Archivo de la etiqueta: Shelby Cobra



Baume & Mercier patrocina “La Cena Pirata” de Esteban Granero

esteban-granero-cena-pirata-horasyminutos

Esteban Granero “El Pirata”

Por cuarto año consecutivo el futbolista Esteban Granero ha querido devolver la ilusión a los menos favorecidos durante las Fiestas con su Cena Pirata. En esta ocasión organizó una cena muy especial en el Real Café del Santiago Bernabéu, la que durante mucho tiempo fue su casa. Y una vez más Baume & Mercier fue el patrocinador.

 

mesa-de-baumemercier-y-esteban-granero-cena-pirata-1-horasyminutos

Para el que no lo sepa, la Cena Pirata se llama así porque al propio Esteban Granero le llaman El Pirata. El apodo se lo pusieron sus compañeros por su facilidad para robar el balón a los contrarios, y él lo honra celebrando los goles tapándose un ojo.

esteban-granero-cena-pirata-baume-mercier-horasyminutos

En la cena estuvieron como anfitriones Florentino Pérez, Eduardo Fernández de Blas y Emilio Butragueño, así como varios compañeros de la Real Sociedad (Xabi Prieto, Héctor Hernández y Sergio Canales), también exjugadores como Miguel Pardeza, periodistas como Luján Argüelles, que fue la presentadora de la gala, o cantantes como Leiva, y la actriz Macarena García.

florentino-perez-cena-pirata-baume-mercier-horasyminutos

Florentino Pérez

emilio-butragueno-cena-pirata-baume-mercier-horasyminutos

Emilio Butragueño

leyva-y-esteban-granero-cena-pirata-baume-mercier-horasyminutos

Leyva y Esteban Granero

Durante la cena se hizo un sorteo entre los asistentes de varias piezas madridistas y después se pasó a una subasta de objetos aún más interesantes (por ejemplo, una camiseta con la que el Real Madrid ganó la Champions League en Milán firmada por todos los jugadores, u otra camiseta dedicada por Bale o Cristiano Ronaldo).
Todos los beneficios han sido donados a la fundación Juegaterapia, que tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los niños con cáncer. En este caso acción final es la creación un jardín en el Gregorio Marañón.

Un vídeo publicado por Horasyminutos (@horasyminutos) el

Baume & Mercier no quiso perder esta oportunidad de ayudar y se sumó a la causa de La Cena Pirata donando un reloj Capeland Cobra limited edition para la subasta dirigida por la presentadora Luján Arguelles. El ganador de la puja fue el empresario Iago Arbeloa. Al acto acudieron 200 invitados que pusieron su granito de arena en ayudar la iniciativa de Granero, que nuevamente fue un éxito.

Karine Janson, Brand Manager de Baume & Mercier y Esteban Granero

Karine Janson, Brand Manager de Baume & Mercier y Esteban Granero

En Horas y Minutos repasamos el reloj con fotos en vivo en este artículo.

Baume & Mercier Capeland Shelby Cobra 1963

Baume & Mercier Capeland Shelby Cobra 1963

 



En la muñeca: Baume & Mercier Capeland Shelby Cobra 1963

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-acero-2-Horasyminutos

La gama Capeland de Baume & Mercier está dedicada casi enteramente al cronógrafo, con más de 15 modelos. Vamos a repasar una de las versiones más audaces de la colección: el Baume & Mercier Capeland Shelby Cobra 1963.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-acero-frontal-1-Horasyminutos

 

Hace ahora un año presentamos el Capeland Shelby Cobra, inspirado en el famoso corredor de coches Carrol Shelby. El reloj se puede ver con fotos en vivo y en vídeo en este artículo. Carrol Shleby, tras su paso triunfal por las carreras de coches creó el equipo Shelby para correr con bólidos Cobra. Cobra era el nombre que Shelby literlamente soñó una noche para su coche ideal. Como primeros pilotos para su equipo incorporó a Dan Gurney, Lew Spencer and Dave MacDonald. Después llegarían más pilotos, como Ken Miles, Allen Grant o Bob Holter. El equipo comenzó a competir en el circuito norteamericano en las famosas 12 horas de Sebring, donde la posición del equipo no pasó de un modesto undécimo puesto.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-CSX2128-Dan-Gurney,-Lew-Spencer-and-Dave-MacDonald-Horasyminutos

Pero también supuso el comienzo de la peculiar carrera del Cobra con el número 15, conducido por Gurney y Hill: si Sebring fue en marzo, en junio los Shelby Cobra  ganaba la no menos conocida carrera de Laguna Seca, y un mes después era el propio Cobra Roadster CSX2128, conducido por Dave MacDonald, el que ganaba la carrera del circuito de Pomona. Por ese entonces ya se le conocía como “Hey Little Cobra”. De hecho la fama del coche fue tan grande que incluso llegó a tener una canción del mismo nombre, cantada por The Rip Chords y que llegó al número 4 del Billboard en 1964 (y que se puede encontrar al final del artículo, con ese aire tan Beach Boys).

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-Hey-Little-Cobra-The-Rip-Chords-Horasyminutos

Pues bien, Baume & Mercier se inspira en ese Cobra Roadster CSX2128 para crear el Baume & Mercier Capeland Shelby Cobra 1963. El reloj se presenta en dos versiones: caja de acero pulido y satinado o acero ADLC. Misma propuesta pero efectos muy distintos, como veremos ahora.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-acero-frontal-Horasyminutos

La versión en acero del Baume & Mercier Capeland Shelby Cobra 1963 tiene un aire muy clásico que le va muy bien al reloj por la época en la que se inspira y porque además se alinea con la versión anterior del Cobra Shelby y sus hermanos de familia Capeland. La carrura del reloj y las asas, que forman un solo bloque, están muy bien cepilladas, creando un elegante contraste con el bisel -grande y con personalidad- y la corona y los pulsadores, todos pulidos a espejo. Por supuesto los pulsadores del cronógrafo son de pistón, de acuerdo con el espíritu de la época del equipo Cobra Shelby y de la propia colección Capland. La corona además lleva grabado el logotipo de Baume & Mercier, la letra Phi griega que simboliza el equilibrio.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-acero-perfil-Horasyminutos

La otra versión de la caja -que tiene el mismo diámetro de 44 mm y altura de 14,65- es también de acero pero en este caso con un revestimiento de ADLC. ADLC son las siglas de Amorphous Diamond Like Carbon, un proceso en el que mediante plasma se fija una serie de elementos de carbono (se comienza con plata, hidrógeno, acetileno u otros hidrocarbonos) para conseguir una cubierta con una dureza sólo inferior a la del diamante, denso y compacto y con muy buena adherencia. Su coeficiente de fricción es el más bajo de todos los revestimientos de protección usados habitualmente y tiene la más alta resistencia al desgaste. No sólo eso: es químicamente inerte, completamente biocompatible e incluso hemocompatible (se usa por ejemplo en prótesis internas) y además proporciona una gran calidad de superficies sin tener que pulirlas.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-correa-caucho-2-Horasyminutos

Y, en lo que nos interesa, da al reloj un aspecto muy elegante y a la vez aumenta su aspecto deportivo. Se combina con una correa de caucho específica para el modelo, mientras que la versión sólo acero lleva una correa de aligátor. Personalmente me encantaría ver cómo queda la versión ADLC con la correa de aligátor. El lado oeste de la caja, en las dos versiones, está interrumpido por un pequeño corrector rápido para la fecha. El cristal, como corresponde a un reloj de estética retro, se alza en curva por encima de la línea del bisel.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-PVD-negro-perfil-Horasyminutos

La esfera tiene una presencia potente porque todo en ella es grande. En un buen ejercicio de diseño, todos los elementos del Baume & Mercier Capeland Shelby Cobra 1963 son holgados, de manera que aún siendo una superficie en la que ocurren muchas cosas la información se lee de manera inmediata y muy clara.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-frontal-Horasyminutos

Los numerales arábigos son mucho más grandes de lo que suele ser habitual, y con una tipografía distinta y muy bien elegida, perfecta para el reloj. Rodeándolos hay una minutería de ferrocarril para facilitar la lectura de la trotadora del cronógrafo, sólo alterada por puntos luminiscentes sobre cada hora. Y en el borde exterior de la esfera un taquímetro que también se ha escrito con grandes guarismos. Todo en el reloj está enfocado a la lectura rápida, como se necesita cuando se conduce un coche de carreras. A ello contribuye, por supuesto, el uso del amarillo en el taquímetro y en las agujas. No sólo se conjunta con los colores del Shelby Cobra, sino que además mejora la lectura de los datos.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-Taquimetro-Horasyminutos

La subesfera del pequeño segundero a las 9 se ha mantenido del mismo color negro que el dial tan sólo separada un delgado bisel pero con un tamaño mayor que las subesferas del cronógrafo. Estas se ven perfectamente porque tienen un fondo blanco y manecillas amarillas. Está particularmente bien hecha la de los minutos, que recuerda a un cuentarrevoluciones de un coche. Y también como en los automóviles cada esfera lleva la definición de la información que ofrecen: “H” para las horas y “minutes”. La trotadora del cronógrafo tiene un contrapeso con forma de cobra, como la versión del año pasado.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-detalle-esfera-Horasyminutos

La única pega que se le puede poner a la esfera es que la ventana de fecha está demasiado metida hacia el centro. Ello es porque el calibre usado, el ETA  7753, tiene un diámetro de 30 mm, por lo que al ponerlo en una caja tan grande queda así. Afortunadamente B&M ha optado por poner el disco de la fecha del mismo color negro de la esfera, por lo que el efecto se disimula. Y a cambio el reloj lleva un calibre histórico a prueba de bombas, que no es poca cosa.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-Calibre-Valjoux-7753-Horasyminutos

El diámetro del calibre se nota también en el reverso, que tiene mucho metal rodeando el cristal de zafiro. No queda mal, porque siendo un reloj “de carreras” el aspecto sólido del acero le viene bien. Además Baume ha  decorado muy bien el calibre, con un graneado circular sobre platinas y puentes y sobre todo un rotor decorado con Côtes de Genève y recubierto con un PVD negro muy atractivo. Sobre el cristal de zafiro se ha grabado el círculo blanco con el 15 que llevaba el Shelby Cobra CSX2128. La hermeticidad es de sólo 50 metros.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-Calibre-Valjoux-7753-1-Horasyminutos

Como ya he dicho antes el reloj se ata al pulso con correa de aligátor o de caucho vulcanizado, ambas también con realces amarillos. La de aligátor tiene el reverso en amarillo y la de caucho una de las hebillas que sujetan la correa.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-correa-aligator-Horasyminutos

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-correa-caucho-Horasyminutos

El reloj se lleva bien en la muñeca. Es grande, claro, como corresponde a un modelo deportivo, pero se asienta bien. Y cuanto más lo llevas más te gusta. Yo creo que aún así me quedaría con el modelo azul del año pasado, pero debo decir que esta versión me ha ido seduciendo con el paso del tiempo.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-correa-caucho-1-Horasyminutos

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-acero-1Horasyminutos

Los Baume & Mercier Capeland Shelby Cobra 1963 son una edición limitada y numerada a 1963 unidades, y ya deben estar en las tiendas (o están a punto de llegar). Se entregan con una caja especial conmemorativa. La versión con correa de aligátor tiene un precio de 4.100 euros, mientras que la versión con correa de caucho vulcanizado tiene un precio de 4.400 euros. Más información en Baume&Mercier.com.

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-Caja-Horasyminutos

Baume-Mercier-Capeland-Shelby-Cobra-1963-PVD-Horasyminutos

El Shelby Cobra al lado de un Clifton Automatic

El Shelby Cobra al lado de un Clifton Automatic