Watches & Wonders crece a costa de un Baselworld cada vez más vacío

Watches & Wonders cada vez tiene más expositores, en detrimento de un Baselworld que nunca se ha visto en horas tan bajas y a punto de desplomarse

cartel de Watches & Wonders 2020
cartel de Watches & Wonders 2020

Las dos ferias de relojería más importantes del mundo no dejan de producir noticias, positivas y negativas. El problema es que las positivas nunca caen del lado de Baselworld, y las negativas casi siempre. Y eso, para una feria como la de Basilea, que ya deambula grogui por la lona de la industria, tiene un efecto cada vez más devastador.

En primer lugar expliquemos qué es Watches & Wonders. Ese era el nombre que tenía el SIHH cuando se celebraba en territorio norteamericano. Ni el nombre del salón en francés -Salon de la Haute Horlogerie- ni su contracción en siglas (SIHH) eran particularmente fáciles de pronunciar en cualquier otro idioma que no sea francés, y además tiene poco atractivo. Por eso en Estados Unidos se llamó así, que es mucho más interesante desde el punto de vista del marketing y además es mucho más fácil de pronunciar (por algo el inglés es ya la lengua común de los negocios).

Este año la Fundación de la Alta Relojería de Suiza ha decidido adoptar el nombre para todas las ferias que celebre, sea en Ginebra, Miami o allí donde se expanda. Es una buena idea para poder vender mejor el producto.

Sin embargo, la decisión de trasladar la feria a finales de abril para unirla a la de Baselworld ha hecho que la de Miami haya sido suspendida este año, ya que la Federación ha decidido poner todos los esfuerzos en lanzar el nuevo concepto en la feria de Ginebra.

Y mientras que el salón ha sufrido unas bajas notables y llamativas (tal como conté aquí), el Watches & Wonders está todavía fuerte.

Eduard Meylan y Maximiliam Büsser
Edouard Meylan, CEO de H. Moser & Cie. y Maximiliam Büsser, fundador de MB&F

El unir las dos ferias ha tenido un efecto colateral: había marcas que exponían en las dos ferias y ahora, al estar juntas, no podían hacerlo. Por eso se anunció hace unas semanas que H. Moser & Cie. y MB&F dejan Baselworld para centrarse definitivamente en Watches & Wonders 2020. Es un paso lógico visto como está la feria de Basilea y el prestigio que tiene la de Ginebra.

Cierto es que Moser no estaba dentro del recinto de Baselworld sino en el hotel de al lado (que les salía más barato), pero ahora sí que desaparece del todo la oportunidad de convencerlos para que se quedaran e integraran. Por su parte MB&F sí que exponía dentro de la feria, y ahora ya no. Es verdad que no ocupaban mucho, pero en la situación actual cualquier baja es sensible.

Gucci en Baselworld 2019
El stand de Gucci en Baselworld 2019

Además se acaba de anunciar que Gucci también deja Baselworld. No pensamos precisamente en Gucci cuando se habla de relojes, pero la organización sí que los va a echar de menos: dejan un agujero bastante grande en el hall principal. Gucci se une por tanto al Grupo Swatch, Breitling, Seiko, Casio, Corum y Raymon Weil entre muchos otros, que abandonan porque la feria se celebra demasiado tarde como para poder mostrar sus novedades a tiempo.

Es más que probable que Nomos, que ya tenía desde 2018 una invitación formal para unirse al salón ginebrino, acabe dando el paso en 2021. Otro agujero más en la segunda planta de Baselworld, cada vez más fantasmal tras la marcha de Seiko y Casio (y DeGrisogono).

Stand de Nomos en Baselworld

Sin embargo, tengamos en cuenta una cosa: Watches & Wonders se celebra unos días antes que comience Baselworld. Entonces ¿por qué ninguna marca se va de W&W aduciendo lo tarde que se celebra? Es cierto que todas van a ir presentando modelos antes de las ferias porque no los pueden retener tanto tiempo, pero sólo se oyen quejas del lado de Basilea. Claramente el motivo es bien otro: el calendario es absurdo, sí, pero el verdadero problema está en lo mucho que cuesta exponer en Baselworld.

LVMH ha celebrado su propia semana de feria para presentar sus novedades, y han salido pletóricos y felices de lo bien que ha salido y sobre todo (¡sobre todo!) de lo barato que les ha costado. Esta vez ha sido en un hotel de Bulgari en Dubai, por lo que sólo ha llevado a unos cuantos periodistas. Este año va a abrir otro hotel Bulgari en París, con lo que será mucho más sencillo desplazar a la gente. Y aún más barato. Es por tanto muy lógico pensar que tras su asistencia a Baselworld 2020 anuncien que abandonan. Ese sería el golpe definitivo que lanzaría a Baselworld contra la lona definitivamente. Veremos.

Watches & Wonders 2020 ambiente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies