Monsieur de Chanel: Vídeo, fotos en vivo y precios

Elegancia y técnica relojera intachable

Monsieur de Chanel

Desde que apareció en 2016 el Monsieur de Chanel ha sido (y sigue siendo) uno de los relojes de caballero que más me han gustado. En primer lugar por su apariencia, claro, que es como primero nos seducen los relojes. Pero también relojeramente hablando porque es un reloj con complicaciones muy bien resuelto y que además integra un calibre de manufactura. No puede ser mejor presentación para introducirse en el difícil e hipersaturado mercado del reloj de hombre.

Monsieur de Chanel

El Monsieur de Chanel es un ejemplo más de cómo algunas de las casas de la moda están entrando en la relojería de una manera que nos ha sorprendido a todos. Uno diría que han llegado a la conclusión de que no merece la pena seguir haciendo relojitos de cuarzo más o menos inspirados, y que si su nivel es tan alto en su mundo natural (el de la ropa y/o las joyas), su huella en la relojería debe ser al menos tan exigente como lo es en la moda.

De hecho debe ser hasta un alivio, en el sentido de que por ejemplo este Monsieur de Chanel comenzó su concepción en 2011 y se presentó en 2016. Nada que ver con el ritmo frenético de creación que obliga estar en la moda, en la que hay que presentar por lo menos dos colecciones anuales. Y así es como nombres como Hermès, Dior, Fabergé o Bulgari tiene relojes con auténtico peso específico en cuanto a su técnica y a su estética. Entiendo que por un lado tienen libertad creativa porque no deben respetar ninguna tradición ancestral; y por otro están obligados a presentar algo que sea novedoso para poder competir con las casas tradicionales, cuya historia les da una ventaja comercial de mucha entidad.

Monsieur de Chanel

En el caso de Chanel es verdad que siempre ha estado centrada en el reloj de mujer. Pero una vez que ha entrado en el mundo masculino, lo ha hecho con todos los honores. Tanto es así que que el Monsieur de Chanel -que como ya he dicho apareció hace dos años- lleva camino de convertirse en un modelo con trascendencia de lustros. No es una locura pasajera, sino un reloj muy bien pensado y que cumple todos los códigos exigibles a un clásico.

Monsieur de Chanel

Lo primero que llama la atención de este Monsieur de Chanel es la forma de su caja, que es muy tradicional, muy redonda, y lo segundo es el material con el que está hecha. Es muy habitual que las marcas creen sus propias aleaciones para distinguir sus relojes de los demás, porque la uniformidad es el enemigo del lujo. En este caso la aleación creada por la marca es lo que han llamado «oro beis», que no es tan rojizo como el oro rojo ni tan rosado como el oro rosa. El reloj sigue siendo de oro, pero con un perfil muy sobrio que sirve para realzar la esfera sin perder esa sensación exclusiva que siempre da el oro. Probablemente pensando que quien va a llevar este reloj ya se mueve en un ambiente de lujo en el que el oro se da por supuesto. De esta manera lo que va a llamar la atención es lo que importa, que es lo que está ocurriendo en la esfera.

Monsieur de Chanel

El diámetro de la caja del Monsieur de Chanel es de 40 mm -aunque la amplitud de la esfera pueda hacer creer que es más grande-, mientras que la altura es de sólo 10 mm. Es decir, las medidas justas para ser un reloj de vestir que pueda conjugarse con cualquier medida. Y de paso es una medida que puede ser una tentación para el mercado femenino, un segmento que todas las marcas tienen muy en cuenta e imagino que más aún una casa como Chanel.

Monsieur de Chanel

Cuando miramos la esfera nos vamos a encontrar con una configuración que nos puede confundir, porque al ver la ventana a las 6, que es una de las posiciones habituales de la fecha, podemos pensar que eso es lo que indica. Pero no. En realidad el reloj incorpora dos complicaciones: en primer lugar las horas saltantes, que aparecen a las 6 y un minutero retrógrado, que además ocupa un ángulo de 240 grados, algo muy poco usual y que realza las líneas curvas del reloj. Es decir, el minutero camina y salta del 60 al 1 instantáneamente, al igual que la hora. Además el sistema incorpora una protección para que no se pueda girar la manecilla del minuto al revés y romper el mecanismo. Lo que aparece en el centro es, por supuesto, el pequeño segundero.

Monsieur de Chanel Monsieur de Chanel

Monsieur de ChanelLa ventana de fecha tiene su historia particular: la forma de la misma no es casual, sino que adopta la forma de la Place Vendôme, la icónica plaza del lujo de París en la que vivió Coco Chanel. Con esa forma están hechos también, por ejemplo, el tapón del archiconocido perfume Chanel Nº 5 y los relojes Première o Boy·Friend. Es una forma que se repite también en la hebilla.

Place Vendôme Monsieur de ChanelLa esfera es de color marfil y también la hay en la versión de oro blanco. Pero además existe en negro y caja de platino y hubo incluso una edición limitada a 30 unidades con esfera azul. El Monsieur de Chanel supuso la aparición del primer calibre de manufactura de la casa, que es una auténtica preciosidad y que la casa ha denominado, simplemente, Calibre 1. Es un conjunto de círculos entre círculos en el que el puente central, pavonado con ADLC, distribuye la mirada entre los demás engranajes alrededor del calibre.

En esto también vemos, creo yo, un esfuerzo de Chanel por no ofrecer «otro calibre más», sino algo que lo distinga de los demás y que de paso acentúe su carácter masculino. El calibre, que como se puede ver es manual -lo que engrana perfectamente con la idea de crear un calibre respetuoso con la relojería más tradicional-, tiene una reserva de marcha de 3 días con un solo barrilete, lo cual es sin duda encomiable.

Monsieur de Chanel

La decoración del calibre es sobria, con un graneado mate que refuerza su masculinidad. En la base se puede ver el símbolo del león que distingue a los calibres propios y que se repite en la hebilla de la piel de aligátor negra y la corona.

Monsieur de ChanelObviamente este nivel de exclusividad tiene su reflejo en el precio. El Monsieur de Chanel que hemos visto aquí cuesta 31.500 euros, y es la versión más barata. La versión de oro blanco tiene un precio de 33.000 euros, y si queremos hacernos con la versión de platino y esfera negra Grand Feu tenemos que estar dispuestos a pagar un precio de  63.000 euros. No es para el débil de espíritu (ni de billetero), pero si se dispone de ese dinero, es una opción clarísima a ser un reloj con alojamiento permanente en la muñeca por su singularidad y por su belleza. Más información en Chanel.es.

Monsieur de Chanel

Versión en oro blanco

Monsieur de Chanel

Versión en platino

Monsieur de Chanel

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies