Hublot Big Bang E. El nuevo reloj conectado

La nueva incursión de la casa en el mundo conectado, y esta vez es para quedarse definitivamente

Hublot Big Bang E
Hublot Big Bang E

Claramente el grupo LVMH quiere estar en el mercado de los relojes conectados de lujo. Ya hay más marcas del grupo con un smartwatch que marcas sin ella. La que da nombre al grupo, Louis Vuitton, tiene su Tambour Horizon desde 2017. TAG Heuer lanzó su primer reloj inteligente en 2015 y este año ha presentado una nueva versión que hemos visto en vídeo. Hublot lanzó en 2018 el Hublot Big Bang Referee para los árbitros del Mundial de 2018, y ahora el Big Bang E. Así que ya sólo queda Bulgari y Zenith por tener el suyo. A Zenith no la veo lanzando uno; ha dado muchos bandazos en estos años, pero ahora parece que se está estabilizando y lanzar un smartwatch no creo que ayudara a su estrategia para ganar mercado porque confundiría al público. Bulgari, por el contrario, no tendría ningún problema en lanzar uno. Es genéticamente una marca pegada a la moda y, aunque sus creaciones relojeras mecánicas son excelentes (por ejemplo esta), un reloj electrónico no sería tan disonante. Y con la caja del Octo quedaría espectacular, seguro. Ya veremos.

Esfera del Hublot Big Bang E

Cuando se lanzó el Big Bang Referee Biver dijo que se hizo «por una necesidad específica expresada por la FIFA» (recordemos que Hublot es el cronometrador oficial), pero no dijo que no fuera hacer otros. En aquel momento ya dije que yo me esperaba más relojes conectados de la marca, y este Hublot Big Bang E viene a darme la razón. Tampoco era complicado de pensar: ya habían hecho el desarrollo, tenían la tecnología y las cajas, y en TAG Heuer se estaba desarrollando y optimizando el software. No tenía sentido desperdiciarlo, y más cuando Hublot es también una marca muy pegada a la moda, con un tipo de cliente al que le encaja un reloj conectado más llamativo que el Apple Watch, que siempre parece un poco flojo.

Trasera del Hublot Big Bang E

La caja del Hublot Big Bang E, de 42 mm de diámetro se ha realizado con materiales como la cerámica negra o el titanio siguiendo una construcción de tipo «sándwich», una construcción ideada por Hublot en 2005. Consta de 42 componentes, 27 de los cuales pertenecen exclusivamente al Módulo K, la jaula que alberga el corazón digital del reloj. El diseño de los tornillos y los pulsadores, el cristal de zafiro irrayable y la correa de caucho con hebilla desplegable inventada por Hublot en 1980 para el modelo Classic, con el sistema patentado One Click para facilitar la intercambiabilidad, son elementos importados del Big Bang mecánco que ya conocemos (como éste que vimos en vivo).
Los números de las horas, metalizados, se encuentran debajo del cristal de zafiro irrayable, recubierto por una pantalla táctil AMOLED de alta definición. Como si se tratase de una versión mecánica del Big Bang, su corona giratoria con pulsador integrado se utiliza para activar los controles de su módulo electrónico, desarrollado en asociación con TAG Heuer.

Perfil del Hublot Big Bang E

También se ha desarrollado nuevas funciones. Además de la función analógica «Time Only», el Hublot Big Bang E cuenta con interpretaciones de complicaciones relojeras tradicionales, como un calendario perpetuo con fase lunar o un segundo huso horario GMT que muestra la Tierra con un gran realismo. Pese a la tecnología integrada, Hublot garantiza la hermeticidad del reloj hasta una profundidad de 30 metros.

Por supuesto por dentro lleva el Wear OS de Google, por lo que su portador puede acceder a aplicaciones en Google Play, obtener respuestas sobre la marcha con Google Assistant y hacer pagos rápidos con Google Pay. Para personalizar aún más la experiencia, puede pasar a recibir información y así podrá estar al día con sus notificaciones y mensajes. Además, se irán desvelando esferas diseñadas de forma específica para Hublot.

Distintas versiones del Hublot Big Bang E

También hay una serie de ocho esferas surgidas de la imaginación de Marc Ferrero, artista creador del Storytelling Art. La esfera cambia de color cada tres horas, lo que implica la aparición secuencial de 8 creaciones a lo largo de un periodo de 24 horas. Cada una de ellas está basada en un color específico: Happy Yellow, Magic Blue, Orange Dynamite, All White, Lucky Green, Magic Red, Rainbow Spirit y Black Magic. Además, cada hora completa transcurrida se señala con la aparición de una animación que dura cinco segundos.

El Hublot Big Bang E ya está disponible en la tienda online de la marca. La versión de titanio tiene un precio de 5.100 euros, mientras que la versión de cerámica cuesta 5.700 euros. A las tiendas llegará de manera inminente. Más información en Hublot.es.

Las dos cajas del Hublot Big Bang E

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies