Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph. Fotos en vivo y precio

Estilo sesentero y calidad L.U.C

En la muñeca: Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph
En la muñeca: Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph

El Watches & Wonders 2023 de Chopard estuvo presidido por la presencia de su más reciente y rutilante embajadora, Julia Roberts. En realidad ya lo era en los tiempos del Covid, pero la pandemia impidió el uso pleno de su fama para la promoción de la casa, así que en W&W los esfuerzos de comunicación de la casa se centraron mucho en ella. Es lógico, pero a la vez su aura oscureció los relojes presentados, que fueron muy interesantes. Como muestra sirva este Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph, que me gustó mucho.

Esfera del Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph

Chopard y los circuitos de carreras de los años sesenta no son dos asociaciones típicas entre los entusiastas de la relojería, ya que, aparte de un patrocinio de larga duración con la carrera Mille Miglia en Italia, el joyero reconvertido en relojero se siente más atraído por los artículos ejecutados con delicadeza que por la adrenalina. Es cierto que en el pasado ha hecho cosas como el Superfast que vimos en vídeo, pero en realidad la marca siempre ha estado más cercana a los relojes clásicos.

Dicho esto, el nuevo Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph demuestra que Chopard es capaz de combinar esos dos mundos sin esfuerzo, tomando elementos de los cronómetros vintage y de los cronógrafos de carreras para obtener un resultado estimulante y elegante.

Esfera del Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph

La caja del 1963 Heritage Chronograph está realizada en acero Lucent, un acero especial más duro y más brillante que el acero normal y que apareció por primera vez en los Alpine Eagle que vimos en vivo. Tiene unas medidas de 42 mm de diámetro y 14,55 mm de altura, y las formas recuerdan claramente a la de los Mille Miglia (como estos que vimos en vivo). Por supuesto el cristal es de zafiro, y la estanqueidad es de 50 metros.

A medio camino entre el oliva y el «verde inglés» de racing, según le dé la luz, el tono verde que cubre la esfera se obtiene mediante tratamiento PVD y luego se realza con un acabado de rayos de sol, cuyos rayos emanan del logotipo «L.U.Chopard» inscrito a las 12 horas. Este color, tan intenso como radiante, cubre también los tres contadores azules sobre los que vuelan el par de agujas dauphine centrales que siempre usa Chopard, muy Art Déco.

Esfera del Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph

El pequeño segundero a las 6 horas y los totalizadores de los minutos y las horas del cronógrafo, situados respectivamente a las 3 y las 9 horas, tienen una clásica decoración circular. Aquí no hay marcadores horarios, sino grandes números arábigos blancos escalonados hasta 60 y flanqueados por una minutería de ferrocarril.

Contador del Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph

Estos diferentes indicadores están accionados por el calibre L.U.C 03.07-L de cuerda manual de 4 hercios, que integra una función de cronógrafo flyback y proporciona una importante reserva de marcha de 60 horas.

Los grandes puentes ofrecen un fascinante contraste entre la plata niquelada, el níquel dorado y los componentes en bruto con diversos acabados. También se puede ver la delicada rueda de pilares. Por si fuera poco, el movimiento también cuenta con el certificado COSC de precisión cronométrica y el sello de calidad del Punzón de Ginebra.

Calibre 03.07-L del Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph

El Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph Referencia 168556-3002 es una edición limitada de sólo 25 unidades, con un precio unitario de 35.700 euros. El reloj ya está disponible en las boutiques de la marca y sus distribuidores. Más información en Chopard.com.

Así queda el Chopard L.U.C 1963 Heritage Chronograph