Archivo de la etiqueta: repetición de minutos



Pre-SIHH: Greubel-Forsey Grande Sonnerie

Por si le quedaba algo que demostrar para ser considerada parte del pequeño Olimpo de las manufacturas de altísima relojería, el suizo Robert Greubel y su socio inglés Stephen Forsey presentan el nuevo Greubel-Forsey Grande Sonnerie, que va más allá de lo que ya conocíamos  de esta altísima complicación. En sofisticación y en precio.

 

Ya sabemos que la sonería es una de las altas complicaciones, seguramente la más alta. Dentro de la gama de sonerías la Grand Sonnerie es la más difícil de todas y este Greubel-Forsey Grande Sonnerie nos ofrece nada menos que una Grand Sonnerie, una Petite Sonnerie y una Repetición de Minutos, además de un modo en silencio. No es de extrañar por tanto que el reloj, que tiene nada menos que 935 piezas, necesitara 11 años de desarrollo.

¿Qué significa cada una de las funciones? En la Grand Sonnerie el reloj sonará en passant (es decir, de manera automática) cada hora y cada cuarto de hora. En la Petite Sonnerie suena automáticamente cada hora. Por último en la Repetición de minutos el reloj ofrece la hora, los cuartos y los minutos a demanda, en este caso presionando el pulsador sobre la corona. Estas funciones se concentran en la parte superior del Greubel-Forsey Grande Sonnerie, que permite ver los martillos a las 10:30 y un indicador de reserva de marcha a la 1:30 horas

Y es que para poder ejecutar correctamente el golpeo cada hora y cada cuarto de hora sin perder potencia los relojes con esta complicación necesitan de mucha reserva de marcha, lo que normalmente se soluciona con un barrilete dedicado exclusivamente a la complicación. Y aquí llega otra genialidad del Greubel-Forsey Grande Sonnerie: en este caso ese barrilete se carga de manera automática con un rotor descentrado. El resto del calibre se carga de manera manual, pero con la masa oscilante te aseguras de que el muelle real de la complicación va a tener todo el amor que necesita. De ahí que el indicador de reserva de marcha de la sonería (20 horas) sea una parte relevante del reloj.

El calibre presenta además hasta 11 mecanismos de seguridad para evitar conflictos que podrían ser letales: por ejemplo un cambio de hora mientras está activado el mecanismo de sonería lo forzaría de tal manera que acabaría roto. Mientras que las platinas con el ya clásico texto grabado en relieve son de oro, el rotor está realizado en platino para una carga más rápida y eficiente, ya que aprovecha el mayor peso y por tanto la energía cinética del metal precioso. El calibre es una elegante mezcla de lo barroco y lo racional que resulta muy atractiva.

Por cierto que, por si acaso faltaba algo, el reloj también incluye un tourbillon, una pieza que no puede faltar en relojes de la manufactura. Es un tourbillon inclinado a 25 grados que completa un giro cada 24 segundos. Está alojado en la protuberancia izquierda de la caja, una alteración de la forma circular que es ya marca de la casa.

La caja, por cierto, está realizada en titanio, no en oro o platino como uno hubiera esperado. La manufactura asegura que la sonoridad del reloj con ese material es excepcional, pero eso no lo sabremos hasta la semana que viene que comienza el SIHH y en el que tengo una cita para ver esta y otras novedades. La elección del titanio es, si nos atenemos a aspectos prácticos, muy acertada, porque el reloj tiene un diámetro de 43,50 mm y 16,13 milímetros de altura, así que metales pesados dificultarían su uso. Porque es llamativo cómo el Greubel-Forsey Grande Sonnerie tiene tanto dentro y aún así su tamaño es perfectamente llevable, lo que da cuenta de la excelencia en el diseño de la pieza. Eso sí, es llevable si se tiene el dinero necesario para hacerse con él, porque tiene un precio de 1.150.000 francos suizos (1.071.000 euros al cambio). Más información en Greubel-Forsey.com

 



Un nuevo -y único- repetidor de minutos: Chopard L.U.C Full Strike One

chopard-l-u-c-full-strike-1-horasyminutos

Chopard está celebrando el vigésimo aniversario de la fundación de su manufactura de la mejor manera posible: lanzando nuevos relojes que no dejan a nadie indiferente. El Chopard L.U.C Full Strike One es la joya de la corona de la celebración, y además por todo lo alto: un repetidor de minutos con una tecnología única en el mercado. Vamos a ver sus características y precio.

 

chopard-l-u-c-full-strike-4-horasyminutos

En el artículo sobre la visita a la Manufactura Chopard comentaba cómo la idea de Karl-Friedrich Scheufele cuando fundó la manufactura de Fleurier fue la de crear movimientos de la máxima exigencia, a los que denominaría con las iniciales del fundador de la casa, Louis-Ulysse Chopard. En 2016 celebra el inicio de esa gran aventura y lo ha hecho con un reloj homenaje a su primer reloj de manufactura, el Chopard L.U.C XPS 1860 (con fotos en vivo y precios aquí) y dos relojes de viajeros (los  L.U.C Time Traveler One –aquí– y los L.U.C GMT One –aquí-). La guinda del pastel la pone el nuevo Chopard L.U.C Full Strike One, un repetidor de minutos como ningún otro.

chopard-l-u-c-full-strike-10-horasyminutos

El Chopard L.U.C Full Strike One es el primer repetidor de minutos de la casa, y fue concebido para ser distinto. Lo que caracteriza a los repetidores, aunque parezca absurdo decirlo, es el sonido. Se puede hablar mucho sobre los desarrollos técnicos que llevan a ese sonido, pero el reloj al final convence por cómo suena. Y en este terreno Chopard ha dado un paso de gigante, y además en una dirección insospechada: por primera vez el sonido lo producen unos martillos que golpean sobre zafiro. Pero no es que los gongs, tradicionalmente cilindros de metal que siguen la forma de la caja, estén hechos de zafiro, no. O, por mejor decir, no sólo eso: esos gongs son una parte de la estructura que forma un cristal de zafiro superior que se prolonga hacia el fondo en una sola pieza, de manera que el sonido del golpeo lo propaga toda la cápsula.

chopard-l-u-c-full-strike-7-horasyminutos

Ya sé que estamos muy acostumbrados a oír hablar de desarrollos que, en boca de la casa que lo presenta, son la octava maravilla del mundo. Por eso la primera reacción de los avezados seguidores de la alta relojería ante una innovación como la del Chopard L.U.C Full Strike One es la de levantar un ceja con escepticismo. Así que lo mejor es escuchar cómo suena, según la grabación exclusiva que hizo www.ablogtowatch.com:

El sonido es impresionante, ¿verdad? Más aún, uno se esperaría un timbre más agudo, o menos pleno, como sonaría si golpeáramos el cristal de una ventana con una llave. Pero no: el sonido no sólo es potentísimo sino extraordinariamente delicado. Siempre se ha tenido al oro rosa como el mejor metal para los repetidores de minutos por su tono más cálido, y se ve que la combinación del zafiro con el oro ha dado con la clave adecuada.

chopard-l-u-c-full-strike-9-horasyminutos

Como no se golpea sobre dos varillas sino sobre una sección de un conjunto de cristal, los martillos han de golpear con más fuerza y por tanto son mucho más grandes de lo normal. Las pruebas en la manufactura consistieron en golpear el zafiro más de 2 millones de veces y comprobar que el zafiro no rompía. Por otro lado al tener que mover la masa de los martillos y golpear numerosas veces el mecanismo necesita de mucha energía, lo que supone un reto técnico extra. El calibre manual L.U.C 08.01-L, de 37,20 por 7,97 milímetros y con una frecuencia de 4 hercios, tiene una reserva de marcha de 60 horas, que no está nada mal para un repetidor de minutos. Consigue esa duración gracias a dos barriletes, pero que funcionan de una manera singular.

chopard-l-u-c-full-strike-6-horasyminutos

En efecto, mientras que uno de los cubos almacena la energía para la indicación horaria el otro dedica sus esfuerzos a la sonería. En un repetidor tradicional cuando se desliza el gatillo -o se pulsa un botón- el mecanismo dedicado enrolla el muelle con la energía suficiente para hacer sonar la hora solicitada. El Chopard L.U.C Full Strike One también tiene un pulsador para poner en marcha el mecanismo, pero al hacerlo no da cuerda a la complicación. La forma de darle fuerza es dándo cuerda a su muelle real con la corona: cuando está girada en una dirección se da cuerda al barrilete horario, mientras que en la dirección opuesta se tensa el barrilete de repetición. Chopard afirma que, con máxima carga, el reloj puede repetir la cadena de sonidos más larga -la de las 12:59- ¡12 veces! Eso es algo impensable hasta ahora. Por eso Chopard ha equipado el reloj con una doble indicación de reserva de marcha, una para cada función.

chopard-l-u-c-full-strike-11-horasyminutos

Hay no acaban las proezas técnicas. Las avería son muy comunes en los relojes de sonería, por ejemplo cuando no se desliza completamente el gatillo y el mecanismo no engancha correctamente. O, en este caso, imagina que estás poniendo en hora el reloj y accidentalemente presionas el pulsador de la corona: al servicio técnico de cabeza. Pues bien, Chopard ha añadido tres elementos de seguirdad: uno para que la sonería no funcione si no hay energía suficiente, otro para que el regulador sólo arranque cuando el embrague está completamente acoplado, y el último que desconecta la sonería y su pulsador del movimiento, de manera que no se puedan mover las manecillas horarias mientras está sonando.

chopard-l-u-c-full-strike-8-horasyminutos

Pero es que Chopard no sólo da, también quita: ha eliminado el sonido de giro del regulador, muy frecuentemente audible en los repetidores de minutos. Ha eliminado el “clic” final -cuando acaba la secuencia sonora- que también se oye en muchos relojes y además ha eliminado los tiempos entre los segmentos sonoros, de manera que todo suena de manera continua. Si después de esto alguien todavía tiene dudas de que Chopard L.U.C significa altísima relojería, me como el sombrero.

chopard-l-u-c-full-strike-5-horasyminutos

Todo esto sin olvidar que el Chopard L.U.C Full Strike One ostenta el sello de Ginebra, lo que le obliga a un nivel de acabados al que por otro lado ya nos tiene acostumbrados la manufactura: platinas y puentes decoradas con Côtes de Genève diagonales, bordes biselados y pulidos, cabezas de tornillos y chatones de rubíes también biselados y pulidos. Y, por el mismo precio, un montón de textos que leer.

chopard-l-u-c-full-strike-3-horasyminutos

Viendo todo esto uno pensaría que el Chopard L.U.C Full Strike One es un reloj enorme. Otro error. Chopard ha conseguido meter todo este ámbar relojero en una caja de 42,5 mm de diámetro y 11,55 mm de alto, lo que le hace un reloj perfectamente combinable y apto para prácticamente cualquier muñeca. Además el material utilizado es el oro rosa de comercio justo, lo que añade un valor extra. La esfera deja al descubierto buena parte del calibre para poder disfrutar de su técnica, pero retiene dos de sus características más icónicas: los numerales romanos de grueso porte y las manecillas Art Deco.

chopard-l-u-c-full-strike-12-horasyminutos

El Chopard L.U.C Full Strike One es una edición limitada a 20 piezas, con un precio de  265.000 francos suizos (casi 246.700 euros a día de hoy). Imagino que será muy difícil ver una des estas maravillas en vivo porque seguro que ya están todas reservadas. Más información en Chopard.es.

chopard-l-u-c-full-strike-2-horasyminutos



Jaeger-LeCoultre Master Grande Tradition Répétition Minutes

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-perfil-SIHH-2016-Horasyminutos

Va a ser muy difícil ver alguna vez el Jaeger-LeCoultre Master Grande Tradition Répétition Minutes porque es una edición muy limitada. Pero como es un buen compendio de todo lo que significa Jaeger-LeCoultre, de todos los valores que defiende la manufactura, no he querido dejar pasar la oportunidad de mostrarlo en Horas y Minutos.

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-4-SIHH-2016-Horasyminutos

Digo que es un compendio porque aúna en una pieza mucho de lo que significa la relojería: excelente factura técnica, pasión por las cosas bien hechas y mejor terminadas, maestría en las complicaciones y a la vez una presencia arrebatadora, todo ello en una pieza que a la vez es sumamente clásica. Dejadme que lo explique con un poco más de detalle.

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-SIHH-2016-Horasyminutos

El Jaeger-LeCoultre Master Grande Tradition Répétition Minutes, como indica su nombre, pertenece a la colección Master, que es la colección más pura de formas. Todas las cajas de la colección son redondas y el tiempo lo marcan agujas facetadas de perfecta longitud para una lectura perfecta, incluso con esferas llenas de vida como las de este reloj.

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-manecillas-SIHH-2016-Horasyminutos

Los repetidores de minutos han pasado de ser un instrumento para saber la hora en la oscuridad a un lujo superfluo y maravilloso. Los repetidores de antaño eran relojes de bolsillo que a menudo eran también piezas muy decoradas en sus tapas o en las esferas, con todo tipo de  motivos pictóricos. Por eso el Jaeger-LeCoultre Master Grande Tradition Répétition Minutes enlaza también con antiguas tradiciones relojeras.

En este caso el motivo de la decoración es el conocido cuadro de Van Gogh “Noche estrellada sobre el Ródano”. Van Gogh se sentía muy atraído y a la vez retado por la idea de pintar la noche “in situ”, no imaginándola. Llegó a Arlés en febrero de 1888 y por fin pintó el cuadro en septiembre.

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-detalle-3-SIHH-2016-Horasyminutos

Esto es lo que escribió a su hermano menor, Theo Van Gogh, quien era además marchante de arte y mecenas del artista: ” Te adjunto un pequeño croquis de un lienzo cuadrado de 30, por fin el cielo estrellado, pintado la misma noche, a la luz de una farola. El cielo es azul verdoso, el agua azul real, la tierra malva. La ciudad es azul violeta, el gas es amarillo y los reflejos son rojizos y van cayendo hasta un bronce verdoso. Sobre el campo azul verdoso del cielo, la Osa Mayor tiene un destello verde y rosa, cuya discreta palidez contrasta con el oro brutal del gas”.  

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-esmaltado-SIHH-2016-Horasyminutos

Jaeger-LeCoultre inauguró el Atelier des Métiers Rares en el que ha reunido en un mismo equipo a los encargados de las creaciones excepcionales (la colección Hybris Artistica) y ahora también a los decoradores, de manera que la conjunción transversal dé origen a piezas de equipo, más que de departamentos separados. Una de las piezas salidas de este nuevo Atelier es este Jaeger-LeCoultre Master Grande Tradition Répétition Minutes, en el que el reto para los artesanos decoradores de Jaeger-LeCoultre era conseguir replicar los minuciosos trazos que Van Gogh plasmó en un lienzo de 72.5 por 92.0 cm de altura en un reloj cuyo diámetro de caja es de sólo 39 mm de diámetro y que sea un fiel reflejo de la obra. Para ello utilizan pinceles a veces de un solo pelo y, a menudo, también un microscopio. Todo ello con la técnica del esmalte Grand Feu, la más complicada de todas.

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-esmaltado-1-SIHH-2016-Horasyminutos

El maestro utiliza una caja de oro con una concavidad de 0,4 mm sobre la cual dispone tres capas de esmalte blanco. Luego se diseña el motivo con los trozos de esmalte coloreados por óxidos metálicos reducidos a polvo y mezclados con aceite. La obra resultante se mete en un horno a 800º centígrados para que el material se “coagule” sobre la base. Después recibirá hasta 8 capas de esmalte transparente de protección, pasando por el horno entre 17 y 22 veces para completar el proceso de vitrficación. Es una técnica muy arriesgada porque en cada pasada de horno se puede romper el esmalte, lo que obliga a empezar de nuevo. Pero el resultado es una pieza excepcionalmente brillante y de larga duración, ya que no le afecta el paso del tiempo. Y, en este caso, una increíble reproducción del cuadro de Van Gogh que además permite leer la hora perfectamente, gracias a sus manecillas facetadas.

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-detalle-1SIHH-2016-Horasyminutos

La caja de oro rosa está satinada en la parte central de la carrura y pulida en el resto, con un bisel de forma cóncava. El cristal de zafiro tiene forma cónica debido a la placa de oro con la palabra  Sonnerie (por si acaso al dueño se le había olvidado que tiene un repetidor de minutos en la muñeca). La plaquita hace que la anciana del cuadro parezca que, en vez de estar, se asome. Es una decisión estética cuestionable, pero tampoco hace daño. En cuanto a la forma del cristal sólo se aprecia en determinadas posiciones y con determinada incidencia de la luz, y no impide en absoluto el disfrute de la esfera.  El lado izquierdo acoge el mecanismo de puesta en marcha de la sonería que, en este caso, no es un gatillo que se desplaza de arriba abajo sino un pulsador.

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-pulsador-SIHH-2016-Horasyminutos

Jaeger-LeCoultre-Grande-Master-Tradtion-Repetition-Minutes-perfil-2-SIHH-2016-Horasyminutos

Tras el salto hablamos del calibre y vemos el mecanismo en funcionamiento.



Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater, el más delgado del mundo

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-frontal-Horasyminutos

Bulgari lleva mucho tiempo siendo una manufactura relojera por derecho propio, muchísimo más allá de sus relojes joya. Ese estatus se reafirma aún más con uno de los relojes más atractivos en lo que va de año y que además consigue una nueva marca entre los relojes de sonería, ya que el Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater es el repetidor de minutos más delgado del mundo.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-1-Horasyminutos

La verdad es que Bulgari le ha cogido el gusto a esto de los récords. Estamos acostumbrados a ver este tipo de noticias viniendo de otras marcas -la más conocida es Piaget, pero Jaeger-LeCoultre también-, y no se suponía que Bulgari sería un contendiente en esta competición. Cuando la opinión general pensaba -erróneamente-  que sus Octo era sobre todo una apuesta estética el Octo Finissimo se presentó con un calibre de manufactura de de sólo 2,33 mm de altura en una caja de 5, una verdadera afirmación de poderío creativo. En 2014 el Octo Finissimo Tourbillon  conseguía saltar de un tres agujas a un modelo con tourbillon volante (con lo que ello significa en aumento de piezas y por tanto del espacio necesario para acogerlas) y una altura de movimiento de tan solo 2,23 mm y caja también de cinco milímetrós. Por si aún hacía falta, el modelo era una rotunda confirmación de que estamos ante una manufactura con un magistral dominio de su oficio. Ahora llega el Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater para volver a sorprender a todos con una nueva marca mundial.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-3-Horasyminutos

Y es que este repetidor de minutos tiene el habitual diámetro de 40 mm de los Octo pero una altura de sólo 6,85 mm. Recordemos que el récord lo ostentaba el Vacheron Constantin Patrimony Contemporaine Calibre 1731 Minute Repeater con una altura de 8,1 mm. Eso es una reducción de 1,25 mm, y conseguir rebajar un 15% cuando estamos hablando de milímetros es una hazaña más que notable. Pero es que además el Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater se aparta de la estética habitual en los relojes con esta complicación, que suelen tener un aspecto muy clásico. Curiosamente no hay nada más clásico que la forma del Octo porque está inspirada en el encofrado utilizado en la Basílica de Majencio, en pleno Foro Romano. Sin embargo, trasladada a la caja de un reloj le da un aspecto muy moderno, distintivo y con muchísima personalidad.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-basilica-de-Majencio-Alexander-Aristov-Horasyminutos

Basílica de Majencio – foto de Alexander Aristov

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-2-Horasyminutos

La caja está realizada en titanio pulido con chorro de arena que resulta en un gris elegante, menos llamativo que sus hermanos en negro pero sin perder un ápice de personalidad. La elección del titanio no es baladí: la baja densidad del metal hace que la transmisión del sonido sea mejor. En un reloj tan delgado, sin caja de resonancia, la buena transmisión es vital para que el sonido sea fuerte y -más importante aún- cristalino. La esfera también está realizada en titanio y con un detalle único: los índices horarios son en realidad cortes en la superficie, pensados para dejar salir las ondas sonora y por tanto optimizar el sonido. Una solución técnica que de paso añade singularidad a una faz ya de por sí seductora.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-esfera-Horasyminutos

Lo habitual entre los relojes con sonería es que el mecanismo se active mediante un gatillo que se desliza hasta liberar el mecanismo que acciona los martillos sobre los gongs (por ejemplo éste). Sin embargo para ubicar un gatillo hace falta espacio, que es precisamente lo que no tiene el Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater. Y si el gatillo no tiene una superficie de agarre suficiente puede ocurrir una de las peores situaciones para esta complicación: que no se llegue a accionar del todo y se quede el mecanismo a medio enganchar, lo que puede provocar una rotura de alguna de las piezas. Es decir, un desastre; y muy caro además. Por ello Bulgari ha optado por un pulsador, mucho más cómodo para accionar cuando el reloj está en la muñeca y que además integra un mecanismo que impide precisamente eso, que se accione a medias.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-perfil-Horasyminutos

Por supuesto la trasera lleva un cristal de zafiro para poder admirar el movimiento. Resulta llamativo cómo la trasera del Octo, al no tener ese juego de curvas y ángulos del frontal, parece mucho más “industrial”, y en este caso el contraste entre el aire racional del titanio satinado y el clasicismo del movimiento añade otro elemento más para amar a este reloj. El calibre se mueve a 21.600 alternancias a la hora (3 Hz) y tiene una reserva de marcha de 42 horas.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-calibre-Horasyminutos

Al ser tan delgados los Octos de Bulgari dan la sensación de que la caja es una continuación de la correa (que en este caso es de aligátor vulcanizada y con hebilla plegable), porque apenas se alza sobre el brazo. El efecto es muy elegante porque el gris le queda magníficamente a las formas romanas del reloj. Es una edición limitada a 50 unidades, y la exclusividad se paga: el precio del Bulgari Octo Finissimo Minute Repeater es de 160.000 francos suizos (147.000 euros a cambio de hoy). Más información en Bulgari.com.

Bulgari-Octo-Finissimo-Minute-Repeater-4-Horasyminutos