Seiko Prospex delgado

Oris afianza su apuesta comercial en España

Aprovechamos para repasar la historia de esta marca tan querida por los aficionados

 

Oris acaba de abrir su primer córner en Madrid para afianzar su apuesta por el mercado nacional. Es muy meritorio que una empresa independiente luche así en un segmento de precio tan competitivo.

Oris Big Crown Propilot Worldtimer

UN POCO DE HISTORIA

Antes de decir nada yo creo que es conveniente saber de dónde viene Oris, por qué es tan apreciada y por qué este paso es importante.

Seiko Prospex delgado

Paul Cattin y Georges Christian

Paul Cattin y Georges Christian fundaron Oris el 1 de junio de 1904 en Hölstein, tras adquirir una fábrica de relojes recién clausurada (llamada Lohner & Co). El nombre que tomaron era el de un arroyo cercano. Poco tiempo después abren una segunda planta de montaje y una segunda fábrica en la cercana de Holderbank. Para 1911 Oris ya era el mayor empleador de Hölstein, con más de 300 trabajadores. Incluso construye casas y pisos para su personal, además de proporcionar servicios de autobús para el desplazamiento para los que vivían incluso a 25 kilómetros de la manufactura. El éxito de Oris continúa y se amplía de modo que en 1929 dispone de fábricas en Hölstein (1904), Holderbank (1906), Como (1908), Courgenay (1916), Herbetswil (1925) y Ziefen (1925).

Aquí se ven las fábricas de Oris en 1929, cómo empezó en 1904 y las casas construidas para los empleados

En 1927 fallece George Christian y la compañía fue adquirida por un grupo de inversores. Su presidente fue Jacques-David LeCoultre, nieto de Antoine LeCoultre y posterior socio de Edmond Jaeger en la constitución de Jaeger-LeCoultre en 1937. Un año después de la muerte de Georges Christian, Oscar Herzog, su cuñado, se convierte en director general, posición que ocupará durante 43 años. Desde 1928 hasta 1971, Herzog dirige Oris a través de los muchos altibajos relojeros del siglo veinte. En 1936 abrió su propia fábrica de esferas en Biel y en 1938 comienza a producir sus primeros escapes.

Oscar Herzog

En 1938 Oris presenta su primer reloj para pilotos, que se distinguía por la gran corona. Su tamaño estaba pensado para poder ser manejada con los gruesos guantes de piloto puestos. La «Big Crown» pasaría a ser parte esencial de la colección de la casa.

Cuando estalló la guerra en Europa, Oris era ya uno de los líderes en alta relojería suiza. Durante la guerra, con la red comercial lógicamente fuera de juego, Oris se puso a fabricar relojes despertador para mantener vivo el negocio. Esta reconversión llevó al lanzamiento, en 1949, de un innovador modelo con reserva de marcha de 8 días. Por aquel entonces, la compañía producía más de 200.000 relojes de pulsera y relojes fijos al año.

Al final de la década de 1960, Oris es una de las 10 mayores empresas relojeras del mundo. Tiene 800 empleados en una red de fábricas en Hölstein y más allá, y produce 1,2 millones de relojes anuales. La empresa desarrolla sus propias máquinas y herramientas, y dispone incluso de un programa de aprendizaje, donde se forman 40 ingenieros y relojeros cada año.

En 1970, Oris se integra en ASUAG, que más adelante se convertirá en el Grupo Swatch. No podía ser peor momento, pues la Crisis del Cuarzo estaba pasando a cuchillo (katana sería mejor decir en este caso) a la industria relojera suiza tradicional. La producción se desploma y la fuerza laboral se reduce de 900 a unas escasas docenas.

Ulrich W Herzog y Rolf Portmann

En 1982, el director general de la compañía, el doctor Rolf Portmann, y el Director de Marketing, Ulrich W. Herzog, encabezan una adquisición directiva. Poco después, la recién constituida Oris SA elige valientemente abandonar el cuarzo y producir exclusivamente relojes mecánicos.

Herzog viajó regularmente a Japón, donde descubrió una nueva pasión por los relojes mecánicos. Consciente de la influencia japonesa sobre las tendencias mundiales, introduce una nueva visión del negocio: Oris aspira a convertirse en el líder mundial de los relojes mecánicos, con movimientos especiales a precios competitivos.

En 1984 reintroduce el Calendario de Alidada, visto por primera vez en los relojes Big Crown a finales de los años 30. Con el tiempo esa distintiva función se convertirá en la complicación identificativa de Oris. En 1997 Oris lanza su pionero Worldtimer, reloj que incorpora una función patentada que permite adelantar o retrasar la hora local mediante pulsadores a ambos lados de la caja, en saltos de una hora. Si el adelanto o retraso incluye la medianoche, la fecha se actualiza automáticamente.

En 2002 el Rotor Rojo se convierte en la marca registrada de Oris. Simboliza la filosofía de Oris: producir relojes mecánicos de alta calidad fabricados en Suiza, con funciones del mundo real a precios accesibles.

Por último, en 2014 Oris celebra 110 años fabricando relojes con su primer calibre de la casa en 35 años. El Calibre 110 es un movimiento de remonte manual con un aparejamiento único de complicaciones: 10 días de reserva de marcha y un indicador no lineal de la reserva de marcha. Al 110 siguió en 2015 el 111, que añadía fecha. El 112 introducía la función GMT y 113 lo sustituye por la indicación de semana.

La creación de calibres propios es un gran paso para una empresa pequeña y pone el acento en el deseo de independencia que siempre ha regido a la empresa, siempre con la idea de mantener precios sensatos. De ahí su famoso lema de «relojes reales para gente real».

 

Volviendo al principio de la noticia, el espacio dedicado está en la Aragoneses Joyeros, en la calle Lagasca 41 en el barrio del Marqués de Salamanca de Madrid, en la almendra donde se concentran más establecimientos de artículos de lujo. Esto puede parecer una información sin sustancia, pero no es así. Por supuesto lo ideal sería abrir su propia boutique, pero no hay que pedir a las empresas que se peguen un tiro en el pie: las boutiques son extraordinariamente caras y de rentabilidad más que dudosa. Por eso marcas de mucha mayor entidad no las tienen, o están integradas en sitios como El Corte Inglés.

Oris lucha en un segmento de mercado extraordinariamente competitivo, y lo hace por sus propios medios, sin el respaldo financiero de ningún grupo. De ahí lo notable de su esfuerzo. Además en el «corner» que ha abierto están presentes relojes de todas las gamas, de manera que el cliente puede tener una «experiencia Oris» completa. No me queda sino desearles suerte. Más información en Oris.ch.

Oris Movember Limited Edition

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies