Bell & Ross R.S. 18 Renault Formula 1: fotos en vivo y precios

Tres maneras de presentar un cronógrafo, pero con un mismo espíritu

Bell & Ross R.S. 18

Bell & Ross R.S. 18

Bell & Ross renuevan su fructífera alianza con el Renault Sport Formula One, que ya lleva 3 años, y lanza la colección Bell & Ross R.S. 18. Por supuesto cada reloj lleva su propio nombre, pero al conjunto se le conoce con el nombre del vehículo que compite para la escudería (R.S. 18), en manos del piloto español Carlos Sáinz.

Bell & Ross R.S. 18

La Fórmula 1 es una excelente pasarela para casi cualquier producto, a pesar de los años convulsos que lleva. El esfuerzo de esponsorización debe ser monumental porque las cifras que mueve ese deporte son mareantes. Por eso es tan llamativo que una empresa del tamaño de Bell & Ross haya podido afrontar ese compromiso, y más aún que lo mantenga tres años después. El año pasado pudimos ver con fotos en vivo el anterior cronógrafo, que ahondaba en las formas cuadradas clásicas de Bell & Ross, pero con el aspecto musculado que la casa dota a su gama BR-X1 como éste de aquí.

Bell & Ross R.S. 18

Bell & Ross X1 R.S. 18

Cuando a mediados de 2017 se cumplieron los 40 años del nacimiento de la división Renault Sport, Bell & Ross lanzó un reloj conmemorativo limitado a 170 piezas. Utilizó las formas de la colección Vintage, lo que tiene lógica porque cuadra más con la época en la que apareció Renault en los circuitos (éste es el modelo). Pero fue algo muy específico y con nada que ver con los relojes propios de «la colección Renault».

BR 03-94 R.S. 18

Bell & Ross R.S. 18

Eso ha dejado de ser así en la nueva colección Bell & Ross R.S. 18, en la que sorpresivamente ha aparecido este BR 03-94. En puridad el reloj se lanza para celebrar la vuelta de la Fórmula 1 a Francia (llamado «French Grand Prix»), pero el hecho es que no hay ninguna referencia a Francia o al circuito que limite el reloj a la categoría de «conmemorativo», más allá de su conexión con Renault. Eso favorecerá su venta.

Bell & Ross R.S. 18

Y lanzar un reloj así tiene toda la lógica, porque seamos realistas: los relojes que más gustan son redondos, y en estos tiempos todo lo retro tiene un tirón muy grande. Así que, por qué rechazar una oportunidad comercial innecesariamente. Pero este reloj no se encuadra en la categoría pura de los modelos retro, sino que es una mezcla muy inusual de aspectos vintage con otros modernos, lo que sitúa al recién llegado a la familia Bell & Ross R.S. 18 en una zona perfecta para atraer todo tipo de aficionados.

Bell & Ross R.S. 18

La conexión vintage viene de la estructura del reloj: una caja de acero satinado de 41 mm, con un bisel de aluminio negro y escala taquimétrica en blanco. Además el cristal tiene forma abombada para aumentar el salto atrás, pero, como siempre en Bell & Ross, no es de Hesalite sino de zafiro. Por supuesto que si se quiere ser purista lo ideal es cristal mineral, pero si «plexiglás» ya no significa nada para el comprador actual (que intuyo que es lo normal), el zafiro es la mejor solución para no tener que responder a la pregunta de «oiga, con lo caro que me costó y el cristal ya se ha rayado». Otro de los elementos retro del reloj son los pulsadores, que hay que desenroscar para poder utilizarlos. Pulsarlos accidentalmente no es un problema en la vida diaria, pero sí lo es debajo del agua. El BR 03-94 R.S. 18, como la gran mayoría de los relojes de la casa, es hermético hasta 100 metros, así que invitan a ponerlos a remojo al lado de su dueño. De ahí que la rosca sea una buena idea, además de una sensación -justificada- de mejor construcción del reloj.

Bell & Ross R.S. 18

Las manecillas de bastón es otro de los aportes vintage; a ello se une la disposición clásica del cronógrafo, con sólo dos registros: a las 3 y a las 9 horas. A las 3 se sitúa el pequeño segundero, sin números para no recargar una esfera de por sí muy llena de elementos. La subesfera de las 9 está reservada para el medidor de 30 minutos del cronógrafo, en cuyo borde aparece un rojo que es, junto con el amarillo y el negro (colores de Renault), los colores de la colección Bell & Ross R.S. 18 y que aportan un espíritu deportivo y sin duda enraizado en el mundo del motor.

Bell & Ross R.S. 18

Las horas las marcan numerales arábigos con la misma tipografía que usa Renault. Es más, están todos lo que caben. Es una característica de las colecciones con Renault que es completamente extraña en los demás relojes de Bell & Ross, pero en estas versiones pegan muy bien. Y además, junto con las manecillas, están recubiertos de Super-LumiNova. Todo el conjunto se asienta sobre una esfera de fibra de carbono, que ya sabemos que es muy apreciada en el mundo de los coches de carreras. El resultado es una presencia vibrante que transmite sensación de velocidad, porque ocurren muchas cosas en la esfera.

Bell & Ross R.S. 18

El dial hace juego con la correa, que es de piel pero con patrón de carbono. Por la parte interior tiene un revestimiento en amarillo, y además está perforada como las antiguas correas de carreras. El reloj se ajusta con un cierre plegable.

El calibre automático es la combinación habitual de movimiento Sellita SW 300 y módulo cronógrafo Dubois Depraz, una combinación de vida infinta. Se mueve a 8 hercios y tiene una reserva de marcha de 40 horas. El motor se ve a través de un zafiro posterior, que lleva impreso un motivo conmemorativo del equipo Renault y el número de serie. Queda muy bien, la verdad.

Bell & Ross R.S. 18

Como se puede ver en la trasera, este Bell & Ross R.S. 18 BR 03-94 es una edición limitada a 999 unidades y tiene un precio de 4.900 euros.

Bell & Ross R.S. 18 BR-X1 y BR 03-94

Bell & Ross R.S. 18

Bell & Ross R.S. 18

Los otros dos modelos de la colección Bell & Ross R.S. 18 son menos sorprendentes, digámoslo así, porque son más parecidos a las dos colecciones anteriores. El BR X1, como corresponde a la familia en la que se enmarca, presenta una esfera esqueletada que permite ver unos puentes satinados en negro que le quedan muy bien. Son unas hechuras que aguantan muy bien el color, como vimos el año pasado -con fotos en vivo- en el Aéro GT Orange. Al contrario que el año pasado en el que la caja (de 46 mm para el X1 y 42 para su hermano pequeño) estaba hecha de cerámica, en las de este año el material utilizado es el aluminio con micro-graneado, que le confiere esa textura mate y rugosa.

Las esferas son más conservadoras si las comparamos con versiones anteriores, lo que no es en sí malo si pensamos en que sean aceptadas por un mayor tipo de clientes. Por dentro se mueve el mismo calibre que en el BR03-94, compartiendo los tres la misma configuración de la esfera (salvo la posición de la fecha). Por último, para los relojes cuadrados se ha creado una nueva correa de caucho y fibra ultraresistente, perforada para favorecer la transpiración y que a mí me recuerda a un neumático. Los precios para el X1 y 03-94 son de 18.900 euros (en edición limitada a 250 unidades) y de 5.900 euros (limitada a 999 unidades) respectivamente. Los relojes ya están disponibles en los distribuidores y en la tienda online de Bell&Ross.es.

 

Bell & Ross R.S. 18 Bell & Ross R.S. 18

 

Bell & Ross R.S. 18

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies