Archivo de la etiqueta: Seamaster



OMEGA Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” James Bond 007

 

 

En 2017 se celebran tres aniversarios notables para la franquicia Bond: el 50 aniversario de “Solo se vive dos veces”, el 40 aniversario de “La espía que me amó” y el 20 aniversario de “El mañana nunca muere”. En cada una de estas películas, James Bond luce su uniforme de oficial de la marina de guerra y ahora OMEGA lanza el Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” en Edición Limitada como homenaje.

 

Cuando publiqué la entrada -y el vídeo- sobre los relojes de James Bond explicaba lo muy fecunda que ha sido la relación de Omega con James Bond. Ian Fleming, el autor de las novelas originales, fue también un hombre de la Royal Navy, y sin duda trasladó al agente secreto con Licencia para Matar muchos de los rasgos de personalidad típicos de un oficial de la marina.

La serie de películas también lo han recordado -esporádicamente- y eso le ha dado pie a Omega para crear uno de los relojes más atractivos en lo que va de año. Fue presentado ayer en Londres por Raynald Aeschlimann (CEO de Omega), acompañado por Michael G. Wilson, productor de las películas de Bond, y por la actriz Samantha Bond (qué casualidad de apellido), que interpretó a Moneypenny en las cuatro películas protagonizadas por Pierce Brosnan.

Es interesante saber el origen del uso de un Omega por parte de James Bond, revelado por Lindy Hemming. Ella fue la diseñadora de vestuario en GoldenEye (1995), El mañana nunca muere (1997), El mundo nunca es suficiente (1999), Muere otro día (2002) y Casino Royale (2006). También fue quien propuso que 007 debería llevar un OMEGA. Hablando sobre su elección del Seamaster, dijo: “Luché para que Bond llevara un OMEGA, ya que quería cambiar a un reloj que yo encontraba más apropiado para un capitán de fragata [Commander, el rango que Fleming dio a Bond] y la firma era famosa por sus relojes sumergibles, el Seamaster en particular”.

Seamaster 300 original de 1957

Y añadió: “Mi padre había servido en la RAF, pero tenía amigos en la Marina y recuerdo que, de niña, uno de ellos venía a visitarnos a menudo y siempre llevaba ese reloj OMEGA, que me encantaba, con su diseño atípicamente deportivo, que parecía que se había hecho así a propósito. Son los pequeños detalles lo que realmente importan. Por eso, como una de las primeras tareas en el diseño del nuevo Bond, Pierce Brosnan, asistí a una reunión sobre atrezo y utilería de mano y defendí la utilización de OMEGA”.

RELACIONADO: OMEGA 1957 Trilogy Edition: Una vuelta al Railmaster, Seamaster y Speedmaster originales

 

Recordemos que OMEGA suministró al Ministerio de Defensa británico más de 110.000 relojes para pilotos de aviación, marinos y soldados de Tierra. Por muy increíble que parezca, esto significa que, durante la segunda guerra mundial, más del 50% de todos los suministros de relojes suizos al Reino Unido fueron de una compañía, OMEGA, mientras que las demás se repartieron el 50% restante. Esos relojes fueron el origien del Seamaster 300, como ya expliqué en el artículo sobre la Trilogy Edition.

El Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” rinde homenaje a los colores de la enseña de la British Royal Navy. La caja de 41 mm en acero noble luce un bisel cerámico azul, con una escala de inmersión en Liquidmetal® y caucho rojo que cubre los primeros 15 minutos. La preciosa esfera es de cerámica blanca pulida e incluye 12 índices azules, la palabra “Seamaster” escrita en rojo y agujas esqueleto también azules. El conjunto es uno de los más atractivos que yo he visto en esta familia de relojes. Como distintivos exclusivos, el contrapeso del segundero central lleva el logotipo 007 con la pistola (el único elemento cuestionable, aunque va en gustos) y, en la ventana de fecha, el número 7 es rojo, mientras que todos los demás números son azules.

La pulsera NATO es azul, roja y gris clara, con 5 líneas, y tiene hebilla pulida. En el fondo de caja con borde ondulado, los tres galones o barras del distintivo naval de Commander destacan sobre el rotor, junto con un diseño central 007 de base de casquillo de bala. El reloj se mueve gracias al calibre 2507, un cronómetro automático con escape coaxial y acabado rodiado. La reserva de marcha es de 48 horas.

El reloj tiene 3 años de garantía y se presenta en un estuche especial inspirado en una caja de medallas militares. El estuche contiene también un brazalete en acero noble, una herramienta para intercambiar pulsera y brazalete y una “insignia naval” que refleja el diseño de la pulsera NATO.

El Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” en acero noble tiene un precio (sin IVA) de 4.650 francos suizos (unos 4.235 euros al cambio de hoy). Hay también una versión en oro amarillo con un precio de 28.000 francos suizos; es decir, 25.500 euros. En una subasta benéfica que se celebrará en 2017 se ofrecerán al mejor postor tres modelos OMEGA Seamaster Diver 300M “Commander’s Watch” Edición Limitada, y todo lo recaudado se destinará a obras benéficas. Se ha donado para ello un modelo en acero noble, con número de Edición Limitada #007. Un segundo modelo, en oro amarillo de 18 quilates (se han hecho sólo 7 unidades) y un tercero creado en oro blanco de 18 quilates, que es una versión única.

La verdad es que si hicieran una versión estándar con esa esfera, esas manecillas y ese bisel sería uno de los grandes, grandes éxitos de la colección Seamaster 300M, porque es precioso. Más información en Omega.es.

 

 



OMEGA 1957 Trilogy Edition: Una vuelta al Railmaster, Seamaster y Speedmaster originales

 

Este es un año muy importante para Omega porque celebra el nacimiento de su Santísima Trinidad: en 1957 la manufactura lanzó los Railmaster, Seamaster y Speedmaster, iconos desde entonces. Ahora lanza la Omega 1957 Trilogy Edition para conmemorar la efeméride. Vamos a ver qué ofrece y a qué precios.

 

Seguramente no era aún consciente, pero para Omega 1957, como cantaba Frank Sinatra, “It was a very good year” (vale, eso sonó 8 años después, pero aún así). Es verdad que en 1957 el mundo parecía abocado a una guerra nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética (E.E.U.U. detonó nada menos que 25 bombas nucleares en Nevada). No es menos cierto que ese fue el año en que nació Osama Bin Laden. PERO. Ese año hubo un pequeño concierto en la parroquia de San Pedro de Woolton, en Liverpool. Y allí coincidieron dos chavales, uno llamado Paul y el otro apellidado Lennon. Y también se puso en órbita el primer Sputnik, dando comienzo a la carrera espacial que tan importante sería para Omega y su Speedmaster. ¡Fue un buen año!

Con los tres modelos Omega abarcaba un amplísimo sector del mercado que además le daba una reputación aún mayor como fabricante de instrumentos muy precisos y a la última en tecnología. Y si el Seamaster y el Railmaster son adorados por los seguidores de la marca y apreciados por cualquiera que le guste un buen reloj, el haber sido el reloj que llegó a la Luna convirtió al Speedmaster en un reloj eterno.

Éste de aquí abajo es el folleto que Omega editó con los tres modelos juntos como herramienta de marketing y ventas de cara al público y para uso de los vendedores.  La verdad es que basta sacar a la luz el folleto para apabullar al comprador con el poderío de la marca (y el arrebatador diseño de los relojes). Al cliente no le quedaba más remedio que comprar alguno. Y tan feliz además.

 

No es de extrañar por tanto que la reina de Biel haya querido lanzar la Omega 1957 Trilogy Edition. Vamos a ver el origen de los relojes y sus herederos.

OMEGA SEAMASTER 300 CK 2913

 

En realidad el nombre Seamaster ya existía desde 1948. Su origen se remonta a los relojes suminstrados a la Fuerza Aérea Británica durante la Segunda Guerra Mundial. Lógicamente la RAF quería relojes de calidades excepcionales: fiabilidad, hermeticidad superior (verificada mediante una inmersión durante 72 horas y bajo diferentes presiones y temperaturas), alta precisión, partes intercambiables y gran robustez. No consta ni una sola reclamación sobre los más de 26.000 Seamaster suministrados.

Seamaster de 1948. A la izquierda la versión cronómetro.

Pero en 1957 Omega lanza un reloj específicamente pensado para el submarinismo: el Seamaster 300. En realidad el reloj era resistente hasta los 200 metros, pero se llamó tal como lo conocemos (y no Seamaster 200) porque su desempeño iba mucho más de las capacidades de los tests de resistencia del momento: estaban limitados a 20kg/cm2. La hermeticidad se lograba, fundamentalmente, gracias a la resistencia del cristal y la corona. Por cierto que esa resistencia también era vertical: aguantaba una altitud de 32 km.

Calibre automático 28 SC-501, esfera negra mate, marcadores horarios triangulares luminosos y manecillas de flecha luminosas gracias al radio utilizado. La caja era de acero Staybrite con las asas pulidas (como el Speedmaster) y corona “Naïad”. Al contrario que las coronas roscadas, las Naïad conseguían la hermeticidad por presión. Funcionaban perfectamente, pero al final Omega cambió a coronas roscadas porque la percepción del mercado era que las roscadas eran mejores, y por el riesgo de entrada de agua si no se cambiaban las juntas internas a su debido tiempo.

El reloj añadía un bisel giratorio con un punto luminiscente, un cristal de triple grueso fijado desde dentro y reforzado por el bisel gracias a una junta intermedia. En la trasera podía verse el medallón con el caballito de mar y el texto Certified High Pressure Water-proof Seamaster.

OMEGA RAILMASTER CK 2914

En realidad con el Railmaster Omega pensaba no sólo en el mundo ferroviario. Este reloj de doble caja y antimagnético apuntaba a científicos, técnicos, electricistas y todo aquel que trabajara cerca de fuertes corrientes eléctricas. Omega llevaba haciendo relojes para el ferrocarril desde 1895, pero el Railmaster era el primer reloj de pulsera de la casa que se ajustaba a las especificaciones del mundo ferroviario. Si quieres saber más sobre las severas regulaciones para los relojes de ferrocarril, hablé de ellas en el vídeo sobre el Railroad de Longines.

Desde la II Guerra Mundial la RAF británica estaba demandando relojes con una mayor protección magnética para salvaguardarlos de los motores radiales de los Spitfire. Por ese motivo Omega estaba experimentando desde finales de los años 40 con una serie de nuevos movimientos antimagnéticos que utilizaron nuevas aleaciones y jaula de Faraday. Estos modelos integraban, además de la jaula de Faraday y una tapa trasera de hierro dulce, una esfera de material mu-metálico de 1 mm de grosor (lo normal eran 0,4 mm). Esta combinación desviaba de manera efectiva las ondas y fuerzas magnéticas alrededor del movimiento, lo que permitió a OMEGA suministrar en 1953 su versión de reloj antimagnético (hasta 1.000 Gauss) para los pilotos británicos.  Tras su paso por la Canadian Railways  durante un año para perfeccionarlo, en 1957 el Railmaster vio la luz pública como primer reloj antimagnético de pulsera de la casa,  respondiendo de paso al lanzamiento del Rolex Milgauss (1954) y el IWC Ingenieur (1955)

Adorado por los seguidores de la marca, sin embargo el Railmaster no tuvo una vida comercial tan larga, probablemente porque para el público en general carecía del poder de atracción de un reloj de buceo o un cronógrafo. El Railmaster se dejó de fabricar en 1963, convirtiéndolo de paso en uno de los relojes más buscados. Tuvo una reedición en 2003 (Railmaster Co-Axial Chronometer), pero en 2012 se dejó de hacer. Hasta ahora.

 

OMEGA SPEEDMASTER CK 2915

Aunque su imagen estará por siempre ligada a la Luna, en realidad el Speedmaster nació como cronógrafo pensado para el mundo de las carreras y del automóvil en general. Omega quería que el Speedmaster resaltara por encima de cualquier otro cronógrafo, y que tuviera una notoria presencia como reloj-instrumento. La estética de la esfera se inspiró en los paneles de instrumentos de los coches italianos de la época, en los que había un contraste entre blanco y negro para mejorar la legibilidad.

Pero sin duda lo que más contribuyó a singularizar su imagen fue la idea -única en ese entonces- de sacar el taquímetro de la esfera para colocarlo en el bisel, al mismo nivel que la trotadora del cronógrafo. Después, en 1962, el Omega Speedmaster entraría en las instalaciones de la NASA, pero eso es una historia que merece un artículo aparte.

En la siguiente página veremos de qué se compone la Omega 1957 Trilogy Edition.



En la muñeca: Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black. Modelos y precios

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-25-Horasyminutos

Omega no para. Si en Baselworld presentó 5 modelos  Seamaster ahora nos trae cuatro más: los nuevos Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black. Todos ellos realizados en cerámica y todos con una misma presencia oscura. Vamos a ver su características y precios.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-22-Horasyminutos

La nueva colección Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black se ha pensado para cubrir el espectro más amplio de gustos, desde lo más deportivo a lo más elegante. Por ello el reloj se puede encontrar con acentos azules, rojos, negro con realces en naranja y por último combinado con oro Sedna (el oro rojo creado por Omega).

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-6-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-3-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-19-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-15-Horasyminutos

La característica principal de estos relojes es que toda la estructura está realizada en cerámica. Eso incluye la caja, de 45,5  y el bisel, pero también la esfera y las coronas. Es la primera vez que se fabrica un reloj completamente cerámico y la verdad es que el resultado es espectacular. La estructura se ha creado a partir del óxido de circonio (ZrO2), conocido como “zirconia”. La zirconia se mezcla con elementos estabilizantes para crear una cerámica con una resistencia muy alta a las roturas, además de una baja transmisión térmica. Su dureza es tal que es habitual verla usada en cuchillos o en implantes dentales, lo que da idea de su resistencia a la humedad y las bacterias.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-7-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-1-Horasyminutos

¿Por qué se han elegido los colores rojo y azul? En primer lugar está la idea, como ya he dicho, de apelar a la más amplia gama de gustos posibles. El rojo ha sido siempre un color deportivo, así que no extraña su presencia. También es el primero que se deja de ver en una inmersión: a partir de 5 metros de profundidad pasa a ser negro. Por el contrario el azul, color tradicional en los relojes de buceo, es el último en desaparecer: exactamente el tono de azul que luce el Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black es el que deja de verse cuando se alcanzan los 275 metros de profundidad. Por último, a 300 metros el color del océano es completamente negro.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-20-Horasyminutos

Tanto en la versión azul como en la roja las inserciones del bisel de cerámica que marcan los primeros quince minutos y el de la válvula de Helio a las 10 horas se han realizado en caucho. En el modelo Black se ha usado Liquidmetal (mezcla de cerámica y metal creado por Omega) y en la vesión de oro Sedna se ha usado Ceragold (mezcla de oro y cerámica).

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-26-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-13-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-12-Horasyminutos

En las fotos superiores se puede apreciar la forma levemente convexa del cristal del Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black, además de la forma de la correa, que ayuda a que el reloj se asiente de manera correcta sobre la muñeca. Las correas son de caucho con un patrón que recuerda a la tela, mientras que la versión de oro Sedna tiene una correa de cuero pero con tratamiento impermeable e interior de caucho. Todas las correas tienen tratamiento antibacteriano;  el cierre desplegable es de titanio cerámico.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-10-Horasyminutos

En las esferas -pulidas en los modelos Black y Gold y cepilladas en los rojo y azul- hay mucha información, sobre todo escrita: siguiendo la manía de las marcas de escribir un folleto técnico en las esferas de los relojes de inmersión, los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black ostentan nada menos que ¡8! líneas de texto, sin contar con el logotipo de la manufactura. Es verdad que las líneas están bien equilibradas y no impiden la lectura de la hora, pero un poco de moderación sería de agredecer. De forma discreta también aparece la fórmula del óxido de circonio, que sólo se lee bien al contraluz. Por cierto que también aparece en la trasera del reloj, en una de las asas.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-21-Horasyminutos

Lo verdaderamente importante, que es la información horaria, no se ve afectada por la literatura de la esfera: la legibilidad es intachable. Tiene unos grandes índices señalados por las agujas con punta de flecha tradicionales en los Planet Ocean, que además son de tamaño perfecto y están hechas en oro blanco u oro Sedna. Los arábigos acompañan al color del reloj: el rojo y azul están pulidos, mientras que en la versión Black y oro están cepillados para ofrecer mejor contraste. Y la aguja del segundero tiene una generosa punta también, fundamental si estamos sumergidos y necesitamos comprobar que el reloj sigue en funcionamiento.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-11-Horasyminutos

Pero además los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black son GMT para poder bucear en cualquier parte del mundo sin perder de vista la hora en casa. Para ello se ha incluido un nuevo anillo de segundo huso horario de nueva factura, con los arábigos redimensionados para facilitar su lectura, así como la correspondiente flecha indicadora. Todos los elementos de la esfera y el punto central del bisel rezuman SuperLuminova, con una visión en la oscuridad simplemente perfecta.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-24-Horasyminutos

El calibre que anima a los cuatro Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black es el Omega Master Chronometer 8906. El nombre nos indica que es un calibre certificado por el Instituto Federal Suizo de Metrología (METAS), que somete a cada reloj a las pruebas más exigentes:

  1. La función de cada movimiento -ya aprobado por el COSC- cuando se exponga a campos magnéticos de más de 15.000 gauss
  2. La función de cada reloj completo cuando se exponga a campos magnéticos de más de 15.000 gauss
  3. Desviación de la precisión cronométrica en 6 posiciones
  4. Desviación de la precisión cronométrica diaria tras exposición a 15.000 gauss
  5. La precisión media diaria (a 6 diferentes posturas y 2 zonas de temperatura distinta), entre 0 y más de 5 segundos/día, durante 4 días
  6. La autonomía (reserva de marcha), determinada en horas por cada modelo de reloj
  7. La desviación de la precisión cronométrica entre el 100% y el 33% de reserva de marcha
  8. La resistencia al agua (probada en agua), en bares, determinada por cada modelo de reloj. Omega añade un 25% de resistencia de la nominal

Además el reloj pasa por la certificación COSC y tiene 4 años de garantía. El calibre se mueve a 3,5 hercios (25.200 Alt/h) y tiene 60 horas de reserva de marcha.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-14-Horasyminutos

Otra innovación de los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black es que (¡por fin!) los textos en el reverso están correctamente alineados, algo que a algunos nos vuelve locos cuando no ocurre -que es casi siempre-. Esto lo consigue gracias a un sistema de cierre cerámico que han llamado Naiad Lock y con el que se han ganado el cielo. Esperemos que lo vayan incorporando a los demás modelos.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-4-Horasyminutos

Como siempre ocurre con la casa de Biel, el reloj queda fenomenal en la muñeca. Las correas obligan al reloj a quedar equilibrado sobre el pulso y por tanto se lleva muy bien, a pesar de su tamaño.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-8-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-5-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-9-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-17-Horasyminutos

Por supuesto va en gustos, pero para mí mis favoritos son sin duda el Black y el de oro Sedna. Yo me imagino que el que más se va a vender es el Black y no por bonito sino por duradero: un negro total no va a pasar de moda. Pero, tal y como se probado en numerosas ocasiones, puedo estar equivocado. Los relojes son más caros de lo normal ( el Planet Ocean GMT de 43,5 mm en acero cuesta 6.700 euros), pero te estás llevando un calibre Master Chronometer, estructura de cerámica, manecillas de oro y GMT. Los Omega Seamaster Planet Ocean Deep Black no llegarán a las tiendas hasta octubre, pero por ahora sus precios son de 10.400 francos para el azul, rojo y negro y de 13.400 francos para la versión en oro. Aproximadamente 9.550 y 13.300 euros respectivamente. Más información en Omega.es.

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-23-Horasyminutos

Omega-Seamaster-Planet-Ocean-Deep-Black-18-Horasyminutos



Pre-Baselworld 2016: OMEGA Seamaster Planet Ocean 600M Master Chronometer

Omega-Planet-Ocean-600M-Master-Chronometer-Horasyminutos

He aquí un reloj que la casa OMEGA (una de mis favoritas) ha pensado que debería destinar al mercado femenino. Y sin embargo en el momento en que  lo vi entró en mi lista personal de deseos. Es el OMEGA Seamaster Planet Ocean 600M Master Chronometer.

Omega-Planet-Ocean-600M-Master-Chronometer-perfil-Horasyminutos

A mí desde luego me gusta la relojería suiza y también me gusta el chocolate suizo; me gusta Omega y me gusta el Seamaster. Si además te dan uno en oro Sedna (la aleación de oro propiedad de Omega) y con una media ideal de 39,5 mm, que me diga alguien qué hay aquí que como hombre no me deba resultar atractivo, o me haga pensar que es exclusivamente femenino. Especialmente si ya hay numerosos ejemplos chocolateados en el mundo de la relojería, alguno de los cuales también tenemos en nuestra web (por ejemplo éste, éste o este otro).

Omega-Planet-Ocean-600M-Master-Chronometer-esfera-Horasyminutos

El oro Sedna también se gobierna sobre las manecillas y los perfiles de los índices, en perfecto contraste con la esfera también chocolate. Y hay que destacar también que la ventana de fecha tiene el fondo negro, lo que ayuda a que la ruptura estética sea mucho menor (aunque hubiera sido mejor en marrón). Mención aparte merece el bisel, que es de por sí un postre exquisito: todo el borde está realizado en oro Sedna, mientras que la superficie se ha hecho en Ceragold. El nombre propio Ceragold corresponde a la cerámica de alta resistencia creada por Omega, que combina una cerámica a base de circonio que nunca pierde el brillo ni el color y es 6 veces más resistente que el acero. Las inserciones de los números e índices de la escala de inmersión son de oro de 18 quilates que además se satinan para ofrecer una lectura mejor,  y sobre todo mucho más placentera porque tiene una presencia impecable.

Y siguiendo con los bocados deliciosos que ofrece este OMEGA Seamaster Planet Ocean 600M Master Chronometer, el calibre 8801 está certificado por METAS. De ahí la denominación Master Chronometer, porque ha pasado el examen seguramente más duro de toda la relojería. Por si queda alguna duda sobre el proceso, está explicado en este artículo. El calibre automático se carga gracias a una masa oscilante también en oro Sedna, todo él visible gracias al zafiro que lo cubre. Lo cual es en sí una proeza, porque el reloj es hermético hasta los 600 metros. Qué poderío constructivo tiene Omega, la verdad.

Omega-Planet-Ocean-600M-Master-Chronometer-calibre-coaxial-8801-HorasyminutosDigamos por último que el reloj luce una correa de piel marrón con la cara interior en caucho: una combinación deportiva y confortable. No se ha hecho oficial cuánto cuesta el reloj, pero si su equivalente de 37,5 mm -también de oro Sedna y bisel de Ceragold- tiene un precio de  18.400 euros, supongo que al aumentar el tamaño y presentar el nuevo calibre METAS el precio del OMEGA Seamaster Planet Ocean 600M Master Chronometer  se acercará a los 20.000 euros. Pero hay que esperar a que nos lo confirmen la semana que viene en la feria. Y mientras espero me voy a buscar una tableta de chocolate puro al 80%.

Más información en omega.com.

Omega-Planet-Ocean-600M-Master-Chronometer-Horasyminutos