Tissot Telemeter 1938. Fotos en vivo y precio

Cuando el vintage se hace bien

Los dos Tissot Telemeter 1938
Los dos Tissot Telemeter 1938

Estos Tissot Telementer 1938 son un perfecto ejemplo de la idea de negocio de Tissot. Siendo una de las mayores casas relojeras de Suiza, produce infinidad de modelos destinados a la venta masiva, por así decir. Pensados para quien quiere un reloj barato, pero en el precio, no en la calidad. Por eso, si sumamos todos los modelos de hombre y de mujer, ahora mismo produce más relojes de cuarzo que mecánicos.

Los dos Tissot Telemeter 1938

Pero dentro de los mecánicos, tiene relojes muy asequibles (como los Swissmatic que vimos en vivo) y otros de gama más alta, equipados con el fiable Powermatic 80 (como los Chemin des Tourelles que vimos aquí). De esta manera presenta una propuesta sólida que abarca todo el mercado. No acaba ahí, sin embargo. Como empresa longeva que es, siempre tiene reediciones de modelos históricos que satisfacen a la otra parte del negocio: a los aficionados a la relojería. Y lo hace de dos modos: uno, siendo muy fiel al original (aunque nunca idéntico). Y dos, manteniéndose en una línea de precios contenida. Así que, miel sobre hojuelas.

Es en este último nicho donde se inscriben los Tissot Telemeter 1938.

Los dos Tissot Telemeter 1938

Tras su fundación a mediados del siglo XIX en la pequeña localidad de Le Locle, en el Jura, Tissot se especializó rápidamente en la fabricación de relojes de bolsillo accesibles pero de gran precisión, primero como comptoir (ensamblador de piezas) y después como manufactura. En 1930, Tissot se fusionó con Omega, una colaboración que dio lugar a la Société Suisse pour l’Industrie Horlogère (SSIH), y que posteriormente sería crucial en la creación del Grupo Swatch. Esta unión abrió nuevas perspectivas a la marca, concretamente en lo que respecta a los relojes cronógrafo y los instrumentos de cronometraje.

Catálogo de cronógrafos Tissot de 1941
Catálogo de cronógrafos Tissot de 1941

A lo largo de los años, Tissot ha sido cronometrador oficial de muchos eventos deportivos y su primer compromiso como cronometrador oficial fue en 1938, cuando cronometró una serie de carreras de esquí en Villar, cerca de la ciudad natal de la empresa en las montañas del Jura. Entre los instrumentos de esta época se encontraban los típicos relojes de mano para cronometraje, pero también cronógrafos de pulsera, como el reloj monopulsador multiescala de 1938 que puede ver a continuación.

Tissot Telementer de 1938

Este cronógrafo, con sus 37 mm de diámetro, era grande para la época, aunque ahora pasaría casi por un reloj de mujer. Tenía una clásica esfera negra y dorada y con multiescalas: un taquímetro de caracol en el centro y un telémetro en la periferia. Este mismo reloj, y otros de la misma época con diseños casi idénticos (algunos con esferas de doble firma, Omega y Tissot) son la fuente de inspiración del nuevo Tissot Telemeter 1938. Pero afortunadamente actualizado.

El Tissot Telemeter 1938 negro, puesto

La caja está fabricada en acero inoxidable, pero las medidas son muy distintas al original: ahora tiene 42 mm de diámetro y 13,5 mm de altura, de manera que en la muñeca resulta equilibrado (aunque ya bordea el territorio que consideramos grande).

Perfil del Tissot Telemeter 1938

La caja del Tissot Telemeter 1938 se adorna con una combinación de superficies pulidas en las partes superiores y detalles cepillados en los laterales y refleja perfectamente las líneas fluidas y elegantes del pasado. El reloj está abombado por un cristal de zafiro en relieve con forma de caja que fluye con el bisel pulido en ángulo. La gran corona es delgada, redondea y estriada, y tiene la T de la marca en relieve. Está flanqueada por unos pulsadores ovalados elegantes que le dan un estilo muy armonioso.

corona y pulsadores del Tissot Telemeter 1938

El Tissot Telemeter 1938 tiene una hermeticidad de hasta 30 metros. Más que suficiente para cualquiera, pero hay que tener en cuenta que la corona no está roscada, así que si nos metemos en el agua con él hay que tener cuidado (aparte de que no creo que le vaya muy bien el agua a la correa).

El Tissot Telemeter 1938 blanco, puesto

En cuanto a la esfera, Tissot ha hecho un gran trabajo recreando todos los detalles de los modelos originales de los años treinta. El Tissot Telemeter 1938 es complejo, atractivo y realmente interesante a la vista. Está disponible en dos esferas diferentes (que varían completamente la impresión visual del reloj), pero ambas respetuosas con los códigos de la época, ya que la disposición es idénticas en ambas ediciones.

Tissot Telemeter 1938 blanco

Un par de agujas en forma de espada indican la hora y un pequeño segundero se sitúa a las 9 horas. El resto de de las indicaciones sirven para hacer cálculos. En el centro (impresa en rojo la versión plateada), hay una escala taquimétrica para registrar las velocidades medias. A continuación, los grandes y llamativos números arábigos indican las horas y están enmarcados por una escala de minutos de precisión impresa en negro, con incrementos de 1/4 de segundo.

Detalle de la esfera del Tissot Telemeter 1938negro

Por último, en la periferia hay una escala telemétrica que se utiliza para medir la distancia entre un acontecimiento que se ve primero y se oye después, por ejemplo, la caída de un rayo.

Detalle de la esfera del Tissot Telemeter 1938 negro

La edición plateada del Tissot Telemeter 1938 es discreta pero con muy buen contraste. La esfera es bicolor, con el centro y la periferia mate y el anillo de las horas ligeramente cepillado. En esta versión, las agujas destacan en azul. Para dar un aspecto más sobrio, se lleva con una correa de cuero liso marrón oscuro. La segunda versión, aun siendo completamente exacta históricamente hablando, es más atrevida y llamativa, debido a la esfera negra «dorada» brillante con todos los logotipos, escalas y pistas impresos en color dorado. En la misma línea, todas las agujas están doradas, lo que da como resultado una esfera muy cálida (aunque de peor legibilidad en según que situaciones lumínicas).

Los dos Tissot Telemeter 1938

Bajo el cristal del reverso del Tissot Telemeter 1938 vemos el calibre Valjoux A05.231, estrechamente vinculado a la venerable arquitectura del 7750. Con él comparte su diseño a nivel de levas y su legendaria robustez. Vimos otra versión en el Certina DS Chronograph Automatic 1968. Destaca su frecuencia de 4 hercios y la reserva de marcha de 68 horas (frente a las 48 horas del 7750 estándar). Además está equipado con una espiral antimagnética Nivachron y un volante de inercia variable, sin índice para la regulación. Está decorado con perlado en los puentes y un rotor calado firmado por Tissot.

Calibre Valjoux A05.231 del Tissot Telemeter 1938

Por último, los Tissot Telemeter 1938 se presentan con una correa de piel sólida y bien construida, que cubre completamente los pasadores. Se sujeta con un cierre de mariposa con pulsadores, con el logotipo de la marca grabado y arenado.

Hebilla del Tissot Telemeter 1938

Ambos relojes tienen el mismo precio: 2.095 euros, bastante bien ajustado para lo que ofrece el reloj y que termina por redondear el atractivo de un reloj que seguro que va a llamar la atención de los aficionados a los relojes de estilo retro.

Los relojes se pueden comprar en los distribuidores autorizados y en la tienda en línea de Tissotwatches.com.

Así queda el Tissot Telemeter 1938 negro
En la muñeca: Tissot Telemeter 1938 blanco