Icono del sitio Horas y Minutos

Maurice Lacroix Aikon Venturer GMT: vídeo, fotos en vivo y precios

Maurice Lacroix sigue adelante dando pasos cuidadosamente para seguir manteniendo el noviazgo con los aficionados a los relojes y el público en general. Una combinación de buenos precios con piezas bien fabricadas que han sido reconocidas con el favor de los compradores, y merecidamente. Por supuesto comenzó con el Aikon Automatic y su versión cronógrafo (que vimos aquí con fotos en vivo), y siguió cuando la casa lanzó su versión diver, el Aikon Venturer que repasamos en vídeo. Y es la singular construcción del bisel del Venturer la que ha servido en bandeja poder construir este Maurice Lacroix Aikon Venturer GMT sin que suponga una disrupción visual con el reloj original.

La caja en forma de tonel de Aikon Venturer tiene 43 mm de diámetro y una altura de 12 mm, y cuenta con unos protectores de corona necesarios para garantizar la resistencia al agua de 300 m. Está claro que el Maurice Lacroix Aikon Venturer GMT ya no es un reloj de buceo porque el bisel no cuenta minutos sino horas, aunque sigue siendo unidireccional. Pero se agradece que la casa mantenga la hermeticidad. Cierto es que también cuentan las economías de escala: la altura de la caja debe permitir meter el módulo de GMT (por eso se usa la de 12 y no la de 11), así que mejor utilizar lo que ya se usa para el reloj de buceo -300 metros- que crear nuevas referencias de inventario sólo para rebajar esa hermeticidad. De esta manera se optimiza la fabricación. Sea como fuere, somos los usuarios los que salimos beneficiados.

El bisel tiene una elaboración compleja. Por un lado hay secciones de cerámica negra resistente a los arañazos sobre las que se graban numerales arábigos en blanco. Por otro están las seis garras en relieve, hechas de acero inoxidable cepillado con números arábigos grabados en negro (4, 8, 12, 16, 20) y con un triángulo invertido en 24h. Las muescas bien definidas y dentadas del bisel subrayan la personalidad musculosa del reloj.

La caja y el brazalete están predominantemente cepillados, en línea con la naturaleza deportiva del reloj, y en contraste con los bordes pulidos. Como muchos relojes deportivos de lujo, el brazalete de acero inoxidable de cinco eslabones fluye directamente de la caja, dando una apariencia compacta. El sistema EasyChange -incluido en todos los relojes Maurice Lacroix Aikon- significa que puede cambiar la pulsera de acero por una de caucho sin herramientas complicadas en cuestión de segundos.

La opción de correa de caucho negro resalta las dos garras que se extienden desde cada extremo de la caja, proporcionando continuidad visual con las del bisel del Aikon. El fondo de caja está atornillado y grabado con un mapa del mundo con las 24 zonas horarias, que además de decorar sirve como recordatorio de las diferencias horarias. El calibre que se mueve por dentro es el Sellita SW330, con una frecuencia de 4 hercios y una reserva de marcha de 42 horas (a ver cuándo mejora esto Sellita).

Los índices aplicados (chapados en rodio para la esfera negra y chapados en negro para la esfera blanca) están facetados y tratados con Super-Luminova blanca. Las gruesas agujas de bastón para las horas y los minutos también se tratan con el material luminiscente, al igual que el segundero central. La ventana de fecha a las 3 en punto está enmarcada y presenta un fondo negro en las dos versiones.

Las esferas muestran un atractivo acabado cepillado con rayos de sol y son extremadamente legibles gracias a la mínima cantidad de texto, los índices grandes y la generosa cantidad de Super-LumiNova. La manecilla de la función GMT destaca perfectamente porque el naranja y el rojo ofrecen muy buen contraste sobre el blanco o el negro, respectivamente. Los grandes índices redondos que representan las horas y el triángulo invertido al mediodía son otra característica distintiva de la línea Aikon Venturer.

El reloj queda muy bien en la muñeca, gracias al buen equilibrio de sus medidas. Tiene una presencia importante, masculina, pero sin ser exageradamente deportivo para poder acompañar a su dueño en el día a día.

El Maurice Lacroix Aikon Venturer GMT tiene un precio de 2.350 euros con la correa de caucho y de 2.490 euros, ya sea con el (excelente) brazalete. Por 2.650 euros te llevas tanto el brazalete como la correa. Como son fácilmente intercambiables, creo que es la opción más sensata para tener un reloj bien construido, atractivo y con personalidad. Más información en MauriceLacroix.es.

Salir de la versión móvil