Icono del sitio Horas y Minutos

Los Chopard L.U.C GMT One Black y L.U.C Time Traveller One Black, en vivo

Quizá Chopard no sea la primera marca que nos viene a la cabeza cuando pensamos en manufacturas, pero en mi opinión es una de las mejores. Hace relojes con unos acabados excelentes, movmientos propios y además con personalidad. Un buen ejemplo de esto son los Los Chopard L.U.C GMT One Black y L.U.C Time Traveller One Black.

Cuando en 2016 visité la manufactura de Chopard (que quedó reflejada en este extenso reportaje), pude ver en primicia los relojes de viaje de la casa, que plasmé en dos artículos: primero vimos en vivo los L.U.C Time Traveller One Black y, algo después, los Chopard L.U.C GMT One, también en vivo.

Hacer un reloj GMT o un horas mundiales que se consigan distinguir de los muchos que hay en el mercado es difícil, pero estos dos lo consiguen con nota. Mezclan adecuadamente el aspecto técnico con un porte que bascula entre lo serio y lo informal, de manera que pueda ser un reloj de cualquier ocasión. Y eso mismo, o aún más, se ha conseguido con estas versiones «Black», en edición limitada.

CAJA DE TITANIO CERAMIZADO

La caja de estos Chopard L.U.C, de 42 mm de diámetro, está fabricada en titanio grado 5. Reconocido por su resistencia y ligereza, el titanio es por tanto un material óptimo para un reloj deportivo de viaje. Para esta última versión, Chopard ha utilizado titanio ceramizado, un material innovador utilizado en la fabricación de componentes médicos, para la automoción y para el espacio. El titanio ceramizado se obtiene oxidando las capas superficiales de titanio a temperaturas extremas utilizando tecnología de electro-plasma, lo que da como resultado una dureza superior (700 Vickers) y una resistencia adicional al desgaste y la corrosión.

La caja Super Compressor con dos coronas, utilizada en relojes de buceo, fue patentada por el fabricante de cajas Ervin Piquerez y fue popular desde finales de la década de 1950 hasta principios de la de 1970. Aunque el L.U.C Time Traveler One Black se basa en dos coronas, no es un reloj de buceo. Al contrario, su hermeticidad es de sólo 50 metros. Es más que sobrado para meterse en el agua, pero hay que recordar que las coronas no son roscadas y por tanto el peligro de que se abran dentro del agua recomienda no hacerlo.

EL MUNDO, DE UN VISTAZO

La información en estos Chopard L.U.C se presenta en discos concéntricos que se giran con la corona superior. La versión GMT One Black es muy fácil de utilizar, manejando la manecilla de GMT con la corona a las 4. Pero un Horas Mundiales es más complejo, porque debe dar la información de la hora, minutos y segundos además de la hora en 24 husos horarios, incluido el horario de verano.

Y ahí es donde se nota la buena mano de Chopard, porque la información transmitida es fácil de consultar. Está dispuesta sobre la esfera galvánica gris con un acabado satinado vertical hecho a mano y la inscripción «L.U.C Chopard Chronometer» en blanco. El primer disco gris con números arábigos impares blancos y una aguja corta con punta de flecha indica la fecha; el segundo disco, que corresponde a las horas y minutos (hora local), también es gris pero se distingue por un fondo circular con una mezcla de índices aplicados y números arábigos. Las manecillas se ajustan a través de la corona a las 2 en punto.

El siguiente disco es un anillo graduado de 24 horas, que opera junto con el disco circular gris más externo con las ciudades de referencia de las 24 zonas horarias principales. Está lacado en negro y gris claro para distinguir las horas del día y la noche, y se manipula a través de la corona a las 4 en punto. Cuando la ciudad para la zona horaria local se establece en la posición de las 12 en punto, todas las zonas horarias del mundo se sincronizan y no se necesitan más ajustes.

Tanto los índices como las manecillas -con la forma clásica de Chopard- están tratados con Super-LumiNova blanca, aunque su brillo es en el verde tradicional.

CALIBRES DE MANUFACTURA

Tanto el Chopard L.U.C GMT One Black como el L.U.C Time Traveller One Black llevan dentro un calibre propio, como todos los L.U.C (que son el tope de gama de la casa): el L.U.C 01.10-L y el L.U.C 01.05-L. Ambos se mueven a 4 hercios y tienen una reserva de marcha de 60 horas. Los puentes están decorados con Côtes de Genève, mientras que la platina tiene un acabado circular. Y todos los cantos están biselados a mano. Por último, los dos movimientos están ajustados en 5 posiciones y ostentan el certificado de cronometría COSC.

Los calibres se muestran a través de un cristal de zafiro oscurecido, a tono con el resto del reloj.

DISPONIBILIDAD Y PRECIO

Estos Chopard L.U.C se entregan con una correa de caucho negro que imita las de tela. La correa tiene certificación vegana y, de acuerdo con el compromiso de Chopard con el lujo sostenible, cumple con la certificación REACH.

Ambos se lanzan en edición limitada a 250 unidades, con un precio de 11.500 euros para la versión GMT y de 15.500 euros para la versión de Horas Mundiales. Los relojes ya están disponibles en las boutiques de la marca y en los puntos de venta autorizados. Más información en Chopard.es.

Salir de la versión móvil