Breguet Type XX. La historia y el renacer de un icono de la marca, en vídeo

Inspirados en modelos históricos, pero con un porte muy contemporáneo

Una cosa es hacer relojes de piloto. Otra, muy distinta, es hacer aviones y en consecuencia, hacer también relojes para la aviación. Muchas marcas han hecho o hacen lo primero, pero sólo una, Breguet, ha hecho ambas. Ahora la marca relanza sus Breguet Type XX, para alegría de aquellos que siempre han sabido apreciar esa parte de la historia de la marca y los cronógrafos que la ilustran.

UN POCO DE HISTORIA

Breguet Type XX y Type 20

Montres Breguet, fundada por el legendario relojero parisino Abraham-Louis Breguet en 1775 y conocida por ser la marca relojera de miembros de la realeza como Napoleón Bonaparte y María Antonieta, no es una marca de relojes comúnmente asociada con los tradicionales «relojes-herramienta». Sin embargo, si se examina más de cerca la historia de la venerable maison, sus contribuciones al aspecto más práctico del cronometraje saltan a la vista. (Por supuesto, incluso el invento más influyente de Breguet, el tourbillon, que ahora se considera una característica atractiva pero redundante en un reloj de pulsera, fue en sí mismo un invento práctico al principio, tal como conté en este vídeo).

Breguet Type XX y Type 20

Su serie Marine, de influencia náutica, evolucionó a partir de los cronómetros marinos que Abraham-Louis Breguet produjo como relojero oficial de la Marina Real Francesa en el siglo XIX, por ejemplo (aquí vimos un ejemplo en vivo). Y la otra colección de relojes Breguet que combina con regularidad raíces utilitarias con lujosos detalles contemporáneos, el Type XX centrado en la aviación, remonta su ilustre historia a principios del siglo XX y al primer vástago de Breguet que abandonó la relojería para adentrarse en el incipiente campo de los vuelos tripulados.

Louis-Charles Breguet
Louis-Charles Breguet

Esta historia comienza con Louis-Charles Breguet (1880-1955), tataranieto de Abraham-Louis y uno de los principales pioneros de la aviación. Louis-Charles, que estudió ingeniería en la École Supériuere d’Électricité de Francia, emprendió un camino profesional diferente al de sus antepasados relojeros, fascinado por la nueva ciencia de la aviación que había empezado a cobrar fuerza a principios del siglo XX. En 1905, Louis-Charles se asoció con su hermano Jacques para inventar un primer autogiro, precursor del helicóptero moderno, que en 1907 se convirtió en la primera aeronave pilotada en realizar un vuelo vertical ascendente.

Reloj de tablero de mandos de Breguet

Este invento fue el precursor de numerosos avances en los años siguientes. Louis-Charles construyó y voló su primer avión de ala fija, el Breguet Tipo I, en 1909, en el primer acontecimiento internacional dedicado a exhibir máquinas voladoras más pesadas que el aire, la Grande Semaine d’Aviation de la Champagne. Pocos años después, en 1911, fundó la Societé des Ateliers d’Aviation Louis Breguet -más tarde abreviada Breguet Aviation-, cuya misión era la fabricación de aviones para el mundo cada vez más móvil del siglo XX.

Línea ensamblaje Breguet

La Primera Guerra Mundial, que comenzó en 1914, fue el primer conflicto militar en el que los aviones desempeñaron un papel táctico fundamental, y Breguet Aviation se convirtió rápidamente en uno de los contribuyentes más importantes al esfuerzo bélico de la Francia natal de Louis-Charles. La empresa fabricó aviones para misiones de reconocimiento y de bombardeo, entre ellos el famoso biplano Breguet XIV, que se utilizó en ambas misiones; también destacó por ser el primer avión fabricado en serie que utilizaba grandes cantidades de metal, en lugar de madera, en su fuselaje, lo que lo hacía más ligero y maniobrable en el combate aéreo.

Breguet 14

El éxito del Breguet XIV fue tal que se exportó a escuadrones de otras naciones aliadas, incluido Estados Unidos, y allanó el camino para otros modelos importantes como el Breguet XIX, otro bombardero de fuselaje ligero, y el 763 Deux-Points, uno de los primeros aviones de transporte de dos pisos. Después de la guerra, los aviones Breguet XIV desmilitarizados fueron utilizados para el transporte de correo aéreo y carga por otra empresa fundada por Louis-Charles Breguet, Compagnies des Messageries Aériennes, una de las primeras compañías aéreas comerciales que se fusionó con otras cuatro en 1933 para formar la actual Air France.

Anuncio Breguet

Una vez finalizada la Primera Guerra Mundial, Breguet Aviation dejó de centrarse en la producción militar en serie y se dedicó a ampliar los límites de la tecnología aérea, con aviones que batieron récords como la primera travesía sin escalas del Atlántico Sur en 1927 y un récord de velocidad aérea de 67 millas por hora en 1935. Además de seguir construyendo lo que por entonces se consideraban aviones convencionales -monoplanos y biplanos-, Louis-Charles también retomó sus experimentos con autogiros, con resultados históricos: el Breguet-Dorand Gyroplane Laboratoire, terminado en 1933 y probado para establecer nuevos récords en su categoría en 1935-36, se considera el primer helicóptero moderno. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en 1939, Breguet Aviation volvió a la producción de aviones militares.

En España, el Breguet XIX constituyó el avión básico con el que estuvieron equipadas las unidades españolas de bombardeo y reconocimiento hasta el comienzo de la Guerra Civil Española. Sin embargo, el más recordado es el Breguet XIV propiedad del capitán Boy Fontelles, al que llamó Juanito, como el soldado español que pelea contento trabaja cantando. Boy lo construyó de los restos de otros Breguet XIV que había en el aeródromo Sania-Ramel durante la guerra del Rif.

Breguet XIV Juanito

 

LOS RELOJES DE PILOTO

Mientras Louis-Charles Breguet alcanzaba el éxito en sus proyectos aeronáuticos, la empresa relojera de su familia, aún con sede en París y conocida como Breguet et Fils, experimentaba algunos cambios a principios del siglo XX. Louis Antoine Breguet, bisnieto de Abraham-Louis, cuyos dos hijos declinaron entrar en el negocio familiar tras su muerte a los 31 años, vendió la empresa a Edward Brown, un relojero británico que había sido director de la fábrica Breguet. El hijo de Brown, Henry, tomó las riendas de la empresa, rebautizada Maison Breguet, en 1900 tras la muerte de su padre y la jubilación de su hermano Edward.

Henry y su hijo George, que asumió la dirección de la empresa en 1927, mantuvieron vínculos con la familia Breguet, incluido Louis-Charles. A lo largo de las dos guerras mundiales, la firma relojera Breguet suministró tanto relojes de pulsera como relojes de salpicadero para Breguet Aviation. La manufactura produjo sus primeros relojes de pulsera para aviadores en 1918 y también comenzó a suministrar relojes equipados con cronógrafo. Estos dispositivos, que se utilizaban para calcular la distancia, el consumo de combustible y los detalles de navegación, así como para hacer frente a otros retos logísticos planteados por la aviación, se instalaron en los paneles de instrumentos de la cabina de los aviones de guerra Breguet empleados por el Ejército Aeronaval francés, o Aéronavale, creado por el Ministerio de Guerra de Francia en 1910. Breguet siguió fabricando relojes de piloto para las unidades militares francesas durante toda la década de 1930, incluyendo sus primeros cronógrafos de pulsera en 1935.

Cronógrafo Breguet de 1938
Cronógrafo Breguet de 1938

En los años cincuenta la manufactura relojera fundada por la familia de Louis-Charles Breguet seguía en manos de Henry y George Brown. En 1954, Breguet se convirtió en el proveedor oficial de la Aéronavale, que buscaba un reloj para sus pilotos militares, produciendo ese mismo año el primer reloj de pulsera Breguet Type XX, un modelo sólo disponible para el personal militar y que en realidad se llamaba Type 20, en arábigo. Su diseño, basado en el de los modelos de la década de 1930, sentó las bases para las numerosas evoluciones posteriores: Caja de acero de 38 mm, esfera bicompax negra con manecillas luminosas y, quizás lo más significativo, una de las primeras funciones de cronógrafo flyback ofrecidas en un reloj de pulsera.

Breguet N ° 7211 «Type 20 militaire»

En 1958, la Aéronavale se puso en contacto con Breguet para proponerle una mejora adaptada a los pilotos: sustituir el contador de 30 minutos del cronógrafo por un contador de 15 minutos, que representaba el tiempo necesario para revisar un avión antes del vuelo.

El primero de estos relojes, con la inscripción «Marine Nationale Aeronautique Navale» en el fondo de la caja y fabricado en una serie de 500 unidades, salió a la venta en 1960.

Breguet 4100

La reputación del Type XX se extendió rápidamente más allá del mundo militar. El mundo de la aviación civil y los entusiastas de los cronógrafos también acudieron a Breguet para adquirir uno de aquellos cronógrafos. Aunque el movimiento Valjoux de 14 líneas fue sustituido en 1963 por un movimiento modernizado de 13 líneas en el que se pueden observar algunas variaciones a nivel de la esfera, las agujas o el bisel, el Type XX apenas sufrió modificaciones estéticas hasta 1970. El número de Type XX «civiles» vendidos superó las 2000 piezas.

Chronographe Breguet Type X X N° 2988

En 1971 llegó la segunda generación del Type XX, reconocible por su caja agrandada de acero pulido, sus gruesas asas y su bisel negro. Disponible con o sin totalizador de 12 horas, su contador es siempre de 15 minutos. Se vendieron casi 800 unidades de este reloj, la mayoría de ellas a civiles; en el ámbito militar, solo se entregaron 50 unidades a la Real Fuerza Aérea Marroquí. También hubo pedidos de la empresa Aérospatiale (más tarde Airbus Industries) y compras de la Presidencia de la República Francesa para regalos oficiales. Las últimas piezas se vendieron en 1986. Y ese fue el final (provisional) de más de 30 años de rica historia.

Breguet Type XX  21326

Tras apenas diez años de ausencia, el Type XX resurgió con la aparición en 1995 de la tercera generación, la referencia 3800 Aéronavale (sin fecha) y posteriormente la referencia 3820 Transatlantique (con fecha). El nuevo Type XX retoma los códigos del mundo de la aviación: esfera negra, bisel giratorio y función de “flyback”, sin olvidar la comodidad de un movimiento automático. Estéticamente presenta un centro de caja acanalado, legado del «viejo estilo Breguet».

Chronographe Breguet Type XX « Transat lant ique » 3820ST

El éxito fue rotundo y las variantes numerosas; los metales preciosos y los colores de la esfera fueron cambiando a lo largo de los años. Un despertador (ref. 3860) y un Type XX para señora (ref. 4820) completaron la familia, que se amplió en 2004 con la llegada del Type XXI (ref. 3810) y en 2010 con el impresionante Type XXII (ref. 3880), que integró tecnología de alta frecuencia y silicio.

Breguet Type XX despertador, platino y alta frecuencia
Despertador, platino y 10 hercios

El Type XXI conoció a su vez numerosas variantes y algunas series limitadas hasta las piezas de estos últimos años, como estas dos versiones que vimos en vivo.

Los dos modelos BREGUET TYPE XXI 3815 Titanio

Y así llegamos a los nuevos modelos, que acaban de ser presentados.

Breguet Type XX y Type 20

TYPE 20 CHRONOGRAPHE 2057

Lo primero que llama la atención es que en este caso se ha vuelto a usar los números arábigos para el modelo de inspiración militar, cuyo precedente está en los 1.100 ejemplares entregados al Ejército del Aire francés entre 1955 y 1959, cuyo nombre era Type 20, en cifras arábigas, a diferencia del resto (incluidos los de la Aéronautique Navale), que usaban para su denominación números romanos. Su esfera negra se ha modernizado sin dejar de permanecer fiel a la identidad del Type 20. Las cifras arábigas y el triángulo del bisel son luminiscentes y lucen un tono verde menta, al igual que todas las agujas.

Así queda el Breguet Type 20

El contador de 30 minutos, situado a la altura de las 3 horas, es ahora más imponente que el contador de 60 segundos situado a las 9 horas, y se ha incorporado una ventanilla de la fecha a las 4 horas y media (que sin duda será la más discutida). La caja de acero de 42 mm de diámetro y 14, 1 mm de altura está provista de un bisel bidireccional tipo «moneda» no grabado, como eran las piezas entregadas en el pasado a las fuerzas aéreas militares.

Debajo, el Breguet Type 20. Encima, el Type XX

La corona, que retoma la forma de diamante original, es ajustable en tres posiciones: la primera neutra, la segunda para la corrección de la fecha y la tercera para la puesta en hora. El pulsador situado a las 2 horas permite activar la función del cronógrafo y el de las 4 horas la función de “flyback”.

Perfil del Breguet Type 20

Las manecillas y numerales están rellenos de Super-LumiNova verde, claramente visible a la luz del día y aún más por la noche.

Tratamiento con Super-LumiNova del Breguet Type 20

TYPE XX CHRONOGRAPHE 2067

Esta segunda pieza se inscribe en el linaje de los Type XX civiles de los años 50 y 60, y se inspira particularmente en un modelo producido en 1957 que llevaba el número individual 2988 y que hemos visto arriba.

En la muñeca: Breguet Type XX

Su esfera negra se distingue en varios aspectos. Para empezar, su visualización. El contador de 15 minutos está situado a las 3 horas, el de las 12 horas a las 6 horas y el de los segundos a las 9 horas. Al igual que en la versión de inspiración militar, el tamaño de los contadores difiere con el fin de aportar más dinamismo y legibilidad a la esfera.

Breguet Type XX

La caja de acero de 42 mm de diámetro está equipada con un bisel graduado bidireccional acanalado.

Perfil del Breguet Type XX

Tanto el Type XX como el Type 20 integran una de las, en mi opinión, agujas de cronógrafo más bonitas, con esa forma de hoja que suaviza, por así decir, el carácter estricto de todo cronógrafo.

Las cifras arábigas, las agujas y el triángulo del bisel están revestidos con un tratamiento luminiscente color marfil. De nuevo la ventanilla de la fecha está dispuesta a la altura de las 4 horas y media.

Tratamiento con Super-LumiNova del Breguet Type XX

Lo cierto es que, a pesar de su tamaño, ambos relojes se llevan estupendamente en la muñeca y, aunque la ventana de fecha pueda ser polémica (especialmente en el Type 20), el hecho es que no es ningún problema. Sobre todo porque el fondo de la ventana es negro y, además, tiene mucha profundidad y por tanto no resulta tan intrusiva. Dicho lo cual, sin duda la inscripción de Swiss Made estaría mejor en cualquier otro sitio.

El Breguet Type XX, puesto

NUEVO CALIBRE 728

Otra importante novedad de estos Breguet Type XX es el nuevo calibre 728, construido a la última: la espiral, la rueda de escape y las asas del áncora son de silicio, más resistente al desgaste y amagnético. El cronógrafo tiene rueda de pilares y embrague vertical, lo que asegura un funcionamiento suave. Y por supuesto, la ya nombrada función de flyback.

Calibre 728 del Breguet Type XX

Además oscila a 5 hercios (36.000 alternancias a la hora). Es decir, es un calibre de alta frecuencia, de los que no hay muchos en el mercado (sólo Zenith y Grand Seiko los tienen como producción estándar. Y disfruta de una reserva de marcha de 60 horas.

El calibre tiene un aspecto moderno y potente. Además del soleado, el acaracolado, el achaflanado, el perlado y otras decoraciones visibles en los componentes, la marca ha recubierto la rueda de pilares con un tratamiento DLC negro que combina contraste y mejora tribológica.

La masa oscilante es de oro ennegrecido, con forma de ala de avión y el nombre de la marca grabado.

Detalle del Calibre 728 del Breguet Type XX

DOS CORREAS Y CAJA ESPECIAL

Para variar el aspecto de estos Breguet Type XX, los relojes vienen con una correa de piel de becerro y otra correa adicional de tela NATO negra. Ambos se presentan en un precioso estuche de piel color habana que evoca el perfil de un ala de avión.

Los dos Breguet Type XX, encima de su caja
Breguet Type XX sobre el lateral de la caja
Breguet Type 20 sobre el lateral de la caja

Además, Breguet ha equipado los relojes con un sistema de liberación rápida de la correa, gracias a un pulsador que tiene grabado el logotipo del reloj. Esto hace que el cambio por la nato sea rapidísimo, porque los muelles se quedan en el reloj.

Mecanismo de cambio rápido de la correa del Breguet Type XX

El precio de estos cronógrafos es de 19.300 euros. Los relojes se pueden encontrar en los distribuidores autorizados y en las boutiques de Breguet.com.

El Breguet Type XX y el Breguet Type 20