Alpina Startimer Pilot Automatic 40 mm. Un piloto por menos de 1.000 euros

Una muy buena opción si se quiere un reloj de piloto singular, con buen tamaño, bien hecho y con precio competitivo

Alpina Startimer Pilot Automatic 40 mm de esfera blanca
AL-525S3S6

Alpina vuelve a uno de sus relojes con más éxito: el Alpina Startimer Pilot Automatic, que es, además, uno de los modelos que unen el origen de la marca con la actualidad. Alpina, que se fundó en 1883, estuvo suministrando relojes de piloto casi desde el principio de la aviación. Y la verdad es que, como suele ser habitual en la casa, los relojes mezclan diseños acertados con un precio atractivo. Esa es la razón por la que una marca pequeña ha sabido sobrevivir en un mercado tan competitivo (por lo menos por ahora, ya veremos qué pasa en 2020 con la industria relojera).

Los cinco modelos del Alpina Startimer Pilot Automatic 40 mm

Los Alpina Startimer Pilot Automatic vieron la luz en 2017 y los presenté con fotos en vivo. Entonces el tamaño era de 44 mm, muy en la idea de lo que debe ser un reloj de piloto: grande y muy legible. Pero, dado que la mayoría de los usuarios no son pilotos y que hay mucha más gente que le gusta la estética de estos relojes pero no tienen muñecas para llevar esos tamaños, la idea de reducir el diámetro de las cajas suena perfectamente lógica. Es más, demasiado ha tardado Alpina en lanzarlos, creo yo.

Alpina Startimer Pilot Automatic 40 mm con caja dorada y esfera azul
AL-525NN3S4

Los que ahora presentan tienen un diámetro de 40 mm, y eso sí es una medida que abre muchas más puertas; no de aviones para pasajeros, sino de distribuidores para clientes que quieren un reloj claramente deportivo, pero que no pase nada si un día (o muchos días) te lo llevas a la oficina sin que parezca que quieres que todo el mundo vea que tienes un reloj. Eso es algo que se aprecia entre el común de los compradores de relojes. Son esos 40 mm son los que te aportan una mayor discreción, pero por supuesto teniendo en cuenta que no son relojes de vestir ni mucho menos.

Está, sobre todo, esa corona -roscada, por cierto- con forma de diamante: es heredera de las de los relojes de aviación, que tenían tamaño suficiente como para ser manejadas con los guantes de piloto. Además del menor diámetro, el grosor de la caja viene a aliviar un poco la sensación de tamaño porque no rebasa los 13 mm de altura, de manera que el reloj se equilibra bien en la muñeca.

Esfera del Alpina Startimer Pilot Automatic 40 mm

Pero no es el trabajo diario la preocupación de Alpina, sino ser fiel al espíritu del reloj. Y en eso cumple a la perfección. Acompañando a las cajas (de acero, pero pueden llevar un recubrimiento de PVD color titanio u oro rosa y sumergibles hasta los 100 metros) las esferas blancas, grises o azules integran unos grandes numerales con abundante material luminiscente. La altura de los índices aporta mucha textura al dial, ya que crean sombras que refuerzan la profundidad del mismo.

Además, como rasgo singular de los Alpina Startimer Pilot Automatic, los índices de las 12, 3, 6 y 9 vuelven a ser simplemente unas barras horizontales o verticales. Esto los separa de los demás relojes de piloto. Y, para terminar de identificarlos como Alpina, los modelos llevan el triángulo rojo de la marca a las 12 horas y en el contrapeso de del segundero. Las manecillas tienen una leve forma de hoja, que suaviza la imagen.

Alpina Startimer Pilot Automatic 40 mm de esfera gris y caja de acero
AL-525G3TS6

Por dentro se mueve, como siempre, el calibre automático AL-525, que no es otro que el Sellita SW200, con sus 4 hercios de funcionamiento y sus escasas 38 horas de reserva de marcha. Como también ocurre con sus hermanos de mayor tamaño, el movimiento queda detrás de una tapa maciza con un grabado de la marca.

Trasera del Alpina Startimer Pilot Automatic 40 mm

Y los precios: los Alpina Startimer Pilot 40 mm tienen un precio que comienza en 895 euros para la versión de acero y esfera blanca o azul y que sube 100 euros cuando elegimos la versión con PVD de titanio y esfera gris. Por último, si preferimos las versiones doradas -sea con la esfera azul o gris- el precio rebasa las tres cifras para llegar a 1.195 euros. Todos los modelos se presentan con una correa de piel con pespuntes.

Son, en resumen, una muy buena opción si se está buscando un reloj de piloto bien hecho, que no parezcan una copia de los de IWC y que tengan buen precio. Ya están disponibles en la web de la marcha y en los puntos de venta autorizados. Más información en Alpina.es.

El Alpina Startimer Pilot Automatic 40 mm, en la muñeca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies