Icono del sitio Horas y Minutos

Los Parmigiani Fleurier Tondagraph GT con esferas «panda»

Parmigiani Fleurier es una de esas marcas muy nicho, que muy pocos conocen. Eso es en sí una bendición y una amenaza: es difícil que, si llevas uno de sus relojes, te encuentres con alguien que lleve el mismo; pero eso pone en riesgo la continuidad de la empresa porque no se alcanza volumen suficiente como para sobrevivir. De hecho la manufactura ha pasado por momentos muy difíciles de los que, esperemos, parece estar saliendo.

Lo que si es irrefutable es que, los que la conocemos, es difícil encontrar algún modelo que no nos guste. Están todos hechos con un gusto, unos acabados tan buenos y, sobre todo, con un estilo clásico pero sin caer en lo vintage, que es difícil resistirse. Los Tonda son la familia de producto de más éxito y, dentro de ella, los Parmigiani Fleurier Tondagraph GT se incorporaron a la colección el año pasado. Ahora se ofrecen con esferas panda, y la verdad es que son un acierto pleno.

TONDAGRAPH GT ACERO

La arquitectura de los relojes Tondagraph GT se inspira en -pero no copia- el Tonda Chronor Anniversaire que vimos en vivo. Este modelo presentó el primer movimiento cronógrafo integrado de la marca y consiguió el premio GPHG 2017 en la categoría Cronógrafo (aquí están todos los ganadores de ese año). Detalles como los pulsadores en forma de lágrima y las asas se inspiran en el Chronor, mientras que el bisel estriado es una característica distintiva del Toric el modelo de 1996 que dio origen a la marca. Otros rasgos compartidos por la familia Tondagraph GT son la elaborada esfera decorada con guilloché, las agujas caladas en forma de delta, el brazalete integrado que fluye a la perfección desde la caja y, como ya he dicho, los impecables acabados.

El Parmigiani Fleurier Tondagraph GT es un robusto reloj deportivo alojado en una caja de acero inoxidable de 42 mm de diámetro y 13,7 mm de altura, con una resistencia al agua de 100 metros. La caja aerodinámica, los elegantes pulsadores y asas en forma de lágrima, muestra un contraste de acabados satinados y pulidos y el bisel estriado.

La novedad aquí es la llamativa esfera panda, en plata y negro. La zona central de la esfera muestra un motivo triangular guilloché realizado a mano que, sin embargo, no abruma. Las tres subesferas de cerámica negra destacan claramente sobre el fondo plateado mate, al igual que la gran ventana de fecha situada a mediodía, bajo el nombre de la marca. A diferencia de los primeros modelos Tondagraph GT con esferas negras y números naranjas en la gran ventana de fecha, la última edición Tondagraph GT Acero sustituye los detalles naranjas por blancos, lo que la hace aún más legible.

Además de la gran fecha, el mes se muestra en la subesfera de los segundos a las 3 horas con sus dos pistas semicirculares montadas que van de 00 a 30 y de 30 a 60. Al ser un calendario anual, el mes deberá ajustarse una vez al año, a finales de febrero. Las subesferas situadas a las 9 y a las 6 horas albergan las lecturas del cronógrafo. Los índices rodiados están aplicados a mano sobre la pista acanalada y tratados con un revestimiento luminiscente negro, al igual que las agujas de las horas y los minutos caladas en forma de delta.

El fondo de la caja de zafiro revela el calibre PF043, un movimiento automático modular de cronógrafo y calendario anual. Dotado de un rotor de oro de 22 quilates calado que genera una reserva de marcha de 45 horas, el movimiento late a 28.800 alternancias a la hora 4Hz. Está decorado con Côtes de Genève circular en los puentes y perlado en la placa base.

El Parmigiani Fleurier Tondagraph GT Acero está disponible con un brazalete de acero integrado o con una correa de caucho vulcanizado negro. Ambas opciones vienen con un cierre desplegable de acero inoxidable. Su precio es de 18.500 euros con correa de caucho y 19.500 euros con brazalete de acero. Por comparar, el Vacheron Constantin cronógrafo que vimos en vivo cuesta 32.300 euros, y es sólo cronógrafo, no calendario.

TONDAGRAPH GT ORO

También se ha lanzado una nueva versión en oro que, aunque externamente es similar al Tondagraph GT de acero, tiene un motor muy diferente. Bajo el fondo de la caja de zafiro, Parmigiani ha equipado al Parmigiani Fleurier Tondagraph GT Oro con su calibre PF071, un movimiento con certificado de cronómetro COSC basado en su calibre PF361. Con una reserva de marcha de 65 horas, el cronógrafo integrado se basa en una rueda de pilares y un embrague vertical y late a una alta frecuencia de 5Hz (36.000 alternancias a la hora), que permite al cronómetro capturar intervalos de 1/10 de segundo. Aunque no incluye la función de calendario anual, cuenta con un mecanismo de fecha grande integrado. El PF361, un calibre de élite de alto nivel, está pulido y biselado a mano con superficies arenadas, un patrón de rayos de sol en el rotor de oro de 22 quilates y puentes acabados a mano.

El precio de la versión con caucho es de 41.000 euros, mientras que la que tiene el brazalete también de oro cuesta 65.500 euros. Aún así, bien por debajo de los precios de las marcas más conocidas. Más información en Parmigiani.com.

Salir de la versión móvil