Icono del sitio Horas y Minutos

Ya disponibles los Chopard Mille Miglia: fotos en vivo y precios. ACTUALIZADO

Normalmente los tiempos de espera desde que se presentan los nuevos modelos (tanto los del grupo Richemont en el SIHH como los de las demás marcas en Baselworld) hasta que llegan a las tiendas son largos. No es raro ver pasar un año entre los dos momentos, algo que a menudo desespera a los posibles compradores y también a los vendedores. Pues bien, en el caso que hoy nos ocupa ocurre lo contrario: según se anunciaban en Baselworld los nuevos Mille Miglia GTS de Chopard comenzaban a enviarse a las boutiques.

Así que nos acercamos a la que tiene Chopard en la calle Serrano de Madrid –donde siempre nos tratan de maravilla- para verlos de cerca y, gracias a nuestras fotos exclusivas, que todo el mundo haga lo mismo.

 

 

Mille Miglia GTS Automatic

A falta de ver la edición especial que se lanzará para la carrera de 2015 (que tiene lugar entre el 14 y el 17 de mayo), estos GTS siguen la norma de Chopard de proponer una tríada compuesta por un tres agujas, un reserva de marcha y un cronógrafo, los tres con una versión en oro rosa y con la opción de integrar un brazalete en vez de correa de caucho. Los que vamos a ver aquí son todos en acero, que a mí me gusta más porque me parece más fiel al espíritu deportivo.

Comenzamos por el tres agujas, la versión básica y sin embargo muy conseguida. Como siempre destaca la legibilidad de la esfera, algo en lo que Chopard siempre puntúa muy alto. Y eso es gracias a unas manecillas grandes pero con estilo, y con la longitud exacta: la de horas llegando al borde de los numerales o índices y la de los minutos justo hasta el final de los mismos. Mira que es fácil de hacer y qué pocas marcas lo tienen en cuenta.

Los índices son grandes y estructurados: un marco facetado resalta la forma de flecha, como la de las manecillas y como la propia flecha del logotipo de la carrera. El segundero central rojo tiene la punta en blanco para crear un juego estético: sobresale cuando está pasando entre las horas, se camufla en el índice cuando pasa por encima.

Por supuesto el rojo es el de la competición, que se repite también en el bisel interior.  Aún no siendo la versión cronógrafo Chopard ha incluido la subdivisión de los minutos clásica de los cronos, para hacer mediciones más exactas. Es también notable el contraste entre los grandes numerales -sólidos y con estructura moderna- y los delicados y con aire retro de los del bisel exterior de aluminio negro -lo único vintage del reloj además de la ya tradicional correa de caucho Dunlop años 60.

Calibre de Manufactura

Pero lo más interesante está dentro: el calibre 01.01-C (o 01.08-C en la versión con reserva de marcha) está íntegramente desarrollado por Fleurier Ebauches, la manufactura puesta en marcha por Chopard para abastecerse de calibres.

Tiene dos grandes cosas este calibre: 1- la certificación COSC, no muy habitual en un automático sencillo. 2- una construcción realmente atractiva, con esos puentes de perfiles sinuosos y el rotor muy bien decorado. También tiene un lado negativo: el diámetro es de 28,80 mm. No sé por qué los han hecho tan pequeños, particularmente sabiendo que van destinados a relojes que nunca tienen menos de 42 mm de diámetro. Así como en el reverso no se nota gracias al anillo con el recorrido de la carrera grabado, en elanverso ocurre lo ya ocurría con los movimientos ETA: la ventana de fecha se aleja del borde.

En este caso sin embargo no es un problema porque la fecha queda enmarcada en el logotipo de la carrera, y el resultado final en la muñeca es muy atractivo.

Un último detalle, aunque es común para los tres modelos: el pliegue de la correa de caucho ha cambiado, con una geometría distinta y un sistema de cierre también modificado para darle más durabilidad y facilidad a la hora de abrirlo.

El precio del reloj, con correa de caucho, es de 5.070 €

 

GTS Power Control

Esta es la versión con brazalete, que es de tres secciones en la que la central es mayor y está cepillada para aguantar mejor el trajín diario. Como siempre en el reloj con reserva de marcha se presenta la complicación imitando el indicador de combustible de un automóvil.

En otros modelos el indicador era mucho más llamativo (por ejemplo en el Superfast), lo que comprometía la estética de la esfera. Esta vez está mejor integrado porque, aunque ocupa el mismo espacio entre las 8 y las 10, tener el fondo negro y una franja decreciente en blanco lo hace más discreto sin perder su carácter deportivo. Hasta ahora creo que es la mejor declinación que ha llevado a cabo Chopard de esta complicación en sus relojes deportivos

Me gusta mucho cómo queda el reloj con el brazalete, aunque la diferencia de precio puede ser difícil de aceptar: con caucho cuesta 5.540 € y con brazalete 6.880.

 

 

Mille Miglia GTS Chrono

La estrella de la colección a mi entender. Curiosamente, sin embargo, la única que no integra un calibre de manufactura, sino el ubicuo ETA-Valjoux 7750. Supongo que es una decisión comercial para no disparar el precio (recordemos aquí al Superfast Chrono Porsche 919 Edition) .

 

El primer golpe de vista nos transmite una sensación de ajetreo: pasan muchas cosas en esta esfera. E incluso antes de llegar a la esfera, porque el taquímetro del bisel -por cierto con una tipografía igual que la del bisel de los otros dos modelos y que queda muy bien-  aumenta la sensación de actividad.

Pues bien la esfera, siendo una tricompax clásica, tiene un montón de indicadores: la minutería interior a la que se le ha añadido los múltiplos de 5 sobre cada índice, el logotipo de la carrera, las grandes manecillas y unas subesferas en las que no se han escatimado índices  de varios tamaños y números (iguales que los del taquímetro y los de los minutos, gracias Chopard por la consistencia). Y sin embargo, el conjunto funciona perfectamente: todo se lee bien, a la primera, gracias fundamentalmente a las diferentes superficies de las dos subesferas del crono que añaden profundidad y por tanto una lectura en varios niveles.

Hay dos detalles que me gustan particularmente: el borde metálico de las subesferas, que rodea a las tres uniéndolas en un sólo conjunto; los índices de las 3, 6, 9 y 12, que en vez de estar cortados por las esferas o la flecha son simplemente de menor tamaño. Sabia decisión, mucho más bonito.

Los pulsadores de pistón tienen una decoración con un enrejado muy atractivo, y tienen un tacto estupendo. Y por supuesto la correa de caucho le queda muy bien.

A pesar de sus 44 mm de diámetro (uno más que sus hermanos de colección) el reloj se asienta muy bien sobre el pulso, con una presencia deportiva -obviamente- pero elegante a la vez. El precio con la correa de caucho es de 6.200 €; un duro contendiente para la versión con reserva de marcha. Todas las especificaciones técnicas están en la página que tenemos dedicada a Chopard y cuyo vínculo aparece al principio de este artículo.

 

Como también decía al principio, los modelos ya están en la boutique de la marca en Madrid, así que os animo a ir a verlos en persona. Merece la pena. Por los Mille Miglia y por todos los relojazos que tienen, claro.

ACTUALIZACIÓN

Tres fotos del Mille Miglia GTS Chrono  en oro:

Salir de la versión móvil