Nuevo Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Tourbillon Duoface

Un reloj que nos vuelve a hacer soñar con el Reverso

Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Tourbillon Duoface

Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Tourbillon Duoface

En verano siempre hay sorpresas, y algunas son buenas. O muy buenas, como es este nuevo Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Tourbillon Duoface, que aúna todo lo bueno del modelo con un nuevo calibre que hace salivar nada más verlo. En abril anunciaba la incorporación de Catherine Renier como CEO de Jaeger-LeCoultre, pero desde entonces no había trascendido nada sobre nuevos productos.

Pues si este Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Tourbillon Duoface es su carta de presentación y el primero de sus capítulos al mando de la manufactura podemos estar contentos, porque no puede haber mejores augurios. De hecho en el año en que celebra su 185 aniversario este reloj es un compendio de lo que es Jaeger-LeCoultre: un modelo icónico que nunca pasa de moda y un calibre completamente nuevo para añadirse a los alrededor de 1.200 movimientos que ha creado a lo largo de su historia.

Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Tourbillon Duoface

Con una caja de platino de 27,4 mm de diámetro, 45.5 mm de asa asa y 9,15 mm de altura, este Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Tourbillon Duoface evita el tamaño del otro Reverso de cumpleaños, el glorioso Reverso Tribute Gyrotourbillon que vimos en vídeo lanzado para celebrar el 50 aniversario del Reverso. Pero a pesar de ser más pequeño -y por tanto más discreto en la muñeca- el calibre alberga un tourbillon volante. Es decir que el volante hace un giro de 60 segundos por fuera, por así decir, porque está sujeto desde el fondo.

Este fondo normalmente no se ve, pero como este Reverso es un Duoface podemos girar la caja para descubrir otra esfera -y un segundo horario- y además la trasera del tourbillon. Como la esfera está parcialmente esqueletada se puede ver algo del calibre manual 847 que lo anima -y que como he dicho es nuevo-, pero sobre todo el puente que asegura el tourbillon que vemos en el frontal del reloj y que integra una puente acabado en punta para señalar los segundos también en este lado del reloj. Y además incorpora un indicador de día y noche.

Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Tourbillon Duoface

La verdad es que es difícil decidir si se prefiere el reloj por el lado esqueletado o por el de la preciosa esfera azul con decoración rayos de sol aunque, debo reconocer que esta es mi favorita por lo menos hasta que lo vea en vivo. Y lo de verlo en persona va a ser complicado por dos motivos: en primer lugar porque tiene un precio de 123.000 dólares, o 144.500 euros al cambio. Y en segundo porque es una edición limitada a 50 unidades, que supongo que volarán entre los coleccionistas. Soñar, sin embargo, es gratis. Más información en Jaeger-LeCoultre.es.

Jaeger-LeCoultre Reverso Tribute Tourbillon Duoface

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies