Icono del sitio Horas y Minutos

Certina DS Super PH500M: Fotos en vivo y precio

Otro de los relojes históricos de Certina que vuelve a salir a la superficie. Cierto es que la marca ya tiene una colección de relojes de inmersión de corte moderno, podríamos decir, que vende muy bien porque la casa ha sabido dar con el diseño adecuado. Por ejemplo, aquí vimos en vídeo la versión en 38 mm. Hay incluso una versión cronógrafo que también vimos con fotos en vivo, de los cuales vimos en vídeo el de esfera negra. Pero para los que, además de usuarios de relojes, somos aficionados, las versiones de los modelos históricos de la casa tienen aún más atractivo, porque hay algo en los diseños anteriores que nos sigue atrapando igual que cuando aparecieron. En algunos casos, más ahora que entonces. Uno de ellos es el Certina DS Super PH500M que ahora vemos.

El Certina DS Super PH500M y el modelo original

Cuando apareció el PH 200M, cuyo lanzamiento cubrimos en vídeo, ya conté la historia de cómo los relojes de Certina alcanzaron su merecido prestigio. Originalmente resistentes hasta los 200 metros, después alcanzarían los 500 e incluso los 1.000. En la foto de arriba se puede ver el modelo original y, a su izquierda, la reedición actual del Certina DS Super PH500M. Por cierto que, tras el rotundo éxito del nuevo PH 200M, Certina lanzó más versiones, actualizando el reloj para que incluyera un bisel cerámico y un cristal de zafiro. Aquí vimos en vivo el modelo en azul.

Tenía toda la lógica que Certina recuperara el modelo con hermeticidad hasta los 500 metros. No tanto por la mayor resistencia (que nadie va a usar) sino porque, aun perteneciendo a la misma familia, su presencia es muy distinta, lo que permite diferenciarlos claramente. Como hemos visto arriba, la primera edición fue en naranja, con su porte rabiosamente diver. Ahora la cosa cambia.

IGUAL POTENCIA, MAYOR ELEGANCIA

De hecho casi no parecen el mismo reloj. En la primera versión el naranja se lo come todo, mientras que en este nuevo Certina DS Super PH500M, al tener la esfera negra, todo resulta más equilibrado y discreto. No cabe duda de que, además de ser un reloj deportivo, Certina ha querido que el reloj también sea un compañero para el día a día. Y deportivo es, desde luego, porque la caja de acero 316L, toda pulida, tiene 43 mm de diámetro y una altura de 14,95 mm. Así que pequeño no es, pero también debo decir que el dato me sorprende: en la muñeca no parece tan grande en absoluto. Ni tan alto tampoco.

El reloj conserva el mecanismo de seguridad del bisel (que es de aluminio anodizado): para girarlo -en una sola dirección, claro- hay que presionar sobre él; cuando se suelta la presión el bisel queda fijo. Una precaución extra cuando se está sumergido. Certina podría haber prescindido de este detalle, pero se agradece su fidelidad al modelo histórico. Lo que sí está actualizado es el cristal, que ahora es de zafiro y con tratamiento antirreflejos.

El propio bisel cumple como protector de corona (roscada), porque sobresale un poco de la caja y hace que el acceso a ella no sea franco. De esta manera está cobijada y a la vez preserva el diseño original que no llevaba protectores.

Más importante aún, el Certina DS Super PH500M es un reloj de buzo certificado bajo la norma ISO 6425, un añadido que siempre se agradece por lo que significa de respaldo a su calidad de construcción.

ESFERA MUY LEGIBLE

La esfera es igual que sus hermanos de colección, ya sean los PH200 y el 500 naranja. Un retículo -sólo interrumpido por la ventana de fecha- divide a la esfera en cuatro sectores, dando sensación de precisión. Los índices rectangulares son grandes, y la manecilla de horas, tipo «plongeur» se distingue claramente de la de minutos para buscar la mejor lectura en la oscuridad (bajo el agua o en una habitación). Por supuesto todas las partes sensibles están tratadas con Super-LumiNova blanca -incluida la perla a las 12 del bisel-, que en la oscuridad brilla en azul.

CALIBRE CON TODO

En el interior del Certina DS Super PH500M late el más que conocido calibre Powermatic-80. El movimiento automático tiene una reserva de marcha de hasta 80 horas gracias a su frecuencia de 3 hercios. Además integra un espiral Nivachron, desarrollado por el Grupo Swatch con materiales que lo hacen insensible a los campos magnéticos, algo necesario en el día a día e imprescindible para el buceo, donde no te puedes permitir fallos mecánicos si tu vida depende del reloj.

El movimiento se esconde tras una tapa muy bien resuelta, con doce secciones esmeriladas que rodean la tortuga símbolo de Certina, que ocupa el centro.

CONCIENCIA ECOLÓGICA

Por último, hay que decir que la correa NATO del reloj está hecha de lo que la casa llama Tide Ocean Material, un tejido basado en residuos de plástico reciclado extraídos del mar. La correa tiene muy buena consistencia y mejor presencia. Yo, que no soy mucho de NATOs, debo reconocer que esta me ha gustado mucho porque queda elegante, y conjunta muy bien con el reloj.

El Certina DS Super PH500M ya está disponible los puntos de venta autorizados (a ver cuándo lanza su boutique en línea, que le vendría de perlas a la marca) con un precio de 870 euros. Poco más se le puede pedir a un reloj que ofrece un diseño histórico pero perfectamente actual, con grandes prestaciones y un buen calibre.

Más información en Certina.es.

Salir de la versión móvil