidad de fabricación con materiales de última generación. El reloj ya está disponible en los sus puntos de venta, y hay más información en Hublot.es.

 



En la muñeca: Rado Hyperchrome Chronograph Automatic

Seguramente la marca que menos ruido hace de todo el grupo Swatch es Rado, y eso que tiene unos relojes muy interesantes. Un ejemplo sin duda es este Hyperchrome Chronograph Automatic que vamos a repasar con fotos en vivo y precios.

 

Alguien que no conozca la marca podría pensar que este Hyperchrome Chronograph es un reloj más que se suma a la moda de los nuevos materiales. Pero ahora que la cerámica se ha convertido en uno de los materiales modernos más usados en relojería, conviene recordar que Rado lleva tres décadas utilizándola en sus relojes: lanzó su primer reloj a base de óxido de circonio en 1986. Desde entonces está investigando nuevas aleaciones cerámicas y creando una extensa gama de relojes con la más alta tecnología. Aunque no se sepa como debiera.

Yo creo que el problema fundamental reside en que la marca ha estado siempre demasiado callada sobre su propios avances, y al final cuando se habla de relojes de cerámica de “hace ya tiempo” nos acordamos más de Chanel y sus J12 de primeros de siglo, que fueron los que popularizaron el material. Rado, sin embargo, ha ido reduciendo cada vez más su comunicación sobre el aspecto técnico para centrarse en ofrecer simplemente relojes atractivos que, además, están hechos de cerámica. De hecho si se mira la página de las colecciones de la marca hay una que se llama “Cerámica”, de manera que el que lo ve intuitivamente piensa que los únicos relojes que hay de cerámica son, lógicamente, los que están en esa colección y los demás son “normales”. Y nada más lejos de la realidad.

Este Rado Hyperchrome Chronograph Automatic está, desde luego, hecho de cerámica, utilizada de la manera más tradicional. Quiero decir que el tratamiento de la cerámica es tal que uno diría que estamos ante un reloj de titanio, por ejemplo, por el aspecto metálico que tiene. En ese sentido es un reloj muy clásico, pero cuando te lo pones notas la diferencia. Para empezar la ligereza, que es sorprendente; aunque se podría argumentar que eso también nos lo da el titanio, aquí la experiencia es aún mejor.

Lo que sí es exclusivo es el tacto, algo difícil de describir. Uno diría que la cerámica tiene un sensor térmico que hace que en el momento en que te pones el reloj en la muñeca se adapta a tu temperatura. Es cálido sin ser caluroso, fresco pero no frío. Es una experiencia muy especial. Además el tratamiento que tiene la cerámica hace que desprenda unos tonos levemente marrones, que lo hacen aún más bonito y que se notan especialmente en el brazalete.

La caja, monobloque, es de 45 mm de diámetro, pero no se nota en absoluto grande. Ello es gracias a la curvatura de la caja, que hace que se adapte muy bien al brazo del portador. En este caso la carrura está adornada con unos resaltes en PVD de oro rosa. Es una estética que gusta o no, pero no cabe duda de que hay mucha gente a la que le gusta los bicolores. En este caso no se impone el PVD porque sólo aparece en los laterales. Sí que llama la atención lo bien que están diseñados los pulsadores del cronógrafo, con aire automovilístico y con una línea que se integra perfectamente en la del reloj.

En la esfera se repite el PVD dorado para resaltar todos los elementos que se asientan sobre el dial: manecillas e índices. También el bisel de los registros del cronógrafo y el pequeño segundero, lo que añade profundidad al diseño. Además, como las subesferas se entrecortan la presencia es más vivaz, más joven, dentro de la idea de cronógrafo-de-vestir que que quiere transmitir el reloj. Sin embargo este abundante uso del dorado tiene como consecuencia que las manecillas no destaquen todo lo que debieran. No en la oscuridad, sin embargo, porque el tratamiento con SuperLuminova permite una lectura adecuada.

Hay que destacar otro detalle que a menudo pasa desapercibido: el ancla encima del nombre, justo debajo de las 12, se mueve con los vaivenes de la muñeca. No tiene una función específica que no sea la estética, pero es un detalle que a mí me gusta y que puede pasar desapercibida cuando se mira al reloj. De hecho casi en cada foto de este artículo el ancla está en una posición distinta.

El reloj se mueve gracias a un calibre ETA, por supuesto. Es el 2894-2, en realidad un 2892 para el que ETA diseñó específicamente un módulo cronógrafo. Por eso la altura del calibre no es excesiva y los botones del crónógrafo están alineados con la corona, al contrario de lo que pasa con los cronógrafos modulares. Además está bien decorado, resaltando especialmente el rotor negro con forma de ancla. Tiene una reserva de marcha de 42 horas y el volante late a 4 hercios. Es de agradecer que Rado haya incluido un cristal de zafiro para poder verlo, sin que afecte su hermeticidad de hasta 100 metros.

Ya he mencionado antes el brazalete, pero me gustaría añadir lo bien que está personalizado. Tal como está realizado quedan huecos entre la caja y los eslabones iniciales, lo que le da un aspecto aún más lujoso. Pero sobre todo el porte elegante del que puede presumir, que se extiende hasta el cierre. Repito: hay que ponerse uno de estos relojes para inmediatamente apreciar sus virtudes, porque puesto en la muñeca mejora exponencialmente lo bueno que pueda parecer en las fotos. La sensación es mucho más delicada de lo que se piensa en un principio.

Este Rado Hyperchrome Chronograph Automatic está destinado a un público más bien joven que quiere tener un reloj polivalente, tanto para el trabajo como para el ocio. Tiene un problema con el precio: cuesta 4.600 euros. No es un precio descabellado porque muchos otros cronógrafos con este calibre (o el casi equivalente 7750) tienen estos precios, pero como digo hay que conocer la marca para saber que te está ofreciendo una excelente calidad y ese plus añadido de la cerámica, que te garantiza una presencia que no se deteriora con el paso del tiempo y es absolutamente resistente a arañazos. Pero si se sabe qué se tiene entre manos, Rado es siempre una opción muy a tener en cuenta. Más información en Rado.es.

 



En la muñeca: Blancpain Fifty Fathoms Bathyscaphe Ocean Commitment II

 

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-5-horasyminutos

Blancpain ha presentado la segunda edición de la colección de Fifty Fathoms dedicados al proyecto Ocean Commitent. Además de su excelente calibre por primera vez integra una caja completamente realizada en cerámica azul. A falta de palabras Blancpain lo ha llamado Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II. Vamos a ver sus características, precio y cómo queda en la muñeca (aunque es fácil imaginar el veredicto).

 

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-2-horasyminutos

Este Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II (la propia marca reduce el nombre a BOCII) es el, por ahora, último heredero del Fifty Phathoms, el primer reloj específicamente de buceo del mercado. El capitán Robert “Bob” Maloubier, al mando de los buceadores de combate franceses (el grupo en aquel entonces más secreto y con el entrenamiento más exigente) quería equipar a sus efectivos con un reloj que les sirviera en las profundidades para saber, entre otras cosas, la cantidad de oxígeno que les quedaba en las botellas. Tras varios intentos fue Blancpain quien atendió su petición, probablemente porque el propio director de Blancpain entonces, Jean-Jacques Fiechter, era también buceador. El Fifty Fathoms se presentó en 1953 y, a pesar de sus 63 años, goza de una excelente salud.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-4-horasyminutos

Para esta edición el Fifty Fathoms Bathyscaphe se viste, por primera vez, con una caja completamente elaborada en cerámica de color azul. La utilización de la cerámica (procedente del dióxido de circonio -ZrO2 en su formulación química-, también conocido como circonia) es cada vez más frecuente en cada vez más sectores: desde un implante dental a rodamientos de vehículos o recubrimiento de reactores nucleares. Esto es así porque el uno de los materiales químicos más resistentes a la corrosión (lo que garantiza en este caso la durabilidad del color sin degradarse), es extraordinariamente biocompatible y muy resistente al uso. Aunque es verdad que la cerámica puede quebrarse con un golpe fuerte, el dióxido de circonio (la RAE también admite zirconio) presenta una resistencia muy alta a la propagación de roturas.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-1-horasyminutos

La caja, de 43,60 mm de diámetro y 15,25 mm de altura, toma su forma prensando la circonia -que es de color blanco- a la que se le ha añadido aglomerante -para cohesionar el óxido- y pigmentos de color. El ZrO2 pasa por dos fases: una de modelaje a baja temperatura en el que se conforma la caja- y después pasa a la sinterización, que es como se llama al proceso en el que a alta temperatura (aproximadamente 1.400 grados) el producto adquiere su dureza y la forma y grosor final .

Así se crea la carrura, el fondo y el bisel. La cerámica resultante es tan dura que se necesitan herramientas de diamante para terminar de perfilar la caja, y para hacer las inserciones del bisel se necesita un láser de 8.000 watios. Después se toma una lámina de Liquidmetal caliente (una mezcla de circonio y otras cerámicas que fusiona a bajas temperaturas) y se le somete a una presión de 5 toneladas sobre el bisel para que rellene los huecos. Una vez enfriado, el Liquidmetal es 3 veces más resistente que el acero, garantizando así que no va envejecer. La construcción en cerámica y el uso de Liquidmetal es una ténica usada por Omega desde hace tiempo (lo vimos por última vez en estos Seamaster). por lo que sería lógico pensar que la fabricación de las cajas se hace en las mismas máquinas. Tanto la corona como los pulsadores del cronógrafo son también de cerámica, aunque en este caso se hacen por inyección.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-6-horasyminutos

En contraste con el precioso azul profundo de la caja, la esfera presenta un gris meteoro (así lo llama Blancpain) con decoración rayos de sol, de manera que según incida la luz se despliega una paleta de matices que hace aún más atractivo mirarla. Pero es a la vez un gris sereno, que en combinación con el azul que lo rodea hace de un reloj de buceo una pieza elegante. Los 43  mm de diámetro dejan amplio espacio para tres subesferas: el pequeño segundero a las 6 está flanqueado por un contador de 30 minutos a las 3 y uno de 12 horas a las 9, y a las 4:30 por la ventana de fecha. Los índices horarios son redondos excepto a las 3, 6 y 9. Las 12 ostenta un índice en forma de diamante, de manera que la lectura de la hora nunca ofrece dudas: imagina que coges el reloj de la mesilla en la oscuridad; si no sabes si está boca arriba o boca abajo el diamante a las 12 te ayuda a orientarte. La manecilla de las horas es más gruesa que la de los minutos, lo que es muy útil para distinguirla en la oscuridad porque el tinte de SuperLuminova es el mismo para todos los elementos luminiscentes (índices, manecillas, pequeño segundero y botón sobre las 12 en el bisel).

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-3-horasyminutos

Lo que se esconde dentro de la caja no sólo está a la altura del exterior, es que lucha por ser lo mejor de todo: el calibre automático F385 integra un volante de inercia variable con tornillos de oro para un mejor ajuste y espiral de silicio. La frecuencia es de 5 hercios (36.000 alternancias a la hora) para mejorar la cronometría y el cronógrafo cuenta con embrague vertical y rueda de pilares -además de la función flyback que ya queda señalada en su nombre-. Y además tiene 50 horas de reserva de marcha. Blancpain acierta al equipar a este Fifty Fathoms Bathyscaphe con un calibre sin la profusa decoración que tanto admiramos de su colección Villeret, porque lo acerca a la idea de reloj-instrumento que está en el origen de la pieza sin dejar de ser atractivo. A ello contribuye, y no poco, la masa oscilante de oro recubierto de platino con el logotipo del Ocean Commitment. Y además es visible gracias a un cristal de zafiro a pesar de presumir de una hermeticidad garantizada hasta 300 metros.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-8-horasyminutos

Todo ello en una caja que, como apuntaba al principio, sólo levanta 15,25 mm. No es una altura discreta, desde luego, pero en la muñeca no se siente en absoluto así gracias al buen diseño del conjunto y a que el azul disminuye la sensación de tamaño.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-9-horasyminutos

El reloj se puede llevar con una correa de nylon (una NATO, vaya) o con una correa textil que no puedo dejar de recomendar encarecidamente, porque el reloj se merece lucir elegantemente en la muñeca y una NATO difícilmente lo consigue. Por cierto que el ancho de las asas es de unos poco habituales 23 mm, así que mejor olvidarse de usar las correas que haya por casa. Se cierra con una hebilla  sencilla pero con mucha presencia.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-10-horasyminutos

Aunque no se sea buceador el  Fifty Fathoms Bathyscaphe Chronographe Flyback Ocean Commitment II es fácil de llevar gracias a su ligereza y a que su apariencia le acerca más a un reloj deportivo que no al competente reloj de inmersión que en realidad es. El reloj ya está disponible en las boutiques de la casa en edición limitada a 250 unidades y con un precio de 18.920 euros. Blancpain afirma que por cada reloj vendido, la Manufactura se compromete a entregar la suma de 1.000 euros para apoyar las expediciones científicas encaminadas a preservar los océanos. Más información en Blancpain.es.

blancpain-fifty-fathoms-bathyscaphe-chronographe-flyback-ocean-commitment-ii-7-horasyminutos



Rado HyperChrome UltraLight: fotos en vivo y precios

Rado-HyperChrome-UltraLight-7-Horasyminutos

Sin duda Rado mantiene un perfil bajo y nada sonoro, por lo menos en esta zona del mundo. Una marca pionera de la relojería que apenas lo publicita, y que además suele presentar unos diseños que ganan premios y que no tienen toda la repercusión que debieran. Un buen ejemplo es este estupendo Rado HyperChrome UltraLight.

 

Rado-HyperChrome-UltraLight-5-Horasyminutos

En 1986 Rado lanzó su modelo Integral, que incorporaba por primera vez la cèramica como elemento constructivo, prescindiendo del metal. No fue hasta bien entrado el siglo XXI que la cerámica se convirtió en un material habitual en los relojes, cuando Rado llevaba ya décadas usándolo y mejorándolo. Y para ejemplo este Rado HyperChrome UltraLight, que incorpora una nueva cerámica de nitruro de silicio, aluminio anodizado y titanio endurecido que lo hacen aún más ligero y resiste.

Rado-HyperChrome-UltraLight-3-Horasyminutos

La caja de 43 mm de diámetro es monobloque con incrustaciones de titanio de grado 5 endurecido y arenado, con acabado mate. Éste último también se usa en la corona, mecanizada con un reborde necesario para poder agarrarla bien, un detalle que se agradece para no tener que usar -como ocurre a menudo- la uña para tirar de ella.  Tiene además grabada en relieve el ancla símbolo de la casa.

Rado-HyperChrome-UltraLight--4-Horasyminutos

Según dice Rado en comparación con la cerámica de alta tecnología convencional que habitualmente usa (que de por sí es un material increíblemente duro y liviano), la cerámica superligera de nitruro de silicio puede presumir de una dureza aún mayor con tan solo la mitad de peso. Y es verdad: el reloj pesa sólo 56 gramos. Tal es su ligereza que el reloj parece incluso menor de lo que es. Tiene una altura de 11,2 mm, pero se siente como un extraplano.

Rado-HyperChrome-UltraLight-10-Horasyminutos

Pero estéticamente lo que hace tan atractivo a este Rado HyperChrome UltraLight es su esfera. Parece uno de esos jardines zen en los que la arena se peina con un rastrillo para darle forma. En este caso el gran hallazgo es que justo al lado derecho de la palabra en vertical “Automatic” comienza el rayado como un guilloché circular habitual , pero al alcanzar las tres horas en vez de seguir curvándose para cerrar el círculo cae en vertical.

Rado-HyperChrome-UltraLight-6-Horasyminutos

Parece mentira que una propuesta estética tan sencilla quede tan bien en la esfera. Además el sempiterno uso de la palabra Automatic –que aparece en casi todos los relojes suizos (como si a sus dueños se les olvidara y tuvieran que recordárselo siempre)- esta vez queda muy bien al pasar a una posición vertical y formar parte del juego de líneas y formas.  La esfera carece de índices horarios y de minutos, para aumentar la vocación minimalista del reloj.

Rado-HyperChrome-UltraLigh-8-Horasyminutos

¿Qué pega se le puede poner? Una vez más, la ventana de fecha. Aunque está muy cuidada, yo creo que el reloj quedaría mejor sin ella. O al menos que el fondo hubiera sido del mismo color que el resto de la esfera. Al fin y al cabo la fecha es un elemento estático que no aporta nada visualmente, cosa sí hace el ancla que aparece sobre el nombre de la marca y que se mueve con el reloj. Pero en fin, es un debate eterno y el mercado demanda la fecha.

Rado-HyperChrome-UltraLight-9-Horasyminutos

El reloj se impulsa gracias al calibre ETA A31.L01, una modificación del 2892-2 al que se ha rebajado su frecuencia de 28.800 alternancias a la hora a 25.200, de manera que la reserva de marcha aumenta a 65 horas. Es un movimiento que me parece que el grupo Swatch va a usar cada vez más (lo hemos visto en el Longines Heritage 1969) porque es más ligero y tiene -según parece- buena cronometría: entre 2 y 4 segundos diarios. En el caso de Rado además se ha construido en aluminio, para hacerlo más ligero. El rotor, anodizado en negro como los puentes, tiene forma de ancla.

Rado-HyperChrome-UltraLight-1-Horasyminutos

Otro punto discutible es la correa: es una NATO con hebilla de titanio. Aunque está conjuntada con los colores del reloj, para mi gusto la pieza debería llevar otro tipo de correa. Rado cuenta con cueros grises muy bonitos que le darían más empaque al reloj. Pero por lo demás la correa lleva se siente de buena calidad y, como digo, queda bien con el conjunto, aunque le reste prestancia.

Rado-HyperChrome-UltraLight-11-Horasyminutos

Ya decía al principio que Rado suele ganar premios a los diseños de sus relojes. De hecho lleva más de 30 premios (¿a que no lo sabías?). Este Rado HyperChrome UltraLight ha ganado el premio Australian Good Design, el segundo que recibe este año tras el obtenido por el Rado DiaMaster Automatic Grande Seconde a primeros de año (puedes ver fotos en vivo del reloj en esta entrada). Merecidos ambos en mi opinión.

Rado-HyperChrome-UltraLight-12-Horasyminutos

El Rado HyperChrome UltraLight es una edición limitada a 500 unidades, lo que añade exclusividad a un modelo tan singular. Eso sí, la alta tecnología tiene un precio, y el de este reloj es de 3.100 euros. Más información en Rado.es.

Rado-HyperChrome-UltraLight-13-Horasyminutos



En la muñeca: Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black. Modelos y precios

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-25-Horasyminutos

Omega no para. Si en Baselworld presentó 5 modelos  Seamaster ahora nos trae cuatro más: los nuevos Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black. Todos ellos realizados en cerámica y todos con una misma presencia oscura. Vamos a ver su características y precios.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-22-Horasyminutos

La nueva colección Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black se ha pensado para cubrir el espectro más amplio de gustos, desde lo más deportivo a lo más elegante. Por ello el reloj se puede encontrar con acentos azules, rojos, negro con realces en naranja y por último combinado con oro Sedna (el oro rojo creado por Omega).

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-6-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-3-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-19-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-15-Horasyminutos

La característica principal de estos relojes es que toda la estructura está realizada en cerámica. Eso incluye la caja, de 45,5  y el bisel, pero también la esfera y las coronas. Es la primera vez que se fabrica un reloj completamente cerámico y la verdad es que el resultado es espectacular. La estructura se ha creado a partir del óxido de circonio (ZrO2), conocido como “zirconia”. La zirconia se mezcla con elementos estabilizantes para crear una cerámica con una resistencia muy alta a las roturas, además de una baja transmisión térmica. Su dureza es tal que es habitual verla usada en cuchillos o en implantes dentales, lo que da idea de su resistencia a la humedad y las bacterias.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-7-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-1-Horasyminutos

¿Por qué se han elegido los colores rojo y azul? En primer lugar está la idea, como ya he dicho, de apelar a la más amplia gama de gustos posibles. El rojo ha sido siempre un color deportivo, así que no extraña su presencia. También es el primero que se deja de ver en una inmersión: a partir de 5 metros de profundidad pasa a ser negro. Por el contrario el azul, color tradicional en los relojes de buceo, es el último en desaparecer: exactamente el tono de azul que luce el Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black es el que deja de verse cuando se alcanzan los 275 metros de profundidad. Por último, a 300 metros el color del océano es completamente negro.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-20-Horasyminutos

Tanto en la versión azul como en la roja las inserciones del bisel de cerámica que marcan los primeros quince minutos y el de la válvula de Helio a las 10 horas se han realizado en caucho. En el modelo Black se ha usado Liquidmetal (mezcla de cerámica y metal creado por Omega) y en la vesión de oro Sedna se ha usado Ceragold (mezcla de oro y cerámica).

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-26-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-13-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-12-Horasyminutos

En las fotos superiores se puede apreciar la forma levemente convexa del cristal del Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black, además de la forma de la correa, que ayuda a que el reloj se asiente de manera correcta sobre la muñeca. Las correas son de caucho con un patrón que recuerda a la tela, mientras que la versión de oro Sedna tiene una correa de cuero pero con tratamiento impermeable e interior de caucho. Todas las correas tienen tratamiento antibacteriano;  el cierre desplegable es de titanio cerámico.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-10-Horasyminutos

En las esferas -pulidas en los modelos Black y Gold y cepilladas en los rojo y azul- hay mucha información, sobre todo escrita: siguiendo la manía de las marcas de escribir un folleto técnico en las esferas de los relojes de inmersión, los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black ostentan nada menos que ¡8! líneas de texto, sin contar con el logotipo de la manufactura. Es verdad que las líneas están bien equilibradas y no impiden la lectura de la hora, pero un poco de moderación sería de agredecer. De forma discreta también aparece la fórmula del óxido de circonio, que sólo se lee bien al contraluz. Por cierto que también aparece en la trasera del reloj, en una de las asas.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-21-Horasyminutos

Lo verdaderamente importante, que es la información horaria, no se ve afectada por la literatura de la esfera: la legibilidad es intachable. Tiene unos grandes índices señalados por las agujas con punta de flecha tradicionales en los Planet Ocean, que además son de tamaño perfecto y están hechas en oro blanco u oro Sedna. Los arábigos acompañan al color del reloj: el rojo y azul están pulidos, mientras que en la versión Black y oro están cepillados para ofrecer mejor contraste. Y la aguja del segundero tiene una generosa punta también, fundamental si estamos sumergidos y necesitamos comprobar que el reloj sigue en funcionamiento.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-11-Horasyminutos

Pero además los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black son GMT para poder bucear en cualquier parte del mundo sin perder de vista la hora en casa. Para ello se ha incluido un nuevo anillo de segundo huso horario de nueva factura, con los arábigos redimensionados para facilitar su lectura, así como la correspondiente flecha indicadora. Todos los elementos de la esfera y el punto central del bisel rezuman SuperLuminova, con una visión en la oscuridad simplemente perfecta.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-24-Horasyminutos

El calibre que anima a los cuatro Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black es el Omega Master Chronometer 8906. El nombre nos indica que es un calibre certificado por el Instituto Federal Suizo de Metrología (METAS), que somete a cada reloj a las pruebas más exigentes:

  1. La función de cada movimiento -ya aprobado por el COSC- cuando se exponga a campos magnéticos de más de 15.000 gauss
  2. La función de cada reloj completo cuando se exponga a campos magnéticos de más de 15.000 gauss
  3. Desviación de la precisión cronométrica en 6 posiciones
  4. Desviación de la precisión cronométrica diaria tras exposición a 15.000 gauss
  5. La precisión media diaria (a 6 diferentes posturas y 2 zonas de temperatura distinta), entre 0 y más de 5 segundos/día, durante 4 días
  6. La autonomía (reserva de marcha), determinada en horas por cada modelo de reloj
  7. La desviación de la precisión cronométrica entre el 100% y el 33% de reserva de marcha
  8. La resistencia al agua (probada en agua), en bares, determinada por cada modelo de reloj. Omega añade un 25% de resistencia de la nominal

Además el reloj pasa por la certificación COSC y tiene 4 años de garantía. El calibre se mueve a 3,5 hercios (25.200 Alt/h) y tiene 60 horas de reserva de marcha.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-14-Horasyminutos

Otra innovación de los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black es que (¡por fin!) los textos en el reverso están correctamente alineados, algo que a algunos nos vuelve locos cuando no ocurre -que es casi siempre-. Esto lo consigue gracias a un sistema de cierre cerámico que han llamado Naiad Lock y con el que se han ganado el cielo. Esperemos que lo vayan incorporando a los demás modelos.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-4-Horasyminutos

Como siempre ocurre con la casa de Biel, el reloj queda fenomenal en la muñeca. Las correas obligan al reloj a quedar equilibrado sobre el pulso y por tanto se lleva muy bien, a pesar de su tamaño.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-8-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-5-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-9-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-17-Horasyminutos

Por supuesto va en gustos, pero para mí mis favoritos son sin duda el Black y el de oro Sedna. Yo me imagino que el que más se va a vender es el Black y no por bonito sino por duradero: un negro total no va a pasar de moda. Pero, tal y como se probado en numerosas ocasiones, puedo estar equivocado. Los relojes son más caros de lo normal ( el Planet Ocean GMT de 43,5 mm en acero cuesta 6.700 euros), pero te estás llevando un calibre Master Chronometer, estructura de cerámica, manecillas de oro y GMT. Los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black no llegarán a las tiendas hasta octubre, pero por ahora sus precios son de 10.400 francos para el azul, rojo y negro y de 13.400 francos para la versión en oro. Aproximadamente 9.550 y 13.300 euros respectivamente. Más información en Omega.es.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-23-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-18-Horasyminutos



Breitling Chronoliner Red Gold Limited Edition

Breitling-Chronoliner-Red-Gold-Limited-Edition-5-Horasyminutos

Yo creo que la producción de Breitling ha ido creciendo al mismo ritmo que el tráfico aéreo mundial: no hay mes en el que haya por lo menos una novedad de la marca, aunque sólo sea una declinación de un modelo ya existe. En esta ocasión es el Breitling Chronoliner Red Gold Limited Edition.

Breitling-Chronoliner-Red-Gold-Limited-Edition-Horasyminutos

El Breitling Chronoliner es un reloj inspirado en un modelo del los años 50-60 y ha sabido mantener ese aire vintage en todas sus versiones. La versión que presentamos ahora integra una caja de oro rojo de 46 mm sobre la que se asienta un bisel de cerámica negra (revisamos el primer Chronoliner con bisel cerámico en esta entrada). La diferencia entre metal y cerámica no es baladí porque la cerámica tiene una presencia más elegante que el metal. En este caso, y a falta de ver el reloj en vivo, sirve para suavizar el contraste dramático del negro sobre oro, que a menudo produce resultados demasiado ostentosos.  Los numerales del bisel también son de oro cepillado para mejorar la lectura, muy importante porque el bisel es el indicador del tercer huso horario.

Breitling-Chronoliner-Red-Gold-Limited-Edition-2-Horasyminutos

Y es que el Breitling Chronoliner Red Gold Limited Edition ofrece una triple indicación horaria: la de las manecillas, la del indicador de 24 horas del borde exterior de la esfera y la ya mencionada del bisel. Y además es un cronómetro (certificado por el laboratorio COSC). A pesar de tanta información la esfera es sorprendentemente aseada. La configuración de tres subesferas, compensada al este por la fecha y el logotipo de la marca, se ha realizado en blanco para proporcionar un buen contraste con la esfera negra mate. Además están decoradas con un motivo circular y un borde gris para que resalten aún más. Las manecillas también son de oro rojo y están tratadas con material luminiscente, al igual que los índices, la aguja central del cronógrafo y la de 30 minutos. Esta última información está remarcada por seis rectángulos luminiscentes, característico de los Chronoliner.

Breitling-Chronoliner-Red-Gold-Limited-Edition-3-Horasyminutos

El reloj late gracias a un ETA Valjoux 7754 automático, que no es sino la versión GMT del ubicuo Valjoux 7750. A tono con la época en la que se inspira, el cronógrafo se activa con unos pulsadores de pistón. El conjunto es hermético hasta 100 metros.

Por último, el reloj se ata al pulso gracias a una correa de caucho que imita el patrón de la milanesa Aero Classic de la casa. El Breitling Chronoliner Red Gold Limited Edition es, como su nombre indica, una edición limitada a 250 unidades con un precio de 29.920 $, unos 26.550 euros al cambio. Más información en Breitling.es.

Breitling-Chronoliner-Red-Gold-Limited-Edition-1-Horasyminutos



Nuevo Rado HyperChrome 1616

Rado-HyperChrome-1616-titanio-amb-Horasyminutos

Rado ha sorprendido a todo el mundo en Baselworld 2016 con el nuevo Rado HyperChrome 1616, un potente reloj inspirado en un Cape Horn 1616 de 1971 y que conserva todas sus señas de identidad pero con materiales y movimiento moderno.

Rado-HyperChrome-1616-ceramica-amb-Horasyminutos

Aunque Rado tiene en su cartera de productos modelos que homenajean su historia -las colecciones Original, Integral, Sintra y Ceramica- estamos más acostumbrados a ver las formas redondas clásicas de los HyperChrome y los Diastar, que son las colecciones que más novedades presentan año tras año. Rado no ha sido nunca particularmente aventurada en lo que se refiere a formas, o por lo menos no recientemente. Lo más rompedor que le recuerdo es el R-One “Tron” de 2012. En lo que sí ha sido innovadora e incluso pionera es en el uso de los materiales, y especialmente trascendente en la incorporación de la cerámica a la producción relojera.

Rado-HyperChrome-1616-titanio-2-Horasyminutos

Hay que decir en primer lugar que el nombre  “Cape Horn 1616” hace referencia al año en el que se cruzó el temido Cabo de Hornos. El nuevo Rado HyperChrome 1616 tiene dos versiones: en titanio endurecido y en cerámica high tech negra mate con una presencia mucho más contenida. El reloj original era de acero, con una dureza entre 200 y 250 vikers, mientras que la versión de titanio tiene una dureza de 1,000 vikers, muy cercano al de la cerámica (1.250 vikers). Es por tanto una caja mucho más resistente a los arañazos y al uso diario. Rado siempre ha tenido la dureza de los materiales como uno de sus puntos fuertes, por lo que no es baladí que preste tanta atención a este aspecto.

Rado-HyperChrome-1616-ceramica-perfil-Horasyminutos

A pesar de sus sustanciales medidas (46 x 45.5 x 13.7) en la versión de titanio el peso es muy inferior al esperado: 106 gramos. La caja original también tenía forma de cojín, pero sólo medía 36 mm de diámetro. Los protectores de la corona le dan un aspecto aún más sólido. Otro de los elementos sustituidos ha sido el cristal, pasando del Hesalite original al zafiro actual, aunque conserva la forma de domo acorde con el estilo vintage de la pieza.

Rado-HyperChrome-1616-titanio-perfil-Horasyminutos

La esfera original se ha conservado, con unas manecillas cuya forma no puede esconder la época en la que se concibieron. Lo mismo ocurre con los índices facetados y dorados en aplique, y una representación de los minutos y segundos tan setentera que si este reloj fuera un repetidor de minutos Westminster Carrillón al activarlo sonaría Led Zeppelin.

Rado-HyperChrome-1616-ceramica-frontal-Horasyminutos

Afortunadamente tanto índices como manecillas están tratados con SuperLuminova. A las doce aparece el símbolo de Rado, un ancla que además se mueve. Y enfrente una ventana bicolor con fecha y día vertical que no admite medias tintas: la amas o la odias. A mí me parece que no sólo es fiel al original, es que además le va bien a su furibundo estilo retro.

Rado-HyperChrome-1616-titanio-1-Horasyminutos

El reloj se mueve gracias al calibre ETA C07.621, un derivado con fecha y día del Powermatic 80 que introdujo Tissot en 2013 y que es a su vez una evolución del 2824-2. Presenta una reserva de marcha de 80 horas, lo que consigue rebajando la frecuencia a 3 hercios, reduciendo el diámetro del piñón del barrilete para alojar un muelle real de Nivaflex más largo y usando materiales de alta tecnología en el escape para reducir la fricción. Sin embargo la trasera del reloj es sólida, por lo que no se ve el movimiento.

Rado-HyperChrome-1616-titanio-frontal-Horasyminutos

Tanto el Rado HyperChrome 1616 en titanio como el más sobrio de cerámica y esfera negra son modelos que van a hacer que Rado vuelva a captar la atención de los aficionados porque ofrece algo distinto a lo que estamos acostumbrados en este rango de relojes. Su precio por ahora es de 2.910 €, que puede variar cuando se lance comercialmente, allá por octubre. Más información en Rado.com.

Rado-HyperChrome-1616-ceramica-2-Horasyminutos



Bell & Ross BR Desert Type: fotos en vivo y precios

Bell-&-Ross-BR-03-92-Desert-Type-42-mm-1-Horasyminutos

Hace ahora un año estábamos celebrando el décimo aniversario de el modelo icónico de Bell & Ross, el BR 01-92 (que se puede ver aquí). Ahora presentamos una nueva declinación del modelo: los Bell & Ross BR Desert Type.

Bell-&-Ross-BR-03-94-Desert-Type-1-Horasyminutos

Bell & Ross BR Desert Type es una colección de tres relojes -dos tres agujas y fecha y un cronógrafo- diseñados a partir del pliego de condiciones de la aviación militar de los países de clima cálido. Bell & Ross ya había lanzado un “Desert Type” el año pasado, aunque en edición limitada (fotos en vivo y precios en esta entrada). La que presentamos ahora es por tanto una declinación de la anterior con un rediseño muy logrado que refina el ya existente y lo hace más atractivo. Los tres modelos comparten estética y criterios constructivos comunes.

Bell-&-Ross-BR-03-92-Desert-Type-42-mm-3-Horasyminutos

Como ya es habitual desde hace tiempo, la caja está construida enteramente en cerámica, en este caso de color negro mate. Tiene un tono que contrasta muy bien  con el beis de la esfera y la correa, y al ser mate le da un tono sobrio, adecuado a la estética militar. Conviene recordar las ventajas de la cerámica: es hipoalergénica, se adapta inmediatamente a la temperatura corporal, es muy resistente a los rigores del uso dirario y, en particular, es muy ligera, algo a tener muy en cuenta en relojes grandes: 39 y 42 mm.

Bell-&-Ross-BR-03-94-Desert-Type-Horasyminutos

Los tornillos superiores no son decorativos sino que sirven para sujetar el bisel, también cerámico, a la carrura, de manera que se puede conseguir una hermeticidad muy correcta de hasta 100 metros de profundidad. El negro se prolonga hasta las asas, que son muy cortas porque al ser cuadrado el tamaño se hace mayor sobre la muñeca y por tanto las asas no necesitan extenderse más allá. Los tres modelos Bell & Ross BR Desert Type comparten una corona con el “et” o “ampersand” grabado, mientras que la versión cronógrafo añade lógicamente dos pulsadores para puesta en marcha y parada del medidor de tiempos cortos y el de puesta acero. Son por cierto muy cómodos de usar.

Bell-&-Ross-BR-03-94-Desert-Type-pulsadores-Horasyminutos

Como siempre (o casi siempre) en Bell & Ross la trasera es ciega. Los calibres que usa la casa son siempre ETA o Sellitas, por lo que no son los movimientos precisamente lo más interesante del reloj; hasta el punto que a menudo B&R a menudo simplemente dice que el reloj lleva un “movimiento mecánico automático”. Por tanto, aunque siempre es agradable ver un rotor moverse, tampoco se echa de menos, y de paso abarata el precio del modelo.

Bell-&-Ross-BR-03-94-Desert-Type-reverso-Horasyminutos

Los calibres, que tienen un diámetro de 26,6 mm en la versión de tres agujas (ETA 2824-2) y de 28 en la de cronógrafo (ETA 2894-2) son los responsables de que la ventana de fecha quede muy hacia el centro, porque son pequeños en relación con el tamaño de la caja. Sin embargo Bell & Ross lo resuelve muy bien porque la ventana tiene forma circular y el fondo está pintado del mismo color de la esfera, por lo que la función (que es muy apreciada por el mercado) resulta discreta y sugestiva a la vez.

Bell-&-Ross-BR-03-92-Desert-Type-42-mm-2-Horasyminutos

La esfera presenta otra particularidad muy llamativa: en vez de estar construida con un placa base sobre la que se pintan o aplican los índices, en los Bell & Ross BR Desert Type el dial se compone de dos capas. La superior de color beis tiene los índices y numerales recortados, de manera que se ve la capa inferior que está impregnada de material luminiscente. Esta construcción, que como ya sabemos es la que tradicionalmente utiliza Panerai, favorece una mejor lectura en la oscuridad, ya que es más sencillo hacer un corte perfecto con láser que pintar a mano.

Bell-&-Ross-BR-Desert-Type-detalle-esfera-Horasyminutos

Bell-&-Ross-BR-Desert-Type-SuperLuminova-Horasyminutos

Las esferas de los tres modelos son muy limpias, con tan solo los grandes numerales arábigos e índices horarios. Contrasta notablemente con la versión Desert Type de la que hablaba más arriba. En la versión cronógrafo se ha optado por ubicar la minutería (necesaria para una correcta lectura de las mediciones del cróngrafo) en el perfil exterior de la esfera para mantener esa sensación de pulcritud en el dial. Las subesferas del pequeño segundero (a las tres) y de los 30 minutos del cronógrafo  simplemente tienen los números de final de recorrido, en concordancia con la idea anterior. Aunque lógicamente la subesfera cronográfica sí tiene marcados todos los minutos para poder leer el dato fácilmente.

Bell-&-Ross-BR-03-94-Desert-Type-perfil-Horasyminutos

Bell-&-Ross-BR-03-94-Desert-Type-4-Horasyminutos

Los tres Bell & Ross BR Desert Type se atan a la muñeca con una correa de cuero también beis, muy cómoda y agradable al tacto. Al tener en su parte superior un ancho igual que el de la caja su presencia es potente, acentuada por la hebilla de ardillón  acabada en PVD negro, gruesa y de formas muy marcadas.

Bell-&-Ross-BR-03-92-Desert-Type-42-mm-Horasyminutos

Bell-&-Ross-BR-Desert-Type-correa-Horasyminutos
A pesar de los 42 mm de lado el reloj se lleva bien, sobre todo porque la altura de la caja es contenida. El tacto de la cerámica es agradable y, como ya he dicho, la correa cae bien sobre la muñeca. Los tonos mates, tanto del beis como del negro, hacen que mirar la hora sea placentero. También en la versión de 39 mm, que aunque sea de cuarzo comparte todos los elementos de sus hermanos mayores. Un detalle muy de agradecer a Bell & Ross.

Bell-&-Ross-BR-S-Desert-Type-39-mm-Horasyminutos

BR-S Desert Type 39 mm

Los Bell & Ross BR Desert Type están a punto de llegar a las tiendas y, afortunadamente, en este caso no son ediciones limitadas. Sus precios son: BR03-92 Desert Type (42 mm, tres agujas y fecha) 3.400 euros. BR03-94 Desert Type (42 mm cronógrafo y fecha) 4.990 euros. BRS Desert Type (39 mm, movimiento de cuarzo) 2.300 euros. Más información en Bell&Ross.com.

Bell-&-Ross-BR-03-94-Desert-Type-2-Horasyminutos



Breitling Superocean Héritage Chronoworks: el laboratorio de Breitling

Breitling-Superocean-Heritage-Chronoworks-1-Horasyminutos

Breitling ha presentado durante la feria de Baselworld 2016 el nuevo departamento Breitling Chronoworks, encargado de probar todos los avances técnicos que aparezcan en relojería para después integrarlos en los modelos de serie. Nos probamos el primero de ellos: el nuevo Breitling Superocean Héritage Chronoworks.

Breitling-primer-reloj-con-pulsador-independiente-1923-Horasyminutos

1923 – Breitling lanza el primer cronógrafo con pulsador independiente

Por supuesto la investigación y la innovación no son nuevas en Breitling, ni mucho menos, y desde luego no lo es cuando hablamos de cronógrafos. Recordemos que Breitling lanzó el primer pulsador independiente a las 2 horas en 1915, el segundo pulsador independiente en 1934 y, sobre todo, el primer cronógrafo automático en marzo de 1969. Aunque Zenith había anunciado su El Primero en enero, tardó más tiempo en presentar el reloj físicamente, si bien su calibre nunca necesitó mejoras y el Chrono-matic Calibre 11 tuvo que cambiar el rotor (por débil) y el muelle real (por excesivamente fuerte) al cabo de un año. En 2009 Breitling lanzó el Calibre 01, completamente desarrollado por la manufactura. Y es sobre la base de ese histórico calibre que la casa de St. Imier ha presentado el fruto de las investigaciones del laboratorio Chronoworks.

Breitling-Superocean-Heritage-Chronoworks-Calibre-Breitling-01-Horasyminutos

La idea de Breitling era mejorar en todo lo posible el desempeño del calibre. Buena parte de esa mejora pasa por evitar las pérdidas de energía, ya sea eliminando piezas o mejorando su efectividad a base de reducir fricciones o pesos que aumenten la inercia. El resultado es sin duda prometedor:

Platina y puentes de rodaje de cerámica

La primera optimización se ha centrado en el chasis del movimiento (platina y puentes de rodaje). Con el fin de disminuir los rozamientos producido por el pivotamiento de los ejes, estos componentes están fabricados en cerámica high tech (nitruro de boro hexagonal) utilizado ya como adyuvante de lubricante sólido en los motores de alto rendimiento pero implementado por primera vez en aplicaciones mecánicas relojeras. Gracias a un coeficiente de rozamiento muy bajo, los ejes pueden pivotar directamente en los orificios de la platina y de los puentes, sin provocar desgaste ni pérdida de energía y sin necesidad de ningún lubricante, lo que ha permitido suprimir 11 rubís sobre un total de 47.

Breitling-Superocean-Heritage-Chronoworks-platina-y-puentes-de-cerámica-Horasyminutos

Tren de ruedas de silicio

Contrariamente a lo que se podría pensar, un movimiento relojero permanece en reposo el 95% de su tiempo, y cada «rearranque» provoca una cierta pérdida de energía. Para luchar contra esta inercia, el calibre va dotado de tres ruedas (rueda de centro, rueda mediana, rueda de segundero) fabricadas en silicio, un material dos veces más ligero de lo normal –y por tanto más fácil de «relanzar».
La geometría de estas ruedas, fabricadas mediante grabado iónico (DRIE), se ha retrabajado para hacer más rígida la estructura y evitar de este modo cualquier deformación de los radios.

Breitling-Superocean-Heritage-Chronoworks-ruedas-de-silicio-Horasyminutos

Escape de silicio

Asimismo, se ha centrado la atención en el órgano «distribuidor», el escape, que es donde tradicionalmente se sitúa una gran parte de las pérdidas de energía. Se ha conservado el escape de áncora suizo, pero con una rueda y un áncora fabricadas en silicio lo que permite disminuir el peso, y por consiguiente la inercia, así como suprimir las paletas de rubí, lo que se traduce en una mayor precisión de las siluetas. Para asegurar una transmisión más eficaz de la energía procedente del barrilete se ha modificado igualmente la geometría de las dos piezas (forma de los dientes y de las paletas). La limitación angular del áncora sin topes contribuye por otro lado a incrementar la fiabilidad. Ello ha permitido otorgar a este órgano capital un 42% más de rendimiento, al tiempo que se garantiza una seguridad máxima, un aspecto esencial en cuanto a prestaciones se refiere.

Breitling-Superocean-Heritage-Chronoworks-escape-de-silicio-Horasyminutos

Volante de inercia variable

El ajuste de las oscilaciones del volante se efectúa generalmente actuando sobre la longitud activa del espiral por medio de clavijas, lo que puede perturbar la cronometría. Los especialistas de Chronoworks han optado por un volante de inercia variable regulable mediante cuatro pequeños tornillos de oro situados en la canto. Con el fin de suprimir la sensibilidad a la temperatura y
conservar la misma precisión de marcha en cualquier circunstancia, se ha optado por combinar un aro de níquel y una cruz (brazo) de latón –utilizando la dilatación/retracción del latón para modificar la inercia. Cuando la temperatura aumenta, la cruz se dilata y empuja el aro hacia afuera, lo que incrementa la inercia. Cuando la temperatura disminuye, la cruz se retrae y «tira» del aro hacia el centro, reduciendo la inercia. Este sistema reinterpreta así el principio de los volantes bimetálicos, explotando las posibilidades de fabricación más modernas; en concreto el llamado “proceso LIGA”.

Breitling-Superocean-Heritage-Chronoworks-volante-de-inercia-variable-Horasyminutos

 Dentados elásticos

Otro punto neurálgico en un mecanismo de cronógrafo de embrague vertical es el minúsculo órgano encargado de servir de enlace entre el movimiento base y la rueda que lleva la aguja trotadora (móvil de cronógrafo). Este conjunto compuesto de un eje y dos ruedas (2 mm de diámetro) presenta generalmente un cierto juego responsable de provocar sacudidas, las cuales se eliminan utilizando un «muelle de fricción», lo que provoca un 15% de pérdida de energía. En lugar de compensar este juego mediante frenado, los especialistas de Chronoworks® han preferido dotar a las dos ruedas de dentados elásticos que se acoplan a la forma de los dientes opuestos –gracias a una estructura de níquel-fósforo. El resultado es la supresión de toda pérdida de energía y una autonomía idéntica, tanto si el cronógrafo está en marcha como parado.

Breitling-Superocean-Heritage-Chronoworks-dentado-elástico-Horasyminutos

Todos estos avances -que no han dejado una sola piedra por remover- unidos al nuevo muelle real, más largo y fino, han tenido como resultado un incremento nada menos que de casi un 45% en la reserva de marcha: ha pasado de 70 a 100 horas. El volante se mueve a 28,800 alternacias/hora, y por supuesto el reloj, como todos los Breitling, sigue siendo un cronómetro certificado por COSC. El calibre se ha vestido con una nueva versión del Superocean llamada Breitling Superocean Héritage Chronoworks,  que veremos tras el salto.

Breitling-Superocean-Heritage-Chronoworks-frontal-Horasyminutos



Rado gana el Good Design Award

Rado-Diamaster-Grande-Seconde-Plasma-portada-Horas-y-Minutos

Cuando hace un año estuve visitando el stand de Baselworld 2015 de Rado para conocer sus novedades hubo un reloj que me llamó la atención por encima de todos; era el DiaMaster Automatic Grande Seconde, con una presencia muy distinta a lo que solemos ver en la marca. Me gustó mucho y no debía andar muy desencaminado, porque ahora sabemos que ha merecido el Good Design Award, otorgado por el  Chicago Athenaeum Museum of Architecture and Design.

 

Rado DiaMaster Grande Seconde en la muñeca

A pesar de lo distinto que es el reloj a las líneas habituales de la marca no deja de tener los mismos genes. En primer lugar la caja, de 43 mm de diámetro, que aunque lo parezca no es metálica sino de la cerámica de plasma desarrollada por Rado. La cerámica de plasma en realidad es blanca; las cajas de cerámica de alta tecnología ya terminadas y las piezas de correas ya pulidas o arenadas para conseguir un acabado mate se meten en un horno especial de plasma. En el horno los  gases se activan al superar los 20.000 °C y la cerámica alcanza una temperatura de 900 °C, momento en el que comienza a sufrir cambios en su estructura molecular.

Estos cambios hacen que el material adquiera un cálido brillo metálico. El resultado es permanente y no se difumina con el paso del tiempo, por lo que los relojes conservarán siempre su brillo. Además el proceso no afecta a las propiedades esenciales de la cerámica, que conserva su resistencia a los arañazos, su ligereza y sus propiedades hipoalergénicas.

Rado DiaMaster Grande Seconde frontal

El dial presenta un juego de esferas en la que destaca, claro, la gran subesfera del pequeño segundero, que parece recordar los grandes cronómetros. Está remarcada por un bisel metálico satinado y con un guilloché circular que lo hace contrastar con la delicada decoración graneada de la esfera horaria, y una también sutil decoración rayos de sol cuyo centro parte del segundero no del eje de las manecillas horarias. Dicha decoración unida al bisel exterior de las esfera que recoge las dos subesferas le dan un aspecto elipsoidal. Es una forma que se repite en la trasera, en la que la apertura del cristal de zafiro imita la configuración de la esfera.

Rado DiaMaster Grande Seconde reverso detalle

Dentro podemos ver el calibre ETA 2899, desarrollado para la marca sobre la base del 2892. Está alimentando por un rotor negro con forma de ancla, símbolo de la casa que también se ve en la esfera. Hay que destacar que el reloj tiene además una hermeticidad garantizada hasta los 100 metros, algo no muy habitual en este tipo de relojes de vestir.

Si he dicho que me había gustado mucho el reloj es, entre otras cosas, por lo atractivo que queda en la muñeca, a lo que ayuda su altura de 11,8 mm. Seguramente podría haber sido algo más corto de estatura, pero las formas circulares de la carrura lo penalizan en este sentido. Aún así no pierde un ápice de su atractivo. Y además, no olvidemos, la caja es cerámica, cuyo tacto en la piel es inigualable y te hace olvidar cualquier pero que se le pudiera poner.

Rado DiaMaster Grande Seconde en la muñeca 1

Si tuviera que comprarme un reloj de la marca sería sin duda este Rado DiaMaster Autmatic Grande Seconde. Hay ya otras versiones disponibles -y seguramente veremos más en la próxima Baselworld-, pero por lo que veo en la tienda online de la marca (para Estados Unidos), todos tienen un mismo precio que para España es de 2.920 Euros, aunque es bueno preguntar en la tienda. Más información en rado.com.

 



Master Compressor Chronograph Ceramic

Jaeger-LeCoultre Master Compressor Chronograph CeramicCaja:
· Ø 46 mm de cerámica
· Cristal de zafiro
· hermeticidad: 100 metros

Corona:
· 1 corona con llave de compresión de acero a las 3 h para la puesta en marcha del reloj, el ajuste de la hora, los minutos y la fecha, así como el ajuste del 2° huso horario
·2 pulsadores de acero a las 2 h y a las 4 h para las funciones del cronógrafo

Esfera:
· negra semimate, dígitos e índices acuñados y luminiscentes
· Agujas: trapecio, esqueletizadas, luminiscentes

Funciones:
· horas, minutos, fecha
· cronógrafo: contador de las horas, contador de los minutos, segundero central
· indicador de marcha
· segundo huso horario con indicador día/noche

Calibre-757Movimiento:
· mecánico de carga automática, Calibre Jaeger-LeCoultre 757, manufacturado,
ensamblado y decorado a mano
· 28.800 alternancias por hora
· 65 horas de reserva de marcha
· 300 componentes
· 6,27 mm de altura
· 45 rubíes

Pulsera y hebilla:
· piel de becerro Trieste color negro
· hebilla de hebijón de acero satinado

Serie limitada a 500 piezas