Breitling ha sido vendida a CVC Capital Partners

Al final ha ocurrido lo que todo el mundo suponía desde hace mucho que iba a ocurrir

Al final los rumores eran ciertos. A pesar del silencio oficial y los desmentidos extraoficiales, hoy se ha firmado la venta del 80% del capital de Breitling, una de las grandes empresas relojeras que todavía era independiente. La operación se ha elevado por encima de los 800 millones de euros.

La verdad es que siempre ha habido rumores sobre si la empresa se vendía o no. De hecho, no se cuántas veces ha estado «a punto de venderse». Pero también es cierto que desde principios de este año esos rumores se habían intensificado e incluso se especulaba con que en Baselworld 2017 se anunciaría dicha venta. Un poco absurdo, la verdad, porque una feria hecha para vender no es el momento adecuado para crear incertidumbre.

Ahora sí es cierto. Al parecer la empresa se vende por motivos familiares, no por problemas de rentabilidad. Actualmente Breitling tiene casi 900 empleados y dos sedes productivas (Granges y La Chaux-de-Fonds). Se estima que factura al año 420 millones de francos suizos (aproximadamente 388 millones de euros), y tiene un valor de 870 millones de francos suizos (casi 803 millones de euros), según dijo la propia CVC Capital Partners, que se ha hecho con el 80% de la empresa. Theodore Schneider, miembro de la familia dueña de la empresa, retiene el 20% a cambio de reinvertir en ella. «Estoy convencido de que CVC es el socio adecuado para llevar a Breitling a un nivel aún más alto» -ha declarado. Por su parte CVC dice que ve un «significativo» potencial de crecimiento para Breitling, «en mercados ya existentes y en otros nuevos».

Pero si factura 420 millones y le suponemos un 10% de BAIT, ocurre que CVC ha pagado aproximadamente 20 veces más por la empresa, lo que resulta llamativo. ¿Cómo se explica?

LOS POSIBLES COMPRADORES

Breitling SuperOcean

Siempre se había especulado con que LVMH, Swatch Group, Richemont y Kering estaban detrás de la marca, así que CVC tenía que apostar duro para ganarlas. CVC tenía especial interés en esta apuesta porque no tenía presencia en el lucrativo mundo del lujo. Por eso la calificaba como una «empresa de 1.000 millones», cuando su realidad está muy alejada de esta cifra. Aunque los cuatro líderes del lujo mencionados disponían de dinero para comprar, es probable que haya razones para que no hayan ganado la licitación:

  • LVMH tiene dos marcas «deportivas» en su cartera: TAG Heuer y Hublot. Junto con Zenith, necesitan mucha atención e inversiones para crecer.
  • El Grupo Swatch tiene Omega, y se podría argumentar que se dirigen al mismo consumidor final.
  • Richemont habría sido la apuesta más lógica para comprar Breitling porque carecen de una marca deportiva principal, y la mayoría de sus marcas se encuentran en nichos de mercado, pero no están ni remotamente cerca de Breitling en cuanto a diseño o precio. Pero lo más probable es que el grupo prefería disponer de sus reservas para su deseada implantación en el comercio digital.
  • Kering habría sido un gran candidato, ya que también carecen de una verdadera marca de relojes de lujo deportivos en su grupo, pero tienen muchos sectores que considerar y su marca número uno, Gucci, necesita demasiada «atención» en este momento.

(Actualización 2018: tras la compra de WatchFinder & Co, Richemont completa su presencia en el comercio digital con la adquisición de Yoox y Net-A-Porter)

Breitling Superocean Héritage Chronoworks, en la muñeca

¿CUÁL PUEDE SER EL MODELO DE NEGOCIO DE CVC EN BREITLING?

 

Como he dicho, se supone que CVC ofrece un multiplicador de unas 20 veces el BAIT de Breitling, y que las empresas de capital riesgo se quedan con una empresa durante una media de siete años y tienen una expectativa de rendimiento anual del 20% sobre la inversión. Esto significa que en 2024 deberían facturar al menos 2.500 millones de dólares y encontrar un nuevo comprador que esté dispuesto a pagar al menos una vez la facturación. Para alcanzar este crecimiento, el nuevo equipo directivo debería mostrar una tasa media de crecimiento de al menos el 30% anual. Esto es muy difícil, pero no es una misión imposible. Así pues, ¿qué ingredientes clave tiene CVC para que la receta funcione?

  • Tienen que contratar a un peso pesado de la industria para que capitanee el nuevo rumbo de la empresa. Puestos a elucubrar, yo apostaría por Georges Kern (ex TAG Heuer e IWC) que desde el año pasado está al mando de la relojería en el Grupo Richemont, pero compartiendo el poder con Jérôme Lambert, y siempre se han dicho que no se llevan muy allá
  • Se van a centrar principalmente en el mercado de consumo de China, donde es posible obtener tasas de crecimiento de dos dígitos. Esto refuerza mi idea sobre Georges Kern, que ha tenido mucho éxito en ese mercado que es capital para la industria suiza
  • Van a comprar todos sus distribuidores externos y, por lo tanto, a crear inmediatamente más margen de beneficios mediante la verticalización
  • Breitling no tiene ninguna experiencia en comercio electrónico, pero seguro que eso cambiará inmediatamente
  • Imagino que la nueva gerencia, cuando se ponga en marcha, cambiará todo: los diseños de los relojes, las campañas de marketing y la nueva estrategia en todos los niveles. Si me apuras, hasta el logotipo. Recordemos, por ejemplo, que toda mística sobre la aviación no tiene ningún significado en China
  • Probablemente -o eso haría yo- reduzcan también el número de referencias, porque últimamente es imposible llevar la cuenta de los relojes que lanza la marca. Y si se quiere conquistar nuevos mercados lo mejor es no marearlos de principio

Todo esto es especulación, claro, salvo lo que hace referencia a cómo funciona una empresa de capital riesgo. Estaremos atentos al rumbo que toman las cosas, y mucha suerte para esta nueva etapa. Más información en Breitling.es.

(Actualización julio 2017: Georges Kern, nuevo CEO de Breitling)

(Actualización: en noviembre de 2018 CVC compró el 20% que aún mantenía Theodore Schneider)

(Actualización noviembre 2019: Breitling pide un crédito de 269 millones de euros para pagar a CVC un dividendo de 130 millones de euros. En principio iba a ser sólo de 69 millones, pero CVC exigió más y el crédito se amplió en 100 millones de euros desde los 169 millones originales)

CONTACTA CON NOSOTROS



    Síguenos