Buscar

El espectacular Patek Philippe 5270P, con fotos en vivo y precio

Uno de los relojes más espectaculares que hay en la colección de la casa

Así queda el Patek Philippe 5270P
Así queda el Patek Philippe 5270P

Aunque ya sabemos que el verde está de moda, éste no es cualquier verde: el Patek Philippe 5270P es sencillamente espectacular y bellísimo, y es una pequeña revolución dentro de Patek Philippe porque se aleja de los colores clásicos de esta combinación de cronógrafo y calendario perpetuo. Ya vimos en vivo el verde del calendario anual, pero este va más allá. Pero, antes de analizarlo más a fondo, vamos a repasar su historia.

Vista frontal del Patek Philippe 5270P

La combinación de calendario perpetuo y cronógrafo apareció en 1941, bajo la referencia 1518 (aquí hable del de acero que se subastó hace unos años). A esta referencia le siguieron la 2499, la 3970 y la 5970.

Por su parte, la generación 5270 apareció en 2011. El primer modelo aparecido tenía una caja de oro blanco y la esfera plateada, con índices y manecillas de oro oxidado y no tenía taquímetro.

Patek Philippe 5270G de 2011
Patek Philippe 5270G de 2011

La segunda generación se presentó en 2013, primero en oro blanco con esfera plateada y, en 2014, con esfera azul. Además añadía un taquímetro. En 2015, Patek presentó la tercera generación 5270, en diversas versiones: 5270G-018 en oro blanco y esfera plateada, 5270G-019 con esfera azul y el 5270R-001 de oro rosa y esfera opalina.

Patek Philippe 5270PR

En 2018 apareció el 5270P-001 con esfera salmón, que vimos en vivo. Fue otro de los exitazos de la casa. También lanzó otra versión, completamente opuesta: con brazalete de oro rosa y esfera negra.

Patek Philippe 5270PR

Por último, en 2020 Patek lanzó el 5270J-001, fabricado en oro amarillo y esfera plateada. Es decir, todo muy tradicional.

Hasta ahora.

PATEK PHILIPPE 5270-014

El Patek Philippe 5270P, puesto

La estructura básica del Patek Philippe 5270P permanece igual a la que ya conocíamos. Es decir, la caja -en este caso, de platino, como indica la P de su nombre-, tiene 41 mm de diámetro y 12,4 mm de altura, y una hermeticidad hasta 30 metros. Aunque, quién se va a meter con este reloj y su correa de cocodrilo en el mar.

Y recordemos que, como todos los modelos de platino, el reloj lleva un diamante en la pared vertical de la caja, a las 6 horas.

Perfil del Patek Philippe 5270P

Donde sí hay cambios es en la esfera. El primer de ellos, claro, es el espectacular y hermoso lacado en verde degradado, de forma que es más claro en el centro y casi negro en el borde.

El Patek Philippe 5270P ha perdido el taquímetro, que en mi opinión nunca le hizo falta. Queda así mucho más limpio, sobre todo en la parte baja de la esfera. Se sigue manteniendo la pista de precisión de los segundos en el borde, con una división en 5 que no casa con los 4 hercios de frecuencia del calibre.

Patek Philippe 5270P

La minutería de ferrocarril, al no haber taquímetro, pierde la fragmentación que tenía a las 6 horas en los anteriores modelos, lo que lo hace más simétrico y estéticamente agradable.

El tipo de letra de las subesferas resulta más moderna y menos invasiva, por lo que el Patek Philippe 5270P es de muy fácil lectura en todos sus registros. Las manecillas también se han cambiado, pasando de la forma de hoja a unas rectas y con tres facetas, aumentando la sensación de exactitud y cuadrando mejor con la forma de diamante de los índices horarios.

Detalle de la esfera del Patek Philippe 5270P

El calendario perpetuo cuenta con dos ventanillas para el día y el mes, una fecha a las 6 horas con la fase lunar en el centro y dos aberturas circulares que la enmarcan, con un indicador de día-noche y año bisiesto.

CALIBRE MAGISTRAL

Calibre CH 29‑535 PS Q del Patek Philippe 5270P

El calibre CH 29-535 PS Q no ha cambiado, ni falta que hace. Este cronógrafo de cuerda manual tiene una arquitectura tradicional, con una rueda de pilares y un embrague horizontal. También cuenta con un módulo de calendario perpetuo en la parte superior. Funciona a 28.800 alternancias por hora y puede almacenar, con el cronógrafo desconectado, entre 55 y 65 horas de reserva de marcha.

El volante Gyromax se combina con una espiral con curva final Breguet. Se compone de nada menos que 456 piezas acabadas como Patek sabe.

Calibre CH 29‑535 PS Q del Patek Philippe 5270P

Está certificado por el Sello Patek Philippe, lo que significa altos estándares y un estricto control de calidad ejercido en la fabricación de cada uno de los componentes del reloj con rigurosos estándares de forma, función y precisión (pero definidos por la propia marca, no por un organismo externo).

Otro detalle del Calibre CH 29‑535 PS Q del Patek Philippe 5270P

O, si queremos mirar algo más tangible, también está regulado térmicamente en seis posiciones, una más de las exigible a los cronómetros certificados.

Detalle del Calibre CH 29‑535 PS Q del Patek Philippe 5270P

DISPONIBILIDAD Y PRECIO

El Patek Philippe 5270P forma parte de la colección estándar y ya está disponible. En una marca normal eso significaría que, cualquiera que pueda pagar su precio de 201.110 euros (¿a qué viene esos 10 euros, Patek?), podría entrar en la tienda y llevarse uno. Obviamente ese no es el caso, como con tantos otros modelos de la casa, y hay que ser un buen cliente para no tener que esperar una glaciación a que te lo den.

En la muñeca: Patek Philippe 5270P

Asumiendo eso, el Patek Philippe 5270P me parece un relojazo que va a seducir sobre todo a las nuevas generaciones de millonarios que quieren aspirar a lo más alto, pero sin por eso tener que llevar un reloj demasiado clásico como son las anteriores generaciones de este reloj. Eso sí, yo le quitaría urgentemente el brillo a esa correa de cocodrilo que, en mi opinión, no le hace ningún favor. Más bien al contrario. Más información en PatekPhilippe.es.

El Patek Philippe 5270P, sobre el pulso