El nuevo DS-1 Powermatic 80 de Certina (Vídeo)

Certina DS 1 Powermatic 80

Certina es una de las marcas favoritas de los aficionados a la relojería. Es decir, al que le gusta este arte de la mecánica del tiempo no hace fata decirle que si A. Lange & Söhne, que si Audermars Piguet, que si la alta relojería. Eso ya lo sabemos. Pero también se sabe apreciar una marca que realiza relojes bien acabados, atractivos y con precios más bajos que otros modelos con más pretensiones y el mismo calibre. Además, no lo olvidemos, Certina tiene un buen mercado de reventa. Esto también hay que tenerlo en cuenta. ¿Un ejemplo? El  DS-1 Powermatic 80.

 

El modelo DS-1 siempre ha sido uno de esos modelos favoritos, porque encarna la relojería clásica de tres agujas que funciona perfectamente como reloj de vestir pero no desentona en otros ambientes. Ahora tenemos la nueva versión, con cambios sutiles pero interesantes.

DS 1 y DS 1 Powermatic

Destacan fundamentalmente dos: en primer lugar la caja pasa de 39 a 40 mm; lo que podríamos considerar el tope máximo para un reloj de vestir (los puristas exigen 38). A mí me parece bien porque la estatura de la población ha ido creciendo y 40 mm se adapta a todas -o casi todas- las muñecas cómodamente.

Pero donde de verdad han ocurrido cosas es en la esfera. Para empezar se muestra el antiguo logo de Certina de la doble C. La minutería se ha estilizado y se ha hecho más legible. A mí me recuerda al Speedmaster en ese sentido. Además ahora los índices y manecillas integran SuperLuminova. Es evidente que el DS-1 estaba pidiendo a gritos poder leerse en la oscuridad, pero es un detalle que Certina haya empleado SuperLuminova en vez de un material más sencillo (y por tanto con menos duración de lectura). La ventanilla de fecha se ha trasladado a las 6 (gracias, mucho mejor que a las 4:30) y está mejor enmarcada.

Certina DS 1 Powermatic 80 PVD dorado

Por lo demás el calibre es el Powermatic que originalmente se creó para Tissot en 2012, que no es otro que el viejo conocido 2824-2 modificado para presentar una más que respetable reserva de marcha de 80 horas. Es decir, estamos hablando de un desempeño sin problemas. Más aún, hay incluso una versión COSC. Y por supuesto el guardatiempos integra el sistema de doble seguridad DS, creado por la marca y que garantiza la resistencia del cristal y del fondo y la hermeticidad.

Como siempre en Certina hay muchas versiones. Aquí os presento sólo tres DS-1 Powermatic 80, pero en su página web se pueden ver las demás. Los precios oficiales oscilan entre los 755 euros para la versión con brazalete de acero a los 955 de la versión COSC. Aunque yo ya he visto ofertas muy buenas por la web.

Seguro que va a tener mucho éxito. Por cierto, esta es su Ficha Técnica.

Certina DS 1 Powermatic 80 acero

Certina DS 1 Powermatic 80 acero COSC