Icono del sitio Horas y Minutos

Nuevos IWC Portugieser Automatic 40 mm

IWC vuelve a sus orígenes, o por lo menos al origen de su producto más famoso. No es que sea nada raro porque ya sabemos que la manufactura funciona como un ciclo de años bisiestos en el que cada año se centra en un producto. El año pasado tuvimos relojes de piloto (por ejemplo esta maravilla), en 2017 fue el renacer de los Da Vinci (como este Da Vinci crono que vimos en vivo), y así.

El Portugieser es sin duda el reloj perfecto de la casa porque su diseño verdaderamente atemporal gusta siempre. Pero, como reloj marinero que es, siempre ha tenido medidas grandes y tradicionalmente ha alejado a muñecas de menor tamaño, amedrentadas por lo imponente de sus hechuras (aquí puedes ver dos ejemplos en vivo). Los IWC Portugieser Automatic 40 mm resuelven ese problema.

La caja de este IWC Portugieser Automatic 40 mm mide, en realidad, 40,4 mm de diámetro y 12,4 mm de altura. Son proporciones agradables con una buena presencia; no demasiado formal, tampoco demasiado deportivo: en general, un reloj informal y elegante. La caja podría haber sido un poco más delgada, pero la relación diámetro / altura es agradable y más pequeña que los IWC actuales. La ejecución de la caja es tradicional, con superficies superiores pulidas y laterales cepillados. La corona no es roscada y la resistencia al agua es de 30 m. Aquí IWC se podía haber estirado un poco más. Un reloj de inspiración marinera debería ser hermético como mínimo, mínimo hasta 50 metros. No es que no te puedas meter en el agua con él, pero las apariencias de exigencia también cuentan.

Para su lanzamiento oficial, el IWC Portugieser Automatic 40mm estará disponible en cuatro versiones clásicas. Tres modelos en acero inoxidable y uno en oro:

Bajo el fondo de zafiro se encuentra el último movimiento de fabricación automática de «nivel básico» de IWC, el Calibre 82200. Este movimiento base moderno se ha desarrollado como un reemplazo de ETA y Sellita y ofrece múltiples mejoras sobre estos. El sistema de carga integra el sistema Pellaton de la marca, alcanzando una reserva de marcha de 60 horas. El movimiento mide 30 mm de diámetro, por lo que se adapta mejor a los relojes de tamaño contemporáneo. La decoración, aunque industrial, está bien ejecutada.

Por último, los precios de los IWC Portugieser Auotmatic 40 mm son de aproximadamente 7.500  euros en acero y de 17. 200 en oro, pero aún están por confirmar. Sin duda van a ser un éxito. Más información en IWC.es.

Salir de la versión móvil