En vivo: Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast” en cerámica negra

Clásico y poderoso a la vez

En la muñeca: Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”
En la muñeca: Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

Hace 30 años, Audemars Piguet lanzó el primer Royal Oak Offshore, que inmediatamente recibió el apodo de «La Bestia». Como anécdota, Maximiliam Büsser (el creador de MB&F), que en ese entonces trabajaba en AP, estaba escandalizado por el diseño y decía que «se habían cargado el diseño del Royal Oak». Qué vueltas da la vida, ¿verdad? Pues bien, ahora que hace 30 años de eso, la casa celebra su cumpleaños lanzando este Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast” en cerámica negra.

Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

El ROO siempre ha estado a la vanguardia de la innovación. Lanzado inicialmente en acero con inserciones de caucho, AP imaginó rápidamente variaciones en torno a La Bestia en titanio y carbono forjado, así como múltiples modelos con piezas de cerámica. Éste es el modelo original:

Audemars Piguet Royal Oak Offshore 25721ST

Pero la colección nunca contó con un reloj fabricado íntegramente en cerámica, brazalete incluido. En realidad, los relojes totalmente de cerámica no son tan antiguos en Audemars Piguet y se materializaron por primera vez en la colección Royal Oak en 2017 con el Black Ceramic Perpetual Calendar, que es éste de aquí abajo:

Audemars Piguet Royal Oak Perpetual Calendar Ceramic

El aspecto clásico del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”, el modelo de acero con esfera azul petite tapisserie, desapareció durante muchos años (descatalogado a principios de la década de 2000, sustituido por modelos con esfera mega tapisserie). Sin embargo, en 2021, Audemars Piguet recuperó este reloj, con un diseño fiel y una mecánica modernizada, bajo la referencia 26238ST. Casi todos los elementos del aderezo (habillage es su término habitual, y hace referencia a la caja, la esfera y las agujas). Casi todos los elementos, decía, rendían homenaje a la Bestia clásica, con sólo pequeñas actualizaciones en la caja, el brazalete y la esfera: la cerámica sustituía al caucho en los pulsadores y la esfera tenía diferentes subcontadores. La principal actualización afectaba al movimiento, ahora de fabricación propia, con una arquitectura integrada:

Royal Oak Offshore 26238ST

Pero no cabe duda de que la entrada en la edad madura del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast” va a ser bien recordada, gracias al negro cerámico del que se ha vestido. Una versión de smoking, podríamos decir.

A pesar de estar fabricados íntegramente en cerámica, estos relojes «todo-cerámica» son también todo lo que un RO debe ser y están acabados exactamente igual que un modelo de acero inoxidable. El trabajo realizado en la caja y el bisel, así como en el brazalete de eslabones múltiples, es excelente. Pasar del acero a la cerámica es más fácil de decir que de hacer, al menos si se quiere conservar el mismo nivel de decoración y superficies y ángulos idénticos.

caja y brazalete del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

Esencialmente es el mismo reloj, solo que con materiales diferentes y un único color en todo el contorno. Esto significa que tenemos las proporciones clásicas de un Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”, con una caja de 42 mm de diámetro y una altura considerable de 15,3 mm y una construcción idéntica. La caja conserva su bisel octogonal con 8 tornillos hexagonales de oro blanco y una inserción de caucho negro entre el bisel y la caja central. Está mayoritariamente cepillada, conservando todas las facetas y biseles pulidos de un modelo clásico de acero. Y todos los elementos del aderezo se visten de negro, incluidos los pulsadores de cerámica negra y la corona atornillada. Y el nuevo material no altera la hermeticidad de 100 metros.

Perfil del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

La cerámica continúa con el brazalete, que es una primicia para la colección Offshore. Está ejecutado en el estilo RO clásico, con superficies cepilladas y biseles pulidos en los laterales. Como era de esperar, está perfectamente integrado en el conjunto del diseño y añade un aspecto único a esta edición.

Perfil del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

El brazalete se cierra con un cierre desplegable de titanio. Dos notas importantes: esta edición no cuenta con el sistema de cierre rápido del modelo de acero (que permite cambiarla por una correa de caucho), y no hay un dispositivo de microajuste en la hebilla, lo que debería ser obligatorio en un reloj tan caro.

Cierre plegable del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

El tema negro también está presente en la esfera de este Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”, que de nuevo rinde homenaje a los orígenes de la colección Royal Oak Offshore. En los últimos tiempos, el ROO estaba disponible principalmente con un motivo de mega tapisserie. AP recuperó el clásico y mucho más intrincado patrón petite tapisserie en la colección ROO en 2021 y continúa este año con esta nueva Bestia en negro.

Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

Realizado aquí en negro mate para darle un aspecto homogéneo, el patrón es esencialmente el mismo que se utiliza en un Royal Oak clásico. Sin embargo, esta nueva referencia es la primera totalmente monocroma en negro intenso. Los datos y las agujas del cronógrafo y del pequeño segundero están tratadas en blanco para lograr un fuerte contraste, y la esfera presenta una amplia gama de acabados y diferentes superficies que mejoran la legibilidad. La fecha, bajo una lupa circular, se lee en un disco tono sobre tono y da mucha sensación de profundidad.

Detalle de la esfera del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

Además, índices y manecillas están tratados con Super-LumiNova, para no perderse un detalle del reloj en ningún momento.

Tratamiento con Super-LumiNova del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

Bajo el fondo de titanio y zafiro del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast” se esconde un movimiento que hace que esta nueva generación sea radicalmente moderna. Atrás queda el cronógrafo modular de los años 90, sustituido por un calibre flyback integrado de fabricación propia, basado en el movimiento que se introdujo por primera vez en el Code 11.59. Este calibre 4404 se desarrolló específicamente para que el ROO tuviera los tres contadores emblemáticos del Royal Oak Offshore con una disposición vertical.

Calibre 4404 del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

Sin embargo, en comparación con la década de 1990, los contadores de las horas y del segundero pequeño se han cambiado para ofrecer una lectura de arriba abajo de las horas y los minutos transcurridos. Este moderno movimiento automático cuenta con una rueda de pilares, y le da cuerda una masa oscilante de oro rosa de 22 quilates. Late a 4 hercios y tiene una reserva de marcha de 70 horas.

Calibre 4404 del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”

El precio del Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast” Referencia 26238CE.OO.1300CE.01 (como para aprendérsela) es de 84.0000 euros. Pero el precio es sólo una indicación, porque aunque oficialmente el material utilizado es la cerámica, todos sabemos que, en realidad, su componente principal es el inalcanzablio, como ocurre con tantos otros relojes de esta y otras marcas. Soñar, sin embargo, sigue siendo gratis.

Más información en audemarspiguet.com.

Así queda el Audemars Piguet Royal Oak Offshore “The Beast”