Icono del sitio Horas y Minutos

En la muñeca: Panerai Luminor 1950 3 Days Chrono Flyback Automatic Ceramica

Antes de nada hay que decir que los Panerai son conocidos por lo difícil que es retratarlos debido a los reflejos. Así que vais a ver mucha cámara y ventana en las fotos y en el vídeo. Pero, si conseguís que eso no os distraiga se puede disfrutar de un reloj realmente atractivo.

Panerai lleva usando cerámica desde hace años, así que ya sabemos lo bien que queda, con ese tono mate tan bonito  y a la vez una ligereza que le viene bien a estos relojes que no son precísamente pequeños. Y en este Luminor 1950 3 Days Chrono Flyback Automatic Ceramica – 44mm, que es nada menos como se llama el modelo, la cerámica es la material de todo: caja, bisel, protector de corona y pulsadores de cronógrafo.

Los pulsadores están ubicados a las 10 y a las 8 de manera que no interfieren con el protector de la corona y además dan equilibrio estético a la caja.

Una de las cosas que más distingue a Panerai es cómo consigue lograr belleza relojera desde la sencillez. En este caso la manufactura ha querido mantener una esfera limpia, por lo que ha prescindido de una subesfera para el recuento de minutos del cronógrafo. En cambio, esta función la hace la segunda manecilla. La aguja principal del cronógrafo, realizada en un azul que contrasta muy bien con  la esfera, cuenta los segundos. Cuando arranca el cronógrafo comienza a moverse y desvela el contador de minutos.

Esto es una solución excelente porque el cronógrafo no es algo que habitualmente se está usando todo el rato, y así se evita tener una subesfera sin movimiento que interrumpa la estética del dial. A cambio tenemos una ventana de fecha que además, y es otro detalle que habla del cuidado por los detalles de la marca, está decorada en el mismo color de la esfera, lo que aumenta la elegancia del modelo.

 

La esfera es la tradicional de sandwich. Hay pocos diseños que siguen inalterados durante tanto tiempo y sin embargo mantienen intacta su capacidad de seducción.

Gracias al cristal trasero podemos ver el calibre P.9100, el primer cronógrafo automático completamente de manufactura Panerai, y que apareció en 2013.

La presencia del reloj en la muñeca es, como era de esperar, imponente. La caja es de sólo 44 mm de diámetro, pero con el protector de corona y los pulsadores llega a los 47. Además la altura y la forma de cojín hace que el reloj tenga una presencia imposible de ignorar.

No es desde luego un reloj de vestir, pero como cronógrafo está muy arriba en la lista de los más atractivos. La elección de la correa de piel marrón es un acierto, porque además de bonita acentúa el carácter del guardatiempos.

Digamos por último que el precio es de 14.300 euros, que no está pero que nada mal para un modelo que transmite la elegancia y exclusividad que simboliza Panerai. Tenéis todos los detalles en la Ficha Técnica.

 

Salir de la versión móvil