Rolex Datejust 41 mm Wimbledon: vídeo, fotos en vivo y precios

Repasamos también brevemente la historia del marketing de Rolex

Rolex Datejust 41 mm Wimbledon

Rolex Datejust 41 mm Wimbledon

Rolex es el  creador de la publicidad comercial de producto tal como la conocemos hoy en día. Pero no es de ahora, sino desde casi su nacimiento.  Es un camino creado con la idea de ubicar a la marca como la más respetable y admirada y que transmita valores de solidez y elegancia, sin histrionismos, del que es buen ejemplo este Rolex Datejust 41 mm Wimbledon. La reputación mundial ya la ha conseguido, tal como vimos aquí. Los demás valores se le sobreentienden desde hace mucho. Pero es un buen momento para hacer un somero repaso a cuál ha sido la estrategia comercial de Rolex.

UN POCO DE HISTORIA

Hans Wilsdorf

Cuando apareció en 1926 el Oyster era el primer reloj verdaderamente hermético. El problema era cómo comunicar ese hallazgo tan importante para el devenir futuro de los relojes. Al parecer el propio Hans Wilsdorf, que además de fundador de Rolex era un genio del marketing -aunque entonces no se le llamara así- se le ocurrió asociar su reloj Oyster con el mundo de las sirenas, como se ve en este cartel italiano que debe ser la primera y la última vez en el que se han visto cuerpos femeninos desnudos asociados con la marca.

Dado que los humanos entendemos muy bien las cosas por analogías, Hans tuvo también la idea de mostrar sus relojes sumergidos en una pecera. De hecho patentó un modelo de pecera que podía tener peces vivos y un reloj dentro, y lo puso en las tiendas para que las gente lo admirara al pasar.

Anuncio Rolex Oyster 1926

Pecera Rolex

Pero el caso más paradigmático es el de Mercedes Gleitze, que en octubre de 1927 fue la primera mujer  en cruzar a nado el Canal de la Mancha, en 15 horas y 15 minutos, una auténtica proeza conseguida tras ocho intentos fracasados.

Rolex Datejust 41 mm Wimbledon

Pero a los pocos días otra mujer afirmó que ella también había cruzado el canal en 13 horas. Al final se comprobó que era falso, pero Mercedes se vio en la obligación de repetir la gesta en lo que se llamó el “nado de la vindicación“. Y en ese acontecimiento, 14 días después, sí que estaba Rolex para acompañarla (colgando del cuello). Aunque Mercedes esta vez no lo consiguió por las bajas temperaturas del agua, el triunfo fue celebrado igual y su primera gesta reafirmada.

Rolex Oyster de Mercedes Gleitze

Mercedes Gleitze Rolex Oyster

Momento en que Mercedes Gleitze se hace al mar. Arriba, su Rolex Oyster

Y lo que hizo Rolex para celebrarlo fue insólito: contrató la portada de Daily Mail para promocionar su reloj hermético, un movimiento publicitario nunca visto antes y que fue el inicio de la tradición de Rolex, siempre imitada, de los “embajadores” de la marca. Lo más llamativo de todo es que fue una mujer la primera de esta saga que se prolonga hasta nuestro días.

Rolex Oyster

En 1953 Sir Edmund Hillary conquistó por primera vez el Everest llevando un Rolex, y cuando apareció el Rolex GMT se convirtió en el reloj de los pilotos de la PanAm. Estos hechos que cimentaron su fama como reloj, pero sobre todo como el objeto equivalente a logros conseguidos, a hitos logrados que se ven recompensados con un reloj como no hay otro.

Sir Edmund Hillary Rolex Oyster Perpetual Sir Edmund Hillary

Rolex GMT 1955

Anuncio de Rolex con la PanAm. Arriba Sir Edmund Hillary en el Everest y su Rolex Oyster.

Rolex siguió por ese camino. No tenía que demostrar su competencia técnica, simplemente tenía que ser asociado con grandes momentos. Y esos grandes momentos están fundamentalmente en  el deporte.  Por eso lo vemos en el tenis, la Fórmula 1 o el Golf. Y si en el Golf ha tenido a alguien como Tiger Woods, en el tenis se ha asociado desde el año 2001 con Roger Federer, el mejor tenista de la historia y seguramente el mejor embajador que ha tenido y tiene Rolex. Por su parte Rolex lleva siendo el cronometrador de Wimbledon desde 1978. Por tanto los Rolex Datejust 41 mm Wimbledon no solo son perfectamente elegantes y singulares, sino que también tiene el fondo histórico necesario.

Rolex Datejust 41 mm Wimbledon Rolex Datejust 41 mm Wimbledon

En 2017 nos hicimos eco del lanzamiento del Rolex Datejust 41 mm Wimbledon, que tenía la esfera gris pizarra y los numerales en verde, color oficial de Wimbledon y también de Rolex, de manera que la simbiosis es perfecta.  Se lanzó con bisel estriado o liso, pero siempre con el brazalete Oyster. Este año lo Rolex lo presenta con brazalete Oyster y hecho de acero Oystersteel  y oro blanco, que tiene un precio  más asequible de 8.650 euros. En acero puro y con el bisel liso el precio se reduce a 6.800 euros.

Rolex Datejust 41 mm Wimbledon Rolex Datejust 41 mm Wimbledon

También ha aparecido con el brazalete Jubilee, que precisamente se lanzó cuando apareció el Oyster Datejust en 1945. Está realizado en oro Everose y acero, con un precio de 12.050 euros. El bisel es liso porque todo el alboroto ocurre en el brazalete, que es, como siempre, una maravilla.

Rolex Datejust 41 mm Wimbledon Rolex Datejust 41 mm Wimbledon

Con brazalete Jubilee ambién lo hay con oro amarillo y Oystersteel (11.650 euros), con oro blanco y bisel estriado (8.750 euros) o sólo con acero, el más barato de todos a 6.900 euros.  Dentro siguen llevando el nuevo calibre 3235, con su precisión de -2/+2 segundos al día y 70 horas de reserva de marcha. Por supuesto los Rolex Datejust 41 mm Wimbledon se llevan tan bien como todos los Rolex, y quedan realmente preciosos en la muñeca. Más información en Rolex.es.

Rolex Datejust 41 mm Wimbledon Rolex Datejust 41 mm Wimbledon Rolex Datejust 41 mm Wimbledon Rolex Datejust 41 mm Wimbledon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies