Nomos Glashütte Autobahn

Los Nomos Glashütte Autobahn son los nuevos relojes de la casa germana. Una visión muy dinámica y moderna del reloj de vestir, pero sin perder los genes que caracterizan a Nomos

Nomos Glashütte Autbahn

Nomos Glashütte Autbahn

La primera novedad de Baselworld 2018 son los Nomos Glashütte Autobahn. A partir de la imagen más reconocible de la casa, el Tangente, el diseñador Werner Aisslinger ha dado al nuevo reloj un aire más deportivo e informal inspirado en los vehículos antiguos, esos descapotables biplaza que hacían soñar en los años 60 y que son ahora objetos de culto. El resultado son unos relojes que, sin romper con los códigos de Nomos Glashütte, aportan aire fresco a la familia relojera.

Nomos Glashütte Autbahn

Werner Aisslinger y Tina Bunyaprasit

Nacido en 1964, Werner Aisslinger es uno de los diseñadores industriales más reconocidos. Abrió su propio estudio, Studio Aisslinger, en 1993, que tuvo su continuación en un nuevo estudio en Singapur en 2008. Ha obtenido muchos premios de diseño: Compasso d’Oro en Italia, varios Red Dot, el Designpreis Deutschland alemán, el Good Design Award del Chicago Athenaeum, el FX Award y el Icon Award de Gran Bretaña. Sus diseños de mobiliario están en numerosas colecciones de museos, como el Metropolitan de Nueva York, los Fondos de Arte Contemporáneo de París, el Victoria & Albert Museum londinense o el también neoyorquino Museum of Modern Art. Desde 2014 colabora con Nomos Glashütte en diversos aspectos, pero es la primera vez que diseña un reloj completo.

Nomos Glashütte Autbahn

Los nuevos Nomos Glashütte Autobahn -de los que está por ver si su evolución será simplemente a distintos colores o también tendrán complicaciones- se presentan con una caja de 41 mm de diámetro. Es un tamaño muy poco habitual en Nomos, que suele preferir los relojes más pequeños. De hecho la medida del nuevo Autobahn sólo está superada por el del Lambda (que se puede ver en vídeo aquí). La caja integra las asas y el bisel, aunque se podría decir que no tiene bisel sino sólo la suficiente cantidad de metal como para sostener el cristal. Éste, por cierto, es de zafiro doble. El reloj es hermético hasta los 100 metros, muy de agradecer. Quizá por eso el reloj se presenta con una correa de tela que le permite sumergirse sin problemas.

Nomos Glashütte Autbahn

La curva del rehaut de la esfera (es decir, del anillo que une la esfera con el bisel o el cristal) está inspirado en los circuitos de carreras. Es siempre una opción de diseño que queda muy bien, como ya vimos en estos Rado o en el Waltz 1 de Carl Suchy & Söhne. Hay tres esferas con combinaciones de colores distintas: la más discreta es blanca salvo en la punta de la manecilla de minutos y en la del pequeño segundero. La segunda añade colorea la franja semicircular -un recuerdo de los cuentakilómetros- en un azul vibrante, mientras que en la tercera opción la esfera es del Deep Blue que se ve en el Lambda, mientras que el semicírculo vuelve a ser blanco. Es, seguramente, la versión más atractiva en tanto en cuanto se piensa en un público masculino.

Nomos Glashütte AutbahnAl otro lado se abre una ventana de fecha que también recuerda las aperturas de los paneles de mando de los coches antiguos (como en el REC Mustang P51, por ejemplo). Llama particularmente la atención el tratamiento de Super-LumiNova en el reloj. En vez de la manera habitual de hacerlo -es decir, impregnando las dos manecillas y tal vez los índices-, lo que Nomos ha hecho ha sido rellenar la manecilla de la hora y el panelado semicircular que va de las 8 a las 4. De esta manera se consigue una figura original que recuerda aún más a los cuentakilómetros, especialmente cuando la manecilla horaria pase por encima. Es un efecto muy logrado. No el mejor para saber con exactitud la hora, pero realmente estiloso.

Nomos Glashütte Autbahn

El Nomos Glashütte Autobahn se mueve gracias al calibre DUW 6101, que es básicamente la versión con fecha del calibre de manufactura DUW 2001, que dio origen a los neomatik (que vimos con fotos en vivo vídeo aquí). El 6101 es un movimiento automático con rotor bidireccional, con una altura de sólo 3,6 mm (cuatro décimas de milímetro más que la versión sin fecha) y una reserva de marcha de 42 horas. La decoración es la habitual y preciosa en la relojería de Glashütte: platina de tres cuartos, nervaduras Glashütte, que es la versión sajona de las Côtes de Genéve suizas, y tornillos azulados.

Todavía no se ha definido un precio, pero rondará los 4.000 euros. Más información en NomosGlashütte.es.

Nomos Glashütte Autbahn

El reloj en la muñeca del propio Werner Aisslinger

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies