Seiko Prospex delgado

En la Manufactura Chopard

Relato de mi visita de dos días a la manufactura Chopard -en realidad son tres localizaciones distintas, además de sus museos y la sede de Qualité Fleurier

LA MANUFACTURA CHOPARD EN FLEURIER

Vista de una parte de la villa de Fleurier desde la manufactura de Chopard

Vista de una parte de la villa de Fleurier desde la manufactura de Chopard

Fleurier es una preciosa villa del cantón de Neuchâtel, aunque eso no es decir mucho porque no hay lugar en Suiza -por lo menos los relacionados con la relojería- que no sea de postal; recordad por ejemplo la visita a la manufactura de Montblanc (aquí). Como dije en la página anterior es aquí donde Karl-Friedrich Scheufele comenzó su andadura como manufactura. El edificio, que es el más conocido de la marca por su significación, era en realidad del grupo Swatch. Karl-Friedrich comenzó alquilando una planta y poco a poco se fue haciendo con el resto; pero aún conserva la que era la puerta de acceso a la marca, con su timbre particular y todo. Un buen recordartorio de que las empresas tienen generalmente comienzos humildes que conviene no olvidar.

la-manufactura-chopard-fleurier-1-horasyminutos

la-manufactura-chopard-fleurier-2-horasyminutos

Una entrada sencilla, pero ¡a cuánta riqueza relojera da acceso!

Seiko Prospex delgado

la-manufactura-chopard-fleurier-3-horasyminutos

El espejo en la entrada. Toda una declaración de intenciones

la-manufactura-chopard-fleurier-6-horasyminutos

La puerta de acceso original

la-manufactura-chopard-fleurier-7-horasyminutos

En Fleurier también está la manufactura de Fleurier Ebauches, que es la fábrica que Chopard puso en marcha para abastecerse de calibres propios sin tener el mismo nivel de acabados que los L.U.C, pero sin duda lejos de los movimientos industrializados de ETA o Sellita. Además muchos de ellos tienen certificación COSC (por ejemplo éste). Para hacernos una idea de las dimensiones y las diferencias entre hacer movimientos L.U.C y los estándar, en la Manufactura Chopard de Fleurier trabajan 120 empleados que hacen 4.000 movimientos al año. En Fleurier Ebauches 40 empleados hacen 20.000 calibres anuales.

la-manufactura-chopard-fleurier-5-horasyminutos

El edificio de Fleurier Ebauches, visto desde una ventana de la manufactura Chopard

La manufactura Chopard de Fleurier está integrada verticalmente, lo que significa que todo se hace en la fábrica (salvo los espirales en bruto, que proceden de Nivarox si no estoy equivocado). Incluso se se crean las herramientas necesarias para determinadas funciones, o se adaptan a las necesidades propias. Y como tal estructura vertical de fabricación  también tiene una parte industrializada, armada con maquinaria de control numérico encargada de conformar los calibres: las platinas, los puentes y todos los engranajes. Se parte de un bloque sólido de metal (latón y otras aleaciones) y las máquinas se encargan de cortar y abrir los huecos necesarios en los que encajarán los engranajes. Repito: la industrialización en la relojería es la responsable de que tengamos máquinas precisas a un coste razonable. Si lo que hacen las máquinas se tuviera que hacer a mano, sólo unos pocos elegidos tendrían reloj. Son tan precisas que Chopard trabaja con tolerancias de 1 a 2 micras. Por supuesto hay un control de calidad posterior, en el que a través de un microscopio se observa que la pieza coincida con su plano de diseño.

la-manufactura-chopard-fleurier-8-horasyminutos

la-manufactura-chopard-fleurier-11-horasyminutos

la-manufactura-chopard-fleurier-9-horasyminutos

la-manufactura-chopard-fleurier-10-horasyminutos

la-manufactura-chopard-fleurier-12-horasyminutos la-manufactura-chopard-fleurier-13-horasyminutos

la-manufactura-chopard-fleurier-14-horasyminutos

No es un microorganismo sino una pieza siendo revisada

No es un microorganismo, sino una pieza siendo revisada

Una vez creadas las piezas comienza un proceso de refinamiento que consume montones de horas de personal especializado, y del que no vemos nada más que el resultado final y más llamativo en forma de decoración. El ejemplo más claro está en el rebajado de las piezas. Este es un proceso que se hace una a una, porque las piezas troqueladas en máquinas siempre tienen unas pequeñas «pestañas» que las mantienen unidas a la chapa de metal a partir de la cual han sido conformadas. Es obligatorio quitar esas rebabas pero sin distorsionar la pieza. Esto se hace con un microscopio binocular y usando un pequeño disco abrasivo y un bastón de madera o metal. Entre tres personas rebajan ¡800.000 piezas al año! Una a una. Es increíble verlas trabajar, con una paciencia y una delicadeza infinita. Esto incluye también los agujeros que deben recibir tornillos o clavijas: se limpian a mano para evitar que el exceso de material interfiera con el trabajo del calibre.

la-manufactura-chopard-fleurier-15-horasyminutos

Trabajando en el rebaje. Se puede ver las piezas en las que está trabajando la operaria

Los componentes también se someten a un pulido mecánico-químico: se mezclan con piezas -de cerámica, cobre o latón- de diversa forma (esférica, triangular o cónica) y una solución jabonosa formada por ácido cítrico, talcos y jabón, y se introducen en un recipiente que vibra o gira. Esto provoca una fricción que, tras un tiempo estipulado, consigue limpiar, desoxidar y pulir los componentes.

Comienza después la decoración de las piezas. Afortunadamente los decoradores se ayudan de máquinas (aunque no todos, como ya veremos) pero eso no reduce su responsabilidad: es su pulso, su ritmo y su constancia el que hace que el pulido, las Côtes de Genève o el graneado circular sea siempre el mismo, sin defectos. Y recordemos que lo hacen durante horas. De ahí el ambiente de silencio que siempre reina en una manufactura, porque son labores que requieren la máxima concentración de los profesionales.

Biselado

Biselado

la-manufactura-chopard-fleurier-21-horasyminutos

Grabado de las Côtes de Genève

la-manufactura-chopard-decoracion-horasyminutos

Graneado circular – Cinemagraph de Ann Street Studio

Pero hay un oficio que es puramente manual, y puramente local: el llamado Grabado Fleurisanne. La experta (en el caso de Chopard es una mujer), al contrario de lo habitual, va quitando con un buril material de la pieza para así crear las figuras. Es decir, el dibujo es lo que queda, no lo que se quita. Se tarda nada menos que de 3 a 5 semanas en terminar la decoración de un reloj, dependiendo de su complicación. La decoración mate que rodea los motivos se hace dando puntadas, una a una.

la-manufactura-chopard-fleurier-grabado-fleurisanne-1-horasyminutos

Una vez terminada la decoración, y tras pasar por el baño electrolítico, comienza el ensamblaje del todas las piezas del calibre. Se empieza por ajustar las «piedras», los rubíes sintéticos sobre los que se apoyan los engranajes y sobre los que se mueven. Cada rubí tiene una apertura central por la que entra el eje de la pieza que corresponda. Una vez ensambladas sus piezas se les añade el lubricante. En la foto de abajo se ve una bandeja típica de aceites, cada uno de un tipo dependiendo del tipo de pieza, y todos sintéticos para asegurar la durabilidad. El aceite se aplica con ese fino capilar que sostiene la técnico en la foto.

la-manufactura-chopard-fleurier-18-horasyminutos

En paralelo se prepara el espiral, el muelle que va en el volante y que es la clave del buen funcionamiento cronométrico del reloj. Como he dicho antes el espiral se adquiere en bruto, pero en la Manufactura Chopard donde se corta a la medida y donde se ajusta en cada volante, aplicando la terminación necesaria (plana, Philips, Breguet). En mi visita esa labor la hacía una sola persona, una profesional que tenía a su cargo una aprendiz. Es, una vez más, una labor extraordinariamente delicada, exigente y a la postre fundamental.

la-manufactura-chopard-3-horasyminutos

la-manufactura-chopard-4-horasyminutos

Los calibres L.U.C llevan aproximadamente cuatro o cinco años de desarrollo desde su concepción hasta que entran en producción. Todos se desarrollan primero en computadoras y después se llevan a cabo prototipos que son estudiados y rehechos  hasta que se tiene el aprobado final. Esto es una constante ya sea para un calibre sencillo como para las altas complicaciones, que también se crean en Fleurier. El ensamblado y montaje de un tourbillon lleva aproximadamente una semana al maestro relojero que que se encarga de él. Por supuesto el control de calidad posterior a la fabricación es tan exigente como todo el proceso anterior.

la-manufactura-chopard-test-horasyminutos

Cinemagraph de Ann Street Studio

Una vez terminado el calibre se lleva a una cámara presurizada (para evitar la entrada de polvo) en la que se monta en la caja y se le añade la esfera y el cristal. Después pasa por las pruebas de funcionamiento, hermeticidad, amplitud… toda una batería de tests que certifican que el reloj sale de la manufactura cumpliendo los estándares de calidad de la casa.  Yo tuve la suerte de hacer una de las cosas que más me gustan y a la vez más me hacen sufrir: montar un calibre. Si no es fácil de por sí, cuando además tienes a un grupo de seis u ocho personas alrededor la cosa se complica mucho más.

la-manufactura-chopard-fleurier-19-horasyminutos

¡Mira el tamaño de los tornillos!

 

EL L.U.CEUM

la-manufactura-chopard-fleurier-luceum-horasyminutos

La manufactura esconde una sorpresa en su parte superior: un museo en que se conservan piezas valiosísimas que forman un recorrido por la historia de la medición del tiempo. El L.U.Ceum es, por supuesto, fruto de la pasión de Karl-Friedrich Scheufele. Estas son algunos de los muchos relojes que hay.

Una delicia para pasarse horas, pero nos esperaban en otro sitio especial para comer.

CHOPARD FORUM

la-manufactura-chopard-fleurier-chopard-forum-horasyminutos

El Chopard Forum es una preciosa casa sita en la parte de atrás de una iglesia y que pertenece a Karl-Friedrich Scheufele, quien se hospeda allí cuando va a Fleurier. De hecho el Chopard Forum se convierte en una selecta hospedería (con cuatro o cinco habitaciones) para invitados de la casa.

Una estatua en el jardín trasero del Chopard Forum. Todo apunta a la medida del tiempo

Una estatua en el jardín trasero del Chopard Forum. Todo apunta a la medida del tiempo

Allí nos esperaba una comida íntima con platos preparados con ingredientes locales. Tuvimos la suerte de que el propio Karl se nos unió a los postres y pudimos tener una interesante conversación sobre relojería, la industria y su situación y las perspectivas de futuro.

La mesa preparada en el Chopard Forum

La mesa preparada en el Chopard Forum

la-manufactura-chopard-fleurier-chopard-forum-2-horasyminutos

Ensalada con setas de Fleurier, fruta de las pasión, gotas de crema de apio y vinagreta de miel

la-manufactura-chopard-fleurier-chopard-forum-4-horasyminutos

Tiramisú de frambuesa y frutos de Fleurier

Después de la comida nos esperaba el último estadio de nuestra visita que queda justo al lado: en la tercera y última página de este reportaje.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies