Fossil vende a Google su tecnología secreta de smartwatch por 40 millones

Cada vez más avances, y la relojería tradicional no tiene respuestas

Fossil vende su tecnología Smartwatch a Google

Fossil vende su tecnología Smartwatch a Google

El mercado del smartwatch sigue su rumbo inexorable hacia la conquista del segmento bajo de la relojería. Es una lucha silenciosa -recordemos que Apple, que siempre presume de sus ventas de iPhones, nunca ha dicho cuantos Apple Watch ha vendido- pero que va conquistando terreno poco a poco, ante la impotencia de las casas relojeras tradicionales que tenían mucha presencia en el mercado del cuarzo, y que ven cómo el negocio se les va de las manos sin tener ninguna propuesta alternativa. Esto es especialmente grave para el Grupo Swatch, cuya marca Tissot se ve torpedeada de manera persistente en una línea de sus líneas de flotación, el T-Touch, que pasa por sus momentos más bajos.

Pues bien, al contrario de lo que haría pensar su arqueológico nombre, uno de los operadores más importantes y dinámicos del mundo del smartwatch es el Grupo Fossil, que cubre bajo ese nombre un importante conjunto de marcas: Fossil, Michele, Misfit, Relic, Skagen y Zodiac, además de marcas bajo licencia: Armani Exchange, BMW, Chaps, Diesel, DKNY, Emporio Armani, Kate Spade New York, Marc Jacobs, Michael Kors, PUMA y Tory Burch. En 2015 el Grupo pagó 260 millones de dólares por la compra de Misfit, lo que dio acceso a una tecnología de ejercicio físico y salud que ha sido vital para la expansión de sus smartwatches. Ahora mismo el Grupo Fossil tiene una capacidad para lanzar smartwatches de manera continua que no tiene parangón en la industria. Por eso llama tanto la atención la noticia de que Fossil vende a Google su tecnología secreta de smartwatch. Y nada menos que por 40 millones de dólares.

Smartwatch híbrido

Fossil Q

Obviamente Google quiere tener los mejores argumentos para discutirle la primacía en el mercado a Apple, cuya cuarta generación de Apple Watch ha tenido una aceptación excelente y que sigue vendiendo en el entorno del 50% de todos los smartwacthes del mercado. Y recordemos que para 2022 se pera vender más de 219 millones de relojes inteligentes. Al parecer el Grupo Fossil estaba trabajando en una tecnología secreta que «tiene el potencial de mejorar nuestra plataforma de smartwatches«. Resulta obvio que, a pesar de su gigantesca capacidad de desarrollo, Google no tenía lo que Fossil sí, y por eso ha optado por la vía rápida: compra la propiedad industrial por 40 millones de dólares. No sólo eso, sino que junto con la base de conocimiento se van a Google un número no especificado de personal de desarrollo. Aún así Fossil tendrá un equipo de investigación y desarrollo de más de 200 personas.

Por supuesto esta compra de tecnología vuelve a avivar los rumores de que Google podría sacar su propio smartwatch, como ya hizo con su propio teléfono móvil, el Pixel, que se ha convertido en un referente de los móviles por su software y por su gran cámara (aunque no exento de fallos y críticas subsecuentes). Sea así o no, lo normal es que los avances se trasladen a WearOS, el idioma de los relojes Android.

Mientras tanto, la industria suiza, viéndolas venir.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies