Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon

La unión de un tourbillon muy técnico con una poética fase lunar

Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon

Jaeger-LeCoultre quiere embellecernos este 2020 tan horroroso con lo que sabe hacer tan bien: combinar calibres excelentes con esferas simplemente bellas y, como en este caso, clásicas. Hace poco vimos en vídeo el nuevo Polaris Mariner Memovox, que es la expresión más deportiva de la casa, pero a primeros de año presentó la nueva colección Master Control, que tomaba el aire de los relojes de los años 50 para ofrecernos una serie de complicaciones que, al estar enmarcadas a la caja de acero y a una correa Novonappa, adquirían un aire más moderno. Este Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon, sin embargo, está hecho en oro, y le va mucho mejor para expresar ese idea de «complicación romántica» que ha maridado la casa.

Perfil del Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon

La colección Master es LA gran colección de Jaeger (aparte de los Reverso), porque se puede encontrar de todo: desde un simple tres agujas en acero (como éste que vimos en vivo) hasta este Master Grande Gyrotourbillon, o ese mismo Gyrotourbillon pero con calendario perpetuo y carrillón Westminster. Y es que el dominio de JLC para combinar complicaciones está fuera de toda duda. Por algo lleva casi 190 años haciendo relojes.

Sin embargo este Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon es único, porque hasta ahora no habíamos tenido la combinación de tourbillon y fase lunar (además de la fecha) en un reloj. Y, como primera instancia, la verdad es que les ha salido bordado. El reloj se presenta en una caja de 41,5 mm de diámetro y 12,10 mm de altura, forjada en oro Le Grand Rose, que es la aleación de oro rosa presentada pro la marca este año. La caja está completamente pulida, con asas biseladas.

La luna llena del Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon

La esfera de color marfil es el telón de fondo para realzar la visualización de las fases de la luna y el tourbillon. Las agujas Dauphine apuntan a unos índices también en oro, y se complementan con la manecilla que marca la fecha, muy delgada para no resultar intrusiva y con una punta con la forma del logotipo de la casa. La fecha es saltante entre el día 15 y el 16, para no obstruir la visión del tourbillon.

El reloj tiene una clara división horizontal: en la parte inferior se abre la gran ventana del tourbillon, que hace las funciones de pequeño segundero. Un nuevo diseño de puente de oro rosa pulido asegura la jaula del tourbillon de titanio (que pesa alrededor de 0,3 gramos con sus componentes incluidos), al mismo tiempo que completa una revolución cada 60 segundos. El refinado puente del tourbillon y la amplia ventanilla maximizan la transparencia y la luz, atrayendo la mirada directamente a través del mecanismo.

Esfera del Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon

Situada en la mitad superior de la esfera, la complicación astronómica indica las fases de la luna del hemisferio norte al estilo tradicional: un cielo azul intenso salpicado de estrellas proporciona el telón de fondo para un disco dorado pulido. Alrededor, se encuentra un anillo con las fases de la luna del hemisferio sur aplicadas a la izquierda y la edad de la luna a la derecha, cada una indicada mediante una aguja de doble punta.

En la parte posterior del Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon, la larga extensión del puente de tourbillon esqueletado realza la transparencia del reloj, mientras que su decoración Côtes de Genève complementa el motivo tornasolado de las rayas de la platina principal. El rotor esqueletado de oro rosa, que presenta el logotipo JL y una combinación de superficies pulidas y microgranalladas, permite una visualización clara del movimiento, e incluye torrillos azules, el graneado circular y los puentes biselados. Jaeger ha subido mucho el listón de la decoración de sus relojes Master, y dan una sensación de calidad enorme.

Calibre 983 del Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon

Recordemos además que, como todos los relojes de la casa, el Jaeger-LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon tiene una garantía de ocho años. Y es que la certificación de la prueba de las 1000 horas, que es uno de los protocolos de prueba más estrictos de la industria relojera, garantiza la durabilidad y fiabilidad del producto. ¿Se le puede poner alguna pega? Sí, claro: su lejanía del mundo: el precio es de 88.500 euros. Tantos euros como suspiros provoca no tenerlos. Ya está disponible en la web y en la boutique de Jaeger-LeCoultre.com,

Luna nueva en el Jaeger LeCoultre Master Ultra Thin Tourbillon Moon

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies